Contestación al Discurso de Instalación de la Académica Numeraria Melba I. Acosta Febo

Contestación al Discurso de Instalación de la Académica Numeraria Melba I. Acosta Febo

Alt Text

Contestación al Discurso de Instalación de la Académica Numeraria Melba I. Acosta Febo

Academia Puertorriqueña de Jurisprudencia y Legislación
Javier Rúa-Jovet

Martes, 23 de enero de 2023, 7:30PM
Colegio de Abogados

 

La Numeraria Melba Acosta ha compartido su perspectiva sobre los eventos precedentes a la quiebra del gobierno del Estado Libre Asociado y sus instrumentalidades, las diversas respuestas del estado, y las consecuencias de esta quiebra. Y relata uno de los eventos más importantes en la historia fiscal de nuestro país: la promulgación de la Ley de Supervisión, Gestión y Estabilidad Económica de Puerto Rico (“PROMESA”).[1]  Esta perspectiva tiene un valor especial. Si todo el mundo es un escenario, Acosta fue mucho más que mera actriz. Como Secretaria de Hacienda, como presidenta del Banco Gubernamental de Fomento, fue realmente protagonista de este proceso histórico.  Quien relata es testigo ocular.

Acosta analiza el estatuto en varios sentidos. Por un lado, confirió flexibilidad para reestructuración post impago superior a la disponibles en otras jurisdicciones subestatales, y también en las soberanas.  Por otro, denuncia que omite herramientas reales para el desarrollo económico. Es un tema crucial.  Era sabido, como lo es hoy, que la pérdida de la sección 936 dio marcha a la espiral de financiamientos deficitarios para mantener la operación del Estado Libre Asociado y sus instrumentalidades.

Al concluir, la numeraria propone una serie de acciones dirigidas al desarrollo económico y reformas puntuales a las leyes que controlan las finanzas del país, incluyendo la Ley de Contabilidad del Gobierno de Puerto Rico y la Ley Orgánica de la Oficina de Gerencia y Presupuesto, y a las normativas aplicables a pensiones públicas y privadas; reformas que óptimamente deberían estar vigentes en o antes de la salida de la Junta.

A MODO DE RESPUESTA, TRAIGO A COLACIÓN DOS PUNTOS:

PRIMERO: LA NECESIDAD DE DEFINIR CON MAYOR PRECISIÓN Y DIVERSIFICAR LA IDEOLOGÍA ECONÓMICA DE LOS GRUPOS POLITICOS PUERTORRIQUEÑOS.

SEGUNDO: LA NECESIDAD DE UNA MEJOR COBERTURA PERIODÍSTCA DE LOS TEMAS ECONÓMICOS Y FISCALES DEL GOBIERNO.

Los dos puntos que planteo nacen de la misma pregunta – si nuestra sociedad sufre de algún mal particular que facilitó nuestra caída, más allá de las presiones miopes y populistas que pueden descarrilar a cualquier democracia.

Evidentemente, lo ocurrido no tiene que ver ni con ausencia de autogobierno, ni con ’status político’. Justamente fueron decisiones políticas, en el ejercicio del gobierno propio, las que aumentaron la deuda pública de $43.5 billones a $72.3 billones del 2006 al 2014. Si nuestros lideres hubiesen cumplido las normas sobre responsabilidad fiscal y presupuestos equilibrados que nos autoimpusimos a través de nuestra Constitución, quizás hubiésemos evadido, o al menos atenuado, la crisis.

Un hecho que sí resalta, es lo que describiría como ausencia de diversidad ideológica real en la política puertorriqueña.

La consigna de los llamados partidos emergentes es “contra el bipartidismo”. Se condena la hegemonía de los dos partidos mayoritarios que rutinariamente compiten electoralmente. Pero diría que en Puerto Rico no hay siquiera tal bipartidismo, al menos en temas económicos y fiscales.

A party of order or stability, and a party of progress or reform, are both necessary elements of a healthy state of political life.[2]  Según Mill, cada uno de estos modos de pensar -orden vs. reforma- deriva su utilidad de las deficiencias del otro, y la oposición del otro es lo que mantiene a cada uno dentro de los límites de la razón y la prudencia. Si este antagonismo no se practica con libertad, talento y energía, ninguna de las dos tendencias logrará su objetivo.

Cuando se propuso la cláusula de minorías para la constitución del 1952, no era “el Partido Popular haciéndole concesiones a los partidos de minoría”. Era normativa necesaria para construir “una constitución […] buena, ahora y después; a lo largo de todas las elecciones que haya, y cualquiera que sea la distribución de los votos.”[3]

Pero esta noble estructura no atendió ni podía atender el problema de fondo. En Puerto Rico puede haber dos o tres partidos, -hoy ya cinco, con los ‘emergentes’- pero no hay gran diversidad ideológica que proteger.

No es pedir un debate entre Friedman o Keynes; es que, en nuestro vocabulario político, la palabra “ideología” y los conceptos “izquierda” y “derecha” normalmente no describen posturas fiscales ni económicas, sino primariamente preferencias de status (que nada tienen que ver con el espectro político).

Al no seguir estos lineamientos dialécticos, como ocurre en diferentes intensidades en otras democracias, (digamos Laboristas y Conservadores en Reino Unido, el PSOE y el PP en España, o en Chile, el Partido Nacional vs. el Frente Amplio) no sorprende la ausencia de discusión sobre ideología económica en la política del país.  Incluso hoy, cuando rápidamente criticamos los errores del pasado y que de vez en cuando mencionamos la importancia de evitar recaída en impagos y quiebra, ningún partido mayoritario hace mención de consecuencia sobre la importancia de la responsabilidad fiscal y presupuestaria futura, o cómo asegurarla, post-Junta.[4] Y aunque entre los emergentes se nota mayor definición en torno a la necesaria tensión ‘orden vs. reforma’ que plantea Mill – está por verse si esto tendrá algún efecto práctico.[5]  En el mejor de los casos, estos extremos de cosmovisión fiscal y económica se enfrentarían ideológicamente en sus plataformas políticas, y de ese enfrentamiento, un centro democráticamente legitimo tomaría las decisiones políticas pragmáticas para adelantar el mejor interés público del país. Pero este optimismo suena ingenuo en el mundo de ‘cámaras de eco’ en redes sociales, dónde, en lugar de conversaciones o competencia entre ideas, lo que vemos son circuitos cerrados de retroalimentación ideológica y reafirmación de prejuicios, fenómeno que acelerará ante la inteligencia artificial creativa no-regulada, fuera de control.[6]

Por otro lado, y esto nos trae a nuestra segunda reflexión; el periodismo en Puerto Rico, y más aún, el periodismo especializado en temas fiscales y económicos, se encuentra en franco declive.

Los gremios de prensa tienden a enfocar en la histórica falta de transparencia y acceso a la información pública como el obstáculo a investigaciones profundas y precisas, especialmente en temas económicos complejos; lo que la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) ha descrito y cito como la “cultura de oscurantismo proveniente de las agencias gubernamentales.”[7]

No dudo que lo anterior haya contribuido al problema, pero mi impresión es que el tema de acceso a información de todo tipo (buena y mala), de hecho ha mejorado, particularmente gracias al Internet.[8]  Pienso que la discutida ausencia de dialéctica económica en nuestra política contribuye aún más: si el pueblo no pide un tema y los políticos no lo discuten tampoco porque nadie lo pide, y porque les puede resultar políticamente riesgoso, difícilmente habrá una prensa comercial, escrita o audiovisual -todas dependientes de ventas y ratings-, que cubra profundamente un tópico que a pocos le interesa. Cual círculo vicioso, se reduce la cobertura periodística sofisticada y la posibilidad de impactar positivamente la opinión pública y política. Una carrera hacia el fondo por presiones económicas.

Una reciente investigación aceptada por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, basada en una saludable muestra de entrevistas a expertos del panorama mediático local y europeo, así como directivos de medios en Puerto Rico, sugiere que el principal desafío que enfrenta la prensa puertorriqueña -escrita, televisiva, radial y vía web- es de carácter económico. “La reducción en la inversión publicitaria, la disminución en los presupuestos y la escasez de recursos financieros han llevado a una precarización generalizada de los medios y a una consecuente disminución en la calidad informativa.”[9]

El estudio también concluye que, algunos medios locales, como el Centro de Periodismo Investigativo (CPI), ha logrado implementar modelos de negocio sostenibles al incluir subvenciones, donaciones, y ventas de productos y eventos. Esa diversificación de ingresos les ha permitido mantener un grado comparativo de calidad periodística, sin pérdida de difusión.[10] Similares estrategias se siguen por pequeños medios especializados que persisten, como Sin Comillas y News is My Business.[11]

Sin duda, nos quedan periodistas especializados competentes. Resaltan los múltiples artículos de Joanisabel González en El Nuevo Día, que desde al menos el 2012, discuten la problemática fiscal del país.[12] En dicho medio también encontraremos columnas como las del abogado especializado en temas económicos Sergio Marxuach, que a su vez dirigen a publicaciones y estudios del Centro para la Nueva Economía (CNE) con buena profundidad.[13]  Pero El Nuevo Día no solo no es un medio especializado, sino que es un periódico cada vez menos visible y accesible; y a mi juicio, también menos relevante: pocos son los ejemplares físicos que hoy circulan, estos cada vez más escuálidos, y en la versión online, el lector que no tenga su cuenta al día choca contra una impenetrable pared de pago.

La pérdida del Caribbean Bussiness por problemas financieros[14] me parece un mejor ejemplo. Allí podíamos leer columnas por referentes como ex gobernadores[15] y reportajes relevantes de periodistas especializados como Eva Lloréns.[16] Pero hoy el nicho que consistentemente llenaba Caribbean Bussiness está virtualmente desierto. Era semanal y en inglés, lo que limitaba su impacto en el público general, pero era leído por hacedores de política pública aquí e internacionalmente, vía Internet.

Un pensamiento final.

No hay gobierno perfecto.  Mi presunción, algunos dirán ingenua, es que todos nuestros gobiernos quieren hacer las cosas de la mejor manera posible. Reclamamos acceso a más y mejor educación, salud, seguridad e infraestructura y esto es lo que nuestros gobiernos nos prometen cada cuatro años. Pero pienso que nuestra sociedad no ha logrado la tensión y equilibrios ideológicos necesarios entre derechas e izquierdas reales que permiten ese desarrollo, de una forma económicamente sostenible.

El relato de la estimada numeraria Acosta invita a pensar en toda esta problemática.

Buenas noches.

NOTAS AL CALCE

[1] Ley Pública 114-187, 48 USC §§ 2101–224.

[2] John Stuart Mill, On Liberty (1859).

[3] Luis Negrón López, 1 Diario de Sesiones de la Convención Constituyente 1577 (1952).

[4] Con diferentes intensidades, todos tienden a enfatizar la capacidad respectiva de sus partidos de mejorar la calidad de la vida de la gente vía obras gubernamentales y diversos programas estatales.

En lo fiscal, el PPD brevemente “reafirma su compromiso con la sana administración pública, a fin de que el ejercicio del poder político del gobierno siempre sea realizado con sensibilidad, responsabilidad y rectitud.”  Reglamento del Partido Popular Democrático, (13/11/2022), https://www.ppdpr.net/_files/ugd/de20a0_a32673b72afa495b9461e1e97e72d935.pdf. Por su parte, el Reglamento del PNP establece, tras listar sus obras sociales desde el estado, que esa organización es “el Partido que concibe un gobierno de menor gasto público, pero con mayor eficiencia.” Reglamento del Partido Nuevo Progresista, (20/3/2022), https://assets.website-files.com/5f3fdb701694ae391ad573cd/631e68ceed5805f1adc3c2bf_Reglamento%20Partido%20Nuevo%20Progresista.pdf.

[5] Movimiento Victoria Ciudadana, “Agenda Urgente”,  https://www.mvc.pr/la-agenda-urgente, que, en alianza con el PIP, comparten una agenda similar de izquierda socialista. Proyecto Dignidad, si bien eclipsada por sus posturas de conservadurismo religioso extremo, dedica algunas líneas a pensamiento fiscal y responsabilidad en el gasto público y se aparta algo de la visión estatalista de los demás.  Ver, Reglamento de Proyecto Dignidad (5/29/2022), https://www.proyectodignidad.org/_files/ugd/da01e0_56785882dd644571b2644b4b1f53187b.pdf.

[6] Mustafa Suleyman, Containment for AI, How to Adapt a Cold War Strategy to a New Threat, Foreign Affairs, January 23, 2024, https://www.foreignaffairs.com/world/containment-artificial-intelligence-mustafa-suleyman.

[7] Falta de acceso a la información entre los desafíos del periodismo en Puerto Rico, Periódico Metro, (30/7/2023), https://www.metro.pr/noticias/2023/07/30/falta-de-acceso-a-la-informacion-entre-los-desafios-del-periodismo-en-puerto-rico/.

[8] Aquí, por ejemplo, algunos sitios de Internet que proporcionan datos económicos del Gobierno de Puerto Rico:

  1. Datos Económicos de Puerto Rico, https://www.bde.pr.gov/BDE/PRED.html. Proporciona un resumen de alrededor de 150 indicadores clave en la economía de Puerto Rico, incluyendo datos demográficos, financieros, económicos, políticos y geográficos.
  2. Junta de Supervisión y Administración Financiera para Puerto Rico, https://oversightboard.pr.gov. Proporciona una evaluación del estado actual de los datos económicos de Puerto Rico.
  3. Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico, http://aafaf.pr.gov. Informa datos sobre las finanzas y el presupuesto del Gobierno de Puerto Rico como parte del Plan Fiscal para Puerto Rico.
  4. Bureau of Economic Analysis, https://www.bea.gov/taxonomy/term/1166. Proporciona datos sobre el producto interno bruto (PIB) real para Puerto Rico.
  5. Bureau of Labor Statistics, https://www.bls.gov/eag/eag.pr.htm. Proporciona datos de encuestas basadas geográficamente disponibles de BLS para Puerto Rico, incluyendo empleo y desempleo, precios y condiciones de vida, y compensación y condiciones de trabajo.
  6. Negociado del Censo de los EE. UU, https://www.census.gov/geographies/island-areas/puerto-rico.html. Proporciona estadísticas completas sobre Puerto Rico, incluyendo conjuntos de datos y recursos que cubren una amplia gama de temas como población, demografía, ingresos y empleo, y vivienda.
  7. Banco de la Reserva Federal de Nueva York. https://www.newyorkfed.org/medialibrary/media/research/regional_economy/charts/Regional_PuertoRico-Proporciona indicadores económicos para Puerto Rico, incluyendo datos sobre ingresos medianos del hogar, precio medio de la vivienda y nivel de educación.

[9] Stephanie Vick Saurí, El futuro del periodismo en Puerto Rico: situación actual, desafíos y tendencias en plataformas web, Màster Periodisme i Innovació en Continguts Digitals, Facultat de Ciències de la Comunicació, Universitat Autònoma de Barcelona, p. 73, (23/06/2023), https://ddd.uab.cat/pub/trerecpro/2023/284735/TFM_VickSauri_Stephanie.pdf.

[10] Id.

[11] Ciertamente sobreviven aun algunos medios económicos via Internet, como ‘Sin Comillas’ de Luisa Gracia Pelatti (https://sincomillas.com/sample-page) y “News is my Business”, de Michelle Kantrow (https://newsismybusiness.com/about-us-2).

[12] Joanisabel González, Otro golpe crediticio a Puerto Rico, El Nuevo Día, 19 de julio, 2012. pp. 46 – 47; Perspectiva negativa de Fitch al crédito boricua, El Nuevo Día, 22 de febrero. 2013. p. 36; Se agudiza la crisis fiscal, El Nuevo Día, 31 de mayo, 2013. pp. 36 – 37; 8 años de contracción, El Nuevo Día, 3 de junio, 2013. pp. 32 – 33; Si degradan el crédito boricua, El Nuevo Día, 7 de junio, 2013. pp. 4 -6; Colosal agujero en el Fondo General, El Nuevo Día, 12 de junio, 2016. pp. 40 – 41; Tiempo extra para el crédito boricua, El Nuevo Día, 16 de agosto, 2013. pp. 34 – 35; Moody’s ofrece lectura mixta, El Nuevo Día, 4 de octubre, 2013. pp. 10 – 11; Consumada la degradación, Degradación del crédito de Puerto Rico, Editorial de El Nuevo Día, 5 de febrero, 2014. pp. 4 – 5; Moody’s da otro golpetazo, Degradación del crédito de Puerto Rico, Editorial de El Nuevo Día, 8 de febrero, 2014. pp. 4 – 5; Nueva ruta con la deuda, El Nuevo Día, 3 de febrero, 2015. pp. 12 – 13; El inmenso desafío de renegociar, El Nuevo Día, 3 de febrero, 2015. pp. 14 – 15; Reforma contributiva en el vacío, El Nuevo Día, 24 de febrero, 2015. p. 10 – 11; Aires de moratoria, El Nuevo Día, 5 de abril, 2016. pp. 4 – 5; Viva la oferta para negociar, El Nuevo Día, 8 de abril de 2016. pp. 4 – 5; Gobierno ajusta su oferta, El Nuevo Día, 11 de abril, 2016. p. 2016. p. 6; En cuatro días habrá impago, El Nuevo Día, 28 de abril, 2016. pp. 4 – 5; Impago y suplica al Congreso, El Nuevo Día, 2 de mayo, 2016. pp. 4 – 5; Urgencia en el gobierno por pacto con bonistas, El Nuevo Día, 11 de mayo, 2016. p. 8; Bonistas demandan al Gobierno, El Nuevo Día, 12 de mayo, 2016. p. 12; Un híbrido incierto para renegociar la deuda, El Nuevo Día, 26 de mayo, 2016. p. 8; Prisa para montar la Junta, El Nuevo Día, 1 de julio, 2016. p. 3 – 4; Impago que estremece la economía, El Nuevo Día, “Revista Negocios,” 3 de julio, 2016. pp. 6 – 7; Para largo el impago, El Nuevo Día, 9 de julio, 2016. p. 6; Assured vuelve a la carga, El Nuevo Día, 26 de julio, 2016; Irresponsable condonar deuda de agencias con el BGF, El Nuevo Día, 28 de julio, 2016. p. 40; Superar la crisis fiscal de Puerto Rico es viable, El Nuevo Día, 1 de septiembre, 2016. p. 47; Inconcluso el 75 por ciento del plan fiscal, El Nuevo Día, 2 de septiembre, 2016. pp. 4 y 6; Cero moratoria para Puerto Rico, El Nuevo Día, 3 de septiembre, 2016. p. 8; Complicado construir bajo PROMESA, El Nuevo Día, 6 de septiembre, 2016. p. 41; Una Junta muy inclinada hacia la Isla, El Nuevo Día, 7 de septiembre, 2016. p. 41; Ve esperanza en la Junta Fiscal para salir del caos, El Nuevo Día, 13 de septiembre, 2016. p.10; Bonistas acuden a la Junta Fiscal, El Nuevo Día, 24 de septiembre, 2016. p. 32; Con fecha los argumentos finales en litigio por PROMESA, El Nuevo Día, 27 de septiembre, 2016. pp. 32 – 33; Decidida la presidencia de la Junta de Supervisión Fiscal, El Nuevo Día, 29 de septiembre, 2016. p. 45; El gobierno responde al Ad Hoc-BGF, El Nuevo Día, 3 de octubre, 2016. p. 12; Sombras en la deuda de la AEE, El Nuevo Día, 4 de octubre, 2016. pp. 4 – 5; Complejo panorama ante la junta fiscal, El Nuevo Día, 5 de octubre, 2016. p. 8; Arranca la batalla por los bonos de Cofina, El Nuevo Día, 8 de octubre, 2016. p. 10; Buscan achicar el Gobierno, El Nuevo Día, 18 de octubre, 2016. p. 6; PROMESA amigable a los bonistas, El Nuevo Día, 27 de octubre, 2016. p. 43; Junta Fiscal pide a la corte paralizar demandas, El Nuevo Día, 29 de octubre, 2016. p. 8; Condicionan a la Junta Fiscal, El Nuevo Día, 2 de noviembre, 2016; Vuelve a la carga la Junta, El Nuevo Día, 3 de noviembre, 2016. p. 8; Peros a la transacción en Cossec, El Nuevo Día, 3 de noviembre, 2016. p. 41; Boquete millonario en la UPR, El Nuevo Día, 4 de noviembre, 2016. p. 10; Hora de negociar la deuda del País, El Nuevo Día, 16 de noviembre, 2016. p. 39; Un gobierno que se pueda pagar, El Nuevo Día, 19 de noviembre, 2016. pp. 4 -5; De mal en peor el fisco boricua, El Nuevo Día, 21 de noviembre, 2016. pp. 4 – 5. Sus publicaciones continúan hasta el día de hoy, ver, https://www.elnuevodia.com/autor/joanisabel-gonzalez/.

[13] Sergio M. Marxuach, Estado financiero del Gobierno de Puerto Rico: sale a relucir el estado de insolvencia de la administración central y varias corporaciones, Revista Negocio, El Nuevo Día, 30 de septiembre, 2012. pp. 12 – 13; El subdesarrollo institucional, Revista Negocios, El Nuevo Día, 19 de mayo, 2013. pp. 4 – 5; Saliendo de La Trampa, Revista Negocios, El Nuevo Día, 11 de agosto, 2013. pp. 6 – 7; Decisiones existenciales impostergables, El Nuevo Día, 31 de diciembre, 2013. p. 55; Después de la emisión, El Nuevo Día, 13 de marzo, 2014. p. 62; Crónica del endeudamiento, El Nuevo Día, 3 de febrero, 2015. p. 19; Los estados financieros del ELA 2014, El Nuevo Día, Revista Negocios, 17 de julio, 2016. p. 4; Plan Fiscal a merced de la Junta, Revista Negocios, El Nuevo Día, 9 de octubre, 2016. pp. 4 – 5. Sus publicaciones continúan hasta el día de hoy, ver, https://www.elnuevodia.com/autor/sergio-marxuach/.

[14]Daniel Rivera Vargas, Demandan a Caribbean Business por salarios no devengados, Microjuris Al Dia 2(4/82022), https://aldia.microjuris.com/2022/08/24/demandan-a-caribbean-business-por-salarios-no-devengados/

[15] RHC, The fiscal slippery slope, Volume: 33, No: 20, p. 23 (05/26/2005) https://rafaelhernandezcolon.org/CB_2005/CB_MAY_26_2005.pdf.

[16] Eva Lloréns, Sources: FBI Seeks Documents on Bond Issues, Caribbean Business, 22 – 28 de septiembre, 2016. p. 1, 6 y 7; Eva Lloréns, Federal Court to Decide Whether to lift Promesa’s Stay, Caribbean Business, 22 – 28 de septiembre, 2016. p. 15; Eva Lloréns, P.R. Courts’ Slowness in Dealing With Prepa Lawsuit Puts Bond Securitization at Risk, Caribbean Business, 6 de octubre, 2016. p. 17; Eva lloréns, Lawless: Credit-Rating Agencies, Banks Collude in Prepa Rating, Caribbean Business, 13 – 19 de octubre, 2016. p. 1, 6; Eva Lloréns Oversight Board More Likely to Restructure P.R.’s Debt in Courts, Caribbean Business, 13 – 19 de octubre, 2016. p. 7- 8; Eva Lloréns, Fiscal Plan Measures may Violate Seperation of Powers, Caribbean Business, 27 de octubre, 2016. p. 8; Eva Lloréns, Control Board’s Intervention in Debt Talks a Last Resort After Gov’t Fails Process, Caribbean Business, 24 – 30 de noviembre, 2016. p. 1 y 6.