Proposiciones y Resoluciones

ACADEMIA PUERTORRIQUEÑA DE JURISPRUDENCIA Y LEGISLACION

Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación
Fundada el 9 de diciembre de 1985

PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES DE LA CONVENCION
CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
1951-1952

SAN JUAN DE PUERTO RICO
PRIMERA EDICION
1992

© DERECHOS RESERVADOS conforme a la Ley.
ACADEMIA PUERTORRIQUEÑA DE JURISPRUDENCIA Y LEGISLACION, 1992.

Copyright © 1992 by
THE PUERTO RICAN ACADEMY OF JURISPRUDENCE AND LEGISLATION

R     DERECHO DE Propiedad registrada en 1992 en San Juan de PUERTO RICO

/ RPI – Registro de la Propiedad Intelectual (Ley 96 del 15 de julio de 1988)
por LA ACADEMIA PUERTORRIQUEÑA DE JURISPRUDENCIA Y LEGISLACION

ISBN: 978-0-9907566-0-6

 

 

 

ACADEMIA PUERTORRIQUEÑA DE JURISPRUDENCIA Y LEGISLACION (1992)

Dr. José Trías Monge
Presidente

Lcdo. Fernando E. Agrait
Vice Presidente

Lcdo. Antonio García Padilla
Secretario

Lcda. Lady Alfonso de Cumpiano
Tesorera

Académicos de Número

Lcdo. Marcos A. Ramírez
Lcdo. Salvador Casellas Moreno
Dr. Efraín González Tejera
Hon. Miguel A. Hernández Agosto
Hon. Juan R. Torruella
Dr. Carmelo Delgado Cintrón
Lcdo. Antonio Escudero Viera
Lcdo. Wallace González Oliver
Lcdo. Lino J. Saldaña
Dr. Demetrio Fernández
Lcdo. Pedro Ortiz Álvarez
Dr. Carmelo Delgado Cintrón
Director Ejecutivo

Comisión de Derecho Romano, Canónico, Historia y Filosofía

Dr. Carmelo Delgado Cintrón
Dr. José Trías Monge
Lcdo. Antonio García Padilla
Lcdo. José Nilo Dávila Lanausse
Investigador Bibliográfico

CONTENIDO

PROLOGO – Dr. JOSE TRIAS MONGE

1. Las fuerzas en contienda
2. Dinámica de la Asamblea Constituyente
3. Historia de las partes principales de la Constitución

a) Las propuestas de constitución completa
b) El preámbulo y el artículo 1
c) La carta de derechos
d) La estructuración del poder legislativo
e) La estructuración del poder ejecutivo
f) La estructuración del poder judicial

PREFACIO

Información adicional sobre dichas Proposiciones según aparece en el DIARIO DE SESIONES; Y en las ACTAS obtenidas

Explicación final y FECHAS de RADICACION de PROPOSICIONES y RESOLUCIONES de la
CONVENCION CONSTITUYENTE de PUERTO RICO

FECHAS DE RADICACION DE PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES

PROPOSICIONES

Presentadas en la CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO – VOL. 1.

(El Lector debe utilizar además, la TABLA DE CONCORDANCIA que contiene las listas de páginas de todas las Proposiciones y Resoluciones de este Libro).

Proposición Núm. 1

Proposición Núm. 2 y Proposición Núm. 3

Proposición Núm. 4

Proposición Núm. 5

Proposición Núm. 6 y Proposición Núm. 7

Proposición Núm. 8 y Proposición Núm. 9

Proposición Núm. 10

Proposición Núm. 11 y Proposición Núm. 12

Proposición Núm. 13

Proposición Núm. 14 y Proposición Núm. 15

Proposición Núm. 16

Proposición Núm. 17 y Proposición Núm. 18

Proposición Núm. 19

Proposición Núm. 20

Proposición Núm. 21

Proposición Núm. 22

Proposición Núm. 23 y Proposición Núm. 24

Proposición Núm. 25

Proposición Núm. 26

Proposición Núm. 27

Proposición Núm. 28

Proposición Núm. 29

Proposición Núm. 30

Proposición Núm. 31 y Proposición Núm. 32

Proposición Núm. 33

Proposición Núm. 34

Proposición Núm. 35

Proposición Núm. 36

Proposición Núm. 37

Proposición Núm. 38

Proposición Núm. 39

Proposición Núm. 40

Proposición Núm. 41

Proposición Núm. 42 y Proposición Núm. 43

Proposición Núm. 44

Proposición Núm. 45

Proposición Núm. 46 y Proposición Núm. 47

Proposición Núm. 48

Proposición Núm. 49

Proposición Núm. 50

Proposición Núm. 51

Proposición Núm. 52

Proposición Núm. 53

Proposición Núm. 54

Proposición Núm. 55

Proposición Núm. 56 y Proposición Núm. 57

Proposición Núm. 58

Proposición Núm. 59

Proposición Núm. 60 y Proposición Núm. 61

Proposición Núm. 62 y Proposición Núm. 63

Proposición Núm. 64

Proposición Núm. 65

Proposición Núm. 66

Proposición Núm. 67

Proposición Núm. 68

Proposición Núm. 69

Proposición Núm. 70 y Proposición Núm. 71

Proposición Núm. 72

Proposición Núm. 73

Proposición Núm. 74

Proposición Núm. 75 y Proposición Núm. 76

Proposición Núm. 77

Proposición Núm. 78

Proposición Núm. 79

Proposición Núm. 80

Proposición Núm. 81

Proposición Núm. 82

Proposición Núm. 83 y Proposición Núm. 84

Proposición Núm. 85

Proposición Núm. 86

Proposición Núm. 87

Proposición Núm. 88 y Proposición Núm. 89

Proposición Núm. 90 y Proposición Núm. 91

Proposición Núm. 92 y Proposición Núm. 93

Proposición Núm. 94

Proposición Núm. 95 y Proposición Núm. 96

Proposición Núm. 97

Proposición Núm. 98

Proposición Núm. 99 y Proposición Núm. 100

Proposición Núm. 101

Proposición Núm. 102

Proposición Núm. 103

Proposición Núm. 104

Proposición Núm. 105

Proposición Núm. 106

Proposición Núm. 107

Proposición Núm. 108

Proposición Núm. 109

Proposición Núm. 110

Proposición Núm. 111

Proposición Núm. 112

Proposición Núm. 113 y Proposición Núm. 114

Proposición Núm. 115

Proposición Núm. 116 y Proposición Núm. 117

Proposición Núm. 118

Proposición Núm. 119

Proposición Núm. 120

Proposición Núm. 121

Proposición Núm. 122

Proposición Núm. 123 y Proposición Núm. 124

Proposición Núm. 125

Proposición Núm. 126

Proposición Núm. 127

Proposición Núm. 128 y Proposición Núm. 129

Proposición Núm. 130

Proposición Núm. 131

Proposición Núm. 132

Proposición Núm. 133 y Proposición Núm. 134

Proposición Núm. 135

Proposición Núm. 136

Proposición Núm. 137

Proposición Núm. 138

Proposición Núm. 139 y Proposición Núm. 140

Proposición Núm. 141

Proposición Núm. 142 y Proposición Núm. 143

Proposición Núm. 144

Proposición Núm. 145 y Proposición Núm. 146

Proposición Núm. 147

Proposición Núm. 148

Proposición Núm. 149 y Proposición Núm. 150

Proposición Núm. 151

Proposición Núm. 152

Proposición Núm. 153

Proposición Núm. 154

Proposición Núm. 155

Proposición Núm. 156

Proposición Núm. 157

Proposición Núm. 158

Proposición Núm. 159

Proposición Núm. 160

Proposición Núm. 161 y Proposición Núm. 162

Proposición Núm. 163

Proposición Núm. 164

Proposición Núm. 165 y Proposición Núm. 166

Proposición Núm. 167

Proposición Núm. 168 y Proposición Núm. 169

Proposición Núm. 170

Proposición Núm. 171 y Proposición Núm. 172

Proposición Núm. 173

Proposici6n Núm. 174

Proposición Núm. 175 y Proposición Núm. 176

Proposición Núm. 177

Proposición Núm. 178 y Proposición Núm. 179

Proposición Núm. 180

Proposición Núm. 181

Proposición Núm. 182

Proposición Núm. 183 y Proposición Núm. 184

Proposición Núm. 185

Proposición Núm. 186 y Proposición Núm. 187

Proposición Núm. 188

Proposición Núm. 189 y Proposición Núm. 190

Proposición Núm. 191

Proposición Núm. 192

Proposición Núm. 193 y Proposición Núm. 194

Proposición Núm. 195

Proposición Núm. 196 y Proposición Núm. 197

Proposición Núm. 198

Proposición Núm. 199 y Proposición Núm. 200

VOL. II

Proposición Núm. 201

Proposición Núm. 202 y Proposición Núm. 203

Proposición Núm. 204

Proposición Núm. 205 y Proposición Núm. 206

Proposición Núm. 207

Proposición Núm. 208 Y Proposición Núm. 209

Proposición Núm. 210

Proposición Núm. 211

Proposición Núm. 212

Proposición Núm. 213

Proposición Núm. 214

Proposición Núm. 215

Proposición Núm. 216

Proposición Núm. 217

Proposición Núm. 218

Proposición Núm. 219

Proposición Núm. 220 y Proposición Núm. 221

Proposición Núm. 222

Proposición Núm. 223

Proposición Núm. 224

Proposición Núm. 225 y Proposición Núm. 226

Proposición Núm. 227

Proposición Núm. 228

Proposición Núm. 229 y Proposición Núm. 230

Proposición Núm. 231

Proposición Núm. 232

Proposición Núm. 233

Proposición Núm. 234

Proposición Núm. 235

Proposición Núm. 236

Proposición Núm. 237 y Proposición Núm. 238

Proposición Núm. 239

Proposición Núm. 240 y Proposición Núm. 241

Proposición Núm. 242

Proposición Núm. 243

Proposición Núm. 244

Proposición Núm., 245

Proposición Núm. 246

Proposición Núm., 247

Proposición Núm. 248

Proposición Núm. 249

Proposición Núm. 250

Proposición Núm. 251

Proposición Núm. 252

Proposición Núm. 253

Proposición Núm. 254

Proposición Núm. 255

Proposición Núm. 256 y Proposición Núm. 257

Proposición Núm. 258

Proposición Núm. 259

Proposición Núm. 260

Proposición Núm. 261

Proposición Núm. 262

Proposición Núm. 263

Proposición Núm. 264

Proposición Núm. 265 y Proposición Núm. 266

Proposición Núm. 267

Proposición Núm. 268 y Proposición Núm. 269

Proposición Núm. 270

Proposición Núm. 271 y Proposición Núm. 272

Proposición Núm. 273

Proposición Núm. 274

Proposición Núm. 275 y Proposición Núm. 276

Proposición Núm. 277

Proposición Núm. 278 y Proposición Núm. 279

Proposición Núm. 280

Proposición Núm. 281 y Proposición Núm. 282

Proposición Núm. 283 y Proposición Núm. 284

Proposición Núm. 285

Proposición Núm. 286

Proposición Núm. 287

Proposición Núm. 288 y Proposición Núm. 289

Proposición Núm. 290

Proposición Núm. 291

Proposición Núm. 292

Proposición Núm. 293

Proposición Núm. 294

Proposición Núm. 295

Proposición Núm. 296

Proposición Núm. 297

Proposición Núm., 298 y Proposición Núm. 299

Proposición Núm. 300

Proposición Núm. 301

Proposición Núm. 302

Proposición Núm., 303 y Proposición Núm. 304

Proposición Núm. 305

Proposición Núm. 306 y Proposición Núm. 307

Proposición Núm. 308

Proposición Núm. 309 (*)Por sus Títulos

Proposición Núm. 310

Proposición Núm. 311

Proposición Núm. 312

Proposición Núm. 313

Proposición Núm. 314

Proposición Núm. 315

Proposición Núm. 316

Proposición Núm. 317

Proposición Núm. 318

Proposición Núm. 319

Proposición Núm. 320 y Proposición Núm. 321

Proposición Núm. 322 y proposición Núm. 323

Proposición Núm. 324

Proposición Núm. 325

Proposición Núm. 326

Proposición Núm. 327

Proposición Núm. 328

Proposición Núm. 329 (**) -Por sus Títulos-

Proposición Núm. 330

* Proposición 309 fue radicada “por sus títulos” solamente.
** Proposición 329 fue radicada “por sus títulos” solamente.

__________________________________________________________________________________

RESOLUCIONES

Presentadas en la CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO –
(Septiembre 27, 1951 hasta Julio 10, 1952)

(El Lector puede utilizar además, la TABLA DE CONCORDANCIAS que contiene las Listas de páginas de todas las Proposiciones y Resoluciones incluidas en este Libro).

Resolución Núm. 1

Resolución Núm. 2

Resolución Núm. 3

Resolución Núm. 4

Resolución Núm. 5

Resolución Núm. 6

Resolución Núm. 7

Resolución Núm. 8

Resolución Núm. 9

Resolución Núm. 10

Resolución Núm. 11

Resolución Núm. 12

Resolución Núm. 13

Resolución Núm. 14

Resolución Núm. 15

Resolución Núm. 16

Resolución Núm. 17

Resolución Núm. 18

Resolución Núm. 19

Resolución Núm. 20

Resolución Núm. 21

Resolución Núm. 22

Resolución Núm. 23

Resolución Núm. 24

Resolución Núm. 25

Resolución Núm. 26

Resolución Núm. 27

Resolución Núm. 28

Resolución Núm. 29

Resolución Núm. 30

Resolución Núm. 31

Resolución Núm. 32

Resolución Núm. 33

Resolución Núm. 34

DELEGADOS de la CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO (1951-1952)

-Lista de Delegados divididos por Partidos Políticos

-Delegados Electos y Miembros del Partido Popular Democrático

-Delegados Electos y Miembros del Partido Estadista Puertorriqueño (Republicano)

-Delegados Electos y Miembros del Partido Socialista

-Tabla Estadística de los Delegados a la Convención Constituyente

-Tabla Estadística del Resumen Oficial del Voto Emitido en las Elecciones Especiales para Candidatos a la Convención Constituyente en 27 de agosto de 1951

-Salón de Sesiones de la Convención Constituyente

_______________________________________________________________________________________

LISTAS CON PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES DE LA CONVENCION
CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO (1951-1952):

(Lista con número de Proposiciones; Autores de Proposiciones; Materias y Títulos de Proposiciones;
Número de Hojas de Proposiciones. Véase, además: LA TABLA DE CONCORDANCIAS)

Proposiciones Núm. 1,2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14

Proposiciones Núm. 15, 16, 17, 18, 19, 20

Proposiciones Núm. 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29,30, 31

Proposiciones Núm. 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40,41, 42

Proposiciones Núm. 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49

Proposiciones Núm. 50, 51, 52, 53, 54, 55

Proposiciones Núm. 56; 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67

Proposiciones Núm. 68, 69, 70, 71, 72, 73, 74, 75, 76, 77, 78,79,80,81,82,83

Proposiciones Núm. 84,85; 86,87, 88, 89, 90, 91, 92,93, 94

Proposiciones Núm. 95, 96,97, 98, 99, 100

Proposiciones Núm. 101, 102, 103

Proposiciones Núm. 104, 105, 106, 107, 108, 109, 110, 111,112

Proposiciones Núm. 113, 114,115, 116, 117, 118, 119,120, 121

Proposiciones Núm. 122, 123, 124, 125, 126, 127, 128,129, 130, 131, 132, 133, 134, 135, 136

Proposiciones Núm. 137, 138, 139, 140, 141, 142, 143,144, 145, 146, 147, 148, 149, 150

Proposiciones Núm. 151, 152, 153, 154, 155, 156, 157,158, 159, 160, 161, 162, 163

Proposiciones Núm. 164, 165, 166, 167, 168, 169, 170,171, 172, 173, 174, 175, 176

Proposiciones Núm. 177, 178,179, 180, 181, 182, 183,184, 185, 186, 187

Proposiciones Núm. 188, 189, 190, 191, 192, 193, 194, 195, 196

Proposiciones Núm. 197, 198, 199, 200, 201, 202, 203,204, 205

Proposiciones Núm. 206, 207, 208, 209, 210, 211, 212, 213, 214,215, 216, 217, 218

Proposiciones Núm. 219, 220,221, 222, 223, 224, 225, 226, 227, 228, 229

Proposiciones Núm. 230, 231, 232, 233, 234, 235

Proposiciones Núm. 236, 237, 238, 239, 240, 241, 242, 243, 244, 245, 246

Proposiciones Núm. 247, 248, 249, 250, 251, 252, 253, 254, 255, 256, 257

Proposiciones Núm. 258, 259, 260, 261, 262, 263, 264, 265, 266, 267, 268

Proposiciones Núm. 269,270,271,272,273,274,275,216 277,278,279,280

Proposiciones Núm. 281, 282, 283, 284, 285, 286, 287, 288, 289, 290, 291

Proposiciones Núm. 292, 293, 294, 295, 296, 297, 298

Proposiciones Núm. 299, 300, 301, 302

Proposiciones Núm. 303, 304, 305, 306, 307, 308

Proposiciones Núm. 309 (*)

Proposiciones Núm. 310, 311, 312, 313

Proposiciones Núm. 314, 315, 316, 317, 318, 319, 320, 321, 322

Proposiciones Núm. 323, 324, 325, 326, 327, 328, 329 (**)

Proposiciones Núm. 330

* Proposición 309 fue radicada “por sus títulos” solamente.
** Proposición 329 fue radicada “por sus títulos” solamente.

_______________________________________________________________________________________

(Lista de RESOLUCIONES Totales; Comisiones como Autores de las Resoluciones-Delegados como Autores de las Resoluciones. Véase, además: LA TABLA DE CONCORDANCIAS).

Resoluciones Núm. 1, 2, 3, 4

Resoluciones Núm. 5, 6, 7, 8, 9, 10

Resoluciones Núm. 11, 12, 13, 14

Resoluciones Núm. 15, 16, 17, 18, 19

Resoluciones Núm. 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27

Resoluciones Núm. 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34

TOTALES

________________________________________________________________________________________

NOMBRE DE DELEGADOS DE LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO Y SUS PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES RADICADAS

________________________________________________________________________________________

APENDICES

APENDICE NUM. I:   Declaración Jurada del Lic. JOSE VERAY Jr. HERNANDEZ {Pasado Delegado  de la Convención Constituyente

APENDICE NUM. II. Declaración Jurada del Sr. NESTOR RIGUAL CAMACHO (Pasado Secretario Auxiliar, de Trámite, Récord y Comunicaciones de la Convención
Constituyente).

APENDICE NUM. III: Declaración Jurada del Sr. JULIO MORALES RODRIGUEZ (Pasado Secretario Auxiliar, de Diario de Sesiones de la Convención Constituyente)

________________________________________________________________________________________

BIBLIOGRAFIA de la CONVENCION CONSTITUYENTE

Lic. JOSE NILO DAVILA LANAUSSE − Compilador

Bibliografías: Temas Principales: PUERTO RICO

Historia: (En General): Política y Constitucional de PUERTO RICO

Política:

-Partidos Políticos de Puerto Rico:

-En General (Historia):

________________________________________________________________________________________

TABLA DE CONCORDANCIAS

(Tabla contiene: Número de Proposiciones y Resoluciones; Con las páginas en este libro y su concordancia con la Lista que contiene las Hojas de cada Proposición y Resolución; los Autores, Fechas, Números y Títulos).

COMISIONES PERMANENTES Y COMISIONES DE LA CONVENCION
CONSTITU­YENTE DE PUERTO RICO  (1951-1952)

________________________________________________________________________________________

ÍNDICE DE MATERIAS

Prólogo

Por José Trías Monge

En este libro se publica por primera vez la casi totalidad de las proposiciones y resoluciones sometidas a la Asamblea Constituyente de Puerto Rico por sus delegados. Su estudio es de valor para el entendimiento del proceso que llevó a la redacción de la Constitución de Puerto Rico. Debido a que parte de la documentación generada por la Convención Constituyente se ha extraviado, y a que parte no se publicó, faltan en esta obra dos de las propuestas, las número 309 y 329. Se conocen, no obstante, su origen y su contenido básico.

Las proposiciones que aquí se incluyen son equivalentes a los anteproyectos presentados ante una legislatura. Para captar su significado es indispensable recrear las circunstancias en que se produjeron.

1. Las fuerzas en contienda

A las elecciones generales de 1948 concurrieron el Partido Popular Democrático, el Estadista, el Independentista, el Socialista y el Reformista. El Partido Estadista era la antigua Unión Republicana Progresista, la cual cambió de nombre el 4 de julio de 1948. El Partido Independentista se fundó poco después, el 25 de julio de 1948, como desprendimiento en buena medida del Partido Popular. El Partido Socialista era el fundado, décadas antes, por Santiago Iglesias. El Partido Reformista era el nuevo nombre del Partido Liberal. El Partido Nacionalista, acaudillado por Pedro Albizu Campos, no participó en las elecciones.

Los partidos Estadista, Socialista y Reformista postularon a candidatos comunes para la Gobernación y la Comisaría Residente: a Martín Travieso, ex Juez Presidente del Tribunal Supremo para la primera y a Luis A. Ferré para la segunda. Francisco Susoni, padre, y Rafael Arjona Siaca fueron los candidatos respectivos del Partido Independentista.

El Partido Popular Democrático recibió 392,033 de 640,714 votos emitidos, algo más del 61% del total. El Partido Estadista obtuvo 88,189, algo más del 13%; el Partido Independentista 66,141, poco más del 10%, aunque sólo a meses de su fundación; y el Partido Socialista a 64,121, peligrosamente cerca del mínimo requerido para su supervivencia como partido principal[1]. El Partido Reformista recibió 28,203 votos tan sólo, por lo que desapareció como organización política.

El 3 de julio de 1950 el Presidente Truman aprobó la Ley de Bases en que se autorizaba la celebración de una Asamblea Constituyente, de decidirlo así en referéndum el pueblo de Puerto Rico. El referéndum se celebró el 4 de junio de 1951. El 76.5% de los votantes favoreció la elección de la Asamblea. La abstención fue alta. Únicamente votó el 65.08% de los inscritos.

El 27 de agosto de 1951 se celebraron las elecciones para la constitución de la Asamblea. Los partidos Popular, Estadista y Socialista fueron los únicos en postular delegados. El Partido Independentista rehusó participar en este  proceso por entender que carecía de sentido, ya que no se le reconocía al país genuinamente su derecho a la libre determinación. La constitución a redactarse, dado el marco estricto en que habría de producirse, no era a su juicio una verdadera constitución.

De los noventa y dos miembros de la Convención Constituyente el Partido Popular eligió a setenta delegados, el máximo permisible, el Partido Estadista a quince y el Partido Socialista a siete.

[1] La Ley Electoral vigente exigía el 10% de los votos depositados para el cargo de Gobernador para inscribir nuevos partidos, así como para continuar disfrutando de la condición de partido político principal.

2. Dinámica de la Asamblea Constituyente

Para la debida comprensión de la dinámica de la Asamblea Constituyente hay que recordar las circunstancias de los grupos participantes en sus labores. Había terminado la colaboración entre el Partido Estadista Republicano y el Partido Socialista, antiguos compañeros de la Coalición triunfante en las elecciones generales de 1932 y 1936 y derrotada en 1940 por el Partido Popular. El Partido Estadista se componía para 1951 de dos alas: la capitaneada por su presidente, Celestino Iriarte, y el grupo de García Méndez y Ferré, que cuestionaba su liderato. Las proposiciones sometidas a la consideración de la Asamblea Constituyente reflejarían, a veces sutilmente, estas divisiones. Cada facción del Partido Estadista produciría sus propios anteproyectos, que luego se fusionarían en ocasiones, y los delegados socialistas se mantendrían a distancia prudente de sus antiguos compañeros de Coalición.

El Partido Popular no presentaría proposiciones en su función de tal. Existían anteproyectos de Constitución preparados para la consideración de Luis Muñoz Marín y un pequeño grupo y, a compás con los trabajos de la Asamblea, se iban estructurando nuevas versiones de los artículos principales de la Constitución, con la participación activa del liderato popular de las distintas comisiones. Algunos delegados de este sector de la Asamblea presentarían proposiciones independientes pero, con raras excepciones, éstas no jugaron un papel decisivo en la redacción de los informes de las comisiones del cuerpo, si bien fueron objeto de atención cuidadosa y debate. Es por tal razón que no se encontrarán en estas proposiciones propuestas alguna suscrita por el delegado de mayor influencia, Luis Muñoz Marín, y varios de sus asesores más cercanos. Parte del teatro de la Convención siempre quedó a oscuras, pero las proposiciones que en este libro se publican desempeñaron, como cuestión de hecho, un papel de gran importancia en las deliberaciones internas, de las cuales no constan minutas oficiales.

Otro factor que les impartió particular relevancia a las proposiciones que aquí se recogen reside en las circunstancias que pesaban, o que se estimaba que debían pesar, en el tipo de constitución a producirse. Debe recordarse la Constitución a redactarse debía someterse a la aprobación del Presidente y el Congreso de los Estados Unidos. Esto generaba dos tipos de presión sobre el sector mayoritario   de la Asamblea. De un lado, se deseaba crear la constitución más de avanzada posible, pero no al grado que provocase extrañeza o alarma por parte de un Congreso tradicionalmente conservador, poco inclinado a manejar conceptos constitucionales que no le fueran básicamente familiares. Esta circunstancia provocaría, por ejemplo, la dificultad que experimentó el artículo 20 de la Carta de Derechos. Este artículo era simple reflejo de la Declaración de los Derechos del Hombre, sancionada por las Naciones Unidas, y de la Declaración de los Derechos y Deberes del Hombre, refrendada por la Organización de Estados Americanos, pero el Congreso de la época no sentía especial respeto por estos tipos de expresión que, a juicio de varios de sus miembros, era de corte inaceptablemente socialista o utópico.

Del otro lado, para asegurar la pronta aprobación de la Constitución –no se contaba con mucho tiempo para obtenerla– se estimaba por el grupo mayoritario   de la Asamblea que era deseable contar con la unanimidad o la casi unanimidad de los delegados al proceder a votarse la Constitución. Esto explica el extraordinario peso de las facciones del Partido Estadista y del Partido Socialista en la Convención Constituyente, a pesar del exiguo número de delegados con que contaban. Esto también nos permite entender la importancia de las proposiciones que aquí se compilan. El criterio  de cada delegado merecía considerable peso en la medida que su voto pudiera depender de discusión adecuada, al menos, de sus puntos de vista.

El Diario de Sesiones de la Asamblea Constituyente no es verdaderamente inteligible en au­sencia del cotejo debido de las proposiciones y resoluciones que se discutieron en ella. En la ver­sión más amplia de este Diario se incluyen los informes de las comisiones que compusieron la Convención, con referencia feliz a las propuestas relativas a los temas de su incumbencia. El texto específico de esas proposiciones, sin embargo, no ha estado disponible para la investiga­ción general, aunque el Tribunal Supremo de mediados de los años setenta y algunas otras insti­tuciones recibieron fotocopias de este precioso material.

3. Historia de las partes principales de la Constitución

a) Las propuestas de constitución completa

Cada artículo de la Constitución tiene su particular historia[1]. Ciertas proposiciones, sin embargo, por contener la visión de lo que a juicio de diversos sectores del cuerpo debía ser la Constitución de Puerto Rico, son de especial importancia. La proposición número 20, por ejemplo, representa la posición inicial de los delegados socialistas sobre la Constitución. Este anteproyecto de constitución completa fue refinado más tarde con el asesoramiento del Dr. Santos P. Amadeo y desembocó en la proposición número 94, suscrita por Lino Padrón Rivera, Ramón BARRIOS Sánchez, Antonio Reyes Delgado, Enrique Álvarez Vicente, Ramiro Martínez Sandín, Mario Orsini y Alejo Rivera Morales. Esta guió en la mayoría de las ocasiones la posición básica socialista a través de los debates.

El desarrollo de una posición republicana común fue más complicado, dada la pugna de poder, aunque discreta, entre el sector de lriarte, Presidente del partido, y el encabezado por García Méndez y Ferré. La proposición 103 fue la que recogió el sentir inicial de este segundo sector, aunque algunos miembros del grupo de lriarte, como Héctor González Blanes, endosaron este anteproyecto de constitución completa. Iriarte, junto a González Blanes, produjo su propio proyecto de constitución, recogido en la proposición número 309. Las dos facciones republicanas lograron, sin embargo, conciliar sus diferencias las más de las veces y suscribieron proyectos parciales conjuntos de constitución, a los que nos referiremos luego al comentar los artículos centrales del documento.

A vuelo de pájaro, he aquí las proposiciones principales que deben consultarse, en adición a las mencionadas, para precisar las alternativas que la Asamblea Constituyente tuvo ante sí al estructurar la Constitución, con referencia también a algunos otros factores que afectaron el proceso.

b) El preámbulo y el artículo 1

[1] Para un recuento detallado del historial de cada parte de la Constitución, con referencia al papel desempeñado por las diversas proposiciones y otras influencias, véase: J. Trías Monge, Historia Constitucional de Puerto Rico. Editorial de la Universidad de Puerto Rico, Río Piedras, vol. 3, 1982.

Examinemos en primer término el preámbulo de la Constitución, aunque esta fue la última parte considerada por la Asamblea. La posición de ambos sectores de la delegación republicana estaba determinada por las instrucciones emitidas por la Asamblea Extraordinaria del Partido Estadista de 5 de agosto de 1951. La constitución a redactarse, conforme las instrucciones, debía ser un instrumento que dirigiese al pueblo puertorriqueño “hacia la igualdad en la ciudadanía americana, o sea, hacia la Estadidad, de modo que quede claro que, al aceptar participar en su redacción, lo hacemos al objeto de propulsar nuestro ideal”[1]. Diversos delegados estadistas presentaron proposiciones, diferentes entre sí, para implementar estas instrucciones. A tal efecto, consúltense la proposición número 36, suscrita por el Dr. Juan B. Soto, quien serviría en ocasiones sobre este asunto como oficial de enlace entre los dos sectores republicanos y la delegación popular; la número 68 de Ferré; la 103, que conciliaba el pensamiento de Ferré y García Méndez; la 115, que encarnó la proposición conjunta sobre este particular de los sectores republicanos; y las número 60 y 150, de Colón Castaño y Gelpí, respectivamente, ilustrativas de una actitud republicana más moderada.

La delegación socialista no le prestó gran atención al preámbulo. Ella propugnaba un preámbulo relativamente neutro, tal como el expuesto en la proposición 94. Véase también la 243, suscrita por Paz Granela.

Muñoz Marín concibió inicialmente el preámbulo y el artículo 1 de la Constitución como la parte en que se intentaría corregir las deficiencias de la Ley de Bases, definir en forma más precisa las relaciones entre Puerto Rico y Estados Unidos e iniciar a fondo el proceso, pospuesto en 1950 y no realizado todavía, de enmendar la Ley de Relaciones Federales. Tal es la razón por la cual Muñoz escogió presidir, entre todas las comisiones de la Asamblea, la encargada de proponer el preámbulo. El contacto con la realidad redujo pronto la ambición de este objetivo. En uno de los borradores internos de preámbulo se expresaba, por ejemplo, que el pueblo de Puerto Rico se reservaba el derecho a enmendar su Constitución y a consentir a cambios en las relaciones entre Puerto Rico y Estados Unidos[2]. Ante el temor del debate que pudiese desatarse en el Congreso apocado de la época, borradores de esta naturaleza nunca llegaron a convertirse en proposiciones, con el resultado que el tema de las enmiendas a la Constitución tuvo que resolverse finalmente por las cortes[3] y que la existencia de un pacto, enmendable tan sólo por consentimiento mutuo, aún sea objeto de debate. Según se comenta más adelante, hubo proposiciones aisladas sobre estos temas, pero no se les dio paso.

Muchos delegados del campo popular auspiciaron propuestas de preámbulo, demostrativas de la gradación de criterio s dentro de ese sector. Véanse al efecto la número 223 de Virgilio Brunet; la 77 de Ramón Mellado Parsons, quien tiempo más tarde se afiliaría al Partido Estadista; la 3 de Lionel Fernández Méndez, Luis Muñoz Rivera y Jenaro Gautier; la 293 de Cruz Ortiz Siena; la 246 de Fernós Isern; y la 213 de Jaime Benítez.

La Comisión de Preámbulo recogió aspectos de estas proposiciones en  su informe, pero varios serían los cambios a que se sujetarían sus recomendaciones. Quizás el más importante fue el del nombre de la nueva entidad política a regirse por la Constitución. La Comisión había propuesto el nombre de Estado Libre de Puerto Rico, pero la presión de elementos de derecha dentro y fuera del sector popular forzaron eventualmente el triunfo de la apelación ‘Estado Libre Asociado”. Consideraciones análogas llevarían al uso del término “unión”, en vez del de “asociación” para describir la asociación entre Puerto Rico y los Estados U nidos, aunque se rechazó el apelativo de “permanente” en tal contexto.[4]

Al fin y al cabo, el preámbulo se convirtió en la clave para conseguir la casi unanimidad al aprobarse la Constitución por la Asamblea Constituyente. El trueque que aseguró la casi totali­dad del voto estadista[5] al adoptarse la Constitución consistió principalmente en aceptar, a suges­tión de García Méndez, que al mencionar los “factores determinantes de nuestra vida” en el preámbulo se incluyese la frase, al referirse a la ciudadanía americana, “la aspiración a continua­damente enriquecer nuestro acervo democrático en el disfrute individual y colectivo de sus pre­rrogativas”.[6] Dentro de los usos semánticos del quehacer político puertorriqueño de aquellos años, esta frase se interpretaría luego por el liderato estadista como que la Constitución consig­naba la aspiración del pueblo de Puerto Rico a la estadidad. Miguel Ángel García Méndez, futuro próximo presidente del Partido Estadista consciente de que el lenguaje acordado no era más que una concesión generosa a un sector de la opinión pública que por breves años constituyó ma­yoría, pero que para entonces representaba a menos del 14% de los votantes, señaló honrada­mente en los debates de la Asamblea, que “he dicho claramente… que no pretendíamos incluir la aspiración, de nuestro partido, como la aspiración programática de la estadidad en sí”.[7] Aún así, a poco de aprobarse la Constitución, el liderato estadista comenzaría a argumentar que en ella se consigna la aspiración del pueblo de Puerto Rico a dicho status.

La redacción del artículo 1 de la Constitución también estuvo a cargo de la Comisión de Preámbulo. La proposición 246, obra del Dr. Fernós Isern, Presidente de la Asamblea, constituyó la fuente principal de las recomendaciones de la Comisión sobre este extremo. Sobre la sección 3 de este artículo, consúltese la proposición 271 de Santiago Polanco Abreu y la 112 de Miguel Ángel García Méndez.

Lo omitido por la Comisión es quizás más importante que lo admitido por ella. Véanse, por ejemplo, las resoluciones 11, 13, 14 y 19, suscritas conjuntamente por Andrés Grillasca, Mario   Canales y Lorenzo Lagarde Garcés. La primera sujetaba la aplicación a la Isla de los tratados comerciales negociados por Estados Unidos a la aprobación de Puerto Rico; la segunda proclamaba la autonomía arancelaria de Puerto Rico respecto a mercancía no procedente de Estados Unidos; la número 14 expresaba que, excepto en el caso de legislación penal, ninguna ley federal se aplicaría en lo sucesivo a Puerto Rico a menos que la Asamblea de Puerto Rico así lo dispusiese expresamente y la 19  excluía a Puerto Rico de la aplicación de las leyes de cabotaje norteamericanas. Otras proposiciones y resoluciones de interés que no fueron atendidas son las número 1, 98, 105, 112, 203, 206, 269 y 271 y las resoluciones 4, 5 y 9 a 19.[8]

c) La Carta de Derechos

[1] El Mundo, 6 de agosto de 1951.

[2] Véase: Trías Monge, op. cit., vol. 3, págs. 244.261.62.

[3] Véase: Figueroa v. People of Puerto Rico, 232 F. 2d 615 1st Cir. 1956).

[4] Diario de Sesiones, Vol. II, págs. 1127-28.

[5] Sólo votaron en contra de la Constitución Héctor González Blanes, Ramón Llobet Díaz y Mario Orsini, este ultimo de filiación socialista.

[6] Véase: Diario de Sesiones, pág. 2362.

[7] Ibid. Pág. 2365.

[8] Sobre estas omisiones de la Comisión de Preámbulo, véase: Trías Monge, op. cit., vol. 111, págs. 263-266.

El programa del Partido Popular para la elección de delegados a la Convención Constituyente, aprobado ello de agosto de 1951,[1] contiene las innovaciones principales que luego se introdujeron a la Carta de Derechos. Estas se fundaron principalmente en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, aprobada por las Naciones Unidas, y en la Carta de Bogotá o Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.[2]

La sección 1, relativa a la dignidad e igualdad del ser humano, tiene por fuente principal tales declaraciones. Las proposiciones 94, 99, 103, 272 y 313 son también de importancia para el estudio de esta sección. La número 272 fue presentada por Jaime Benítez, presidente de la Comisión, y es la que más se acerca al texto del informe.

La sección 2, referente al sufragio, fue influida por la Carta de Bogotá. Su texto se anticipa en la proposición 272. Compárese lo adoptado con las proposiciones 300 Y 326 de los sectores republicanos, que favorecían la obligatoriedad del voto y las números 15, 71, 94, 222 y 272, representativas de la delegación socialista y de la generalidad del sector popular, contrarias a tal principio.

Los párrafos 18 y 19 del artículo 2 de la Ley Jones, en que se consagra la libertad de culto (secciones 3 y 5 del artículo II de la Constitución), dictaron básicamente, tras debate intenso, los contornos de este derecho. Ferré y Carda Méndez respaldaban inicialmente la fiel reproducción de estos párrafos,[3] pero luego cambiaron su posición para eliminar el párrafo 19, donde se prohibía el uso de fondos públicos para el sostenimiento de ningún sacerdote o ministro. La Iglesia Católica, valga la pena aclarar, libraba para entonces una intensa batalla para obtener una afirmación menos rigurosa que la expuesta en la Carta Orgánica del principio de la separación entre el estado y la iglesia.

Los delegados populares y socialistas propulsaron por lo general los principios de la Ley Orgánica sobre el particular. Consúltense al efecto las proposiciones número 313, sección 9; la 272, sección 5; la 224, la 225 y las secciones 7 y 8 de la 295.[4]

Al tratar las libertades de expresión y reunión en la sección 4 del artículo II se dieron varias de las omisiones más deplorables en que incurrirían la Comisión de la Carta de Derechos y la Asamblea Constituyente. Diversas propuestas apoyaban el reconocimiento de la libertad de información, parte importante de la Carta de Bogotá. Consúltense la proposición 295, sección 6, de Cruz Ortiz Stella; la sección 34 de la proposición 94, auspiciada por la delegación socialista; y el artículo I, sección 8 de la 313, suscrita por el liderato republicano de ambos sectores. Tanto la Declaración Universal de los Derechos del Hombre como la Carta de Bogotá suscribían el derecho a la libertad de información, pero la Comisión de la Carta de Derechos rehusó incorporarlo a su informe.

La Comisión se negó también a endosar el principio de la libertad de cátedra, defendido por la delegación socialista[5] y el Dr. Juan B. Soto, ex-Canciller de la Universidad de Puerto Rico.[6]

Sobre la libertad de asociación, a la que se refiere la sección 6 del artículo II, el lenguaje favorecido por la Comisión fue de factura conservadora, pero no al grado del texto apoyado por su presidente, quien propuso prohibir la asociación “en organizaciones o grupos que tengan el propósito de resistir la autoridad debidamente constituida”.[7]

Al comparar la Carta de Derechos de la Constitución de Puerto Rico y la Declaración Universal de los Derechos del Hombre se advierte otra diferencia interesante. Esta última disponía que “Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación”.[8] El compromiso tan arraigado de la sociedad puertorriqueña con el principio de la colegiación compulsoria, sujeto décadas más tarde a tantos albures, impidió la consideración de esta disposición.

La sección 7 del artículo II, contentiva, entre otras, de las garantías del debido proceso de ley e igual protección de las leyes, la integridad de los contratos y la prohibición de la pena de muerte, siguió generalmente el patrón familiar de la Carta Orgánica. La prohibición de la pena de muerte era parte del programa del Partido Popular para la Convención Constituyente.

La sección 8, relativa al derecho de la intimidad, repite lo expuesto en la Declaración Ame­ricana de los Derechos y Deberes del Hombre. Heraclio Rivera Colón fue quien propuso este fundamental derecho.[9] Las propuestas de los sectores republicanos y socialista, así como la del presidente de la Comisión, no incluirían disposición tan fundamental.

Respecto al ejercicio del poder de expropiación forzosa, la sección 9 seguía básicamente el lenguaje de la Carta Orgánica. La propuesta principal socialista fue la fuente de la parte relativa a la expropiación de imprentas.[10]

Parte de la sección 10 continuó el lenguaje de los párrafos 13 y 14 de la Ley Orgánica. Al requerirse, sin embargo, que no sólo los registros y allanamientos, sino que también los arrestos, se hiciesen por autoridad judicial, se introdujo una vital enmienda a los procedimientos existen­tes, ya que hasta entonces los fiscales podían ordenar arrestos, temible facultad que permitió los arrestos en masa de 1950 a raíz de la revuelta nacionalista. El crédito de proponer estas enmien­das les corresponde a los sectores Minoritarios en la Convención.[11]

El anteproyecto socialista fue el que propuso inicialmente la secretividad de la comunica­ción telefónica.[12]

La sección 11, concerniente a los derechos del acusado, se basó principalmente en la Ley Orgánica y la Constitución de los Estados Unidos. La disposición al efecto que la detención pre­ventiva no debe exceder de seis meses no tuvo precedente en ninguno de los anteproyectos aus­piciados por las delegaciones. La disposición fue producto de la Comisión y el sentir mayoritario   de la Asamblea sobre la indeseabilidad de permitir la prolongación del encarcelamiento de per­sonas mediante la mera radicación de acusaciones sucesivas.[13]

La sección 12, relativa a los castigos crueles e inusitados, la servidumbre involuntaria y la legislación ex post facto, es copia de la Ley Orgánica y disposiciones correspondientes de la Constitución de los Estados Unidos. El texto recomendado por la Comisión se fundó en la propo­sición 272. El anteproyecto socialista (la proposición 94), así como las recomendaciones de la Escuela de Administración Pública,[14] iban más lejos. Varias propuestas relativas a los derechos de los confinados fueron finalmente descartadas.[15]

La parte de la sección 13, relativa a la subordinación del poder militar al civil, se debió a una moción de Antonio Reyes Delgado.[16] La disposición referente al auto de habeas corpus se discute más adelante, pues está atada al artículo IV de la Constitución.

La sección 14 siguió lo provisto en el párrafo 11 del artículo 2 de la Ley Orgánica.

La sección 15, relativa al empleo y encarcelación de menores, tuvo como base el segundo anteproyecto socialista de constitución.[17]

Las secciones 16, 17 y 18, expositivas de los derechos de los trabajadores, provienen en esencia de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, aunque se omitieron lamentablemente el derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre y a vacaciones periódicas pagadas, derechos reconocidos en la Declaración. La posición del sector socialista fue, de nuevo, la más avanzada sobre los derechos del trabajador, yendo aún más lejos en muchos aspectos que la Declaración Universal. Las propuestas republicanas eran mucho más limitadas, así como la del presidente de la Comisión.

La sección 19, en que se expresa que la enumeración de derechos en la Constitución no excluye otros pertenecientes al pueblo en una democracia, fue otro de los buenos aportes de la Comisión. Su precedente directo fue la proposición de Jaime Benítez.[18]

La sección 20, relativa a los nuevos derechos humanos y la cual tuvo que eliminarse más tarde debido a la bochornosa falta de entendimiento del Congreso, se fundó en la Declaración Universal y en la Carta de Bogotá, cuyos preceptos se recogieron en la propuesta del presidente de la Comisión.[19]

d) La estructuración del poder legislativo

La sección 1 del artículo III continuó el sistema bicameral de las leyes orgánicas. El sector popular estaba dividido sobre el particular. Cuatro de los ocho miembros populares de la propia Comisión de la Rama Legislativa favorecían el sistema unicameral, junto a muchos otros delegados de este sector, entre ellos Jaime Benítez, Juan Dávila Díaz, Arcilio Alvarado, Ramón Mellado y Virgilio Brunet. Se oponían Muñoz Marín, Fernós, Luis Negrón López (presidente de la Comisión), Ernesto Ramos Antonini y Samuel R. Quiñones (presidentes de las cámaras), y Víctor Gutiérrez Franqui. El programa del Partido Popular para la elección de delegados prometía la continuación del bicameralismo. Sobre el sistema unicameral, véanse las proposiciones 210, 227 y 316.

Las minorías pudieron quizás alterar la balanza, pero resultaron ser sobre este extremo totalmente resistentes al cambio.[20]

En contraste con la sección 1, las referentes a la composición de la Asamblea Legislativa (las secciones 2, 3 y 7), fueron innovadoras. Luis Negrón López fue el autor del método seleccionado finalmente para asegurar una mayor participación de las minorías en las cámaras. Su idea no se plasmó en proposición personal alguna, sino que tomó cuerpo directamente en la propuesta de la Comisión. La garantía de la representación minoritaria mínima fue concebida en forma diferente y aun más limitada por las propias minorías.[21]

La sección 4 del artículo III privó acertadamente a la Asamblea Legislativa de toda injerencia en el proceso de redistribución electoral. Hubo fundamental consenso sobre el particular, aunque las propuestas de las minorías[22] fallaban en no proveer para la revisión periódica de las demarcaciones electorales.

El resto de las secciones del artículo III siguieron de cerca las disposiciones de la Ley Jones, con las excepciones que anotaremos, sin que las proposiciones sometidas reflejen grandes diferencias entre los delegados.

La creación de la Asamblea Legislativa como un cuerpo de carácter continuo significó una de las innovaciones de mayor importancia de la Convención Constituyente. La adopción de este concepto en Puerto Rico había sido sugerida desde 1947.[23] La idea no halló eco en las propuestas de las minorías, aunque intentaban mejorar el sistema existente.[24]

El establecimiento del cargo de Contralor constituyó otra aportación notable, con raíces en el estudio de la reorganización de la rama ejecutiva realizado en 1949.[25] Las proposiciones de las minorías se aferraban por lo general a conceptos antiguos sobre la naturaleza de este cargo.[26]

El veto de partidas fue continuado por la Asamblea. Las delegaciones republicanas se opusieron infructuosamente a la continuación de este poder, no disfrutado por el Presidente de los Estados Unidos.[27] Carl Friedrich expresaría más tarde que la continuación del veto de partidas sería uno de los grandes desaciertos de la Convención Constituyente.[28]

La Convención tampoco consideró otras propuestas de importancia recogidas en esta colección.[29]

e) La estructuración del poder ejecutivo

El artículo IV de la Constitución fue el que menos se apartó de las viejas disposiciones de la Ley Orgánica, aunque intentó reflejar en ocasiones los cambios acaecidos en la constitución real con motivo de la Ley del Gobernador Electivo. Las relativas diferencias entre las delegaciones pueden precisarse principalmente mediante el estudio de las proposiciones 94, 103, 327 y 330.

Una de las pocas reformas realizadas en el artículo IV fue la limitación impuesta al poder del Gobernador de suspender el auto de habeas corpus y prolongar la ley marcial. Esta y otras limitaciones se originaron mayormente en el sector popular.[30]

La sucesión del Gobernador, secciones 7 a 9 del artículo IV, fue uno de los temas más debatidos. La delegación socialista apoyaba la creación del cargo de Teniente Gobernador.[31] Aunque no inicialmente, García Méndez y Ferré también respaldaron el concepto.[32] La Comisión de la Rama Ejecutiva recomendó la creación del cargo de Vicegobernador,[33] pero la idea fue derrotada en el caucus de la delegación popular.[34]

f) La estructuración del poder judicial

El artículo V de la Constitución efectuó reformas de consideración a las estructuras judiciales vigentes.[35] La más importante fue la creación de un sistema judicial unificado en las secciones 1 y 2. Ninguna de las proposiciones presentadas anticipó el concepto, originado por las leyes inglesas de la judicatura de 1873 y 1875 y propulsado en Estados Unidos desde 1906 aunque con relativo poco éxito.[36]

La Comisión de la Rama Judicial tuvo ante sí, sin embargo, muchas proposiciones de especial interés para el estudio de los diversos conceptos en pugna sobre el sistema judicial a establecerse. Entre ellas merecen especial atención la 41, auspiciada por Santiago Polanco Abreu,  Arcilio Alvarado y el juez José Villares Rodríguez; la 45, de Miguel Ángel García Méndez; la 94, la propuesta socialista de constitución; la 103, de Carda Méndez y Ferré; y la 319, la proposición republicana conjunta relativa al artículo V.

Respecto a la sección 3 del artículo V, tanto los sectores republicanos como el socialista favorecían un Tribunal Supremo de siete jueces. El programa del Partido Popular se comprometía a mantener en cinco el número de jueces y a no variarlo excepto a petición del propio Tribunal. Esta posición, aceptada por la Asamblea, tuvo su origen en el deseo de evitar incidentes como el plan fallido de Franklin D. Roosevelt de aumentar el número de jueces del Tribunal Supremo para obtener una mayoría de magistrados de pensamiento liberal. La Constitución del Brasil era la única que contenía para entonces una disposición análoga.

La sección 4 tuvo como antecedente cercano la proposición número 41. Otras influencias se enumeran en el informe de la Comisión.[37]

Dado el hecho de que se estaba implantando un sistema judicial unificado, la sección 5 era innecesaria. La insistencia de los sectores republicano y socialista[38] en especificar aún en mayor detalle la “jurisdicción” del Tribunal Supremo llevó a la transacción representada por esta sección.

La sección 6, relativa a la facultad del Tribunal Supremo para adoptar reglas de procedimiento, tiene una larga historia. Antes de 1941, la Asamblea Legislativa era la única entidad facultada expresamente para ejercer esta función. La Ley Núm. 4 de 5 de abril de 1941 autorizó al Tribunal Supremo a someter reglas a la consideración de la Asamblea Legislativa en sesión ordinaria, las que comenzarían a regir al clausurarse la sesión. Por enmienda de 1948, sin embargo, se condicionó la vigencia de las reglas a acción afirmativa de la Asamblea.

En los primeros borradores, no publicados, del artículo V de la Comisión de la Rama Judicial se excluía a la Asamblea Legislativa de toda intervención en el proceso de adopción de reglas de procedimiento para los tribunales, emulando el ejemplo de Nueva Jersey.[39] Los tiempos no estaban maduros, no obstante, para este paso, tan viva era todavía la memoria de las circunstancias que produjeron la enmienda de 1948. Se pudo obtener la eliminación del requisito de acción afirmativa, pero a cambio de facultar a la Asamblea Legislativa a “enmendar, derogar o complementar cualquiera de dichas reglas”. Las proposiciones republicanas apoyaban la eliminación de toda intervención de la Asamblea Legislativa en el proceso de aprobar reglas de procedimiento para los tribunales,[40] pero la proposición socialista de constitución guardaba silencio sobre el particular.[41]

La sección 7, en que se le confiaba al Juez Presidente la administración de los tribunales, la cual estaba a cargo del Procurador General, hoy Secretario de Justicia, desde principios de siglo, reflejó el sentir unánime de todos los sectores. Nueva Jersey y Maryland eran para entonces los únicos estados que le reconocían al Juez Presidente tal facultad.

Respecto a la sección 8, relativa a la selección de los jueces y el término de sus cargos, hubo variedad de criterio s. El sector socialista favorecía el sistema de elección de jueces. Los sectores republicanos apoyaban el nombramiento de los jueces por el Gobernador, pero de ternas a suplirse por un Consejo Judicial.[42]

En el seno de la Comisión existía apoyo para el establecimiento de un Consejo Judicial y la extensión de nombramientos vitalicios a los jueces de primera instancia, desde el comienzo o después de un corto período inicial de servicio.[43] El clima de la época no permitió, sin embargo, reformas de esta profundidad, como tampoco las alentaría más tarde a pesar de numerosos esfuerzos para realizarlas.[44]

Las secciones 9 y 10 no generaron gran debate. La primera, referente a los requisitos para ser juez, no debía haber gozado de rango constitucional. La sección 10, alusiva al retiro de los jueces, puso fin a la antigua práctica de destituir jueces mediante el expediente de “reorganizar” tribunales. La iniciativa partió del propio sector popular de la Comisión. La introducción del retiro compulsorio  a los setenta años fue iniciativa de Reyes Delgado.[45]

La sección 12, relativa a la prohibición de actividades políticas de los jueces, se originó principalmente en lo ocurrido en las elecciones de 1948, en que Martín Travieso, Juez Presidente del Tribunal Supremo desde marzo de 1944, a pesar de haber sido postulado al cargo de Gobernador por los partidos Estadista, Socialista y Reformista, no renunció su cargo hasta dos meses antes de las elecciones.[46]

La sección 13, referente a la seguridad de los cargos judiciales, fue parte también de la decisión de acabar con la práctica de destituir jueces mediante la abolición de las cortes en que servían. Hubo unanimidad entre los distintos sectores de la Asamblea sobre la conveniencia de este artículo.

El artículo VII, relativo al método de enmendar la Constitución, se fundó básicamente en las prácticas reconocidas en las constituciones estatales. Las proposiciones 52, 176, 247 y 294 versaban sobre el particular, pero la verdadera fuente de este artículo fue uno de los borradores internos de constitución.[47]

Vemos así como la Constitución de Puerto Rico fue producto de fuerzas muy diversas y circunstancias especiales. Dentro de ese cuadro, las proposiciones que hoy se publican jugaron señalado papel.

[1] El programa se publicó completo en El Mundo del día siguiente. Para su discusión, véase: Trías Monge, vol. III, págs. 74-78.

[2] Se copian estas declaraciones en La Nueva Constitución de Puerto Rico, Río Piedras, Escuela de Administración Pública, 1954. Los estudios que componen este libro estuvieron disponibles a la Asamblea Constituyente, representando la fuente de varias proposiciones individuales.

[3] Véase la proposición 313.

[4] Sobre aspectos de la sección 5 del artículo II, véase: Trías Monge, op. cit., vol. 111, págs. 184-86.

[5] Prop. 94, art. XVII, sec. 4.

[6] Prop. 107.

[7] Prop. 272, sec. 3.

[8] Art. 20.

[9] Prop. 11.

[10] Prop. 94, art. II, sec. 36.

[11] Prop. 94, art. II, sec. 7; Prop. 103, art. II, sec. 12.

[12] Véase la Prop. 94, art. II, sec. 6, así como, aunque menos completa, la Prop. 103, art. II, sec. 13.

[13] Se debatió la propuesta en Diario de Sesiones, art. III, págs. 1593-97.

[14] La Nueva Constitución, ante, págs. 156-57 y 175-76.

[15] Véanse: Prop. 94, art. ll, sec. 17; y las Prop. 127, 196 y 265.

[16] Diario de Sesiones, art. II sec. 1385.

[17] Prop. 94. art. II, sec. 18 y art. III, sec. 10.

[18] Prop. 272, sec. 13.

[19] Prop. 272, sec. 14.

[20] Véanse las proposiciones 94, 103, 182, 227, 249, 319 y 326.

[21] Prop. 94, art. VI, sec. 1-3; Prop. 103, arts. XXXI y XXXII y Prop. 326, art. III, secs. 2 y 6; Trías Monge, op. cit., vol. III, págs. 142-46.

[22] Prop. 94, art. VI, sec. 2; Prop. 103, arts. XXXIII y XLII; y Prop. 326, art. II, sec. 20 y art. III, sec. 8.

[23] Véase: J. Trías Monge, “Legislative and Judicial Reorganization in Puerto Rico”, tesis doctoral inédita, Universidad de Yale, 1947.

[24] Prop. 94, art. VI, sec. 13; Prop. 103, art. XXXVIII. Consúltense también las Prop. 228 y 229.

[25] Report on the Reorganization 01 the Executive Branch of the Government of Puerto Rico, San Juan, 1949, pág. 35.

[26] Prop. 103, art. XXII; Prop. 94, art. X, sec. 10.

[27] Esta disposición está ausente de las proposiciones 103 y 326.

[28] La Nueva Constitución, ante, Introducción, pág. 21.

[29] Para la discusión de las principales, véase: Trías Monge, Historia Constitucional de Puerto Rico, vol. III, págs. 166-68.

[30] Ibid., 123-25.

[31] Prop. 94, art. VIII, sec. 3.

[32] Contrástense las proposiciones 103, art. XXIX y 330, art. VI, secs. 10-12.

[33] Diario de Sesiones, art. IV, sec. 2603.

[34] Trías Monge, op. cit., vol. III, págs. 129-33.

[35] Para el examen del sistema judicial vigente en 1951, véase Trías Monge, El Sistema Judicial de Puerto Rico, Río Piedras, Ed. Universitaria, 1978, cap. XI.

[36] La aplicación a Puerto Rico del concepto se propuso desde 1947, ante, nota 33. La idea fue adoptada parcialmente en la Ley Orgánica de la Judicatura de 1950, Ley 432 de 15 de mayo de 1950.

[37] Véanse el Diario de Sesiones, 1, 2611-12 y el libro preparado para facilitarle al Congreso la consideración de la Constitución, Notes and Comments on the Constitution the Commonwealth of Puerto Rico, Washington, 1952, págs. 89-90.

[38] Prop. 319 y Prop. 94, art. IX, sec. 10.

[39] Véase: Vanderbilt, A. T., Minimun Standards of Judicial Administration. N.Y., Law Center of New York, 1949, págs. 91-93, 144-45.

[40] Prop. 103, art. LIII y Prop. 319.

[41] Prop. 94.

[42] Prop. 319. Para variantes de estos sectores, véanse las proposiciones 45 y 103.

[43] Trías Monge, Historia…, vol. III, págs. 100-01. Véase la Prop. 41.

[44]Se relacionan algunos de estos esfuerzos en Trías Monge, El Sistema Judicial de Puerto Rico, ante, cap. XIII y ss., e ídem., Sociedad, Derecho y Justicia, 1986, passim.

[45] Diario de Sesiones, art. III, sec. 1678.

[46] La única proposición formal sobre este tema partió curiosamente del partido principal que postuló su candidatura. Véase la Prop. 103, arts. XLIII y XLIX.

[47] Trías Monge, op. cit., vol. III, págs. 257-63.

________________________________________________________________________________________

Prefacio

La Convención Constituyente sesionó durante el período de 17 de septiembre de 1951 hasta su clausura el 10 de julio de 1952. Hay un problema en la recopilación de las Proposiciones numeradas “Por sus títulos”:

Proposición número 309 [Constitución de Puerto Rico]

Proposición número 329 [Preámbulo]

Las mismas no se han encontrado o recuperado hasta el momento de publicación de esta obra. Los delegados que aparecen como autores o presentadores de dichas proposiciones son los siguientes:

Proposición número 309
Presentado por Iriarte, Figueroa Carreras, Parkhurst y González Blanes.
Título: “CONSTITUCION DE PUERTO RICO”
Fecha de presentación: 31 de octubre de 1951

Proposición número 329
Presentada por Iriarte y González Blanes
Título: “PREAMBULO”
Fecha de presentación: 31 de octubre de 1951.

Información adicional sobre dichas PROPOSICIONES según aparece en
DIARIO DE SESIONES; y en las ACTAS obtenidas.

La información general que se indica en este Libro sobre dichas PROPOSICIONES aparece en el DIARIO DE SESIONES-EDICION DE 1961, según su ÍNDICE publicado en el “TOMO 4”, página 2805, y en la Lista (números en orden de radicación); en la cual se indica en la página 328 del “TOMO 1”. En dicha página aparece LA PROPOSICION NUM. 309; y en la página 329, del mismo “TOMO 1”; en la cual aparece la PROPOSICION NUM. 329.

La información sobre dichas PROPOSICIONES 309 y 329 que se publicó durante la gestión de la CONVENCION CONSTITUYENTE en el DIARIO DE SESIONES; Y la información adicional que se publicó en las ACTAS se expresan:

Según se publicó en el TOMO 1 del DIARIO DE SESIONES de la CONVENCION CONSTITUYENTE de PUERTO RICO; en las páginas 317 hasta 331 se consigna lo siguiente sobre dichas PROPOSICIONES:1

“…PROPOSICIONES EN PRIMERA LECTURA…

A moción del señor CRUZ ORTIZ STELLA se dan por leídas las siguientes PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES:…

…Proposición Núm. 309. –Por los señores IRIARTE, FIGUEROA, PARKHURST y GONZALEZ BLANES-. “Constitución de Puerto Rico”.

Pág. 328.

**********

“…Proposición Núm. 329. –Por los señores IRIARTE y GONZALEZ BLANES–. “Preámbulo”…

Pág.329.

**********

“…Estas proposiciones y resoluciones serán referidas a las comisiones correspondientes…”.

Pág. 330.

Sin embargo, al constatar el texto del ACTA del DIA CUARENTA y OCHO, JUEVES, Noviembre 1 de 1951 se encuentra lo siguiente sobre dichas PROPOSICIONES:2

“…PRIMERA LECTURA

El Secretario da primera lectura, por la de sus títulos, a las siguientes PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES que fueron reglamentariamente radicadas en su Oficina durante el día de ayer, 31 de octubre, hasta las 12:00 de la noche:…

Págs. 221 y 222 – ACTA

“Proposición Núm. 309. –Por los señores IRIARTE Y FIGUEROA CARRERAS, PARKHURST y GONZALEZ BLANES-. Constitución de Puerto Rico”.

Pág. 230 – ACTA

* * * * * *

“…Proposición Núm. 329. –Por los señores IRIARTE Y GONZALEZ BLANES−. Preámbulo”.

Pág. 231 – ACTA

“…Dichas Proposiciones y Resoluciones pasan a SEGUNDA LECTURA.

El señor Presidente dispone que, una vez impresas, unas y otras sean referidas a Comisiones, como sigue:

Págs. 233 Y 234 – ACTA

“…f. –Las Proposiciones Núms. 243, 246, 247, 269, 271, 293, 294, 311 y 329 y las Resoluciones Núms. 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17 y 18, a la COMISION DE PREAMBULO, ORDENANZAS y PROCEDIMIENTOS DE ENMIENDAS A LA CONSTITUCION…”.

Pág. 234 – ACTA

“…h.–La Proposición Núm. 309, a las COMISIONES DE LA RAMA EJECUTIVA; DE PREAMBULO, ORDENANZAS Y PROCEDIMIENTOS DE ENMIENDAS A LA CONSTITUCION; DE CARTA DE DEREEHOS; DE LA RAMA LEGISLATIVA; DE LA RAMA JUDICIAL Y DE DISPOSICIONES TRANSITORIAS Y ASUNTOS GENERALES…”.

EXPLICACION FINAL Y FECHAS DE RADICACION DE PROPOSICIONES Y
RESOLUCIONES DE LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO:

Este libro contiene las PROPOSICIONES y las RESOLUCIONES radicadas por los DELEGADOS o por las COMISIONES según expresa el MANUAL y el REGLAMENTO aprobado por la CONVENCION CONSTITUYENTE.

Se incluye el –CAPITULO XIV-PROPOSICIONES A LA CONSTITUYENTE del MANUAL:

“… (a) Todas las Proposiciones para una Constitución, apara que se incluya materia específica como parte de la misma, serán presentadas por uno o más delegados o por una comisión de la Convención bien sea mediante proposición o mediante una proposición sustituta de Comisión, o mediante informe de Comisión. Toda proposición y todo proyecto de resolución de la Convención Constituyente deberá hacerse en cinco copias y deberá estar escrito a máquina o impreso y firmado por todos los delegados que lo presenten o por el presidente de la comisión que lo presenta o lo informa.

… (b) El título de todas las proposiciones será el siguiente:

En la Convención Constituyente de Puerto Rico
Proposición Núm.________
Presentada por (nombre del delegado o delegados o de la Comisión)

Cada proposición tendrá un título corto exponiendo brevemente la naturaleza general del asunto, seguido de las palabras:

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Resuélvase que la Constitución de Puerto Rico será la siguiente:

… (c) El título de todas las resoluciones será el siguiente:

En la Convención Constituyente de Puerto Rico
Resolución Núm. ________
Presentada por (nombre del delegado o delegados o de la Comisión).

Cada resolución tendrá un título corto exponiendo brevemente la naturaleza general del asunto, seguido de las palabras:

Resuélvase por la Convención Constituyente de Puerto Rico

… (d) Cualquier proposición o resolución que no cumpla con esta regla será recibida bajo el título de: Peticiones y Memoriales y referida por el Presidente a la Comisión correspondiente.

… (e) Toda proposición o resolución será leída o considerada tres veces en tres distintas sesiones:Según el itinerario de la CONVENCION CONSTITUYENTE el LIMITE PARA RADICAR PROPOSICIONES fue el día 31 de octubre de 1951. EL CAPITULO XV del Reglamento es el siguiente:

1. La primera lo será por su título a menos que la Convención acuerde la lectura total o parcial.

2. Dichas proposiciones o resoluciones serán leídas o consideradas por el orden en que fueron recibidas en la secretaría de la Convención y cada una tendrá un número asignado en orden correlativo y cronológico.

3. Después de su primera lectura las proposiciones o resoluciones serán impresas en no menos de 500 copias de cada una y serán referidas por el Presidente a las comisiones corres-pondientes. Las proposiciones sustitutas de comisión serán referidas a la Comisión Total.

4. La Convención podrá, por mayoría absoluta de sus miembros, relevar a una comisión de la consideración de cualquier proposición o resolución y traerla ante sí para su consideración en Comisión Total.

5. Después de informada una proposición o una resolución por una comisión ésta quedará lista para pasar al calendario de la Comisión Total según lo disponga la Comisión de Agenda. Si la Comisión Total la informa favorablemente pasará, con la minuta de los acuerdos de la Comisión Total, a la consideración de la Comisión de Redacción, Estilo y Enrolado.

6. Una proposición o una resolución, cuando la Comisión de Redacción, Estilo y Enrolado la presente debidamente impresa, estará lista para pasar al calendario de segunda lectura para su consideración por la Convención, según lo disponga la Comisión de Agenda.

7. La Convención podrá enmendar, en segunda lectura, el texto enrolado, por una mayoría absoluta de sus miembros. Si no se aprobaren enmiendas en segunda lectura la proposición o resolución estará lista para pasar al calendario de tercera lectura, según los disponga la Comisión de Agenda.

8. Después de ser aprobadas con enmiendas en segunda lectura las proposiciones serán referidas nuevamente a la Comisión de Redacción, Estilo y Enrolado para su arreglo final en secciones y artículos de la Constitución y su votación en tercera lectura sin enmiendas y sin debate. Las resoluciones aprobadas en segunda lectura pasarán también a la Comisión de Redacción, Estilo y Enrolado para ser pasadas en forma final de manera que puedan ser votadas en tercera lectura.

9. En cualquier momento antes de la votación final en tercera lectura, la Convención podrá, por acuerdo de la mayoría absoluta de sus miembros, resolver que cualquier proposición o resolución sea referida nuevamente a la Comisión de Redacción, Estilo y Enrolado para la corrección de cualquier error que deba subsanarse antes de la votación final.

10. La Comisión de Redacción, Estilo y Enrolado, una vez aprobada en tercera lectura la Constitución, presentará a la Convención para su consideración y aprobación una traducción al inglés del texto aprobado en español y dicho texto en inglés será considerado por la Convención empezando con el trámite de la segunda lectura en adelante, pero solamente se podrán ofrecer enmiendas para corregir la traducción y estará fuera de orden toda enmienda de concepto.

11. Una vez aprobado el texto completo de la Constitución en tercera lectura, el Presidente y cada uno de los delegados que así lo deseen firmarán los textos finales enrolados en español e inglés y el Secretario certificará y enviará inmediatamente 25 copias de cada uno de dichos textos al Gobernador de Puerto Rico para los fines de ley.

12. Cuando una proposición o una resolución sea informada en sentido adverso por la Comisión a la cual fue referida, la aprobación del informe equivaldría a la posposición indefinida de la proposición o resolución, pero para aprobar informes de esa naturaleza será indispensable mayoría absoluta de votos.

13. Toda proposición o resolución deberá leerse íntegramente en segunda y en tercera lectura salvo que, por consentimiento unánime, se decida leerla por su título únicamente.

14. El autor o autores de una proposición o de una resolución podrán retirarla en cualquier momento.

15. Una proposición o resolución después de haber sido informada por una Comisión podrá ser referida por la Comisión Total o la Convención a la misma Comisión que la informa o a otra para nuevo informe.

16. Una resolución de la Convención podrá ser discutida y votada en el momento de su presentación, prescindiendo del trámite ordinario establecido, si así lo acordare la Convención por consentimiento unánime.

17. Para la aprobación de cualquier resolución, proposición, sección o artículo de la Constitución o del texto completo, la votación en tercera lectura se llevará a efecto por lista y se anotará en el acta, y ninguna resolución, proposición, sección, artículo de la Constitución o texto completo de la misma será declarado aprobado a menos que una mayoría absoluta de los miembros electos y que hayan tomado posesión de sus cargos, vota a favor de la aprobación de la misma…”.

“… XV – LIMITE PARA RADICAR PROPOSICIONES

…Después del día 31 de octubre de 1951 no se presentará ni se aceptará en Secretaría ninguna proposición, excepto mediante informe o recomendación unánime de una Comisión Permanente, o mediante el consentimiento unánime de la Convención. Las limitaciones y restricciones aquí dispuestas no se refieren a las proposiciones sustitutas de las Comisiones Permanentes…”.

FECHAS DE RADICACION DE PROPOSICIONES Y RESOLUCIONES

De las Proposiciones y Resoluciones publicadas en este Libro, aparece el siguiente resultado:

1 Este texto aparece en el DECIMOQUINTO DIA DE SESION, 1ro. De noviembre de 1951. TOMO 1 -DIARIO DE SESIONES- Páginas 317-331; Edición de 1961. 1951-1952. Diseñado e Impreso en la EQUITY PUBLISHING CORPORATION, Oxford, New Hampshire. Derecho de Propiedad registrado en 1961 por EL SECRETARIO DE ESTADO DE PUERTO RICO para EL ESTADO LIBRE ASOCIADO DE PUERTO RICO.

2 El texto del ACTA fue obtenido en el ARCHIVO GENERAL DE PUERTO RICO. Las Actas fueron firmadas por DON ANTONIO FERNOS ISERN, Presidente; y DON JOSE BERRIOS BERDECIA, Secretario.

PROPOSICIONES Y SUS NUMEROSFECHA DE RADICACION
1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22;Septiembre 25, 1951
23, 24, 25, 26, 27, 28, 29;Septiembre 27, 1951
30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39,40, 41;Octubre 2, 1951
42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55;Octubre 4, 1951
56, 57, 58, 59, 60, 61, 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68, 69, 70, 71, 72;Octubre 5, 1951
73, 74, 75, 76, 77, 78, 79, 80;Octubre 9, 1951
81, 82, 83, 84, 85, 86, 87, 88, 89, 90, 91, 92, 93, 94;Octubre 11, 1951
95, 96, 97, 98, 99, 100, 101, 102, 103, 104, 105, 106, 107, 108, 109, 110, 111, 112, 113, 114;Octubre 16. 1951
115, 116, 117, 118, 119, 120, 121, 122, 123, 124, 125, 126, 127, 128, 129, 130, 131, 132, 133, 134, 135, 136;Octubre 19, 1951
137, 138, 139, 140, 141, 142, 143, 144, 145, 146, 147, 148, 149, 150, 151, 152, 153, 154, 155, 156, 157, 158, 159, 160, 161, 162, 163, 164, 165, 166, 167, 168, 169, 170, 171, 172 ,173, 174, 175, 176;Octubre 23, 1951
177, 178, 179, 180, 181, 182, 183, 184, 185, 186, 187, 188, 189, 190, 191, 192, 193, 194, 195, 196, 197, 198, 199, 200, 201, 202, 203, 204, 205, 206, 207, 208;Octubre 25, 1951
209, 210, 211, 212, 213, 214, 215, 216, 217, 218, 219, 220;Octubre 30, 1951
221, 222, 223, 224, 225, 226, 227, 228, 229, 230, 231, 232, 233, 234, 235, 236, 237, 238, 239, 240, 241, 242, 243, 244, 245, 246, 247, 248, 249, 250, 251, 252, 253, 254, 255, 256, 257, 258, 259, 260, 261, 262, 263, 264, 265, 266, 267, 268, 269, 270, 271, 272, 273, 274, 275, 276, 277, 278, 279, 280, 281, 282, 283, 284, 285, 286, 287, 288, 289, 290, 291, 292, 293, 294, 295, 296, 297 ,298, 299, 300, 301, 302, 303, 304, 305, 306, 307, 308, 309,(*), 310, 311, 312, 313, 314, 315, 316, 317, 318, 319, 320, 321, 322, 323, 324, 325, 326, 327, 328, 329,(**), 330.Octubre 31, 1951
RESOLUCIONES Y SUS NUMEROSFECHA DE RADICACION
Núm. 1;Septiembre 27, 1951
Núm. 2;Octubre 4, 1951
Núm. 3;Octubre 16, 1951
Núms. 4 y 5;Octubre 19, 1951
Núm. 6;Octubre 23. 1951
Núm. 7;Octubre 30, 1951
Núm. 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18;Octubre 31, 1951
Núm. 19;Noviembre 8, 1951
Núm. 20;Diciembre 14, 1951
Núm. 21;Enero 3, 1952
Núm. 22 y 23;Febrero 4, 1952
Núm. 24 y 25;Febrero 5, 1952
Núm. 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33;Febrero 6, 1952
Núm. 34;Julio 6, 1952

* Proposición Núm. 309. (Véase Apéndices I, II y III). Páginas ___ hasta ___.

** Proposición Núm. 329. (Véase Apéndices I, II, III). Páginas ___ hasta ___.

________________________________________________________________________________________

PROPOSICIONES

Presentadas en la Convención Constituyente de Puerto Rico

VOL. I

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

—————

Proposición Núm. 1

—————

Presentada por el SEÑOR FERNÁNDEZ MÉNDEZ

Cláusula sobre Relaciones entre el Gobierno Federal y Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna cláusula de esta Constitución podrá ser interpretada de tal manera que surta el efecto de invalidar cualquier legislación aprobada por la Asamblea Legislativa con el propósito de hacer efectiva la cooperación de nuestro Gobierno con el Gobierno Federal en relación con legislación que el Congreso Federal tenga el poder de aprobar.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

—————

Proposición Núm. 2

—————

Presentada por el SEÑOR FERNÁNDEZ MÉNDEZ

Derecho al Ejercicio de la Libertad de Prensa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La imprenta ejerce una función de carácter público. Se asegura a todo ciudadano el derecho de hacer insertar gratuitamente, en los periódicos que lo infamaren o injuriaren, respuestas, defensas o rectificaciones. La inserción deberá hacerse en la primera edición que se publique inmediatamente después de recibido por el periódico el artículo y se le dará a éste el mismo despliegue que tuvo la publicación original.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

—————-

Proposición Núm. 3

—————–

Presentada por los SEÑORES FERNÁNDEZ MÉNDEZ, MUÑOZ RIVERA y GAUTIER

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros, los Delegados de El Pueblo de Puerto Rico, reunidos en Convención Constitu­yente, a fin de dotarlo de una Ley fundamental que establezca su organización como una comu­nidad libremente asociada a El Pueblo de los Estados Unidos de América, según lo convenido entre ambos pueblos, garantizar la libertad y la justicia, mantener el orden, asegurar el predomi­nio del interés general sobre el interés particular, fomentar el desarrollo del progreso social y el bienestar de las generaciones presentes y futuras, acordamos, la siguiente Constitución:

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

————–

Proposición Núm. 4.

————–

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Para garantizar el derecho de propiedad.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La propiedad es inviolable, siempre que llene una función social; la expropiación podrá imponerse por causa de utilidad pública, calificada conforme a la ley y mediante el pago de justa indemnización determinada por los tribunales competentes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

————–

Proposición Núm. 5

————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

————

Proposición Núm. 6

————

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Garantizar el derecho a juicio por jurado.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El derecho a juicio por jurado será para siempre garantizado en los casos por delitos que aparejen pena de presidio.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25,1951

————-

Proposición Núm. 7

————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Estableciendo el derecho a realizar actividades concertadas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los trabajadores tendrán derecho a llevar a cabo en forma pacífica actividades concertadas tales como la huelga y el piquete con el objeto de promover su bienestar y el de su familia.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

————-

Proposición Núm. 8

————–

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Reconocer el derecho a la huelga.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se reconoce el derecho de huelga como medio de defensa de los trabajadores, conforme a la Ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 9

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Derecho al trabajo y protección contra el desempleo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 10

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Fijando el derecho a permanecer en libertad bajo fianza.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tendrá derecho a prestar una fianza razonable con suficiente garantía, para permanecer en libertad hasta que se le celebre juicio y sea convicta, excepto en casos de delitos que aparejen reclusión perpetua, en que el tribunal correspondiente podrá concederlo si, a su juicio, los hechos y circunstancias lo justificaren en bien de la justicia.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm.11

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Garantizar la vida privada contra ataques abusivos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra los ataques abusivos a su honra, a su reputación a su vida privada y familiar.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm.12

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Derecho de los agricultores a obtener beneficios.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El derecho de todo agricultor a cosechar y vender sus productos con una ganancia que le permita a él y su familia vivir decentemente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 13

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Sobre Maternidad e Infancia.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La maternidad y la infancia tienen derecho a cuidados y asistencia especiales. Todos los niños, nacidos de matrimonio o fuera de matrimonio, tienen derecho a igual protección social.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm.14

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLON

Establecer el derecho a una remuneración equitativa para toda persona que trabaja.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera medios de protección social.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm.15

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Para Garantizar la Libertad al Sufragio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 16

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Para hacer obligatoria la instrucción elemental.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 17

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Para garantizar la libertad de palabra.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 18

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Declarar irrenunciables los derechos y beneficios reconocidos a los trabajadores.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los derechos y beneficios reconocidos por ley a favor de los trabajadores y empleados, son irrenunciables. Son nulas las convenciones contrarias o que tiendan a burlar sus efectos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 19

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN

Para garantizar un nivel de vida adecuado a cada persona.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo Siguiente:

Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 20

——————-

Presentada por los SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS SÁNCREZ, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTINEZ SANDÍN, ORSINI Y RIVERA MORALES.

Resuélvase que la Constitución de Puerto Rico será la siguiente:

CONSTITUCIÓN DE PUERTO RICO

PREÁMBULO

Nosotros, el Pueblo de Puerto Rico, manteniendo el principio humano de que la Libertad y la Justicia nos protegerán del miedo a la tiranía; y de que la verdadera democracia solamente podrá subsistir manteniéndose el equilibrio de los tres poderes del Estado, mediante las imprescindibles limitaciones que el buen juicio y la experiencia histórica aconsejan, con el propósito de promover el bienestar, y asegurar la Libertad de nuestro pueblo, con la ayuda del Todopoderoso, como un mandato, establecemos esta Constitución.

Resuélvase por la Asamblea Constituyente de Puerto Rico:

Artículo 1

Sección 1.-Puerto Rico es una comunidad de ciudadanos americanos, cuya soberanía interna se regirá por las disposiciones de esta Constitución.

Sección 2. –La expresión “Puerto Rico”, para todos los efectos de ley, comprende la isla de este nombre, y las de Vieques, Culebra y Mona, y los islotes de Culebritas, Desecheo, Monito y Caja de Muerto, y los cayos adyacentes, en aguas intermedias, todos situados en el Mar Caribe, al este del meridiano setenticuatro de longitud, oeste de Greenwich.

DECLARACIÓN DE DERECHOS

Artículo II

Sección 1.−El hombre y la mujer tienen iguales derechos privilegios e inmunidades, ante la ley.

Sección 2.−Por el hecho del nacimiento todos los hijos son iguales, y tienen los mismos derechos y obligaciones, respecto de sus padres.

Sección 3.−No se privará a ninguna persona de su libertad o propiedad, sin el debido proceso de ley, ni se le negará la igual protección de las leyes.

Sección 4. –Todo ciudadano tiene el derecho de poseer armas de fuego, en su hogar, para su defensa y la de su familia.

Sección 5.−El auto de habeas corpus sólo será suspendido por el Gobernador de Puerto Rico, previo consentimiento del Parlamento, en caso de rebelión, insurrección o invasión.

Sección 6.−Todo ciudadano estará garantizado contra registro o secuestro arbitrario; además se declara inviolable el secreto de la correspondencia, y de la comunicación telegráfica, telefónica y cablegráfica. Toda evidencia obtenida en violación de esta disposición será inadmisible en todo proceso criminal.

Sección 7.-No se expedirá mandamiento de arresto o registro, sino por un funcionario judicial, cuando haya motivos fundados, basándose en declaraciones juradas, que demuestren la existencia de causa probable de la comisión de un delito público, describiéndose particularmente el lugar que ha de registrarse, y las personas que han de ser detenidas, o las cosas que deben ser ocupadas.

Sección 8. −Ninguna persona podrá ser arrestada o detenida, para investigación, por más de veinticuatro (24) horas, y el funcionario judicial que le investiga deberá advertirle del derecho a asistencia de abogado, durante el proceso de la investigación.

Sección 9. –Todo acusado tendrá derecho a prestar fianza razonable, con suficiente garantía, desde el momento de su arresto, y no se fijará fianza desproporcionada. Esta podrá ser prestada por persona natural ó jurídica. La solvencia económica de los  fiadores, cuando sean personas naturales, se determinará solamente por su juramento.

Sección 10. −Ninguna persona podrá ser acusada de un delito grave (felony), sin causa probable, que se determinará por un Gran Jurado. El gran jurado también tendrá poder para investigar cualquier irregularidad en cualquier agencia o departamento del gobierno insular ó municipal, y ejercerá todos los poderes de investigación y acusación inherentes a este organismo.

Sección 11.−En todo proceso criminal, el acusado tendrá derecho a ser informado de la naturaleza y causa de su acusación; a tener copia de la misma, con mención de los testigos en su contra y expresión de sus residencias; a tener un juicio rápido y público; a carearse con los testigos de cargo, y de usar medios compulsorios legales para conseguir testigos a su favor, y, si careciere de medios económicos, tendrá derecho a que sus testigos sean pagados por el Estado; y en todos los procesos por delitos penables con reclusión en el Presidio Insular, felony o misdemeanor, el acusado tendrá derecho a un juicio por un jurado del distrito judicial, previamente determinado, donde se perpetró el crimen.

Sección 12. −No se discriminará en la selección del jurado por razón de raza, sexo, color, religión, filiación política, o condición, social, y ninguna persona empleada en el gobierno insular o municipal, así como ninguna persona que viva de la caridad pública, o reciba una pensión del gobierno por cualquier concepto, o esté recluida en un asilo de beneficencia pública, podrá servir como jurado en un proceso criminal.

Sección 13. −Todo jurado será designado por el término de un año, y no podrá volver a formar parte del panel hasta dos (2) años después.

El Parlamento de Puerto Rico reglamentará la selección de los jurados.

Sección 14.−En todo proceso criminal contra dos o más acusados conjuntamente, cualquiera de ellos tendrá derecho a juicio por separado.

Sección 15.−No se aprobará ninguna ley ex post facto, ni ningún proyecto de ley para condenar sin formación de juicio. Será ex post facto cualquier ley civil o penal, de carácter substantivo o procesal, que menoscabe derechos adquiridos al amparo de legislación anterior, o contratos concertados antes de la vigencia de tal ley.

Sección 16.−No se impondrán multas excesivas, ni castigos crueles o inusitados, ni se impondrá la pena de muerte como castigo por ningún delito. La imposición de tortura o castigos crueles por funcionarios públicos, o por personas privadas por autorización de dichos funcionarios, queda absolutamente prohibida. La violación de esta disposición constituye un delito grave, (felony).

Sección 17. −La responsabilidad criminal es personal en Puerto Rico, y no existirá la culpabilidad por asociación. Ninguna persona podrá ser procesada dos veces por los mismos hechos, ni será obligada en ninguna causa a producir evidencia que lo incrimine.

Sección 18. –Los detenidos por procesos políticos se recluirán en departamentos separados de los delincuentes comunes; y no serán sometidos a trabajo alguno, ni a la reglamentación regular del penal.

Sección 19. −Ningún detenido o preso será incomunicado.

Sección 20. −Ninguna persona será encarcelada por deudas; tampoco podrá ser encarcelada indefinidamente por desacato civil.

Sección 21.-La interdicción civil cesa inmediatamente que el convicto extinga su pena; una vez cumplida ésta, el convicto quedará restituido automáticamente en todos sus derechos civiles y políticos. En ningún caso se hará mención o uso del hecho de una anterior convicción, excepto cuando se trata de convictos de delitos graves (felonies), y para en caso de reincidencia.

Sección 22.−En todo proceso criminal, y en cualquier procedimiento extraordinario para obtener su libertad, el acusado gozará del derecho a estar asistido de abogado para su defensa, desde su arresto, hasta el final de la apelación a Tribunal Superior. Este derecho también existirá en los casos en que una persona convicta presentare un recurso de habeas corpus, para anular la sentencia que le fuere dictada, o de revisión para deshacerse de sus efectos, aún después de haberla extinguido.

Sección 23. −Serán inadmisibles en evidencias, las admisiones o confesiones obtenidas mediante coacción, o después de un prolongado arresto o detención. Ninguna confesión será admisible en evidencia, a menos que sea hecha ante un funcionario judicial, y con asistencia de abogado.

Sección 24. −Ninguna persona será obligada a declarar contra sí misma, y la renuncia de ese derecho tendrá que ser hecha expresa e inteligentemente, y después de haber sido advertida, por el funcionario ante quien declare, de su derecho a no declarar.

Sección 25.–A todo acusado se le presumirá inocente, hasta tanto su culpabilidad haya sido establecida, fuera de duda razonable, mediante prueba suficiente admitida en corte; y ningún acusado vendrá obligado a declarar en el juicio de su causa, y su silencio no podrá comentarse por el fiscal, ni por la corte.

Sección 26.−Bajo ninguna circunstancia se permitirá el ingreso de un menor en una cárcel común, ó en el Presidio Insular; ni será detenido para investigación en la oficina de un fiscal, o en un cuartel de la Policía Insular.

Sección 27.−Ningún fiscal podrá ejercitar funciones judiciales o cuasi judiciales, en ningún proceso criminal.

Sección 28.−Ninguna persona que declare como testigo en una investigación podrá ser procesada, con cualquier declaración dada ante el funcionario investigador, a menos que se le haya advertido al testigo del derecho a no declarar; y si se negare a declarar podrá ofrecérsele inmunidad, contra cualquier proceso fundado en la declaración que produzca.

Sección 29. −En todos los procesos por difamación oral o escrita, por caricatura, o a través de medios mecánicos, o de cualquier otra índole, contra funcionarios o empleados públicos, el acusado tendrá derecho a juicio por jurado.

Sección 30.–En todo caso criminal el acusado tendrá derecho de apelar de una sentencia condenatoria para ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico, y a permanecer en libertad mediante fianza razonable, mientras se sustancia su recurso. El Tribunal Supremo de Puerto Rico no des­estimará una apelación en un caso criminal, por el hecho de que no se hayan radicado alegatos, y el Tribunal deberá resolver el caso por sus méritos.

Sección 31.−En casos civiles el ciudadano también tendrá derecho a asistencia de abogado de oficio, si no tiene los medios para pagarla.

Sección 32.−También estará asistida de abogado toda persona que sea llamada ante la Le­gislatura, o cualesquiera de sus comités, ó cualquiera junta administrativa, para ser investigada, en relación con sus ideas políticas, sociales, económicas o religiosas.

Sección 33.−Toda persona en Puerto Rico tendrá derecho a tener acceso a los tribunales, a través de los remedios que autorice el Parlamento, y mediante recursos de habeas corpus, coram nobis, auto inhibitorio, injunction, quo warranto, mandamus y certiorari, y estos remedios no podrán ser abrogados ni limitados.

Sección 34.−Toda persona que haya sido arrestada, y no se le formulare acusación o denun­cia, o que habiendo sido detenida, haya sido absuelta por ausencia total de prueba, si fue acusada o denunciada por un funcionario público, o fuere convicta y posteriormente se le exonerare, me­diante cualquier procedimiento legal, tendrá derecho a demandar al Estado por daños y perjui­cios.

Sección 35.−El Pueblo de Puerto Rico, sus agencias y municipios serán responsables de los perjuicios, que causen sus funcionarios o empleados, a las personas o bienes de éstas, por cual­quier daño que surja de la culpa o negligencia del funcionario o empleado, en el desempeño de sus funciones. Toda persona que demandare civilmente por daños y perjuicios, causados de acuerdo con las disposiciones antes mencionados, tendrá derecho a juicio por jurado.

Sección 36.−La poligamia, o matrimonios polígamos, quedan de aquí en adelante prohibi­dos.

Sección 37.−Todos los funcionarios y empleados, de los gobiernos insular y municipal y sus dependencias, vienen obligados legalmente a suministrar toda la información solicitada por los ciudadanos, respecto de los actos oficiales, y papeles y documentos públicos que estén bajo su custodia, y  cuando se solicite una certificación de los mismos se cobrarán los derechos corres­pondientes.

Sección 38.−No se aprobará ninguna ley restringiendo la libertad de palabra, o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica, o pedir al gobierno la destitución de funcionarios públicos, la enmienda o derogación de leyes u ordenanzas, o reglamentos administrativos, o pe­dir al gobierno la terminación de abusos, por parte de los funcionarios ejecutivos, legislativos, judiciales o administrativos.

Sección 39.−La libertad de religión en todos los aspectos será garantizada a todas las perso­nas en Puerto Rico. Ninguna organización religiosa recibirá ningún privilegio del Gobierno Insular o municipal, ni de ninguna de sus subdivisiones, ni se dictará ninguna ley relativa al esta­blecimiento de cualquier religión, o que prohíba el libre ejercicio y goce de profesión de cultos religiosos, sin distinción ni preferencias, sin otra limitación que lo que respecta a la moral y al orden público.

Sección 40.−Jamás se asignará, aplicará, donará, usará, directa o indirectamente, dinero o propiedad pública, para el uso, beneficio, o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denomina­ción, institución o asociación sectaria o sistema religioso, o para el uso, beneficio o sosteni­miento de ningún sacerdote, predicador, ministro u otro instructor, o dignatario  religioso, como tal.

Sección 41.−La propiedad particular no será tomada ni perjudicada para uso público, a no ser mediante el pago de una  justa compensación, fijada en la forma provista por ley; y no se re­tendrá por el Estado la propiedad que resultare innecesaria, para el propósito de la expropiación.

Sección 42.−No se pagará dinero alguno del Tesoro a no ser en virtud de una asignación hecha por ley, y mediante libramiento expedido por el funcionario correspondiente, de acuerdo con dicha ley.

Sección 43.−Las leyes para la imposición de contribuciones en Puerto Rico serán uniformes; y una vez que el Parlamento fije por ley el tipo contributivo básico no podrá aumentarlo en gene­ral, ni por secciones, sino mediante un referéndum.

Sección 44.−Todo dinero que se recaude por contribuciones impuestas o fijadas, para un fin especial, constituirá un fondo especial en el Tesoro Insular; y no podrá ser desembolsado nada más que para dicho fin.

Sección 45.−Todo solar o propiedad municipal o insular, que haya sido cedido en usufructo a una persona natural, en el que enclave el hogar en que el dueño resida con su familia, está exento del pago de contribuciones insulares o municipales. De igual modo está exento de toda contribución insular o municipal, hasta la suma de cinco mil (5,000) dólares, el hogar seguro de todo jefe de familia.

DERECHOS DEL TRABAJO

Artículo III

Sección 1.−En Puerto Rico no existirá la esclavitud, ni la servidumbre involuntaria.

Sección 2.−El derecho del ciudadano a trabajar es inalienable. El Estado empleará los recur­sos disponibles para proporcionar ocupación a los desempleados, y asegurará a todo trabajador manual, o intelectual, los medios económicos necesarios para una vida digna y civilizada.

Sección 3.−Todo trabajador manual, o intelectual, en obras públicas, o de empresas públicas o privadas, tendrá garantizado un salario  o sueldo mínimo, que se determinará atendiendo a las  necesidades normales del obrero o empleado, en el orden material, moral y cultural, y consi­derándolo como jefe de familia.

Sección 4.−EI salario  o sueldo de obreros o empleados no podrán ser embargados; tampoco lo serán los instrumentos de trabajo.

Sección 5.−A trabajo igual, en condiciones idénticas, corresponderá igual salario  o sueldo, cualesquiera que sean las personas que lo realicen.

Sección 6.−Queda totalmente prohibido el pago de sueldos o salario s en vales, fichas, mer­cancías, o cualquier otro signo con que se pretenda substituir la moneda legal de los Estados Unidos de Norte América.

Sección 7.−Se establecen los seguros sociales, como derecho irrenunciable de los trabajado­res, con el concurso equitativo del Estado y los patronos, para proteger a aquellos de manera efi­caz contra la vejez, invalidez, desempleo, y otras contingencias del trabajo, en la forma que la ley determine. Se establecen asimismo el derecho de jubilación por antigüedad, y el de pensión por causa de muerte.

Sección 8.−Se declara obligatorio  el seguro por accidentes  del trabajo y enfermedades ocu­pacionales, a expensas del patrono  exclusivamente, y bajo la administración del Estado.

Sección 9.−Los fondos de los seguros sociales, y de indemnización por accidentes del tra­bajo, no podrán transferirse, ni se podrá disponer de ellos para fines distintos de los que determi­naron su creación.

Sección 10.−La jornada máxima de trabajo no excederá de ocho horas al día. Este máximo se reducirá hasta seis horas para los mayores de dieciséis (16) años y menores de dieciocho (18) años. La labor máxima de trabajo a la semana será de cuarenta, (40) horas, equivalentes a cua­rentiocho horas en el salario. El empleo de niños menores de catorce (14) años, en cualquier ocupación perjudicial a la salud o a la moral, o que ponga en riesgo la vida, o cualquier parte del cuerpo, queda por la presente prohibido.

Sección 11.−Se establece para todos los trabajadores manuales, o intelectuales, el derecho al descanso con paga de un mes, por cada once meses de trabajo, dentro de cada año natural. Los que no hayan trabajado los once meses tienen derecho al descanso, con paga de duración propor­cional al tiempo trabajado.

Sección 12.−No podrá establecerse diferencia entre mujeres casadas y solteras, a los efectos del trabajo. La ley regulará la protección a la maternidad de la obrera, y de la empleada, en em­presas públicas o privadas. La mujer en estado grávido no podrá ser separada del trabajo, ni se le exigirá efectuar, dentro de los tres meses anteriores al alumbramiento, trabajos que requieran es­fuerzos físicos considerables. Durante seis semanas, antes y después del alumbramiento, gozarán de descanso forzoso, retribuido igual que si estuviere trabajando, conservando el empleo y todos los derechos que le son inherentes, en virtud del contrato de trabajo.

Sección 13.−Se reconoce el derecho de los obreros, y empleados de empresas públicas y pri­vadas, a unionarse en organizaciones del trabajo. La ley regulará lo concerniente al reconoci­miento de las uniones obreras.

Sección 14.−Se reconoce el derecho de los obreros a la huelga, y al piquete ordenado. También se reconoce a los trabajadores el derecho a contratar colectivamente, y la ley regulará las formalidades de dichos contratos. Toda estipulación que implique renuncia o limitación de alguno de los derechos aquí establecidos será nula e inexistente.

Sección 15.−EI Estado auspiciará la creación de cooperativas comerciales, agrícolas, industriales, de consumo y de crédito.

Sección 16.−Ninguna empresa o negocio, público o privado, podrá despedir a un trabajador, sin previo aviso, y con las demás formalidades de ley.

Sección 17.−El Estado fomentará la construcción de casas de vivienda, para ser cedidas en arrendamiento por cánones mínimos, para trabajadores, y hogares campesinos sobre pequeños predios, para el cultivo de frutos para su subsistencia.

Sección 18.−Los conflictos entre el capital y el trabajo, como consecuencia de sus relaciones contractuales, se someterán a juntas de conciliación, integradas por representantes de patronos y de obreros.

Sección 19.−Se establece la participación proporcional de empleados y obreros, en las ganancias netas de las empresas negocios privados.

Sección 20.−Se fija en quinientas (500) acres la posesión o dominio máximo de tierras, en una persona natural o jurídica. El excedente de quinientas (500) acres deberá ser declarado de utilidad pública, dividido por el Estado, y repartido entre los trabajadores de la zona donde radiquen dichas tierras, que deseen hacerlas producir, y el obrero poseerá el predio en usufructo; y no podrá ser despojado de ese derecho, sino mediante el debido proceso de ley, y previo el pago de una justa compensación.

Sección 21.−Nada de lo contenido en este capítulo, o en esta Constitución, será interpretado en el sentido de limitar la facultad del Parlamento para decretar leyes, para la protección de la vida, salud y seguridad de empleados y obreros; y el Parlamento aprobará la legislación necesaria, para poner en práctica los principios y disposiciones expresadas bajo este título.

PROCESO ELECTORAL

Artículo IV

Sección 1.−Los funcionarios de elección pública provistos en esta Constitución, o que pro­vean las leyes de Puerto Rico, serán  electos por sufragio universal secreto. Tendrán derecho al sufragio, en cualquiera elección celebrada en Puerto Rico, todos los ciudadanos americanos, ma­yores de diez y ocho (18) años de edad, que estén inscritos para votar, que no estuvieren incapa­citados mentalmente, y residieren en el distrito donde hubieren de depositar sus votos, por no menos de un año a la fecha en que se celebre  la elección.

Sección 2.−EI Parlamento Insular aprobará una ley reglamentando la inscripción de electo­res, y la nominación de candidatos para las elecciones generales, y las especiales que se proveen en esta Constitución, o por alguna ley, y fijará el procedimiento a  seguir en las convenciones de los partidos, o en elecciones primarias.

Sección 3.−Se crea una Junta Insular de Elecciones, en la que estarán representados todos los partidos políticos organizados, o inscritos por petición, de acuerdo con la ley, y en ella tendrán representación, para que observen los procedimientos de la Junta, los candidatos inde­pendientes que se inscribieren, para ser electos en cualquier elección. La organización y funcio­namiento de esta Junta será reglamentada por el Parlamento.

Sección 4.−Serán partidos políticos organizados los actualmente inscritos, que obtuvieron no menos del cinco por ciento del voto total depositado para el cargo de Gobernador, en la próxima elección y las subsiguientes. Podrán inscribirse otros partidos, por petición de un número de electores no menor del tres por ciento  del voto total depositado para Gobernador, en la última precedente elección. Estos tendrán, desde su inscripción, los mismos derechos y privi­legios que los primeros, y los conservarán mientras obtengan no menos del cinco por ciento de los votos depositados, para el referido cargo, en la última elección general.

Sección 5.-Además, podrán inscribirse candidatos independientes para cualquier cargo de elección popular, mediante petición, de no más del tres por ciento del electorado que votó en la elección anterior, para el cargo para el que se desea figurar como candidato.

Sección 6.-Las peticiones para la inscripción de un partido, o de un candidato independiente, deberán ser juradas ante cualquier juez o Notario  de la Isla.

DERECHO DE INICIATIVA Y “RECALL” DEL ELECTORADO

Artículo V

Sección 1.−Un cinco por ciento de los electores capacitados de Puerto Rico podrá proponer cualquier proyecto de ley, que será sometido al Parlamento para su aprobación, y si no fuere aprobado, el Gobernador lo someterá a un referéndum, en la primera elección general o especial que se celebre, después del proyecto haber sido rechazado por el Parlamento; y si la mayoría de los votantes lo aprobare, la medida propuesta será ley.

Sección 2.−El cinco por ciento de los votantes en las últimas precedentes elecciones gene­rales, o el cinco por ciento del electorado que votara en un municipio o distrito, podrá solicitar que cualquier funcionario ejecutivo, o legislativo, o administrativo del Gobierno Insular, o de un municipio, se someta a una elección, para que el electorado determine si debe continuar en el desempeño de sus funciones. Inmediatamente que el Gobernador de Puerto Rico reciba el sufi­ciente número de peticiones para tal fin, convocará a una elección especial, y someterá al voto del pueblo, en toda la Isla, o en el distrito, o en el municipio, según fuere el caso, si el funcionario enjuiciado debe continuar en el desempeño de sus funciones. Si la mayoría de los votantes votare a favor de que el funcionario continúe, éste continuará desempeñando su cargo hasta la terminación del período para que fue electo, y si la mayoría votare en su contra, dicho funcionario cesará inmediatamente en el desempeño de su cargo. La vacante así creada será cubierta por el Gobernador, con un candidato que propondrá el partido a que pertenecía el funcionario desti­tuido, y si hubiere sido un candidato independiente, el Gobernador cubrirá la vacante, con el con­sejo y consentimiento del Senado.

PODER LEGISLATIVO

Artículo VI

Sección 1. —El poder legislativo residirá en el Parlamento Insular, que se compondrá de un Senado y una Cámara de Representantes. Aquel consistirá de veinticuatro (24) miembros, y ésta de cuarentiocho (48). Los Senadores y Representantes serán electos, por un período de cuatro (4) años, en las elecciones generales, por los electores capacitados de sus distritos. Sólo podrá ser Senador o Representante un elector que haya cumplido la edad de veintiún (21) años, que sepa leer y escribir el idioma español, o el inglés, y haya residido en Puerto Rico por no menos de dos (2) años consecutivos, y en su distrito por no menos de un año, con anterioridad al día de la elección.

Sección 2.—Habrá ocho (8) distritos electorales en todo Puerto Rico, que se compondrán de Territorio s contiguos y compactos, y la división se hará, hasta donde fuere posible, a base de igualdad de población. La Junta Insular de Elecciones procederá a hacer esta división, inmediatamente que esta Constitución entre en vigor.

Sección 3.—Cada distrito electoral elegirá tres (3) senadores y seis (6) representantes; pero ningún partido político podrá elegir más de dos (2) senadores, ni más de cuatro (4) representantes, por cada distrito.

Sección 4. —El término del cargo de los senadores y representantes, electos en cualquier elección general, comenzará el segundo día de enero, siguiente a la fecha en que se celebre la elección.

Sección 5. —Un senador o representante que desee renunciar, presentará su renuncia por escrito ante el Gobernador, quien cubrirá la vacante nombrando, sin excusa ni pretexto alguno, la persona que le proponga el comité central del partido político a que pertenezca el legislador que renunció, siempre que el recomendado llene los requisitos exigidos por esta Constitución para desempeñar el cargo; y el representante o senador así nombrado desempeñará el cargo hasta la próxima elección general. En igual forma cubrirá el Gobernador cualquier vacante que ocurra en el cargo de senador o representante, por causa de muerte, incapacidad mental o destitución.

Sección 6.—Ningún senador o representante elegido o nombrado podrá ser designado para ningún cargo civil en el Gobierno, de Puerto Rico, durante el término de su ministerio  legislativo, ni podrá ser nombrado para ningún cargo creado durante su incumbencia, hasta después de transcurridos dos (2) años, desde, la fecha en que haya vencido su comisión.

Sección 7. —Los senadores o representantes recibirán por toda compensación un sueldo anual de dos mil cuatrocientos (2,400) dólares; y una indemnización a razón de diez centavos, por cada kilómetro que real y necesariamente hayan tenido que recorrer, en ida y vuelta, desde sus residencias en sus distritos a la sede del Parlamento, y una vez por semana, durante cualquier sesión ordinaria o extraordinaria.

Sección 8. —El Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente, serán los únicos jueces en la elección y capacidad de sus miembros; y tendrán y ejercerán con respecto a la direc­ción de sus procedimientos, todas las atribuciones que usualmente corresponden a cuerpos par­lamentarios.

Sección 9. —Ambas Cámaras se reunirán en la capital de Puerto Rico, el segundo lunes de febrero, después de la última elección general, y se organizarán eligiendo un Presidente de la Cámara de Representantes, un Secretario y un Macero para cada Cámara, y los demás emplea­dos y auxiliares que se necesitaren; y el Senado instalará como su Presidente al Teniente Gober­nador, y para caso de muerte, renuncia o ausencia de éste, se elegirá un Presidente pro témpore.

Sección 10. —El Parlamento celebrará sesiones ordinarias anualmente, que comenzarán el segundo lunes de febrero, y terminarán, a más tardar, el día 15 del siguiente mes de abril.

Sección 11. —El Gobernador podrá convocar el Parlamento a sesiones extraordinarias, o al Senado solamente, en cualquier tiempo en que a su juicio los intereses públicos lo requieran; pero ninguna sesión extraordinaria podrá prolongarse por más de catorce (14) días naturales, y en estas sesiones no podrá aprobarse ninguna legislación que no esté especificada en la convocatoria, o en cualquier mensaje especial del Gobernador al Parlamento, mientras éste estuviere en sesión. Será deber ministerial del Gobernador convocar al Parlamento a sesión extraordinaria, cuando se lo soliciten por escrito las dos terceras partes de los miembros de que se componen ambas Cámaras, y si el Gobernador no convocare la sesión solicitada, podrá ser compelido a ello, mediante mandamus ante el Tribunal Supremo.

Sección 12. —El Senado, además de las funciones parlamentarias que le son inherentes, tendrá el poder de confirmación o rechazo de los nombramientos, que de acuerdo con la ley le someterá el Gobernador, y el de actuar como juez en todo proceso de (impeachment) residenciamiento.

PROCEDIMIENTO LEGISLATIVO

Artículo VII

Sección 1. –La cláusula inicial de las leyes votadas será: “Decrétase por el Parlamento de Puerto Rico”; y de las resoluciones conjuntas: “Resuélvase por el Parlamento de Puerto Rico”. Excepto en aquellos casos que más adelante se proveen en esta Constitución, los proyectos de ley y las resoluciones conjuntas podrán originarse en cualquiera de las Cámaras. El Gobernador someterá, al abrirse cada legislatura ordinaria del Parlamento, un presupuesto de ingresos y gastos, el cual será la base del proyecto de ley de asignaciones para el año siguiente. Ningún proyecto de ley pasará a ser ley hasta que sea aprobado en cada Cámara, en votación por lista (aye-and-nay-vote), por una mayoría de todos los miembros que la componen, y registrado en el libro de actas, y haya sido aprobado por el Gobernador, dentro de los diez (10) días siguientes. Cuando un proyecto de ley que haya sido aprobado se presente al Gobernador para su firma, si éste lo aprobare, lo firmará; si no lo aprobare, lo devolverá con sus objeciones a la Cámara en donde se originó, la cual anotará dichas objeciones por extenso en su libro de actas, y procederá a reconsiderar el proyecto. Si después de dicha reconsideración, las dos terceras partes del número total de miembros de esa Cámara convinieren en pasar el proyecto, será el mismo enviado, junto con las objeciones, a la otra Cámara, por la cual será también reconsiderado, y si fuere aprobado por las dos terceras partes de todos los miembros de esa Cámara, será ley. Los votos de cada Cámara se emitirán por lista, y los nombres de los miembros, que votaren a favor y en contra del proyecto, se harán constar en el acta.

Sección 2. —Si cualquier proyecto de ley presentado al Gobernador contuviere varias partidas de dinero, podrá él hacer objeciones a una o más de dichas partidas, o a cualquiera parte o partes, porción o porciones de las mismas, no obstante aprobar la otra porción del proyecto. En tal caso él agregará al proyecto de ley, en el momento de firmarlo, una relación de las partidas, partes o porciones de ellas, a las que se opone, y la asignación objeto de esos reparos no tendrá validez. Si cualquier proyecto de ley no fuere devuelto por el Gobernador dentro de diez (10) días (exceptuando los domingos) después de habérsele presentado, pasará a ser ley, del mismo modo que si lo hubiera firmado, a menos que el Parlamento, levantando sus sesiones, impidiere su devolución, siendo en este caso ley, si lo firmare el Gobernador dentro de treinta (30) días después de recibirlo; en caso contrario  no será ley.

Sección 3. —Si a la terminación de cualquier año económico, no hubieren sido las asignaciones necesarias para el sostenimiento del Gobierno en el siguiente año económico, se considerarán asignadas de nuevo, partida por partida, las diferentes cantidades consignadas en las últimas leyes de presupuesto, para los fines y propósitos en ellas especificados, hasta donde las mismas puedan ser aplicables; y, hasta que el Parlamento haya actuado en dicho sentido, el Secretario de Hacienda podrá, previa consulta con el Gobernador, hacer los pagos necesarios para los fines antes mencionados.

Sección 4. —Cada Cámara llevará un libro de actas, y podrá, a su voluntad, de tiempo en tiempo, publicarlas, y la votación por lista sobre cualquier cuestión se hará constar en el acta, cuando lo exigiere una quinta parte de los miembros presentes.

Las sesiones de cada una de las Cámaras y de las comisiones totales serán públicas.

Sección 5.-Ninguna de las Cámaras deberá, sin el consentimiento de la otra, suspender sus sesiones por más de tres (3) días, ni suspenderlas para celebrarlas en otro sitio, que no sea aquel en que las dos Cámaras tengan su asiento.

Sección 6.-No se aprobará ninguna ley a no ser mediante un proyecto de ley, y ningún proyecto de ley será de tal manera alterado o enmendado, al aprobarse por cualquiera de las Cámaras, que se cambie su propósito original.

Sección 7.-Ninguna ley del Parlamento entrará en vigor, con excepción de las leyes generales de presupuesto para los gastos del Gobierno, hasta noventa (90) días después de su aprobación, a menos que, en caso de necesidad imperiosa (lo que se expresará en el preámbulo o cuerpo de la ley), el Parlamento, por una votación de las dos terceras partes de todos los miembros elegidos para cada Cámara, disponga otra cosa. Ningún proyecto de ley, excepto únicamente el de presupuesto general para todos los gastos del Gobierno, presentado en cualquiera de las Cámaras del Parlamento después de los primeros cuarenta (40) días del período legislativo, pasará a ser ley.

Sección 8. —Ningún proyecto de ley será considerado, o pasará a ser ley, a menos que se remita a comisión, ésta lo devuelva, y se imprima para uso de los miembros; sin embargo, cualquiera de las Cámaras podrá, por mayoría de votos eximir a una comisión de tomar en consideración una medida, y traerla ante ella para ser considerada.

Sección 9.-No se aprobará ningún proyecto de ley, con excepción de los de presupuesto general que contenga más de un asunto, el cual deberá ser claramente expresado en su título; pero si algún asunto que no esté expresado en el título fuere incluido en cualquier ley, esa ley será nula solamente en aquella parte que no haya sido expresada en el título.

Sección 10. —Ninguna ley será restablecida o enmendada, ni se dará mayor alcance a sus disposiciones, ni se conferirán las facultades en ella contenidas, haciendo referencia a su título solamente, sino que toda la parte de ella que sea restablecida, enmendada, extendida, o cuando se confieran facultades en ella, será decretada nuevamente y publicada en su totalidad.

Sección 11. —EI Presidente de cada Cámara firmará, en presencia de la Cámara que presida, todos los proyectos de ley y resoluciones conjuntas aprobadas por el Parlamento, después que sus títulos hayan sido leídos públicamente, inmediatamente antes de firmar; y el hecho de firmar se hará constar en el acta.

Sección 12. —El Parlamento prescribirá por ley el número deberes y remuneración de los funcionarios y empleados de cada Cámara, y del Gobierno de Puerto Rico; y ningún pago con fondos del Tesoro por servicios al Gobierno, se hará, ni se autorizará en modo alguno, a favor de ninguna persona, a no ser un funcionario o empleado en servicio activo elegido o nombrado en cumplimiento de la ley.

Sección 13. —No se aprobará ningún proyecto de ley que conceda compensación extraordinaria a un funcionario , dependiente o empleado, agente o contratista públicos, después que sus servicios hayan sido prestados o el contrato hecho.

Sección 14. —Con excepción de aquellos casos en que se disponga lo contrario  en esta Constitución, ninguna ley prorrogará el término de ningún funcionario público, ni disminuirá su sueldo o emolumentos, después de su elección o nombramiento, ni permitirá a ningún funcionario o empleado percibir compensación por más de un cargo o empleo.

Sección 15. —Todo proyecto de ley para obtener rentas se originará en la Cámara de Representantes; pero el Senado podrá proponer enmiendas o convenir en ellas, como si se tratara de otro proyecto de ley.

Sección 16. —El proyecto de presupuesto general no comprenderá nada más que asignaciones, para los gastos ordinarios de los departamentos ejecutivo, legislativo y judicial, para pago de intereses de la deuda pública, y para escuelas públicas. Todas las demás asignaciones se consignarán en proyectos separados, abarcando cada uno una sola materia.

Sección 17. —Toda orden, resolución o votación, para la cual sea necesaria la concurrencia de ambas Cámaras, con excepción de la que trate sobre la cuestión de suspensión de las sesiones, o se refiera únicamente a la tramitación de asuntos de las dos Cámaras, será presentada al Gobernador, y antes de que entre en vigor será aprobada por él, o, si fuere desaprobada, deberá ser pasada de nuevo, por las dos terceras partes de los miembros de ambas Cámaras, de acuerdo con las reglas y restricciones prescritas para cuando se trata de un proyecto de ley.

Sección 18. —Cualquier persona que, directa o indirectamente, ofrezca, de o prometa dinero o cosa de valor, regalo, privilegio, o ventaja personal, a un funcionario ejecutivo o judicial o miembro del Parlamento, con objeto de ejercer influencia sobre él en el cumplimiento de cualquiera de sus deberes públicos u oficiales, será considerada culpable de soborno, y será castigada con una multa que no exceda de cinco mil (5,000) dólares, o con prisión máxima de cinco (5) años, o con ambas penas.

Sección 19. —El delito de tentativa de soborno a miembros del Parlamento, o a funcionarios públicos de Puerto Rico, o de cualquier división municipal del mismo, y cualquier acto para tratar de sobornar a dichos miembros o funcionarios, con objeto de influir en sus actos oficiales, deberán ser definidos por ley, y serán castigados con multa y prisión.

Sección 20. —En caso de que las rentas disponibles de Puerto Rico para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, sean insuficientes para hacer frente a todas las asignaciones votadas por el Parlamento para dicho año, tales asignaciones se pagarán en el siguiente orden, a menos que se disponga otra cosa por el Gobernador:

Primera clase: Los gastos ordinarios de los departamentos legislativo, ejecutivo y judicial del Gobierno, y los intereses de cualquier deuda pública, deberán pagarse primero en su totalidad.

Segunda clase: Las asignaciones para todas las instituciones, tales como el presidio, manicomio, escuela industrial, y otras semejantes, en que los asilados son recluidos involuntariamente, serán pagadas después por completo.

Tercera clase: Las asignaciones para instrucción e instituciones educativas y benéficas, deberán ser pagadas luego totalmente.

Cuarta clase: Las asignaciones para cualquier otro funcionario o funcionarios, negociados o juntas, se pagarán después completamente.

Quinta clase: Las asignaciones para todos los demás casos se pagarán después.

Sección 21. —En caso de que no haya suficientes ingresos para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, para hacer frente en su totalidad a las asignaciones de dicho año, votadas para todas las clases mencionadas, entonces dichos ingresos serán aplicados a las clases en el orden antes señalado, y si, después del pago total de las clases precedentes, no hubiese suficientes ingresos durante cualquier año económico, para pagar en su totalidad las asignaciones de ese año, correspondientes a la clase siguiente, en tal caso cualquiera cantidad que existiere para destinarla al pago de asignaciones de dicha clase, deberá ser distribuida a prorrata entre dichas asignaciones, en la misma proporción en que el montante de cada asignación de esa clase esté con la suma total de todas ellas de la misma clase, correspondientes al mencionado año económico.

Sección 22. —EI Parlamento no hará ninguna asignación ni autorizará ningún gasto, en virtud de la cual o del cual los gastos del Gobierno de Puerto Rico, durante cualquier año económico excedan de las rentas totales provistas a la sazón, por ley y aplicables a dicha asignación o gasto, incluyendo cualquier superávit disponible en el Tesoro, a menos que el Parlamento, al hacer dicha asignación, provea para la imposición de una contribución suficiente, para el sólo fin de pagar la mencionada asignación, o gasto dentro del referido año económico.

PODER EJECUTIVO

Artículo VIII

Sección 1. —El Poder Ejecutivo radicará en el Gobernador y en un Gabinete integrado por los jefes de departamentos que aquí se crean. El Gobernador y los jefes de los departamentos ocuparán sus cargos por un término de cuatro (4) años, conjuntamente con el Teniente Gobernador, por elección popular, pero el Gobernador y el Teniente Gobernador, no podrán ser electos por más de dos términos consecutivos.

Sección 2. —Solamente un ciudadano americano y residente de esta Isla por cinco (5) años consecutivos, con anterioridad a la fecha de su elección, podrá desempeñar el cargo de Gobernador, o Teniente Gobernador.

Sección 3. —En caso de ausencia, muerte, renuncia, suspensión, destitución o inhabilidad del Gobernador para el desempeño de sus funciones, el Teniente Gobernador pasará a ocupar el cargo, pero el Parlamento Insular podrá disponer por ley, lo que estime pertinente en caso de ausencia, muerte, renuncia, destitución o inhabilidad para ejercer el cargo, tanto del Gobernador como del Teniente Gobernador, hasta que termine el impedimento, o hasta que Gobernador sea electo.

Sección 4. —El Gobernador recibirá un sueldo anual de quince mil (15,000) dólares, y no podrá recibir ningún otro emolumento del Gobierno Insular o Municipal.

Sección 5. —EI Gobernador, los jefes de departamentos, y todos dos los demás funcionarios del Gobierno, serán separados de sus cargos, si fueren convictos, mediante procedimiento de (impeachment) residenciamiento por causa de:

(a) Negligencia criminal en el desempeño del cargo;

(b) Prevaricación

(c) Deslealtad al pueblo;

(d) Fraude al erario;

(e) Inmoralidad con público escándalo;

(f) Abuso del poder.

Sección 6—Abuso del poder será cualquier acto tendiente a destruir, menoscabar o inhabilitar, directa o indirectamente, el balance de las tres ramas fundamentales del Gobierno, para centralizarlas en el Ejecutivo.

Sección 7. —EI Gobernador residirá en Puerto Rico durante el tiempo que ejerciere el cargo y fijará su despacho en la sede del Gobierno. Tendrá a su cargo la inspección y coordinación general de todos los departamentos y negocios del Gobierno de Puerto Rico, en todo aquello que no sea incompatible con las disposiciones de esta Constitución, y será el comandante en jefe de la milicia (Guardia Nacional), que no podrá acuartelar sin autorización del Parlamento. Podrá conceder indultos, de acuerdo con la Junta de Perdones, que más adelante se crea, y suspender la ejecución de sentencias, condonar multas y confiscaciones por delitos, cometidos contra las leyes de Puerto Rico; y firmará las leyes, o podrá oponer su veto a cualquier legislación decretada, o según se ha dispuesto más adelante. Expedirá credenciales a todos los funcionarios, para cuyo nombramiento esté autorizado. Será responsable de la fiel ejecución de las leyes de Puerto Rico, y, siempre que fuere necesario , podrá convocar el posee comitatus, o llamar a la milicia para evitar o suprimir violencias ilegales, invasión, insurrección o rebelión y podrá en caso de rebelión o invasión, o de inminente peligro de las mismas, cuando la seguridad Pública lo requiera, suspender el privilegio del auto de hábeas corpus, previo consentimiento del Parlamento, o poner la Isla, o cualquiera parte de ella, bajo la ley marcial, pero inmediatamente debe convocar al Parlamento, y someter el asunto a su ratificación o rechazo, no más tarde de cuarentiocho (48) horas después.

Sección 8. —El Gobernador someterá al Parlamento de Puerto Rico, en su primera sesión anual, un informe detallado de todos los actos oficiales con cargo a los fondos públicos, con mención de fecha exacta, objeto y personas agasajadas, y de las inversiones hechas para celebrarlos. Los actos o agasajos que no sean de estricto carácter oficial, en beneficio del Pueblo de Puerto Rico, no serán pagados de los fondos públicos.

Sección 9. —La Cámara de Representantes de Puerto Rico tendrá el poder exclusivo de presentar residenciamiento. Estos requerirán la concurrencia de dos terceras partes de todos los miembros de la Cámara. El Senado de Puerto Rico tendrá el poder exclusivo de juzgar todo residenciamiento. Al reunirse sus miembros para tal fin, lo harán bajo juramento o afirmación, y presidirá el Juez Presidente de la Corte Suprema de Puerto Rico. No se declarará convicta a persona alguna, sin la concurrencia de tres cuartas partes de todos los Senadores. Las sentencias en los casos de residenciamiento se limitarán a la destitución del cargo, y la incapacidad para desempeñar y disfrutar de cargo alguno de honor, confianza o lucro en el Gobierno de Puerto Rico. La persona convicta, sin embargo, quedará expuesta y sujeta a acusación, juicio, sentencia y castigo, conforme a la ley.

Sección 10. —EI Gabinete del Gobernador estará compuesto, de los jefes electos por el voto popular, de los siguientes departamentos:

1. Secretaría Ejecutiva

2. Interior

3. Educación

4. Sanidad

5. Industria y Comercio

6. Agricultura

7. Trabajo

8. Hacienda

9. Bienestar Social

10. Justicia

Sección 11. —Los jefes de los departamentos aquí creados  tendrán el título de Secretarios, y devengarán un sueldo de ocho mil (8,000) dólares anualmente.

Sección 12En caso de vacante, el Gobernador a propuesta del comité central del partido político, a que pertenezca tal Secretario de Departamento, nombrará, para cubrir la vacante, una persona de dicho partido político, quien desempeñará el cargo por el resto del término para el cual fue electo su antecesor.

Sección 13. —El Parlamento Insular determinará las funciones, organización y funcionamiento de los departamentos, que  inmediatamente antes han sido creados.

Sección 14. —EI Teniente Gobernador será el Presidente del Senado y, cuando no estuviere ejerciendo el cargo de Gobernador, desempeñará las funciones adicionales que le fijare el Parlamento; devengará un sueldo de ocho mil (8,000) dólares anualmente, y podrá ser destituido por las mismas causas, y en igual forma que el Gobernador.

Sección 15—Cada cuatro años, y en la elección general en que se elija el Gobernador, y los Secretarios de su gabinete, se elegirá un Contador, con un sueldo anual de ocho mil (8,000) dólares, por un término de cuatro (4) años, y hasta que su sucesor sea electo y tome posesión. Habrá también un Contador Auxiliar, y los demás auxiliares y empleados necesarios que prescribiere la ley. El Contador nombrará al Contador Auxiliar. En caso de que el Contador, por cualquier causa estuviere ausente, el Contador Auxiliar tendrá todas las facultades, y desempeñará y cumplirá todos los deberes, del Contador durante dicha ausencia; y en caso de la ausencia por cualquier causa, de ambos, el Contador y su Auxiliar, el Gobernador de Puerto Rico designará un auxiliar que se encargará de la oficina.

Sección 16. —El Contador examinará, ajustará, decidirá, fiscalizará y liquidará todas las cuentas y reclamaciones, pertenecientes a las rentas e ingresos de cualesquiera fuentes del Go­bierno de Puerto Rico, y de los fondos municipales procedentes de emisiones de bonos; y exami­nará, fiscalizará y liquidará, de acuerdo con la ley, y con los reglamentos administrativos, todos los gastos de fondos y de propiedad pertenecientes al Gobierno de Puerto Rico, sus dependen­cias, o municipios, o que se tuvieren en fideicomiso. Desempeñará iguales funciones respecto a todas las ramas del Gobierno, sus instrumentalidades y agencias.

Sección 17. —EI Contador llevará las cuentas generales del Gobierno, será el custodio de ellas y conservará los comprobantes que a ellas pertenezcan. Su jurisdicción sobre las cuentas, bien sean de fondos o de propiedades, y sobre todos los comprobantes y expedientes correspon­dientes a las mismas, será exclusiva. Será su deber llamar la atención de los funcionarios admi­nistrativos hacia aquellos gastos de fondos o propiedades, que a su juicio sean extravagantes, ex­cesivos, innecesarios o irregulares.

Sección 18. —EI Contador, con la aprobación del Gobernador, redactará y promulgará, de tiempo en tiempo, reglas y reglamentos generales o especiales, que no sean incompatibles con la ley, referentes a los métodos de contabilidad para fondos y propiedades públicos, y para fondos y propiedades tenidos en depósito por el Gobierno, o por cualquiera de sus ramas. Empero, cual­quier funcionario responsable de fondos o propiedades públicas podrá exigir de sus subordina­dos, o de otras personas, aquellos informes o datos adicionales que considerare necesarios para su propia información y protección.

Sección 19. —En el ejercicio de sus deberes, el Contador está autorizado para citar testigos, y tomar juramentos y declaraciones, y, en cumplimiento de estas disposiciones, podrá extender citaciones bajo apercibimiento, y obligar la comparecencia de testigos; y podrá obligar a los testigos a presentar libros, cartas, documentos, papeles, expedientes, y todos los demás artículos que se consideren esenciales, para un completo conocimiento del asunto objeto de investigación. También queda autorizado para comunicarse directamente con cualquier persona, que tenga reclamaciones pendientes de resolución ante él, o con cualquier departamento, o persona, que tenga relaciones oficiales con su oficina. Todas sus decisiones serán finales, a no ser que de ellas apele la parte perjudicada o el jefe de departamento interesado, dentro de un año, en la forma que se prescribe más adelante.

Sección20. —Después de determinado cada año económico, tan pronto como las cuentas de dicho año puedan ser examinadas y liquidadas, el Contador someterá al Gobernador un informe anual de las operaciones financieras del Gobierno, que demuestre los ingresos y desembolsos de los diferentes departamentos y negociados del Gobierno, y de los distintos municipios.

Sección 21. —Cualquier persona perjudicada en la liquidación de su cuenta o reclamación por la acción o decisión del Contador, podrá, dentro de un año, entablar una apelación por escrito ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico, en la cual expondrá específicamente la resolución particular, contra la que apela, tomada por el Contador, y las razones y autoridades en que se apoya para pedir la revocación de dicha decisión. La decisión del Tribunal Supremo en tal caso será definitiva, con sujeción al derecho de acción que en contrario  pueda disponerse por ley.

Sección 22. —EI Contador será responsable al Parlamento; su oficina estará bajo la inspección general del Gobernador, y, en caso de infracción a sus deberes, podrá ser residenciado en igual forma que los demás funcionarios del Gobierno.

PODER JUDICIAL

Artículo IX

Sección 1. –El Poder Judicial en Puerto Rico residirá en un Tribunal Supremo, compuesto de siete jueces, y en los tribunales; inferiores actualmente existentes, y los que en cualquier tiempo sean creados por el Parlamento.

Sección 2. —Los jueces del Tribunal Supremo serán electos, por electores capacitados en Puerto Rico, por un término de doce (12) años, en una elección especial, que se celebrará en un solo día en toda la Isla. Estos elegirán su Presidente.

Sección 3. —Ningún partido político podrá postular más de cuatro (4) candidatos para Jueces de este Tribunal, y, en la papeleta electoral que se une para esta elección, no aparecerán insignias de partido político; pero cada candidato nominado escogerá una insignia bajo la cual inscribir su nombre en la papeleta. Sólo podrán ser candidatos para Jueces del Tribunal Supremo letrados admitidos al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico, que la hayan practicado por no menos de cinco (5) años, que gocen de buena reputación moral y profesional, y que hayan cumplido treinta (30) años de edad, para el día en que fueren electos.

Sección 4. —EI Gobernador cubrirá cualquier vacante, que ocurra en los cargos de Jueces del Tribunal Supremo, mediante nombramiento, que deberá ser sometido al Senado para su confirmación. El Juez así nombrado ejercerá el cargo hasta que en la próximas elección general se cubra la vacante, en la forma prescrita para la elección especial de los Jueces, y el Juez así electo ocupará el cargo, por el resto del término para el cual fue electo el Juez que ocasionó la vacante.

Sección 5. —Los Jueces del Tribunal Supremo podrán ser residenciados (impeached) ante el Senado, por causas de inmoralidad en el ejercicio de sus funciones, en igual forma que el Gobernador y los miembros de su gabinete.

Sección 6. —Los jueces de los tribunales de distrito, los jueces de las cortes municipales, y los jueces de los juzgados de paz, serán nombrados por el Tribunal Supremo, en la forma, y por el término, que se fijará por ley.

Sección 7. — Todos los jueces de las cortes inferiores estarán bajo la jurisdicción administrativa y judicial del Tribunal Supremo. Respecto a esta última, a través de los remedios legales establecidos en esta Constitución, y en las leyes de Puerto Rico.

Sección 8. —El Tribunal Supremo y las cortes de distrito tendrán jurisdicción original para expedir autos de hábeas corpus, inhibitorios, de certiorari, de coram nobis, injunctions, quo warrantos, mandamus y el recurso de revisión. El Tribunal Supremo tendrá jurisdicción apelativa en casos criminales y civiles, y el Parlamento reglamentará el procedimiento para las apelaciones, mediante leyes que no estén en conflicto con las disposiciones de esta Constitución. El Parlamento determinará por ley la jurisdicción de los tribunales inferiores, y la forma de los procedimientos a seguirse ante ellos.

Sección 9. —Los sueldos de todos los jueces serán fijados por ley, pero no se podrá suprimir ni disminuir sus emolumentos durante la incumbencia, y todo aumento que se haga en los salario s de los miembros de la judicatura será uniforme.

Sección 10. —EI Tribunal Supremo fijará, mediante reglamento, la forma como podrán ser destituidos, o disciplinados, los jueces inferiores, y no podrá aprobarse ninguna ley reorganizando un tribunal, con el propósito de destituir o degradar legislativamente a ninguno de sus Funcionarios.

Sección 11. –Los pleitos civiles deberán ser resueltos no más tarde de seis (6) meses, después de la fecha en que terminó la celebración del juicio en su fondo. El Juez que infringiere ésta disposición será disciplinado por el Tribunal Supremo.

Sección 12.-Cualquiera de los Jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico, a la fecha en que entre en vigor esta Constitución, que no fuere electo para el cargo que desempeña, se considerará que ha sido jubilado, y se le pagará una pensión igual a la que tendría derecho cuando se jubilare, de acuerdo con los términos de la ley sobre el particular, en el momento de quedar cesante.

COMISIÓN DE SERVICIO PÚBLICO

Artículo X

Sección 1. —Se crea una Comisión de Servicio Público como puesta de siete (7) miembros, que serán electos por el pueblo, en las elecciones generales, cada cuatro (4) años, en la misma forma que son electos los Jueces del Tribunal Supremo, en lo que respecta a cualificaciones políticas.

Sección 2. —Dicha Comisión seleccionará un Presidente, y tendrá facultades para hacer un reglamento, para llevar a cabo sus funciones, que deberá ser sometido al Gobernador para su aprobación.

Sección 3. —El Parlamento de Puerto Rico aprobará la legislación pertinente, para remunerar los servicios del Presidente y de los demás miembros de la Comisión.

Sección 4. —Toda franquicia, derecho, privilegio y concesión de carácter público o cuasi público, será otorgado por la Comisión de Servicio Público que aquí se crea. Ninguna franquicia, derecho o privilegio, que otorgare la mencionada Comisión, tendrá efecto hasta que haya sido aprobado por el Gobernador, y se hubiese informado al Parlamento, el cual por la presente se reserva la facultad de anularlos o modificarlos.

Sección 5. —El Parlamento queda autorizado por la presente para decretar leyes relativas a la reglamentación de los precios, tarifas y servicios de todos los porteadores públicos en Puerto Rico, y la Comisión de Servicio Público tendrá facultad para poner en ejecución las leyes de ese carácter, mediante reglamentación adecuada.

Sección 6. —Todas las concesiones de franquicias y privilegios, que se otorguen por la Comisión, dispondrán que las mismas estarán sujetos a enmiendas, alteraciones o revocaciones, y prohibirán la emisión de acciones o bonos, excepto cuando tal emisión se realice a cambio de dinero al contado o de bienes, cuyo justiprecio se fijará por la Comisión de Servicio Público, por un montante igual al valor a la par de las acciones o bonos emitidos, y prohibirán la declaración de dividendos de acciones o bonos y, cuando se trate de corporaciones de servicio público, las franquicias proveerán para la eficiente reglamentación de los precios de dicho servicio; y contendrán una cláusula disponiendo que en cualquier tiempo el Estado podrá comprar o expropiar los bienes, empresas, o negocios de dichas entidades, a un precio  justo y razonable.

JUNTA DE REVISIÓN E IGUALAMIENTO

Artículo XI

Sección 1. —Se crea una Junta de Revisión o Igualamiento compuesta de siete (7) miem­bros, que serán electos por el voto popular, en elecciones generales, y por un término de cuatro (4) años, y en igual forma que son electos los Jueces del Tribunal Supremo, en cuanto se refiere a sus condiciones políticas.

Sección 2. —EI Parlamento aprobará la legislación pertinente para remunerar los servicios del Presidente, y de los demás miembros de la Junta. Esta Junta tendrá poderes, atribuciones y jurisdicción que el actual Tribunal de Contribuciones, y éste queda abolido por la presente.

SERVICIO CIVIL

Artículo XIII

Sección 1. —Por la presente se crea una Junta de Servicio Civil integrada por cinco (5) miembros, que serán nombrados por el Gobernador de Puerto Rico, con el consejo y consentimiento del Senado y de los cuales tres (3), solamente, pertenecerán al partido que obtuvo el mayor número de votos en las elecciones; todos los miembros de dicha Junta serán propuestos, para su nombramiento, por el organismo directivo de los partidos políticos organizados.

Sección 2. —EI Parlamento aprobará la legislación pertinente remunerando los servicios del Presidente, y los demás miembros; y fijará las atribuciones de la Junta. Esta seleccionará un Presidente y tendrá facultades para hacer un reglamento, para llevar a cabo sus funciones, el cual deberá ser sometido al Gobernador para su aprobación.

JUNTA DE INDULTOS Y LIBERTAD BAJO PALABRA

Artículo XIII

Sección 1. —Por la presente se crea una Junta de Indultos y Libertad Bajo Palabra, compuesta de tres (3) miembros, de los cuales uno será abogado admitido por el Tribunal Supremo, y especializado en ciencias políticas, nombrados por el Gobernador, con el consejo y consentimiento del Senado, y ocuparán sus cargos por un término de cuatro (4) años, y cada uno de sus miembros recibirá un sueldo, que será fijado por ley. El Presidente de dicha Junta será seleccionado de entre ellos mismos. En casos le Libertad bajo palabra, la Junta actuará con absoluta independencia del Poder Ejecutivo.

Sección 2. —En casos de indultos, conmutación de pena y devolución de multas, la Junta asesorará al Gobernador, y le hará las recomendaciones pertinentes.

MUNICIPIOS

Artículo XIV

Sección 1. —El actual sistema de corporaciones municipales continuará funcionando, de acuerdo con las leyes que organizan el gobierno de los municipios, y el Parlamento podrá crear cuantos municipios considere convenientes, pero no podrá suprimir, ni consolidar los que ahora existen, sin el previo consentimiento de sus electores, en referéndum celebrado al efecto. La municipalidad de Río Piedras, con sus límites, jurisdicción y organización, tal como existía con anterioridad al4 de junio de 1951, queda por la presente restablecida, y el Parlamento proveerá para la misma lo el gobierno local, que mejor se adopte a su desarrollo y buena administración.

EDUCACIÓN

Artículo X V

Sección 1. —La enseñanza en Puerto Rico será laica y se llevará a cabo en los idiomas español e inglés, indistintamente. Pero esto no impedirá la enseñanza de otros idiomas, cuando así lo disponga el Secretario de Educación; será libre de pago alguno, y compulsoria para todo ciudadano menor de quince (15) años de edad.

Sección 2.-La enseñanza en Puerto Rico es función del Secretario de Educación, de una Junta Escolar Insular y de las Juntas Escolares Municipales, que se compondrán de cinco (5) miembros, y ocuparán sus cargos por un término de cuatro (4) años, por elección popular. El Parlamento aprobará legislación fijando las facultades del Secretario de Educación y de las referidas juntas.

UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

Artículo X VI

Sección 1. —La Universidad de Puerto Rico es una institución docente del pueblo, y se regirá democráticamente por una junta Administrativa de doce (12) ciudadanos, nombrados por el Gobernador, a propuesta del organismo directivo de cada uno de los partidos políticos inscritos. Seis (6) de ellos corresponderán al partido que hubiere obtenido el mayor número de votos, en la última elección popular anterior al nombramiento, y seis (6) corresponderán a los otros partidos inscritos prorrata. El Presidente de la Junta será electo por votación secreta de entre sus miembros. La Junta nombrará los miembros de la Facultad y el Rector, así como aquellos otros funcionarios necesarios para la buena marcha de la institución, fijará los requisitos para el desempeño de sus cargos y el sueldo.

Sección 2. —EI uso del paraninfo o de cualquier otro salón de asambleas y actos públicos, ubicado en los terrenos de la Universidad, será regulado por la Junta; pero, bajo ninguna circunstancia ésta podrá negarse a conceder permiso para usarlos, a una persona para emitir libremente su pensamiento, por razones políticas, sociales o religiosas; o por razón del sexo, color, raza o de ciudadanía; o por cualquier motivo que tienda a destruir los derechos civiles del ciudadano.

Sección 3. —La Universidad fomentará la independencia de carácter del estudiante, y la Junta y los funcionarios nombrados no coartarán o propenderán a destruir el derecho a reunirse en asamblea pacíficamente, para la discusión y planteamiento de cualquier tema.

Sección 4. —La libertad absoluta de cátedra será garantizada, y no se aprobará ninguna ley restringiéndola o menoscabándola.

Sección 5. —En la Universidad no se cobrará derecho de matrícula, de uso de laboratorio  o biblioteca; tampoco se obtendrá remuneración alguna, directo o indirectamente, por algún otro concepto, ni será necesario  prestar fianza para responder de daños, ni se obligará al estudiante a entrar en ningún convenio con las autoridades de la Universidad, o del Gobierno, que implique desembolso económico para cualquier fin o por cualquier concepto.

Sección 6. —El Teatro de la Universidad pertenece al pueblo. En todo tiempo, y bajo cualquier circunstancia, el pueblo tendrá acceso a sus espectáculos, sin pago alguno.

Sección 7. —Los libros de textos serán seleccionados por la Junta Administrativa y la Facultad.

Sección B. —El Parlamento legislará al efecto.

PROTECCIÓN DE LA SALUD y DE LA RAZA HUMANA

Artículo XVII

Sección 1. —La protección y promoción de la salud de los habitantes de Puerto Rico, son asuntos de interés público, y el Estado y sus subdivisiones, proveerán los medios y las formas para llevar a cabo este propósito.

Sección 2. —También son de interés público el cuidado, ayuda y sostenimiento de los necesitados, y el Estado y sus subdivisiones proveerán los medios adecuados para ello.

Sección 3. —EI ejercicio de la profesión de medicina y cirugía, y la de la odontología, son un privilegio concedido por el Estado, y, debido a una necesidad de la beneficencia pública, los  facultativos que la ejerzan no podrán cobrar por sus servicios al público. El Estado pagará por sus honoraRío s, y el Parlamento aprobará la legislación necesaria determinando, cómo y cuándo el Gobierno cobrará por estos servicios.

Sección 4. –Se prohíbe al Gobierno de Puerto Rico poner en práctica o propagar los métodos maltusianos y neomalthusianos sobre esterilización, por funcionarios o empleados del Estado, excepto cuando sea el único medio utilizable para conservar la salud.

REFERÉNDUM PARA DEFINIR EL STATUS FINAL

Artículo XVIII

Al expirar el término de seis (6) años, desde la fecha en que entre en vigor esta Constitución, el Gobernador de Puerto Rico convocará a todos los electores capacitados de la Isla a un referéndum para que decidan, por mayoría de los votantes, si ellos desean que Puerto Rico se convierta en un Estado de los Estados Unidos de Norte América, o si desean que se constituya en una República, libre, soberana e independiente. El Parlamento Insular aprobará la legislación necesaria para instrumentar el referéndum; y, si el Gobernador se negare a cumplir con este mandato, el Tribunal Supremo procederá a obligarlo, mediante mandamus a petición de cualquier elector.

OTRAS DISPOSICIONES

Artículo XIX

Sección 1. —Nada de lo contenido en esta Constitución se considerará que menoscaba o interrumpe la jurisdicción y competencia de los tribunales de justicia, tal como éstos están ahora constituidos, sobre asuntos pendientes ante ellos al aprobarse la Constitución; su jurisdicción continuará en todos respectos, mientras estos tribunales no sean modificados o abolidos por ley, en armonía con las disposiciones de esta Constitución, y se instalaren los de nueva creación. La integridad de todos los tribunales y organismos del Gobierno continuará igual, como en el presente, hasta que se disponga por ley otra cosa, o se pongan en vigor los preceptos de esta Constitución, que los modifican o anulan.

Sección 2. —El Parlamento Insular creado en esta Constitución tiene plenos poderes para allegar los medios económicos, y proveer los procedimientos necesarios, para poner en vigor las disposiciones de esta Constitución, e inmediatamente que la Constitución sea confirmada por el Congreso Nacional, se procederá a organizar y mantener el Gobierno que por la misma se crea.

Sección 3. —Todos los derechos que, por los términos de esta Constitución, se conceden a cualquier ciudadano serán reconocidos por los tribunales inmediatamente que esta Constitución entre en vigor, aún cuando la organización del Gobierno aquí establecido no se haya llevado a efecto; y desde ahora se le dan carácter retroactivo a tales derechos, siempre que no se menoscaben derechos adquiridos en virtud de una legislación anterior, o contrato concertado, o decisiones judiciales dictadas, con anterioridad a la vigencia de esta Constitución. Toda disposición contenida en esta Constitución, en beneficio de un acusado de delito público, se entenderá que le beneficia desde el mismo momento de entrar en vigor la Constitución, aunque exista una sentencia firme y extinguida.

Sección 4. —Los funcionarios y empleados del Gobierno de Puerto Rico, y los Municipios, antes de entrar en el desempeño de sus funciones, prestarán y suscribirán un juramento de solemnemente mantener la Constitución de Estados Unidos, y la de Puerto Rico, y que cumplirán lealmente con los deberes de sus cargos; y no se exigirá ningún otro juramento o declaración como requisito, para desempeñar un cargo de confianza en Puerto Rico.

Sección 5. –Todos los códigos, leyes, ordenanzas, y reglamentos administrativos, de Puerto Rico, o de sus municipios, o de la Comisión de Servicio Público, vigentes a la fecha en que sea finalmente aprobada esta Constitución, continuarán en vigor, siempre que no conflijan con ésta, mientras no sean modificados, enmendados, o derogados por el Parlamento.

PROCEDIMIENTOS PARA ENMENDAR LA CONSTITUCIÓN

Artículo XX

Sección 1. —Esta Constitución podrá ser enmendada, o una nueva aprobada, en la siguiente forma:

El Parlamento podrá pasar una resolución concurrente por el voto de las dos terceras partes de los miembros de que se componen las Cámaras, estableciendo la necesidad de enmendar la Constitución de Puerto Rico, o de hacer una nueva, y disponiendo que se convoque una convención para este propósito, e instrumentará la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente; después que ésta haya aprobado las enmiendas a la Constitución,  haya hecho una nueva, las unas o la otra serán sometidas al electorado de la Isla para que las apruebe o rechace, por mayoría de votos.

Sección 2. —También podrá hacerse una nueva Constitución, o enmendar ésta, cuando lo soliciten , mediante petición jurada al Gobernador, electores en número igual al cinco (5) por ciento del electorado total de Puerto Rico; recibidas las peticiones, el Gobernador convocará al Parlamento, y éste instrumentará una convención constituyente, de acuerdo con lo provisto en las anteriores disposiciones.

Sección 3. —También el cinco (5) por ciento de los electores capacitados de la Isla, podrá proponer enmiendas a la Constitución, que se someterán al electorado para que las apruebe o rechace en igual forma que si se tratara de enmiendas originadas en, y propuestas por, el Parlamento.

VIGENCIA

Artículo XXI

Sección 1. —Esta Constitución será sometida a El Pueblo de Puerto Rico, en la elección especial que se celebrará el día 21 de enero de 1952, para que los votantes la aprueben o rechacen por mayoría; si fuere aprobada será enviada por el Gobernador de Puerto Rico, al Presidente de los Estados Unidos, para que éste la transmita al Congreso de la Nación, y si éste la aprobare, la misma regirá inmediatamente. Si el Pueblo de Puerto Rico, en la elección de enero 21, 1952, no aprobare esta Constitución, o, si, aprobada por el electorado, no la aprobare el Congreso de los Estados Unidos, el Presidente del Tribunal Supremo procederá a convocar de nuevo a esta Asamblea Constituyente, para que continúe laborando hasta que se apruebe una Constitución, que sea aceptada por el pueblo de Puerto Rico, y confirmada por el Congreso.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm.21

——————-

Presentada por el SEÑOR ALVARADO

Fijando los alcances del “debido proceso de ley” y de la facultad judicial de declarar inconstitucionales las leyes y ordenanzas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Como cuestión de procedimiento, nadie podrá ser privado de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso de ley; pero la determinación de la razonabilidad de las leyes y ordenanzas corresponde al poder legislativo.

La aprobación de una ley u ordenanza conlleva la expresión del juicio legislativo de que las normas enmarcadas en la misma son razonables. El poder judicial puede, en el curso de los asuntos, anular las leyes y ordenanzas que contravengan la Constitución; pero no puede anularlas porque juzgue irrazonables las normas legislativas contenidas en ellas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 22

——————-

Presentada por el SEÑOR AL VARADO

Concediendo autoridad a las corporaciones municipales para emprender y financiar proyectos de desarrollo urbano y de mejoramiento de viviendas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Concesión de Autoridad a las Corporaciones Municipales para:

Proveer para la eliminación de arrabales; para la rehabilitación de áreas atrasadas, para el desarrollo urbano conforme a planes previamente aprobados por la autoridad competente y para viviendas seguras e higiénicas para familias de escasos ingresos. Las asignaciones o donativos de dinero o bienes, los préstamos, y la concesión de garantía o crédito para tales propósitos se considerarán fines legítimos de gobierno local.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm.23

——————-

Presentada por el SEÑOR DÁVILA MONSANTO

Municipios- Distritos Representativos

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que cada Municipio con población menor de cincuenta mil (50,000) habitantes elegirá un Representante a la Cámara de Representantes de Puerto Rico y aquellos de población mayor elegirán uno por cada cincuenta mil (50,000) habitantes o fracción de esta cantidad que no exceda de diez mil (10,000) habitantes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm. 24

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO

Política Agraria

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La política agraria del Pueblo de Puerto Rico se basará en la conservación de los recursos naturales del país, especialmente del hombre, el suelo y el agua. Para lograr tales propósitos el Pueblo de Puerto Rico conservará la fertilidad del suelo, sus recursos hidrográficos, y mantendrá y aumentará el bienestar de los que viven en la zona rural y dependen de la agricultura y ganadería.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm. 25

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO

Contribuciones Sobre la Propiedad

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El poder de imponer contribuciones sobre la propiedad será ejercido por la Legislatura de Puerto Rico. Todas las contribuciones sobre la propiedad se impondrán como compensación por servicios rendidos al pueblo.

La forma de tasar para imponer contribuciones será uniforme y el tipo contributivo será igual dentro de cada distrito contributivo. Sólo existirá una contribución sobre la propiedad y la doble tributación queda expresamente prohibida.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm. 26

——————-

Presentada por los SEÑORES MORALES OTERO y BERÍO  SUÁREZ

Narcóticos

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será ilegal en Puerto Rico importar, fabricar, vender, ceder o exponer a la venta, regalar, o llevar consigo cualquier droga narcótica. La Asamblea Legislativa podrá autorizar y reglamentar la importación, fabricación y venta de dichas drogas para usos medicinales científicos y educativos únicamente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm. 27

——————-

Presentada por los SEÑORES MORALES OTERO y BERÍO  SUÁREZ

Salud

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La salud es un derecho fundamental del individuo y como tal será protegida por el gobierno en beneficio del ciudadano y de toda la comunidad. El ciudadano tendrá el derecho a la protección, conservación y restitución de salud y tendrá la obligación de conservarla. El estado protegerá el vigor físico y la salubridad de los trabajadores y velará por la salud de las madres y de los niños evitando que éstos forzados por su condición económica puedan entrar en asociaciones indeseables a su edad, sexo o vigor físico. Será el deber del estado ocuparse de la educación física del pueblo con el objeto de mejorar su salud y aumentar su capacidad para el trabajo, y facilitará tratamiento médico quirúrgico libre de todo costo a los pobres indigentes, pero nadie vendrá obligado a seguir determinados tratamientos a  menos que así sea provisto por ley. En ningún caso las leyes a este respecto podrán violar los límites de respeto establecidas a la personalidad humana. La asistencia social es una función del estado. La Asamblea Legislativa establecerá de tiempo en tiempo, las condiciones en que deberá administrarse esta asistencia, en forma de seguro contra la vejez, el desempleo, prevención y protección de la ceguera, incapacidad por accidentes del trabajo, pérdida de vida, etc.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm. 28

——————-

Presentada por el SEÑOR TORRES DÍAZ

Asegurar Pureza en el Proceso Electoral

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Para asegurar la pureza del proceso electoral queda establecido que el voto es absolutamente secreto y que cualquier gestión, diligencia, presión, amenaza, o tentativa de realizar cualquier acto para variar, impedir o en alguna forma tratar de obstaculizar el derecho o ejercer libremente la franquicia del voto será un acto ilegal considerado como un “Misdemeanor”.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
SEPTIEMBRE 27, 1951

——————-

Proposición Núm. 29

——————-

Presentada por el SEÑOR ALVARADO

Estableciendo Garantías Electorales

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo ciudadano de 21 años de edad o más, que no esté incapacitado según las leyes, tendrá el derecho y el deber de votar, en las elecciones generales y especiales. No se podrá menoscabar el derecho al voto por razón de raza, color, sexo o religión, por defecto de pago de contribuciones o impuestos, o por carencia de propiedad. El voto será secreto.

Todos los partidos políticos reconocidos tendrán derecho a igual representación en los colegios de votación y en los demás organismos electorales. Serán partidos políticos reconocidos (1) los dos que obtengan más votos para el cargo de Jefe Ejecutivo, (2) los que obtengan 10 por ciento o más de la totalidad de los votos emitidos para la elección del Jefe Ejecutivo, y (3) los que presentaren a la autoridad competente solicitudes válidas de inscripción, según provea la ley, jurada por 5 por ciento o más de los electores inscritos en un precinto, o 4 por ciento o más de la totalidad de los electores inscritos en Puerto Rico. En el tercer caso, podrá adquirirse la condición de partido político reconocido en un precinto, o en varios precintos, o en toda la isla, según las solicitudes válidas que se presenten. La condición de partido político reconocido se perderá después de unas elecciones generales, si el partido político no conserva alguna de las condiciones 1 ó 2 antes expresadas. Habrá una Junta de Elecciones que ejercerá las funciones que con relación a inscripciones, elecciones y otras funciones electorales, establezca la ley. Esta Junta estará integrada por un representante de cada partido político reconocido, que sea elector capacitado, el cual será designado por el partido correspondiente. Las decisiones de la Junta habrán de ser unánimes para ser valederas. Habrá un ejecutivo electoral que se designará por el término de 4 años por el voto unánime de todos los miembros de la Junta de Elecciones. La ley determinará las funciones del ejecutivo electoral.

Cuando la Junta de Elecciones no pueda actuar respecto a una materia electoral por falta de unanimidad, cualquier miembro de la misma podrá establecer alzada para ante el Tribunal Supremo. El Tribunal Supremo, cuando la alzada envuelva una interpretación de ley, la resolverá como en derecho proceda; pero cuando la alzada no presente una interpretación de ley, resolverá de suerte que se obtenga igualdad, justicia y eficiencia en el asunto electoral correspondiente. Dichas alzadas serán oídas y resueltas sumariamente por el Tribunal Supremo, sin sujeción a reglas de procedimiento o a vistas formales, pero dando oportunidad de ser oídos a todos los partidos o partes, y con récord.

Cuando dos o más partidos políticos reconocidos postularen una misma persona para un cargo se considerarán como un solo partido político en el precinto o precintos de dicha candidatura común, y tendrán derecho a la representación correspondiente a un solo partido en los colegios de votación.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 30

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Quienes Ejercerán el Poder Judicial en Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El poder judicial se ejercerá por un Tribunal Supremo compuesto de siete jueces y por tantos tribunales inferiores como por ley acordare la Asamblea Legislativa.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 31

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO

Duración de los Cargos de Jueces del Tribunal Supremo y Jueces de los Tribunales de Distrito, Tribunal de Contribuciones, Tribunal de Expropiación y cualesquiera otros de Jurisdicción Análoga.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los cargos de Juez Presidente y Jueces Asociados del Tribunal Supremo y los cargos de Jueces de los tribunales inferiores de jurisdicción igual o análoga a la de los actuales tribunales de distrito de Puerto Rico, Tribunal de Contribuciones y Tribunal de Expropiación, serán vitalicios; y ninguna persona nombrada para desempeñar cualquiera de dichos cargos, será privada del ejercicio de sus funciones por causa alguna que no fuere conducta impropia o incapacidad mental o física, debidamente probadas mediante los procedimientos que se establezcan en esta Constitución o en su defecto, por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 32

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Sobre Cómo Podrán Ser Destituidos los Jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los Jueces del Tribunal Supremo sólo podrán ser separados de sus cargos mediante residenciamiento que deberá iniciarse en la Cámara de Representantes y por acuerdo de cuatro quintas parces de los votos de sus miembros. Tales casos de residenciamiento se ventilarán ante el Senado Insular, sin que pueda recaer veredicto condenatorio sino por el voto unánime de sus miembros.

Cuando al efecto se constituyan en tribunal, prestarán los Senadores juramento o harán formal promesa de llenar fielmente su cometido. La sentencia inculpatoria no podrá exceder de la destitución del magistrado y de su inhabilitación para obtener y desempeñar cargos retribuidos y de honor o confianza en Puerto Rico: pero la parte convicta quedará, no obstante, sujeta a cualesquiera otras sanciones que procedan con arreglo a las leyes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 33

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO

Para Evitar la Destitución de Jueces Mediante Legislación.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna ley que directa o indirectamente reorganice los Tribunales de Justicia, bien derogando o enmendando leyes en cuya virtud se hubiere organizado y/o creado dichos tribunales o cualquiera de ellos, privará a los jueces afectados por tal legislación, de continuar desempeñando sus cargos, excepto cuando dichos cargas fueren suprimidos y no fueren sustituidos por otros de la misma índole y o de análogas funciones. Para ocupar tales cargos, de crearse, bien por la misma ley derogatoria o enmendatoria, o por otra ley de la misma Legislatura o de Legislatura posterior, ordinaria o extraordinaria, serán recomendados los mismos funcionarios que desempeñaban los cargos previamente suprimidos, a no ser que se pruebe, en la forma y manera ya previstas, que lo impide alguna de las causas de destitución previamente señaladas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 34

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Garantía del Derecho a la Vida, a la Libertad y a la Propiedad

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna persona será privada de su libertad y/o de su vida sin el debido proceso de ley, y no se privará a nadie de su propiedad ni de su derecho a gozar y disponer libremente de las cosas que le pertenecen, sino por causa justificada de necesidad y utilidad pública previamente declaradas por decreto judicial de tribunal competente, y previa siempre la indemnización correspondiente, que comprenderá no sólo el valor de la cosa de la cual el propietario es privado, sino también una remuneración adecuada por los daños y perjuicios que se le ocasionen con la privación de la propiedad o del goce y disfrute de la misma.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 35

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO

Libertad de Pensamiento, de Palabra y de Prensa

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna persona será responsable criminal y o civilmente por libelo o calumnia consistente en manifestaciones escrita u orales relativas a un funcionario público, siempre que tales mani­festaciones se refieran a actos realizados o que se alegue fueron realizados por tales funcionarios en el desempeño de sus cargos con posterioridad a la aprobación definitiva de esta Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 36

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO

PREÁMBULO

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Pueblo de Puerto Rico, consciente de que toda reforma política necesita estructurarse, para el logro de su eficacia, sobre principios claramente discernidos y ampliamente considerados, al concebir y estructurar su propia Constitución, DECLARA:

1. Que las cuestiones que atañen a la vida política de los pueblos civilizados son de carácter urgente, y deben ocupar lugar de verdadera preeminencia en la atención y el pensamiento de todos los ciudadanos.

2. Que todo gobierno debe tener por objeto principal la creación de condiciones que brinden a los gobernados la oportunidad de realizar sus ideales de vida, en un ambiente de seguridad personal y de dignidad humana.

3. Que el concepto de democracia, en su moderna acepción, implica, no solamente un sistema de gobierno, sino también un modo especial de vida, que sólo puede encontrar entera realización en el respeto de cada uno al derecho de los demás, y en el goce de la libertad sin más restricciones que las indispensables a la convivencia social.

4. Que la forma de gobierno que haya de regir con carácter permanente la vida civil y política del pueblo de Puerto Rico, debe inspirarse en una filosofía que entrañe esos postulados, con prescindencia total de toda consagración fundada en prejuicios derivadas de diferencias de raza, religión, civilización o cultura.

5. Que las condiciones sociales que resultan de prolongados procesos de evolución política, económica o social, no se pueden destruir súbitamente sin grave riesgo de crear males mayores que los que se quiera evitar.

6. Que tales condiciones tampoco son determinadas por leyes naturales de carácter inflexible, pudiendo aquéllas ser modificadas en forma que corresponda a los imperativos de una justicia social que no ve con pasiva indiferencia, ni la condición del desvalido, ni la destrucción de los cimientos de la civilización actual.

7. Que las necesidades político-económicas fundamentales del Pueblo de Puerto Rico, requieren la vinculación permanente de nuestra Isla con los Estados Unidos de América en el plano de los mismos privilegios y derechos que la Constitución Federal garantiza a todos y cada uno de los distintos estados que forman la Federación.

8. Que inspirado en estos principios, el Pueblo de Puerto Rico procede a ordenar su propia Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 37

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO

Para evitar que Mediante Legislación se Prive a Cualquiera de las Partes en un Pleito o Procedimiento Civil Previamente Iniciado de su Derecho a Continuarlo con  Arreglo a la Legislación Vigente al ser Iniciado.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se aprobará ninguna ley que directa o indirectamente prive o tienda a privar a cualquiera de las partes de un pleito o procedimiento civil previamente iniciado, de su derecho a continuarlo, con arreglo a la legislación sustantiva vigente al ser iniciado y hasta la completa determinación judicial de las cuestiones planteadas en el mismo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 38

——————-

Presentada por el SEÑOR SOLÁ MORALES

Para que cada Funcionario del Gobierno de Puerto Rico, por Elección o de Nombramiento, preste Juramento de Fidelidad y Radique Declaraciones Juradas Sobre Capital, Negocio, Rentas o Ingresos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se declara requisito indispensable que todo funcionario público del Gobierno de Puerto Rico, por elección o de nombramiento, preste juramento de fidelidad a la Constitución y al Gobierno de los Estados Unidos de Norte América y de Puerto Rico y a las obligaciones de su cargo; y ningún funcionario público del Gobierno de Puerto Rico, por elección o por nombramiento, podrá tomar posesión de su cargo sin antes haber radicado en la Secretaría Ejecutiva de Puerto Rico una declaración jurada de su estado económico, que deberá contener descripción de todas sus propiedades o pertenencias, con la valoración de las mismas; entradas por concepto de rentas, negocios o empleo; fondos en depósitos en los bancos, o en cualquier otro sitio, y todos los valores que constituyen su capital, ingresos y rentas. Todos los años, mientras dure su incumbencia, cada funcionario público del Gobierno de Puerto Rico, deberá rendir un informe de su estado económico, y todos estos informes y declaraciones tendrán naturaleza de documentos públicos aunque sólo podrán usarse en relación con el cargo que desempeñe el declarante en el Gobierno de Puerto Rico. El ocultar cualesquiera bienes o ingresos, o en forma alguna hacer una declaración falsa, constituirá delito público y la Legislatura de Puerto Rico determinará por Ley la calificación y el castigo correspondiente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 39

——————-

Presentada por el SEÑOR SOLÁ MORALES.

Prohibir Discrímenes con Motivo de Raza o Religión

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se garantizará el derecho a empleo, bajo condiciones iguales, a todos los ciudadanos sin distinción de raza o religión.

Se prohibirá y castigará el discrimen por motivos de raza o religión.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 40

——————-

Presentada por el SEÑOR ALVARADO.

Derecho al Esclarecimiento Judicial de los Abusos de Opinión Pública Realizados Bajo Privilegio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se restringirá el derecho de todo individuo al esclarecimiento judicial de los abusos de opinión pública realizados en su contra, bajo privilegio. Se entiende por abuso de opinión pública realizado bajo privilegio las imputaciones no justificadas por los hechos, que sometan al individuo a la hostilidad de la gente, que no tengan reparación en la ley civil, ni constituyan delito, y que sean hechas públicamente por funcionarios del poder ejecutivo, por el poder judicial en obiter dicta o contra partes ajenas a los procedimientos, por el poder legislativo bajo la inmunidad parlamentaria, o por la Prensa. En las acciones correspondientes el poder judicial determinará la existencia, o ausencia del abuso y declarará cuáles son los verdaderos hechos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 2, 1951

——————-

Proposición Núm. 41

——————-

Presentada por los SEÑORES VILLARES RODRÍGUEZ, POLANCO ABRÉU y ALVARADO

Estableciendo el Poder Judicial

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

(1) El poder judicial de Puerto Rico residirá en un Tribunal Supremo, un Tribunal de Pri­mera Instancia y en aquellos otros tribunales de jurisdicción limitada que se establezcan por ley.

(2) El Tribunal Supremo será el Tribunal de última instancia en Puerto Rico. Estará com­puesto de un Juez Presidente y de cuatro Jueces Asociados y su número solo podrá ser variado por ley aprobada a solicitud del propio Tribunal Supremo. El Tribunal Supremo funcionará, bajo reglas de su propia adopción, en tribunal pleno o dividido en salas. Para que la decisión de una sala pueda adoptarse por el Tribunal será necesario  que en la misma concurran por lo menos tres jueces de dicha sala. Una opinión disidente en cualquier causa vista ante alguna sala requerirá la consideración de la causa por el Tribunal en pleno. No se declarará anticonstitucional ninguna ley excepto por decisión de una mayoría absoluta del Tribunal en pleno.

(3) El Tribunal de Primera Instancia será un tribunal de jurisdicción original general en todas las causas.

(4) El poder legislativo tendrá facultad para disponer sobre la existencia, organización y jurisdicción de todos los tribunales de Puerto Rico, excepto que no podrá variar la naturaleza del Tribunal Supremo como tribunal de última instancia.

(5) Todos los jueces serán nombrados por el Gobernador con el consejo y consentimiento del Senado. El término del cargo le juez del Tribunal Supremo será de por vida, el de juez del Tribunal de Primera Instancia será de quince años y los de los otros jueces serán determinados por ley. Vencido el término de un juez del Tribunal de Primera Instancia, si se le extendiere nombramiento para un nuevo término éste será de por vida; si no se le extendiere nombramiento para un nuevo término o si no pudiere continuar en el desempeño de su cargo por incapacidad física, tendrá derecho a una pensión vitalicia, que se determinará por ley.

(6) El número y la compensación de los jueces y de los funcionarios de los tribunales de Puerto Rico se determinará por ley, salvo lo dispuesto en esta Constitución. La compensación de ningún juez será variada durante el término de su incumbencia a menos que lo sea mediante disposiciones que afecten uniformemente a todos los jueces de igual categoría.

(7) Todo juez será independiente en el desempeño de su cargo y sólo se deberá a su propia conciencia, a la ley y a los más altos fines de la justicia. Ningún juez contribuirá directa o indirectamente a ninguna organización o partido político, ni desempeñará cargos en la dirección de los mismos o participará en campañas políticas de clase alguna. En caso de que en virtud de la aprobación de alguna ley se eliminase el cargo de un juez, la persona que ocupaba el mismo a la fecha de su eliminación tendrá derecho a ser nombrada con preferencia a toda otra persona para ocupar un cargo similar que estuviere vacante, o que vacare posteriormente. Durante todo el tiempo que dicha persona no estuviere ocupando un cargo tendrá derecho a recibir una pensión según se determina por ley, y que será igual a la que se fija para cumplir con las disposiciones del párrafo cinco de este artículo.

(8) Cada juez de los tribunales de Puerto Rico ejercerá los poderes del Tribunal.

(9) El Tribunal Supremo podrá ejercer la jurisdicción original necesaria para resolver en su fondo cualquier caso en apelación.

(10) El Juez Presidente del Tribunal Supremo será el Jefe Administrativo de todos los tribunales de Puerto Rico y nombrará a un Director Administrativo que desempeñará su cargo a voluntad del Juez Presidente.

(11) E] Juez Presidente del Tribunal Supremo podrá asignar jueces del Tribunal de Primera Instancia a servir provisionalmente en dicho Tribunal Supremo, sujeto a reglas que al efecto establezca el propio Tribunal.

(12) El Juez Presidente del Tribunal Supremo podrá transferir jueces de tribunales inferiores a otras secciones de su mismo tribunal por períodos no mayores de 90 días.

(13) El Tribunal Supremo promulgara reglas para la administración de los tribunales de justicia de Puerto Rico y, sujeto a desaprobación específica por el poder legislativo y dentro de un término que se fijará por ley, reglas de procedimiento civil y criminal para dichos tribunales.

(14) La asignación para los gastos de la Rama Judicial se dispondrá por ley en forma englobada y será facultad del Tribunal Supremo preparar y aprobar un presupuesto detallado en la forma que considere más conveniente para la mejor administración de la justicia.

(15) Ningún juez desempeñará durante su incumbencia como tal ningún otro cargo o empleo remunerado bajo el Gobierno de Puerto Rico o el de los Estados Unidos. Vacará automática­mente el cargo de todo juez postulado como candidato para un cargo electivo al aceptar oficial­mente su postulación. Ningún juez podrá postularse para un cargo electivo a menos que haya ce­sado en el desempeño de las funciones de su cargo por lo menos seis meses antes de la fecha se­ñalada para la elección.

(16) Los jueces del Tribunal Supremo podrán ser destituidos únicamente mediante el procedimiento de residenciamiento que esta Constitución establece para la destitución del Gobernador. Los de los tribunales inferiores podrán ser destituidos por l Tribunal Supremo por las causas y en la forma que se disponga por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 42

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA MORALES.

Relaciones Obreras.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será ilegal el que cualquier individuo o miembro de alguna firma o cualquier agente, oficial o empleado de cualquier compañía o corporación, coaccione, requiera, demande o de cualquier otro modo influencie a cualquier persona o personas a entrar en cualquier acuerdo escrito o verbal, para que no se organice, se haga o continúe siendo miembro de cualquier organización o sindicato obrero; como una condición a esa persona o personas buscando trabajo o para poder continuar empleado con ese individuo, firma o corporación.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 43

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA MORALES.

Sobre Descuento de Cuotas a los Obreros.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ningún patrono podrá descontar por ningún motivo parte del salario  que devenguen los obreros para ser pagados a otras personas, sean éstas agentes o delegados de uniones obreras o de cualquier institución.

El parlamento aprobará la legislación pertinente a tales efectos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 44

——————-

Presentada por el SEÑOR MIGUEL A. GARCÍA MÉNDEZ

Para incluir en la Carta de Derechos de la Constitución de Puerto Rico disposiciones defensivas de derechos inalienables y de otros derechos individuales, sin distinción alguna de sexo, raza, color  idioma, religión, opinión política o de cualquiera otra índole.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente; (todo ello como parte de la Carta de Derechos):

No se pondrá en vigor en Puerto Rico ninguna ley que privare a una persona de sus derechos inalienables, a la vida, libertad o propiedad, sin el debido procedimiento de ley o que negare a persona alguna de dicha Isla la igual protección de dichas leyes.

No se impondrá ninguna tasación ni se aprobará ninguna contribución que sean arbitrarias o confiscatorias.

No se coartará el derecho del individuo a poseer un arma en su hogar para su defensa propia.

El Gobierno no desplazará a ni competirá con la empresa privada.

No se declarará empresa pública ninguna industria que esencialmente no tenga ese carácter, por el solo hecho de constituir una fuente beneficiosa de producción.

Toda persona tendrá todos los derechos y libertades proclamadas en esta Constitución, sin distinción alguna de sexo, raza, color, idioma, religión, opinión política, posición económica o nacimiento o de cualquiera otra índole.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 45

——————-

Presentada por el SEÑOR MIGUEL A. GARCÍA MÉNDEZ

Siendo de importancia vital a la existencia de un gobierno de leyes, ordenado en forma que la rama judicial actúe con entera independencia de la política partidista y sin intromisiones indebidas de las otras dos ramas del Gobierno.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

DEPARTAMENTO JUDICIAL

El poder judicial residirá en un Tribunal Supremo y demás tribunales inferiores ya establecidos y en ejercicio de acuerdo y por virtud de las leyes vigentes. La jurisdicción de dichos tribunales y los trámites seguidos en ellos, como sus distintos jueces, funcionarios y empleados, así como sus respectivas cualificaciones y emolumentos, continuarán como al presente hasta que otra cosa se disponga por ley o en esta Constitución; Disponiéndose, sin embargo, que el poder legislativo tendrá autoridad, que no esté en conflicto con esta Constitución para, de tiempo en tiempo y según lo crea conveniente, organizar, modificar o hacer un nuevo arreglo de los tribunales, su jurisdicción y procedimientos. En cualquiera de estos casos, los jueces del Tribunal de Distrito de Puerto Rico o de cualquier otro tribunal que pueda sustituirlo, seguirán ocupando cargos de igual naturaleza, categoría o sueldo en las secciones o salas de los nuevos tribunales de justicia que se establezcan correspondientes a las cortes abolidas.

No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el Tribunal Supremo no podrá ser abolido ni privado de jurisdicción para revisar, revocar, modificar o confirmar mediante apelación o certiorari y según por ley o reglas procesales se disponga, sentencias o decretos finales de tribunales inferiores en aquellos casos: (a) en que esté envuelta la constitucionalidad o validez de cualquier ley, ordenanza, orden ejecutiva o reglamentación; (b) en que esté envuelta la legalidad o improcedencia de cualquier contribución, impuesto, tasación o penalidad a tales efectos; (c) en que esté envuelta la jurisdicción de cualquier tribunal inferior; (d) en casos criminales en que haya recaído sentencia condenatoria por delito grave; (e) en que estén envueltos cualesquiera derechos civiles o individuales; y (f) en todos aquellos casos que envuelvan errores o cuestiones de ley.

El Tribunal Supremo estará integrado por un Juez Presidente y seis Jueces Asociados. Los jueces del Tribunal Supremo, con los jueces que en adelante se nombren para el Tribunal de Distrito de Puerto Rico, o el tribunal o tribunales que sustituyan a éste, desempeñarán sus cargos por tiempo indefinido y mientras observen buena conducta y ejerzan su cometido con entera imparcialidad e independencia judicial. En el caso de cualquier vacante permanente en la Presidencia del tribunal Supremo, pasará automáticamente a desempeñar el cargo el Juez Asociado de mayor antigüedad en servicio.

Para ser juez o magistrado del Tribunal Supremo o del Tribunal de Distrito de Puerto Rico, o del tribunal que pueda sustituir a este último, y de cualquier otro tribunal o corte de récord, se requiere: (a) ser ciudadano de los Estados Unidos de América, con domicilio en Puerto Rico por no menos de diez (10) años con antelación a su nombramiento; (b) haber cumplido treinta (30) años de edad; (c) hallarse en el pleno goce de sus derechos civiles y políticos; (d) haber observado ininterrumpidamente buena conducta moral; (e) haber ejercido en Puerto Rico durante diez años por lo menos la profesión de abogado, o haber desempeñado por igual términos funciones judiciales o fiscales o haber explicado durante el mismo número de años una Cátedra de Derecho en una Universidad de esta Isla, debidamente acreditada. A los efectos del párrafo anterior, podrán sumarse los períodos en que se hubiesen ejercido la cátedra de Derecho, la abogacía y las funciones judiciales o fiscales. Todos los jueces, funcionarios y empleados de los tribunales de Puerto Rico, antes de entrar en el desempeño de sus respectivos cargos, deberán prestar juramento de sostener la Constitución de los Estados Unidos, esta Constitución y las demás leyes de Puerto Rico. Los jueces o magistrados no podrán desempeñar su profesión de abogado ni ejercer ningún otro cargo o empleo remunerativo en Puerto Rico o bajo el Gobierno de los Estados Unidos de América; y deberán observar los cánones de la ética judicial adoptados de tiempo en tiempo por el American Bar Association mientras el Tribunal Supremo no promulgue un código de ética judicial. Todo juez o magistrado que figure como candidato para cualquier cargo electivo, o que de algún modo participe en campañas electorales o políticas, quedará automáticamente separado de su incumbencia.

Salvo lo previsto para la Presidencia del Tribunal Supremo, cualquier vacante en los cargos de jueces de esa Corte, o en el Tribunal de Distrito de Puerto Rico o en cualquier tribunal o corte que pueda sustituir a este último, así como en cualquier otra corte o tribunal de récord, será cubierta por nombramiento del Gobernador de una terna propuesta por un Comité Judicial integrado por el Juez Presidente del Tribunal Supremo, por el Juez Asociado del Tribunal Supremo de mayor antigüedad en el cargo por el juez del Tribunal Supremo y el de distrito que sean de jubilación más reciente, por el Presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico mientras subsista esta organización, y por los dos letrados de mayor antigüedad en el ejercicio activo de la abogacía en Puerto Rico. El Comité Judicial será presidido y convocado cuantas veces fuere menester por el Juez Presidente del Tribunal Supremo y todo acuerdo será tomado por no menos de cinco (5) de sus componentes. Todos los demás jueces, los márshals y Secretarios de los tribunales establecidos actualmente o que se establecieren en adelante, cuyos nombramientos no estén de otro modo dispuestos por ley o en esta Constitución, serán designados por el Gobernador con el concurso y consentimiento del Senado.

Los jueces del Tribunal Supremo y los de las demás cortes o tribunales de récord insulares, gozarán de los mismos derechos y privilegios de jubilación o retiro que hasta el presente les correspondan o puedan establecerse de manera más favorable por el poder legislativo.

Los jueces del Tribunal Supremo y los nombrados bajo esta Constitución para el Tribunal de Distrito de Puerto Rico o del tribunal que pudiera sustituir al último, son inamovibles. Los jueces del Tribunal de Distrito de Puerto Rico o del tribunal que pueda sustituirlo, e igualmente los de cualquiera otra corte o tribunal de récord existente o que pueda en lo sucesivo establecerse, sólo podrán ser separados de sus cargos por justa causa y en la forma provista por ley. Los jueces del Tribunal Supremo sólo podrán ser separados de sus cargos por las justas causas provistas o que por ley se proveyeren en lo sucesivo para la destitución de los jueces de distrito. La separación de los jueces del Tribunal Supremo será mediante residenciamiento que deberá iniciarse en la Cámara de Representantes y por acuerdo de cuatro quintas partes de los votos de sus miembros. Tales casos de residenciamiento se ventilarán ante el Senado Insular, sin que pueda recaer veredicto condenatorio sino por el voto unánime de sus miembros. Cuando en efecto se constituyen en tribunal, presentarán los Senadores juramento o harán formal promesa de llenar fielmente su cometido. La sentencia inculpatoria no podrá exceder de la destitución del magistrado y de su inhabilitación para obtener y desempeñar cargos retribuidos y de honor o confianza en Puerto Rico; pero la parte convicta quedará, no obstante, sujeta a cualesquiera otras sanciones con arreglo a las leyes.

El Juez Presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico, en su ausencia o inhabilidad el Juez Asociado que le sustituya nombrará todo el personal provisto por ley para dicho Tribunal Supremo. Será el jefe administrativo de los tribunales de justicia insulares; y, como tal, asumirá los mismos poderes y funciones administrativas que hasta el presente venía desempeñando el Procurador General. Tendrá, asimismo, facultad para nombrar y fijar sueldo razonable a un director administrativo de dichos tribunales, quien actuará hasta el nombramiento e instalación de un sucesor. A instancia del director administrativo y sin que ello constituya limitación a sus facultades generales como jefe administrativo, el Juez Presidente del Tribunal Supremo o en su ausencia o inhabilidad el Juez Asociado que lo reemplace, podrá designar temporalmente, por períodos que no excedan de 60 días previa aceptación voluntaria, a jueces de distrito o de cualesquiera otros tribunales inferiores para prestar servicios en cualquier sala o sección de los tribunales de justicia.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico, mediante reglas que promulgare y pondrá en vigor de tiempo en tiempo, tendrá la facultad de regular los procedimientos judiciales, civiles o criminales, en todas las cortes de Puerto Rico, con el propósito de simplificar los mismos y promover una solución justa, rápida, y económica de toda acción o procedimiento. Toda ley o reglas concernientes a las alegaciones, práctica o procedimientos judiciales en vigor al ser aprobada esta Constitución, se considerarán como reglas del Tribunal Supremo y continuarán en vigor como tales, a menos que sean modificadas, enmendadas o derogadas por reglas promulgadas de acuerdo con la facultad aquí concedida. Tales reglas no podrán derogar, ampliar o modificar los derechos sustantivos de las partes o litigantes.

Todas las diligencias judiciales se harán a nombre de “Estados Unidos de América, SS, El Presidente de los Estados Unidos” y todas las acciones criminales o penales en los tribunales locales se instruirán a nombre y por autoridad de “EI Pueblo de Puerto Rico”. Todas las diligencias judiciales, alegaciones y procedimientos en los tribunales de Puerto Rico serán lo mismo en el idioma español o castellano, que en el inglés.

El Tribunal Supremo y las Cortes de Distrito de Puerto Rico y los respectivos jueces de los mismos podrán conceder autos de hábeas corpus en todos los casos en que dichos autos puedan concederse por los jueces de las Cortes de Distrito de los Estados Unidos, y las Cortes de Distrito podrán conceder autos de mandamus en todos los casos oportunos.

No podrá sostenerse en la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico pleito alguno con el fin de restringir la asación o cobro de contribución alguna impuesta por las leyes de Puerto Rico.

Corresponderá decidir a los tribunales de justicia, en caso de impugnación y en todo procedimiento de expropiación forzosa, la certeza de la causa de utilidad pública o interés social y la necesidad de la expropiación.

Los recursos por causa de error y las apelaciones contra las sentencias y decretos definitivos del Tribunal Supremo de Puerto Rico, podrán ser interpuestos y seguidos ante la Corte de Circuito de Apelación para el primer circuito y ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, de la manera como ahora está dispuesto por ley.

Las disposiciones del párrafo precedente se extenderán a las apelaciones y recursos que envuelvan esta Constitución.

Todos los jueces recibirán compensación por sus servicios en períodos fijos y no podrá disminuirse la misma una vez sea establecida.

Todos los jueces, marshals y Secretarios de los tribunales establecidos actualmente o que se establecieren en adelante en Puerto Rico y cuyo nombramiento no ha de hacerse por el Comité Judicial o mediante terna sometida por dicho Comité, serán nombrados por el Gobernador con el concurso y consentimiento del Senado de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 46

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ y VERAY, JR.

Para declarar la presunción de inocencia de los acusados por delito público.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En todo juicio, proceso e investigación por la comisión de algún delito público, el acusado o persona investigada, se presumirá inocente hasta que se pruebe lo contrario  ante tribunal competente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————

Proposición Núm. 47

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ y VERAY, JR.

Para Regular la Aprobación de las Leyes de Vigencia Inmediata.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se podrá decretar la vigencia inmediata de las leyes con excepción de aquéllas que así se acordare por unanimidad de los cuerpos legislativos, o que fueren necesarias e indispensables para atender a una situación de emergencia insular urgente, la cual se especificará en el texto de la ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 48

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ y VERAY, JR.

Para Regular la Formación del Presupuesto de Ingresos y Gastos del Gobierno de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Ley de Presupuesto de Puerto Rico se originará en la Cámara de Representantes y no con­tendrá partida alguna que no corresponda a un gasto decretado por legislación anterior o para pago de créditos legalmente reconocidos y para pago de los gastos del año fiscal correspon­diente.

El Presupuesto comprenderá una sola ley la que contendrá detalladamente todos los gastos de las diferentes dependencias y organismos del Gobierno de Puerto Rico que se paguen total o parcialmente con fondos públicos y en dicho presupuesto constarán por sus diversos conceptos, todos los ingresos necesarios para cubrir dichos gastos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 49

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ y VERAY, JR.

Para evitar la inscripción y votación electoral de los pordioseros y de aquellas personas recluidas en asilos, hospitales y otras instituciones públicas o privadas de caridad, mientras dure su reclusión.

Resuélvase que formará parte de la. Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ningún pordiosero o persona que viva de la caridad pública tendrá derecho a inscribIrse o votar en cualesquier elección o votación que se celebre en Puerto Rico. Así mismo tampoco tendrán derecho a inscribirse o estando inscritas a votar en cualesquier elección que se celebre en Puerto Rico, aquellas personas recluidas en asilos, hospitales, hospicios e instituciones públicas o privadas de caridad o beneficencia mientras dure su reclusión.

Toda persona encargada de cualesquiera de las referidas instituciones que permitiere que las personas especificadas anteriormente salieren o fueren sacadas de las mismas para inscribirse o votar, incurrirá en delito público.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 50

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ Y VERAY, JR.

Para declarar incompatible los cargos de funcionario ejecutivo de Puerto Rico y de sus municipios con cualesquier puesto político o de organismos políticos, los cuales por ley o por costumbre tengan derecho a recomendar o proponer a dicho funcionario ejecutivo personas para ser nombradas por ésta para cargos pagados con fondos públicos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ningún funcionario ejecutivo de Puerto Rico o de sus municipalidades podrá, dentro del término de su cargo y mientras esté en el ejercicio del mismo, aceptar o desempeñar puesto alguno en partidos u organizaciones políticas, los cuales tengan derecho por ley o por costumbre a recomendar candidatos a ser nombrados por dicho funcionario ejecutivo para cargos pagados con fondos públicos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 51

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ Y VERAY, JR.

Para que todo funcionario ejecutivo de Puerto Rico y todo miembro de la Legislatura o cuerpo legislativo de Puerto Rico, al prestar juramento de aceptación del cargo, presente una declaración detallada, bajo juramento, de toda clase de bienes que posea, administre o controle en la isla o fuera de la isla, con sus respectivos valores, bien sean dichos bienes propios o ajenos, incluyendo los bienes de la esposa y de los hijos bajo la patria potestad del declarante. Igual declaración deberán prestar los funcionarios ejecutivos y electivos municipales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo funcionario ejecutivo de Puerto Rico bien sea nombrado gubernativamente o por elección popular, al prestar juramento de aceptación del cargo deberá archivar en la oficina del Auditor de Puerto Rico, como documento público, una declaración detallada, bajo juramento, que contenga una descripción y valoración de toda clase de bienes que posea, administre o controle al tomar posesión del cargo, bien radiquen dichos bienes en Puerto Rico o fuera de la isla, incluyendo en dicha declaración y en idéntica forma, los bienes de su esposa y de los hijos bajo su patria potestad.

Anualmente dicho funcionario radicará idéntica relación a la anterior, y, así sucesivamente, hasta tres años posteriores al cese en su cargo.

Esta disposición es aplicable a los legisladores y a los funcionarios municipales de nombramiento y electivos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 52

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Para Enmiendas a la Constitución.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente;

Las enmiendas a la constitución deberán ser preparadas por la asamblea legislativa en cualquier sesión regular de la misma. La enmienda propuesta será presentada como una resolución conjunta de ambas cámaras y deberá seguir los trámites reglamentario s y ser aprobada por no menos de dos terceras partes de los votos de ambas cámaras. Una vez así aprobada la legislatura lo notificará al gobernador para que éste la someta al electorado en las próximas elecciones generales. La enmienda deberá ir impresa en una papeleta electoral por separado para que el electorado tenga la oportunidad de conocerla y pueda votar en su favor o en contra. Deberá ser aprobada por una mayoría de los electores que depositen sus votos en la elección. La enmienda así aprobada no entrará en vigor hasta que la Junta de Elecciones certifique los resultados de la elección.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 53

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y GOITÍA.

Para reconocer Personalidad Jurídica a los Municipios y Derecho de Intervención a sus electores en cambios de nombre, anexión, eliminación y limitación y expansión de sus Límites Territoriales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los municipios actuales con su personalidad jurídica, sujetos a las regulaciones que se establezcan por ley, quedan reconocidos como fundamentos básicos de la Organización Política del Pueblo de Puerto Rico; y, se reserva a los electores legales de cada municipio el derecho a decidir por mayoría de votos cualquier cambio propuesto de nombre, localización, anexión, eliminación, limitación o expansión de sus límites territoriales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————-

Proposición Núm. 54

——————

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Para Garantizar Derechos del Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se garantizará por nuestra Constitución:

1. El derecho a la protección de la vida y salud de los trabajadores.

2. El derecho a la libertad de asociación en organizaciones de su propia elección.

3. El derecho de los trabajadores a contratar colectivamente a través de su organización y representantes de su libre elección.

Los convenios colectivos quedarán en la Constitución investidos del interés público.

4. El derecho a la huelga pacífica y demás actividades concertadas para promover su bienestar económico y social en las relaciones con sus patronos.

5. Los trabajadores tendrán derecho a que se les provea oportunidades de trabajo en la medida en que lo permitan los recursos económicos del pueblo y su gobierno.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 4, 1951

——————

Proposición Núm. 55

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA

Derechos Civiles o de los Individuos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Para garantizar los derechos civiles, o los derechos de los individuos, deberá incorporarse a nuestra Constitución, las disposiciones contenidas en las enmiendas I a X, y XIII, XIV, XV y XIX de la Constitución de los Estados Unidos de Norte América.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 56

——————-

Presentada por el SEÑOR COLÓN CASTAÑO.

Para declarar Recursos Forestales a las áreas de toda finca dedicada al cultivo del cafeto y a los bosques vírgenes, eximiéndolas de contribución territorial.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las áreas dedicadas, o que en el futuro se dediquen a bosques y florestas, incluyendo en estas últimas toda área dedicada a la siembra y cultivo del cafeto bajo sombra arbórea, serán consideradas como recursos forestales y sobre ellas no podrá imponerse contribución territorial alguna.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 57

——————-

Presentada por el SEÑOR COLÓN CASTAÑO.

Sobre la Inviolabilidad de la Propiedad y del Hogar

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo ciudadano tendrá derecho al pacífico disfrute de su hogar y de su propiedad, los cuales serán inviolables. Los daños al hogar y a la propiedad serán penados por ley y sujetos a justa indemnización.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 58

——————-

Presentada por el SEÑOR COLÓN CASTAÑO.

Sobre Uniformidad Contributiva y Hogar Seguro

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura del Estado podrá otorgar exención de contribuciones a las industrias y negocios cuando a juicio de la Legislatura el bienestar del Estado lo justificare.

Salvo lo dispuesto en esta Constitución las contribuciones serán uniformes.

Todos los ciudadanos tendrán derecho al hogar seguro sin distinción de privilegios.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 59

——————-

Presentada por el SEÑOR COLÓN CASTAÑO.

Disponiendo que no podrá imponerse contribución o arbitrio  a ningún equipo o maquinaria que se utilice en la producción agrícola.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo Siguiente:

Se considerarán como instrumentos de trabajo los arados, tractores y maquinarias que se utilicen para la producción agropecuaria y avícola y para la preparación por el agricultor de sus productos para el mercado, siempre que dicha preparación se lleve a cabo dentro de los límites de la propiedad del agricultor o por cooperativas de agricultores, y sobre tales instrumentos de trabajo no se impondrá ninguna clase de contribución o arbitrio.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 60

——————-

Presentada por el SEÑOR COLÓN CASTAÑO.

CLÁUSULA DE PREÁMBULO

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros los delegados del Pueblo de Puerto Rico, reunidos en Convención Constituyente con el propósito de redactar una Ley Fundamental para regir nuestro gobierno interno; reafirmamos nuestra lealtad a la bandera y la ciudadanía de los Estados Unidos de América, y con carácter transitorio  en lo que Puerto Rico logra su aspiración suprema de igualdad dentro de la soberanía de Estados Unidos de América, invocando la protección de Dios,  establecemos esta constitución para Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 61

——————-

Presentada por los SEÑORES SÁNCHEZ y CANDELARÍO  ARCE.

Para garantizar los Derechos de los Trabajadores.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los trabajadores como tales tendrán entre otros los siguientes derechos: (a) a organizarse libremente en uniones, sindicatos, federaciones y confederaciones, y, a mantener relaciones fraternales con otras organizaciones sindicales del mundo; (b) a que se les garantice oportunidades de trabajo que le permita vivir decentemente; (c) a la protección de su vida y salud en el trabajo, limitando la jornada diaria de trabajo para los empleados del gobierno y empresas de servicio público a seis (6) horas, y en las empresas privadas a siete (7) horas, garantizándoles además a todo empleado un beneficio proporcional de las ganancias netas de su patrono; (d) a contratar colectivamente a través de  representantes de su libre selección; entendiéndose, que los convenios colectivos firmados quedarán investidos del interés público;  (e) a que se les garantice el derecho a la huelga y al piquete pacíficamente, según reglamentación de Ley, y a llevar a cabo otras actividades concertadas para promover su bienestar en las relaciones con sus patronos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————

Proposición Núm. 62

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

Para que por el Secretario de toda cámara u organismo legislativo se haga constar en el acta la hora exacta del día y mes del año natural en que por ley termine cada período legislativo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será deber del Secretario de cualesquiera cámara u organismo legislativo hacer constar en el acta correspondiente, bien por sí o a petición de cualquier legislador, la hora exacta del día, mes y año natural en que por ministerio  de la ley termine dicho período o sesión legislativa.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm.  63

——————-

Presentada por los SEÑORES GELPÍ Y VERAY, JR.

Para Regular las Órdenes de Registro y de Allanamiento.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona residente en Puerto Rico estará garantizada contra registros y allanamientos ilegales y no se expedirá orden o mandamiento judicial de registro, allanamiento u ocupación de bienes sin previas declaraciones o afirmaciones juradas en las que se especifiquen detallada­mente los actos delictivos en los que se fundará la orden de registro o de allanamiento, el nombre de la persona a registrarse, la propiedad a ocuparse y la casa o vivienda a ser allanada.

En caso de que la orden o mandamiento expedido fuere declarada nula, el registro de la persona y todo lo ocupado y observado por los agentes de la autoridad a virtud de la misma o por personas que le acompañaren, no podrán ser admitidos en evidencia en ningún procedimiento judicial.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 64

——————-

Presentada por el SEÑOR VILLARES RODRÍGUEZ.

Estableciendo el Consejo Judicial, sus Deberes y Facultades.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

(1) Habrá un Consejo Judicial compuesto de los siguientes siete miembros: el Juez Presidente del Tribunal Supremo, quien lo presidirá, el Presidente del Senado, el Presidente de la Cámara de Representantes, el Procurador General, el Presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, un Juez del Tribunal de Primera Instancia, y un Juez de jurisdicción limitada. Estos dos últimos miembros ejercerán sus cargos por el término de cuatro años y serán nombrados por el Gobernador. El Director Administrativo de los tribunales será el Secretario Ejecutivo del Consejo Judicial.

(2) Dentro del término de 90 días después de ocurrida una vacante en algún tribunal, será deber del Consejo Judicial el enviar una lista de no menos de tres nombres de candidatos al Gobernador para que éste proceda a hacer el nombramiento correspondiente según se dispone en esta Constitución.

(3) El Consejo Judicial ejercerá aquellos otros deberes y facultades que le sean asignadas por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 65

——————-

Presentada por el SEÑOR VILLARES RODRÍGUEZ.

Estableciendo el Derecho al Trabajo y a una Justa Compensación.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

(1) Derecho al Trabajo:

El trabajo es el medio indispensable para satisfacer las necesidades materiales y espirituales del individuo. Es la base de todos los logros de la civilización y el cimiento de la prosperidad general, por lo tanto el derecho al trabajo debe ser protegido por la sociedad, considerándolo con toda la dignidad que éste se merece y proveyendo oportunidad de trabajo para aquellos que la necesiten.

(2) Derecho a una justa compensación:

Ya que el capital, la ganancia, el provecho y utilidad son producto exclusivo de la labor humana, el pueblo debe organizar y reactivar las fuentes de producción de tal manera que facilite y asegure al trabajador una remuneración justa y equitativa, que satisfaga sus necesidades vitales y le compense adecuadamente por el fruto obtenido y por el esfuerzo realizado.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 66

——————

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Sobre Vigencia de las Leyes y Ordenanzas de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las leyes y ordenanzas de Puerto Rico actualmente en vigor, continuarán vigentes, excepto en aquello en que sean alteradas, enmendadas o modificadas por la presente, hasta que sean alteradas, enmendadas o derogadas por la autoridad legislativa que se provee en la presente para Puerto Rico; y dicha autoridad legislativa tendrá poder, cuando no exista incompatibilidad con esta Ley, mediante la debida legislación, para enmendar, alterar, modificar o derogar cualquier ley u ordenanza civil o criminal, que continúe en vigor en virtud de esta Ley, según de tiempo en tiempo lo estimare conveniente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 67

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Sobre Autenticidad de Escrituras Públicas y otros Documentos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las escrituras públicas y otros documentos que afecten a bienes inmuebles o derechos reales radicados en el Distrito de Columbia o en cualquier otro Territorio  o posesión de los Estados Unidos podrán ser autenticados en Puerto Rico ante cualquier Notario  público debidamente autorizado para ejercer en la Isla por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, o ante el Secretario Ejecutivo de Puerto Rico; Disponiéndose, que el certificado extendido por dicho Notario  será acompañado del certificado del Secretario -Repórter del Tribunal Supremo de Puerto Rico, haciendo constar que el Notario  que hizo dicha autenticación es realmente tal funcionario notarial.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 68

——————-

Presentada por el SEÑOR FERRÉ.

PREÁMBULO

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros, los ciudadanos americanos de puerto Rico, deseosos de expresar nuestro agradecimiento al Dios Todopoderoso y de garantizar los derechos de nuestro pueblo y de su posteridad, a la vida, la libertad y la consecución de la felicidad, por la presente promulgamos y establecemos esta CONSTITUCIÓN, que instituye un gobierno de ley y de justicia igual para todos y asimismo declaramos que para que estos propósitos puedan plasmarse en fecunda realidad, es la aspiración suprema del pueblo de Puerto Rico, alcanzar la plena igualdad en unión permanente e indisoluble con el pueblo de Estados Unidos de América como un estado más de la Unión Americana.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 69

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Derecho a la Seguridad Social.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho a la seguridad social que le proteja contra las consecuencias de la desocupación, de la vejez y de la incapacidad que, proveniente de cualquier otra causa ajena a su voluntad, la imposibilite física o mentalmente para obtener los medios de subsistencia.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 70

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Declaración de Derechos de la Ley Orgánica de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Deberá incorporarse a nuestra Constitución la Declaración de Derechos de la Ley Orgánica de Puerto Rico, conocida como Acta Jones.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 71

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Derecho al Sufragio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los electores de Puerto Rico, de ambos sexos, deberán ser ciudadanos de los Estados Unidos, que hayan cumplido dieciocho (18) años de edad, y tengan las demás condiciones que se prescribieren por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico; Disponiéndose, que no se impondrá ni exigirá, en ningún tiempo a ningún elector, condición alguna que envuelva la posesión de propiedad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 5, 1951

——————-

Proposición Núm. 72

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Derecho del Elector Ausente de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura de Puerto Rico puede, por ley general, proveer la manera mediante la cual los electores de Puerto Rico debidamente cualificados y que se encuentren ausentes de la Isla de Puerto Rico, puedan registrarse y depositar sus votos; y para proveer la manera en que se haya de realizar la tramitación, devolución y/o escrutinio de los votos emitidos en el lugar donde dichos electores residan.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 73

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Consulta sobre la Constitucionalidad de un Proyecto de Ley

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Cuando exista duda sobre la constitucionalidad de un proyecto de ley que haya sido propuesto o vaya a proponerse a la Legislatura, el Gobernador o la Legislatura por la aprobación de la mayoría de sus delegados, podrá consultar el asunto a la Corte Suprema. Esta rendirá su opinión. La opinión, así rendida no será final y podrá ser objeto de reconsideración y revisión en caso que dicha medida sea aprobada e impugnada en la corte.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 74

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Elegibilidad de los Legisladores a Puestos Públicos

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ningún miembro de la Legislatura será elegible para ningún puesto público ya sea por nombramiento o por elección durante el  período para el cual fue electo si dicho puesto fue creado, o el sueldo de dicho puesto aumentado durante su término como legislador.

La inelegibilidad durará por todo el término para que fue electo y no se convertirá en elegible aunque renunciase el mismo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————

Proposición Núm. 75

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Relaciones Federales

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El gobernador nombrará con el consejo y consentimiento del Senado un funcionario administrativo cuyo deber será: (1) estar en contacto con la administración de todas las funciones y actividades civiles federales en Puerto Rico, (2) tener enterado al ejecutivo del progreso de sus programas, para que éste a su vez pueda informar a la legislatura y al pueblo.

La Legislatura queda facultada para enactar una ley enumerando las cualificaciones del funcionario aludido, su remuneración y las reglas necesarias para llevar a cabo su cometido.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 76

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO

Reorganización de Departamentos o Agencias Ejecutivas

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo  siguiente:

Cuando el gobernador determinare que es necesaria la reorganización de cualquier departamento o agencia ejecutiva, preparará un plan de reorganización y lo transmitirá a la Asamblea Legislativa mientras ésta estuviere en sesión; Disponiéndose, que en caso de ser presentados a una sesión extraordinaria deberá entregarlo a cada uno de los presidentes de ambas cámaras no menos de quince (15) días antes de la fecha que se fije para comenzar dicha sesión extraordinaria. La Legislatura aprobará o desaprobará los planes así presentados sin modificarlos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 77

——————-

Presentada por el SEÑOR MELLADO.

Preámbulo de la Constitución

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros, El Pueblo de Puerto Rico, asociados libremente y por convenio con El Pueblo de los Estados Unidos de América; en virtud de la autoridad legal que de tal convenio emana, así como de la autoridad que conlleva nuestra condición de pueblo civilizado; organizamos el Estado Libre de Puerto Rico y formulamos para su gobierno la presente Constitución.

Aspiramos a lograr el bienestar y la felicidad de todos los puertorriqueños, y contribuir en la medida que nos sea posible al bienestar y la felicidad de todos los pueblos, especialmente aquellos de nuestro hemisferio. Aspiramos, además, a vivir política y económicamente unidos al Pueblo de los Estados Unidos de América en un plano de mutua comprensión y respeto; a enriquecer nuestra cultura con los mejores elementos de todas las culturas; a regirnos por las normas de la más pura democracia; y a legar a nuestros descendientes un Puerto Rico mejor del que encontramos al nacer.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 78

——————-

Presentada por el SEÑOR MELLADO.

Derechos Contractuales para los Afiliados a los distintos Sistemas de Retiro

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La afiliación de cualquier empleado, activo o pensionado, presente o futuro, en un sistema de pensiones o retiro del Gobierno de Puerto Rico o de cualquiera de sus instrumentalidades, agendas o divisiones políticas, conllevará derechos contractuales en cuanto a los beneficios a recibirse bajo dichos sistemas, cuyos derechos, una vez establecidos, no podrán ser disminuidos ni menoscabados. Los fondos de todo sistema de pensiones o retiro serán fondos en fideicomiso.

Traducción que se sugiere:

“Membership of pensioners and contributors, both present and future, in any pension or retire­ment system of the Insular Government of Puerto Rico or of a civil division or instrumen­tality thereof, by whatever name called, shall be a contractual relationship as to the benefits, eq­uities and expectancies, which, when established, shall not be diminished or impaired. The funds in any such pension or retirement system shall be held in trust.”

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 79

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Derecho a igual salario  por trabajo igual

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario  por trabajo igual.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 9, 1951

——————-

Proposición Núm. 80

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Derecho del Trabajador al Descanso

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo, y a vacaciones periódicas pagadas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————

Proposición Núm. 81

——————-

Presentada por el SEÑOR GARCÍA MÉNDEZ.

PREÁMBULO

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

“Nosotros, el pueblo de Puerto Rico, formado por sinceros y leales ciudadanos americanos cuya aspiración política máxima es compartir, en condiciones de igualdad, todos los derechos y todos los deberes que tienen y desempeñan sus conciudadanos americanos residentes en los Estados Unidos Continentales, establecemos y promulgamos la siguiente Constitución con el fin de proveer para el bienestar general y asegurar para todos las bienandanzas de la democracia y la libertad.”

“Nosotros, los ciudadanos americanos del Pueblo de Puerto Rico, con el fin de promover el bienestar general, asegurar las bendiciones de la libertad y cimentar la felicidad de los puertorriqueños mediante la unión permanente e indisoluble con los Estados Unidos de América, bajo cuya bandera aspiramos a disfrutar eventualmente de la completa igualdad en la dignidad de la ciudadanía con un status de carácter irrevocable, confiados en el reconocido espíritu justiciero del gran pueblo estadounidense e inspirados en la infinita bondad de la Divina Providencia, establecemos y promulgamos la siguiente Constitución”.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 82

——————-

Presentada por los SEÑORES SANDÍN, RIVERA CANDELARIA,

BARCELÓ, FIGUEROA OLIVA Y ROSA

Preservando la Autonomía de los Municipios de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los Municipios tendrán plenas facultades legislativas y administrativas en todo asunto que fuere de naturaleza municipal, y que se relacione con Beneficencia, Instrucción, Orden y Seguridad Pública, Obras Públicas y Servicios Públicos, etc.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 83

——————-

Presentada por el SEÑOR SÁNCHEZ.

Creación de Organismos, Comisiones o Juntas de Servicio Público

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Asamblea Legislativa de Puerto Rico queda por la presente autorizada para decretar leyes relativas a la regulación de empresas de servicio público o cuasi públicos, y sobre todo, lo concerniente al otorgamiento de franquicias, licencias, permisos, derechos, privilegios, fijación de tarifas, precios, participaciones y compensaciones de tales empresas. Podrá así mismo encomendar la ejecución de dichas leyes a comisiones o juntas administrativas creadas específicamente con tal propósito.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————

Proposición Núm. 84

——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

“Municipios”

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura de Puerto Rico creará nuevos municipios cuando la necesidad y conveniencias así lo exijan, pero no se creará ningún municipio dentro de la jurisdicción de otro, sin el consentimiento del municipio o parte del municipio que pudiera ser afectada, y mediante la correspondiente consulta (referéndum).

Cualesquiera municipios, que antes de la adopción de esta Constitución hayan sido fusionados a otros municipios, podrán en cualquier tiempo, mediante la correspondiente consulta al pueblo (referéndum), solicitar la anulación de tal fusión y convertirse nuevamente en un municipio separado, siempre y cuando que dicha consulta resulte que una mayoría así lo desea.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 85

——————

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA

“Minorías Políticas en Municipios”

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las Asambleas Municipales y la Junta de Comisionados de la Capital, o sus sucesores, estarán constituidos en tal forma que en ellos siempre haya representación de alguno de los partidos en minoría.

La Asamblea Legislativa de Puerto Rico, o su sucesora, proveerá legislación adecuada a tales fines.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 86

——————-

Presentada por los SEÑORES VEGA y VALENTÍN VIZCARRONDO

“Libertad Religiosa”

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Considerando: Que en un Estado libre deberán manifestarse las ideas religiosas libremente;

Considerando: Que los principios religiosos son básicos para la felicidad de la familia y la estabilidad funcional en la sociedad;

Considerando: Que el factor religioso es necesario , indispensable y vital en la formación del carácter global del ciudadano;

Considerando: Que una Nación libre no puede subsistir sin los elementos que la integran;

Considerando: Que es deber primordial de todos ciudadanos reconocer al Ser Supremo “como dador de toda buena dádiva y de todo don perfecto”;

Considerando: Que la libertad religiosa es signo de progreso en los pueblos, de armonía en la sociedad y de paz y felicidad para el individuo;

Por tanto, resuélvase por esta Constituyente, como por la presente se resuelve decretar la libertad religiosa en Puerto Rico en la siguiente forma:

Artículo 1.-Se garantiza la libre expresión del sentimiento religioso, y no se prohibirán las prácticas del culto en sus diferentes manifestaciones;

Artículo 2.-No se asignará, donará, aplicará, directa ni indirectamente, dinero o propiedades públicas, para el uso, beneficio o sostenimiento de ninguna secta, religiosa, o para uso, beneficio o sostenimiento de ningún ministro, sacerdote, predicador o dignatario  religioso, como tal;

Artículo 3.-La propiedad real, bien sea, edificios o extensión de tierras, que no excedan de diez cuerdas, y que se usaren exclusivamente para fines benéficos o religiosos, y que fueren propiedad de las citadas instituciones, corporaciones o iglesias, debidamente inscritas en el Registro de la Propiedad, quedarán exentas del pago de tributos al Estado; Disponiéndose, sin embargo, que si las referidas propiedades reales fuesen arrendadas o alquiladas, y derivasen beneficios pecuniarios a los respectivos dueños, quedarán, ipso facto, sujetas a tributaciones, y el Tesorero de Puerto Rico, vendrá obligado, mediante previa y correspondiente tasación, a imponerles el canon de tributación.

Articulo4.-La poligamia o matrimonios polígamos, quedan de aquí en adelante, prohibidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 87

——————-

Presentada por los SEÑORES VILLARES RODRÍGUEZ y ORTÍZ STELLA

Prohibiendo el neomaltusianismo en las instituciones públicas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se permitirán en las instituciones públicas las enseñanzas o prácticas neomaltusianas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 88

——————-

Presentada por los SEÑORES VILLARES RODRÍGUEZ y ORTÍZ STELLA

“Sobre Arresto”

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se ordenará el arresto de ninguna persona a no ser bajo acusación de haber cometido delito público.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 89

——————-

Presentada por el SEÑOR CARRASQUILLO

Exención de Embargos y Ejecución de Fondos de Organizaciones Obreras.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los fondos de las organizaciones obreras se declaran exentos de embargos o ejecuciones.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————

Proposición Núm. 90

——————-

Presentada por el SEÑOR CARRASQUILLO

No se prohibirá el taller cerrado (“closed shop”)

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se aprobará ninguna ley que impida incluir el taller cerrado (“closed shop”) en los convenios colectivos de las organizaciones obreras.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 91

——————

Presentada por el SEÑOR CARRASQUILLO

Sobre descuentos en los salario s de trabajadores y en los sueldos de los empleados.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se aprobará ninguna ley que autorice o permita descuentos en los salario s de los trabajadores y sueldos de los empleados.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 92

——————-

Presentada por el SEÑOR SANDÍN

Educación

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Asegurar que la Educación en Puerto Rico se encausará hacia el más completo desarrollo de la personalidad humana y hacia el fortalecimiento de los derechos humanos y a la moral cristiana.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

——————-

Proposición Núm. 93

——————-

Presentada por el SEÑOR SANDÍN

Para Asegurar Legislación Social Especial Beneficiando a los Ancianos y Enfermos Pobres y a los Huérfanos y Escolares.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo Siguiente:

Será política del Pueblo de Puerto Rico asegurar legislación Social beneficiando ancianos y enfermos pobres, huérfanos y escolares que se encuentren en Instituciones Públicas o Privadas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 11, 1951

———————

Proposición Núm. 94

———————

Substituta de la Núm. 20, radicada en Septiembre 25, 1951.

Presentada por los SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS SÁNCHEZ, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTÍNEZ SANDÍN, ORSINI y RIVERA MORALES.

CONSTITUCIÓN DE PUERTO RICO

PREÁMBULO

Nosotros, el Pueblo de Puerto Rico, manteniendo el principio humano de que la Libertad y la Justicia nos protegerán del miedo a la tiranía; y de que la verdadera democracia solamente podrá subsistir manteniéndose el equilibrio   de los tres poderes del Estado, mediante las imprescindibles limitaciones que el buen juicio y la experiencia histórica aconsejan, con el propósito de promover nuestro bienestar político, económico y social, y asegurar nuestra Libertad, con la ayuda del Todopoderoso, como un mandato, establecemos esta Constitución.

Resuélvase por la Asamblea Constituyente de Puerto Rico:

FORMA DE GOBIERNO

Artículo 1

Sección 1. —Puerto Rico, con sus islas adyacentes, situado entre el Océano Atlántico, por el Norte, y el Mar Caribe, por el Sur, al Este del meridiano setenticuatro de longitud. Oeste de Greenwich, es una comunidad de ciudadanos americanos, cuya soberanía interna se regirá por las disposiciones de esta Constitución.

La ciudad de San Juan es la Capital de Puerto Rico, y será la sede de su gobierno.

Sección 2. —Dentro de tres (3) meses, al expirar el término de seis (6) años desde la fecha en que entre en vigor esta Constitución, el Gobernador de Puerto Rico convocará a todos los electores capacitados de la Isla a un referéndum para que decidan por mayoría de los votantes, si ellos desean que Puerto Rico se convierta en un Estado de los Estados Unidos de Norte América o si desean que se constituya en una República libre, soberana e independiente. El Parlamento Insular aprobará la legislación necesaria para instrumentar el referéndum; y, si el Gobernador se negare a cumplir con este mandato, el Tribunal Supremo procederá a obligarlo, mediante mandamus, a petición de cualquier elector. El Gobernador, inmediatamente que se celebre el referéndum, comunicará el resultado de éste al Congreso, y al Presidente de los Estados Unidos.

Sección 3. —Hasta que se haga efectiva la voluntad de El Pueblo Puertorriqueño, expresada en el referéndum, todos los fundones del Gobierno de Puerto Rico serán ejercidas por el Poder Legislativo, por el Ejecutivo y por el Judicial, según se definen e instrumentan más adelante en esta Constitución. El Legislativo nunca ejercerá los poderes del Ejecutivo ni del Judicial; el Ejecutivo nunca ejercerá los poderes del Judicial ni del Legislativo; y el Judicial nunca ejercerá los poderes del Ejecutivo ni del Legislativo, de modo que siempre nuestro gobierno sea uno de leyes, y no de hombres.

DECLARACIÓN DE DERECHOS

Artículo II

En el ejercicio de los poderes que esta Constitución confiere al Gobierno de Puerto Rico, jamás se violarán los derechos fundamentales que aquí inmediatamente se especifican:

Sección 1. —El hombre y la mujer tienen iguales derechos, privilegios e inmunidades, ante la ley.

Sección 2. —Por el hecho del nacimiento todos los hijos son iguales, y tienen los mismos derechos y obligaciones, respecto de sus padres.

Sección 3. —No se privará a ninguna persona de su libertad o propiedad, sin el debido proceso de ley, ni se le negará la igual  protección de las leyes.

Sección 4. —Todo ciudadano tiene el derecho de poseer armas de fuego, en su hogar, para su defensa y la de su familia.

Sección 5. —El auto de habeas corpus sólo será suspendido por, el Gobernador de Puerto Rico, previo consentimiento del Parlamento, en caso de rebelión, insurrección o invasión.

Sección 6. —Todo ciudadano estará garantizado contra registro o secuestro arbitrario; además se declara inviolable el secreto de la correspondencia, y de la comunicación telegráfica, telefónica y cablegráfica. Toda evidencia obtenida en violación de esta disposición será inadmisible en todo proceso criminal.

Sección 7.—No se expedirá mandamiento de arresto o registro, sino por un funcionario judicial, cuando haya motivos fundados, basándose en declaraciones Juradas, que demuestren la existencia de causa probable de la comisión de un delito público describiéndose particularmente el lugar que ha de registrarse y las personas que han de ser detenidas, o las cosas que deben ser ocupadas.

Sección 8.—Ninguna persona podrá ser arrestada o detenida para investigarle, por más de veinticuatro (24) horas, y el funcionario judicial que le investiga deberá advertirle del derecho a asistencia de abogado, durante el proceso de la investigación.

Sección 9. —Todo acusado tendrá derecho a prestar fianza razonable, con suficiente garantía, desde el momento de su arresto y no se fijará fianza desproporcionada. Esta podrá ser prestada por persona natural o jurídica. La solvencia económica de los fiadores, cuando sean personas naturales, se determinará solamente por su juramento.

Sección 10. —Ninguna persona podrá ser acusada de un delito grave (felony), sin causa probable, que se determinará por un Gran Jurado. Este también tendrá poder para investigar cualquier funcionario , agencia o departamento del gobierno insular o municipal, y ejercen todos los poderes de investigación y acusación que le son inherentes.

Sección 11.—En todo proceso criminal el acusado tendrá derecho a ser informado de la naturaleza y causa de su acusación; a tener copia de la misma, con mención de los testigos en su contra y expresión de sus residencias; a tener un juicio rápido y público; a carearse con los testigos de cargo, y de usar medios compulsorios legales para conseguir testigos a su favor, y, si careciere de medios económicos, tendrá derecho a que sus testigos sean pagados por el Estado; y en todos los procesos por delitos penables con reclusión en el Presidio Insular, felony o misdemeanor, el acusado tendrá derecho a un juicio por un jurado del distrito judicial, previamente determinado, donde se perpetró el crimen.

Sección 12. —En todos los procesos por difamación oral o escrita, por caricatura, o a través de medios mecánicos, o de cual1uier otra índole, a funcionarios o empleados públicos, el acusado tendrá derecho a juicio por jurado.

Sección 13. —La selección del jurado se regulará por ley; pero no podrá hacerse discrimen en la selección por razón de raza, sexo, color, religión, filiación política, o condición social. Sin embargo, ninguna persona empleada en el Gobierno Insular o municipal, así como ninguna persona que viva de la caridad pública, o reciba una pensión del Gobierno por cualquier concepto, o esté recluida en un asilo de beneficencia pública, podrá servir como jurado en un proceso criminal. Todo jurado será designado por el término de un año, no pudiendo volver a formar parte del panel hasta dos años después.

Sección 14. —En todo proceso criminal contra dos o más acusados conjuntamente, cualquiera de ellos tendrá derecho a juicio por separado.

Sección 15. —No se aprobará ninguna ley ex post facto, ni ningún proyecto de ley para condenar sin formación de juicio. Será ex post facto cualquier ley civil o penal, de carácter substantivo o procesal, que menoscabe el derecho adquirido al amparo de legislación anterior, o contratos concertados antes de la vigencia de tal ley.

Sección 16. —No se impondrán multas excesivas, ni castigos crueles o inusitados, ni se impondrá la pena de muerte como castigo por ningún delito. La imposición de tortura o castigos crueles por funcionarios públicos, o por personas privadas, con autorización de dichos funcionarios, queda absolutamente prohibida.

Sección 17. —Las instituciones penales serán higiénicas, y adecuadas para la reeducación social de los reclusos, y no se adoptará, o pondrá en vigor, medida alguna que cause mortifica­ción, o inconvenientes, a los detenidos, excepto cuando esto fuere necesario  para la seguridad de los penales. En éstos existirá una oficina  para que los acusados, o detenidos, puedan conferen­ciar libremente con sus abogados, sin la presencia, o intervención, de los funcionarios de la pri­sión.

Sección 18. —Bajo ninguna circunstancia se permitirá el ingreso de un menor en una cárcel común, o en el Presidio Insular; ni será detenido para investigación en la oficina de un fiscal, o en un cuartel de la Policía Insular.

Sección 19. —La responsabilidad criminal es personal en Puerto Rico, y no existirá la culpa­bilidad por asociación. Ninguna persona podrá ser procesada dos veces por los mismos hechos, ni será obligada en ninguna causa a producir evidencia que lo incrimine.

Sección 20. —Los detenidos por procesos políticos se recluirán en departamentos separados de los delincuentes comunes; y no serán sometidos a trabajo alguno, ni a la reglamentación re­gular del penal; y ningún detenido o preso será incomunicado.

Sección 21. —Ninguna persona será encarcelada por deudas; tampoco podrá ser encarcelada indefinidamente por desacato civil.

Sección 22. —En todo proceso criminal, y en cualquier procedimiento extraordinario para obtener su libertad, el acusado gozará del derecho a estar asistido de abogado para su defensa, desde su arresto, hasta el final de la apelación a Tribunal Superior. Este derecho también existirá en los casos en que una persona convicta presentare un recurso de habeas corpus, para anular la sentencia que le fuere dictada, o de revisión para deshacerse de sus efectos, aún después de haberla extinguido.

Además, todo ciudadano tendrá derecho a asistencia de abogado en todo caso civil, y cuando sea llamado ante el Parlamento, o cualquiera de sus comisiones, o ante cualquier junta adminis­trativa, o investigadora, del Gobierno Insular, o municipal, para ser investigada, en relación con sus ideas políticas, sociales, económicas o religiosas.

En cualquiera de los casos especificados en los dos párrafos anteriores de esta sección, el Estado proveerá abogado competente de oficio al acusado, o ciudadano, que no tuviere medios económicos para pagarlo.

Sección 23. —Serán inadmisibles en evidencia, las admisiones o confesiones obtenidas mediante coacción, o después de un prolongado arresto o detención. Ninguna confesión será admisible en evidencia, a menos que sea hecha ante un funcionario judicial, y con asistencia de abogado.

Sección 24. —Ninguna persona será obligada a declarar contra sí misma, y la renuncia de ese derecho tendrá que ser hecha expresa e inteligentemente, y después de haber sido advertida, por el funcionario ante quien declare, de su derecho a no declarar.

Sección 25.—A todo acusado se le presumirá inocente, hasta tanto su culpabilidad haya sido establecida, fuera de duda razonable, mediante prueba suficiente admitida en corte; y ningún acusado vendrá obligado a declarar en el juicio de su causa, y su silencio no podrá comentarse por el fiscal, ni por la corte.

Sección 26. —Ningún fiscal podrá ejercitar funciones judiciales o cuasi judiciales, en ningún proceso criminal.

Sección 27.—Ninguna persona que declare como testigo en una investigación podrá ser procesada, con cualquier declaración dada ante el funcionario investigador, a menos que se le haya advertido al testigo del derecho a no declarar; y si se negare a declarar podrá ofrecérsele inmunidad, contra cualquier proceso fundado en la declaración que produzca.

Sección 28. —En todo caso criminal el acusado tendrá derecho de apelar de una sentencia condenatoria para ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico, y a permanecer en libertad mediante fianza razonable, mientras se sustancia su recurso. El Tribunal Supremo de Puerto Rico no desestimará una apelación en un caso criminal, por el hecho de que no se hayan radicado alegatos, y el Tribunal deberá resolver el caso por sus méritos.

Sección 29. —La interdicción civil cesa inmediatamente que el convicto extinga su pena; una vez cumplida ésta, el convicto quedará restituido automáticamente en todos sus derechos civiles y políticos. En ningún caso se hará mención o uso del hecho de una anterior convicción, excepto cuando se trata de convictos de delitos graves (felonies), y para en caso de reincidencia.

Sección 30.—Toda persona en Puerto Rico tendrá derecho a tener acceso a los tribunales, mediante recursos de habeas corpus, coram nobis, auto inhibitorio, injunction, quo warranto, mandamus y certiorari, y cualesquiera otros que autorice el Parlamento, pero éste no abrogará ni limitará los primeros.

Sección 31. —Toda persona que haya sido arrestada, y no se le formulare acusación o denuncia, o que habiendo sido detenida, haya sido absuelta por ausencia total de prueba, si fue acusada o denunciada por un funcionario público, o fuere convicta y posteriormente se le exonerare, mediante cualquier procedimiento legal, tendrá derecho a demandar al Estado por daños y perjuicios.

Sección 32.—El Pueblo de Puerto Rico, sus agencias y municipios serán responsables de los perjuicios, que causen sus funcionarios o empleados, a las personas o bienes de éstas, por cualquier daño que surja de la culpa o negligencia del funcionario o empleado, en el desempeño de sus funciones. Toda persona que demandare civilmente por daños y perjuicios, causados de acuerdo con las disposiciones antes mencionadas, tendrá derecho a juicio por jurado.

Sección 33. —La poligamia, o matrimonios polígamos, quedan de aquí en adelante prohibidos.

Sección 34.—Todos los funcionarios y empleados, de los gobiernos insular y municipal y sus dependencias, vienen obligados legalmente a suministrar toda la información solicitada por los ciudadanos, respecto de los actos oficiales, y papeles y documentos públicos que estén bajo su custodia, y cuando se solicite una certificación de los mismos se cobrarán los derechos correspondientes.

Sección 35. —No se aprobará ninguna ley restringiendo la libertad de palabra, la prensa o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica, o pedir al gobierno la destitución de funcionarios públicos, la enmienda o derogación de leyes u ordenanzas, o reglamentos administrativos, o pedir al gobierno la terminación de abusos, por parte de los funcionarios ejecutivos, legislativos, judiciales o administrativos.

Sección 36.—EI Parlamento Insular no aprobará ley alguna autorizando la expropiación o confiscación de imprentas, maquinarias, o material dedicado a la publicación de periódicos, libros, panfletos u hojas sueltas; así como ninguna otra propiedad donde se editen éstos, o que sea necesaria para su publicación; tampoco aprobará ninguna ley exigiendo una licencia o permiso para que una persona, natural o jurídica, pueda publicar un periódico, revista, libros u hojas sueltas; ni aprobará impuesto alguno tomando como base la circulación de los mismos.

Sección 37. —Las garantías, contenidas en las dos secciones que inmediatamente anteceden, se hacen también extensivas a las exhibiciones cinematográficas y teatrales, y a cualquier otro medio que se use para la difusión pública de las ideas.

Sección 38. —La libertad de religión en todos los aspectos será garantizada a todas las personas en Puerto Rico. Ninguna organización o asociación religiosa recibirá ningún privilegio del Gobierno Insular o municipal, ni de ninguna de sus subdivisiones, ni se dictará ninguna ley relativa al establecimiento de cualquier religión, o que prohíba el libre ejercicio y goce de profesión de cultos religiosos, sin distinción ni preferencias, sin otra limitación que lo que respecta a la moral y al orden público.

Sección 39. —Jamás se asignará, aplicará, donará, usará, directa o indirectamente, dinero o propiedad pública, para el uso, beneficio, o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria o sistema religioso, o para el uso, beneficio o sostenimiento de ningún sacerdote, predicador, ministro u otro instructor, o dignatario  religioso, como tal.

Sección 40.—La propiedad particular no será tomada, ni perjudicada, para uso público, a no ser mediante el pago de una justa compensación, fijada en la forma provista por ley; y no se retendrá por el Estado la propiedad que resultare innecesaria, para el propósito de la expropiación.

Sección 41. —No se pagará dinero alguno del Tesoro a no ser  en virtud de una asignación hecha por ley, y mediante libramiento expedido por el funcionario correspondiente, de acuerdo con dicha ley.

Sección 42. —Las leyes para la imposición de contribuciones en Puerto Rico serán uniformes; y una vez que el Parlamento fije por ley el tipo contributivo básico, no podrá aumentarlo en general, ni por secciones, sino mediante un referéndum.

Sección 43.—Todo dinero que se recaude por contribuciones impuestas o fijadas, para un fin especial, constituirá un fondo especial en el Tesoro Insular, y no podrá ser desembolsado nada más que para dicho fin.

Sección 44. —Todo solar o propiedad municipal o insular, que haya sido cedido en usufructo a una persona natural, en el que enclave el hogar en que el dueño resida con su familia, está exento del pago de contribuciones insulares o municipales. De igual modo está exento de toda contribución insular o municipal, hasta la suma de cinco mil (5,000) dólares, el hogar seguro de todo jefe de familia.

Sección 45. —Todos los derechos, garantías y prohibiciones contenidos en las anteriores secciones de esta Declaración de Derechos, surten sus efectos ex propio vigore; pero el Parlamento procederá, inmediatamente que entre en vigor esta Constitución, a dictar leyes de procedimiento, si fueren necesarias para hacerlos efectivos.

DERECHOS DEL TRABAJO

Artículo III

Sección 1. —En Puerto Rico no existirá la esclavitud, ni la servidumbre involuntaria.

Sección 2. —El derecho del ciudadano a trabajar es inalienable. El Estado empleará los recursos disponibles para proporcionar ocupación a los desempleados, y asegurará a todo trabajador manual, o intelectual, los medios económicos necesarios para una vida digna y civilizada.

Sección 3. —Todo trabajador manual, o intelectual, en obras públicas, o de empresas públicas o privadas, tendrá garantizado un salario  o sueldo mínimo, que se determinará atendiendo a las necesidades normales del obrero o empleado, en el orden material,  moral y cultural, y considerándolo como jefe de familia.

Sección 4. —El salario  o sueldo de obreros o empleados no podrán ser embargados; tampoco lo serán los instrumentos de trabajo.

Sección 5. —A trabajo igual, a condiciones idénticas, corresponderá igual salario  o sueldo, cualesquiera que sean las personas que lo realicen.

Sección 6. —Queda totalmente prohibido el pago de sueldos o salario s en vales, fichas, mercancías, o cualquier otro signo con que se pretenda substituir la moneda legal de los Estados Unidos de Norte América.

Sección 7. —Se establecen los seguros sociales, como derecho irrenunciable de los trabajadores, con el concurso equitativo del Estado y los patronos, para proteger a aquellos de manera eficaz contra la vejez, invalidez, desempleo, y otras contingencias del trabajo, en la forma que la ley determine. Se establecen asimismo el derecho de jubilación por antigüedad o por incapacidad para el trabajo, y el de pensión por causa de muerte.

Sección 8. —Se declara obligatorio  el seguro por accidentes del trabajo y enfermedades ocupacionales, a expensas del patrono exclusivamente, bajo la administración del Estado, y con el concurso de éste, si fuere necesario.

Sección 9. —Los fondos de los seguros sociales, y de indemnización por accidentes del trabajo, no podrán transferirse, ni se podrá disponer de ellos para fines distintos de los que determinaron su creación.

Sección 10. —La jornada máxima de trabajo no excederá de ocho (8) horas al día. Este máximo se reducirá hasta seis (6) horas para los mayores de dieciséis (16) años y menores de dieciocho (18) años. La labor máxima de trabajo a la semana será de cuarenta (40) horas, equivalentes a cuarentiocho (48) horas en el salario . El empleo de niños menores de catorce (14) años, en cualquier ocupación perjudicial a la salud o a la moral, o que ponga en riesgo la vida, o cualquier parte del cuerpo, queda por la presente prohibido.

Sección 11. —Se establece para todos los trabajadores manuales o intelectuales, el derecho al descanso con paga de un mes, por cada once (11) meses de trabajo, dentro de cada año natural. Los que no hayan trabajado los once (11) meses tienen derecho al descanso, con paga de duración proporcional al tiempo trabajado.

Sección 12. —No podrá establecerse diferencia entre mujeres casadas y solteras, a los efectos del trabajo. La ley regulará la protección a la maternidad de la obrera, y de la empleada, en empresas públicas o privadas. La mujer en estado grávido no podrá ser separada del trabajo, ni se le exigirá efectuar, dentro de los tres (3) meses anteriores al alumbramiento, trabajos que requieran esfuerzos físicos considerables. Durante seis (6) semanas, antes y después del alumbramiento, gozarán de descanso forzoso, retribuido igual que si estuvieren trabajando, conservando el empleo, y todos los derechos que le son inherentes, en virtud del contrato de trabajo.

Sección 13. —Se reconoce el derecho de los obreros, y empleados de empresas públicas y privadas, a unionarse en organizaciones del trabajo. La ley regulará lo concerniente al reconocimiento de las uniones obreras.

Sección 14. —Se reconoce el derecho de los obreros a la huelga, y al piquete ordenado. También se reconoce a los trabajadores el derecho a contratar colectivamente, y la ley regulará las formalidades de dichos contratos. Toda estipulación, que implique renuncia o limitación de alguno de los derechos aquí establecidos será nula e inexistente.

Sección 15. —El Estado auspiciará la creación de cooperativas comerciales, agrícolas, industriales, de consumo o de crédito; y creará, y facilitará o ayudará a crear, industrias que proporcionen oportunidad adecuada de empleo para los obreros.

Sección 16. —Ninguna empresa o negocio, público o privado, podrá despedir a un trabajador, sin previo aviso, y justa causa.

Sección 17. —El Estado fomentará la construcción de casas de vivienda, para ser cedidas en arrendamiento por cánones mínimos, para trabajadores, y hogares campesinos sobre pequeños premios, para el cultivo de frutos para su subsistencia.

Sección 18. —Los conflictos entre el capital y el trabajo, como consecuencia de sus relaciones contractuales, se someterán a juntas de conciliación, en la que deberán estar representados los patronos y los obreros.

Sección 19. —Se establece la participación proporcional de empleados y obreros, en las ganancias netas de las empresas y negocios privados.

Sección 20. —Se fija en quinientas (500) acres la posesión o dominio máximo de tierras, en una persona natural o jurídica. El excedente de quinientas (500) acres deberá ser declarado de utilidad pública, dividido por el Estado, y repartido entre los trabajadores de la zona donde radiquen dichas tierras, que deseen hacerlas producir, y el obrero poseerá el predio de usufructo; y no podrá ser despojado de ese derecho, sino mediante el debido proceso de ley, y previo pago de una justa compensación.

Sección 21.—Nada de lo contenido en este capítulo, o en esta Constitución, será interpretado en el sentido de limitar la facultad del Parlamento para decretar leyes, para la protección de la vida, salud y seguridad de empleados y obreros; y el Parlamento aprobará la legislación necesaria, para poner en práctica los principios y disposiciones expresadas bajo este título.

PROCESO ELECTORAL

Artículo IV

Sección 1.—El Gobernador convocará a elecciones generales para el primer martes, después del primer lunes del mes de noviembre del año 1952, y en ellas se elegirán todos los funcionarios de elección popular que se proveen en esta Constitución. Después de éstas, se convocarán elecciones generales, para tener efecto el primer martes después del primer lunes de noviembre, cada cuatro (4) años, y en ellas se elegirán los funcionarios de elección pública provistos en esta Constitución, o que provean las leyes de Puerto Rico.

Sección 2. —Tendrán derecho al sufragio, que será universal y secreto, en cualquiera elección celebrada en Puerto Rico, todos los ciudadanos americanos, mayores de dieciocho (18) años de edad, que estén inscritos para votar, que no estuvieren incapacitados mentalmente, y residieren en el distrito donde hubieren de depositar sus votos, por no menos de un año, a la fecha en que se celebre la elección.

Sección 3.—El Parlamento Insular aprobará una ley reglamentando la inscripción de electores, y la nominación de candidatos para las elecciones generales, y las especiales que se proveen en esta Constitución, o por alguna ley, y fijará el procedimiento a seguir en las convenciones de los partidos, o en elecciones primarias.

Sección 4.—Se crea una Junta Insular de Elecciones, en la que estarán representados todos los partidos políticos organizados, o inscritos por petición, de acuerdo con la ley, y en ella tendrán representación, para que observen los procedimientos de la Junta los candidatos independientes que se inscribieren, para ser electos en cualquier elección. La organización y funcionamiento de esta Junta será reglamentada por el Parlamento.

Sección 5.—Serán partidos políticos organizados, los que lo sean en el momento de entrar en vigor esta Constitución, que obtuvieron no menos de cinco por ciento del voto total depositado para el Cargo de Gobernador, en la próxima elección y las subsiguientes. Podrán inscribirse otros partidos, por petición de un número de electores no menor del tres (3) por ciento del voto total depositado para Gobernador, en la última precedente elección. Estos tendrán, desde su inscripción, los mismos derechos y privilegios que los primeros, y los conservarán mientras obtengan no menos del cinco (5) por ciento de los votos depositados, para el referido cargo, en la última elección general.

Sección 6. —Además, podrán inscribirse candidatos independientes para cualquier cargo de elección popular, mediante petición, de no más del tres (3) por ciento del electorado que votó en la elección anterior, para el cargo para el que se desea figurar como candidato.

Sección 7. —Las peticiones para la inscripción de un partido o de un candidato independiente, deberán ser juradas ante cualquier juez o Notario  de la Isla.

DERECHO DE INICIATIVA, “REFERENDUM”, Y “RECALL” DEL ELECTORADO

Artículo V

Sección 1. —Un cinco (5) por ciento de los electores capacitados de Puerto Rico podrá proponer cualquier proyecto de ley, que será sometido al Parlamento para su aprobación, y si no fuere aprobado, el Gobernador lo someterá a un referéndum, en la primera elección general o especial que se celebre, después del proyecto haber sido rechazado por el Parlamento; y si la mayoría de los votantes lo aprobare, la medida propuesta será ley.

Sección 2. —Cualquier proyecto de ley aprobado por el Parlamento y firmado por el Gobernador, excepto los que traten de asignaciones para sufragar los gastos del Gobierno de Puerto Rico, deberá ser sometido a un referéndum del electorado de Puerto Rico, si así lo solicitaren, mediante petición jurada, el cinco (5) por ciento de los electores que votaron en la precedente elección general.

Una ley, respecto a la cual se haya solicitado se someta a referéndum conforme a esta disposición, no podrá ponerse en vigor, hasta tanto la misma haya sido aprobada por la mayoría de los electores, que participaron en la votación.

El Parlamento aprobará el procedimiento al efecto.

Sección 3. —El cinco (5) por ciento de los votantes en las últimas precedentes elecciones generales, o el cinco (5) por ciento del electorado que votara en un municipio o distrito, podrá solicitar que cualquier funcionario ejecutivo, o legislativo, o administrativo del Gobierno Insular, o de un municipio, se someta a una elección, para que el electorado determine si debe continuar en el desempeño de sus funciones. Inmediatamente que el Gobernador de Puerto Rico reciba el suficiente número de peticiones para tal fin, convocará a una elección especial, y someterá al voto de el pueblo, en toda la Isla, o en el distrito, o en el municipio, según fuere el caso, si el funcionario enjuiciado debe continuar en el desempeño de sus funciones. Si la mayoría de los electores votare a favor de que el funcionario continúe, éste continuará desempeñando su cargo hasta la terminación del período para que fue electo, y si la mayoría votare en su contra, dicho funcionario cesará inmediatamente en el desempeño de su cargo. La vacante así creada será cubierta por el Gobernador, con un candidato que propondrá el organismo director central del partido a que pertenecía el funcionario destituido, y si hubiere sido un candidato independiente, el Gobernador cubrirá la vacante, con el consejo y consentimiento del Senado.

PODER LEGISLATIVO

Artículo VI

Sección 1. —El poder legislativo residirá en el Parlamento Insular, que se compondrá de un Senado y una Cámara de Representantes. Aquel consistirá de veinticuatro (24) miembros, y ésta de cuarentiocho (48). Los Senadores y Representantes serán electos, por un período de cuatro (4) años, en las elecciones generales, por los electores capacitados de sus distritos. Sólo podrá ser Senador o Representante un elector que haya cumplido la edad de veintiún (21) años, que sepa leer y escribir el idioma español, o el inglés, y haya residido en Puerto Rico por no menos de un año, con anterioridad al día de la elección.

Sección 2.—Habrá ocho (8) distritos electorales en todo Puerto Rico, que se compondrán de Territorio s contiguos y compactos, y la división se hará, hasta donde fuere posible, a base de igualdad de población. La Junta Insular de Elecciones procederá a hacer esta división, inmediatamente que esta Constitución entre en vigor.

Sección 3.—Cada distrito electoral elegirá tres (3) senadores y seis (6) representantes; pero ningún partido político podrá elegir más de dos (2) senadores, ni más de cuatro (4) representantes, por cada distrito.

Sección 4. —El término del cargo de los senadores y representantes, electos en cualquier elección general, comenzará el segundo día de enero, siguiente a la fecha en que se celebre la elección.

Sección 5.—Un senador o representante, que desee renunciar, presentará su renuncia por escrito ante el Gobernador, quien cubrirá la vacante nombrando, sin excusa ni pretexto alguno, la persona que le proponga el organismo director central del partido político a que pertenecía el legislador que renunció, siempre que el recomendado llene los requisitos exigidos por esta Constitución para desempeñar el cargo; y el representante o senador así nombrado desempeñará el cargo hasta completar el término de su antecesor. En igual forma cubrirá el Gobernador cualquier vacante que ocurra en el cargo de senador o representante, por causa de muerte, incapacidad mental, o destitución.

Sección 6.—Ningún senador o representante elegido o nombrado podrá ser designado, para ningún cargo civil en el Gobierno de Puerto Rico, durante el término de su ministerio  legislativo; ni podrá ser nombrado para ningún cargo creado durante su incumbencia, hasta después de transcurridos dos (2) años, desde la fecha en que haya vencido su comisión.

Sección 7. —Los senadores o representantes recibirán por toda compensación un sueldo anual de dos mil cuatrocientos (2,400) dólares; y una indemnización a razón de diez (10) centavos, por cada kilómetro que real y necesariamente hayan tenido que recorrer, en ida y vuelta, desde sus residencias en sus distritos a la sede del Parlamento, y una vez por semana, durante cualquier sesión ordinaria o extraordinaria.

Sección 8.—El Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente, serán los únicos jueces de la elección y capacidad de sus miembros; y tendrán y ejercerán, con respecto a la dirección de sus procedimientos, todas las atribuciones que usualmente corresponden a cuerpos parlamentarios.

Sección 9.—Ningún miembro del Parlamento podrá ser perseguido civil o criminalmente, por palabras vertidas durante los procedimientos de éste; y a ningún Senador o Representante se arrestará en caso alguno, en el período de duración de cualquiera de las sesiones del Parlamento, ni durante los quince (15) días anteriores o posteriores a las mismas, excepto en casos de traición, delito grave (felony) o alteración de la paz pública; y ningún Senador o Representante será citado, durante cualquier período de sesiones para que comparezca como testigo o abogado ante ningún tribunal.

Sección 10.—El Senado o la Cámara de Representantes podrán castigar, conceptuándolo como un desacato, con multa o prisión, o ambas penas, el arresto de un Senador o Representante en violación de la prerrogativa que antes se le acredita; la agresión, o amenaza, o intento de agresión, o del daño en la persona o bienes, de un Senador o Representante, por algo que haya dicho o hecho en uso de sus facultades; el intento, por medio de amenaza o soborno, o cualquier otro medio ilegal, de influir en el voto de un Senador o Representante, o de impedirle dar su voto, y la conducta desordenada tendiente a molestar las sesiones del Parlamento. Ninguna pena de cárcel impuesta por cualquiera de las dos Cámaras será mayor de treinta (30) días, y ninguna pena de multa será mayor de quinientos (500) dólares. Toda pena se hará constar en acta, y se pondrá en ejecución mediante orden del Presidente, dictada sobre la base de resolución fundamentada de la Cámara correspondiente, en igual forma que se hacen efectivas las penas impuestas por los tribunales de justicia. El importe de toda multa que se cobre por tal concepto ingresará en el Tesoro de Puerto Rico.

Sección 11. —Ambas Cámaras se reunirán en la capital de Puerto Rico, el segundo lunes de febrero, después de la última elección general, y se organizarán eligiendo un Presidente de la Cámara de Representantes, un Secretario y un Macero para cada Cámara, y los demás empleados y auxiliares que se necesitaren; y el Senado instalará como su Presidente al Teniente Gobernador, para caso de muerte, renuncia o ausencia de éste, se elegirá un Presidente pro témpore.

Sección 12. —El Parlamento celebrará sesiones ordinarias anualmente, que comenzarán el segundo lunes de febrero, y ter minarán a más tardar, el día 15 del siguiente mes de abril.

Sección 13. —El Gobernador podrá convocar al Parlamento a sesiones extraordinarias, o al Senado solamente, en cualquier tiempo en que a su juicio los intereses públicos lo requieran; pero ninguna sesión extraordinaria podrá prolongarse por más de catorce (14) días naturales, y en estas sesiones no podrá aprobarse ninguna legislación que no esté especificada en la convocatoria, o en cualquier mensaje especial del Gobernador al Parlamento, mientras éste estuviere en sesión. Será deber ministerial del Gobernador convocar al Parlamento a sesión extraordinaria, cuando se lo soliciten por escrito la mayoría absoluta de los miembros de que se compone cada Cámara, o del Senado, y si el Gobernador no convocare la sesión solicitada, podrá ser compelido a ello, mediante mandamus ante el Tribunal Supremo.

Sección 14. —La Cámara de Representantes de Puerto Rico tendrá el poder exclusivo de presentar residenciamientos. Estos requerirán la concurrencia de la mayoría absoluta de todos los miembros de la Cámara.

El Senado de Puerto Rico tendrá el poder exclusivo de juzgar todo residenciamiento. Al reunirse sus miembros para tal fin, lo harán bajo juramento o afirmación, y, cuando el Gobernador o el Teniente Gobernador sean los funcionarios residenciados, presidirá el Juez Presidente de la Corte Suprema de Puerto Rico.

No se declarará convicta a persona alguna, sin la concurrencia de tres cuartas partes de todos los miembros de que se compone el Senado. Las sentencias en los casos de residenciamientos se limitarán a la destitución del cargo, y la incapacidad para desempeñar y disfrutar de cargo alguno de honor, confianza o lucro en el gobierno de Puerto Rico. La persona convicta, sin embargo, quedará expuesta y sujeta a acusación, juicio, sentencia y castigo, conforme a la ley.

Sección 15. —El Senado, además de las funciones parlamentarias que le son inherentes, tendrá el poder de confirmación o rechazo de los nombramientos, que de acuerdo con esta Constitución y la ley le someterá el Gobernador.

Sección 16.—El Parlamento tendrá facultades legislativas para, en adición a cualesquiera otras específicamente aquí conferídasle, dictar las leyes necesarias para la protección y seguridad de la vida, los derechos y la propiedad de los habitantes de Puerto Rico, reglamentar sus relaciones de familia, fomentar y proteger sus fuentes de producción, negocios y ocupaciones, y proteger la comunidad contra el crimen, la enfermedad, la miseria y la ignorancia, sin más limitaciones que las contenidas en esta Constitución.

Sección 17.—Además, tiene poderes para: (1) con la limitación impuéstale en la Sección 42, del Artículo II, de esta Constitución, fijar y cobrar, sobre cualquier clase de propiedad, o sobre los ingresos líquidos, contribuciones, derechos, impuestos, y arbitrios para: (a) pagar las deudas del Gobierno, y proveer medios para el desarrollo y bienestar del pueblo, de Puerto Rico; (b) pagar los sueldos de los funcionarios y empleados del Gobierno Insular y de los municipios; (c) pagar todos los servicios rendidos a, y los gastos incurridos por, el Gobierno; y (d) por cuenta del Estado, o cualesquiera de sus municipios, en la forma y bajo los términos y condiciones que sean compatibles con la ley, proveer para la construcción de hogares para alquiler, los cánones módicos, para personas de pocos ingresos; y para la eliminación, replanificación, reconstrucción y rehabilitación de áreas subnormales y anti sanitarias, o para cualesquiera de estos propósitos, dotándolas de facilidades de recreo y de otra índole, y para hacer efectivas las disposiciones de las Secciones 15 y 17, del Artículo III, de esta Constitución; (2) tomar dinero a préstamo, empeñando el crédito y buena fe de El Pueblo de Puerto Rico; (4) conceder exención de contribuciones a personas naturales o jurídicas, sobre negocios, industrias, o propiedades, en los términos que sean justos; (5) crear, y modificar, o abolir los tribunales inferiores al Tribunal Supremo; y aprobar todas las leyes que sean necesarias, para poner en vigor todos estos poderes, y todos los otros poderes que en esta Constitución se confieren al Gobierno de Puerto Rico, o a cualesquiera de sus Funcionarios.

Las exenciones de contribuciones sólo podrán concederse mediante leyes generales; no podrán concederse respecto de la contribución sobre ingresos, y podrán ser modificadas o derogadas a discreción del Parlamento, excepto cuando se concedan sobre la propiedad real o personal de una corporación o asociación que se dedique solamente a fines religiosos, educacionales o caritativos, y no funcione para obtener beneficios pecuniaRío s.

Sección 18. —Serán nulas y carecerán de efecto las leyes y disposiciones creadoras de monopolios privados, o que regulen el comercio, la industria y la agricultura en forma tal que produzca ese resultado. La ley cuidará especialmente de que no sean monopolizadas, en interés particular, las actividades comerciales, en los centros de trabajos agrícolas e industriales.

Sección 19. —Individuos o grupos, interesados en cualquier legislación, tendrán derecho a ilustrar a los miembros del Parlamento; pero éste tiene derecho a saber quiénes son las personas designadas, para conducir el proceso de ilustración, y qué intereses representan. En el cabildeo solamente se utilizarán medios legítimos. El Parlamento dispondrá por ley las disposiciones reglamentarias que fueren menester, para protegerse contra las prácticas ilegales, en que puedan caer tales grupos o individuos.

Sección 20.—La expresión de los poderes, que en el texto de esta Constitución se han conferido al Parlamento Insular, no significará que éste está limitado a ejercer únicamente los que se han expresado; sino que por el contrario  se entenderá que tiene facultades para ejercer todos aquéllos, que no se le hayan negado específicamente.

PROCEDIMIENTO LEGISLATIVO

Artículo VII

Sección 1. —La cláusula inicial de las leyes votadas será: “Decrétase por el Parlamento de Puerto Rico”; y de las resoluciones conjuntas: “Resuélvase por el Parlamento de Puerto Rico”. Excepto en aquellos casos que más adelante se proveen en esta Constitución, los proyectos de ley y las resoluciones conjuntas podrán originarse en cualquiera de las Cámaras. El Gobernador someterá, al abrirse cada legislatura ordinaria del Parlamento, un presupuesto de ingresos y gastos, el cual será la base del proyecto de ley de asignaciones para el año siguiente. Ningún proyecto de ley pasará a ser ley hasta que sea aprobado en cada Cámara, en votación por lista (yea-and-nay-vote), por una mayoría de todos los miembros que la componen, y registrado en el libro de actas, y haya sido aprobado por el Gobernador, dentro de los diez (10) días siguientes. Cuando un proyecto de ley que haya sido aprobado se presente al Gobernador para su firma, si éste lo aprobare, lo firmará; si no lo aprobare, lo devolverá con sus objeciones a la Cámara en donde se originó, la cual anotará dichas objeciones por extenso en su libro de actas, y procederá a reconsiderar el proyecto. Si después de dicha reconsideración, las dos terceras partes del número total de miembros de esta Cámara convinieren en pasar el proyecto, será el mismo enviado, junto con las objeciones, a la otra Cámara, por la cual será también reconsiderado, y si fuere aprobado por las dos terceras partes de todos los miembros de esa Cámara, será ley. Los votos de cada Cámara se emitirán por lista, y los nombres de los miembros, que votaren a favor y en contra del proyecto, se harán constar en el acta.

Sección 2.—Si cualquier proyecto de ley presentado al Gobernador contuviere varias partidas de dinero, podrá él hacer objeciones a una o más de dichas partidas, o a cualquiera parte o partes, porción o porciones de las mismas, no obstante aprobar la otra porción del proyecto. En tal caso él agregará al proyecto de ley, en el momento de firmarlo, una relación de las partidas, partes o porciones de ellas, a las que se opone, y la asignación objeto de esos reparos no tendrá validez. Si cualquier proyecto de ley no fuere devuelto por el Gobernador dentro de diez (10) días (exceptuando los domingos) después de habérsele presentado, pasará a ser ley, del mismo modo que si lo hubiera firmado, a menos que el Parlamento, levantando sus sesiones, impidiere su devolución, siendo en este caso ley, si lo firmare el Gobernador dentro de treinta (30) días después de recibirlo; en caso contrario  no será ley.

Sección 3.—Si a la terminación de cualquier año económico no hubieren sido hechas las asignaciones necesarias para el sostenimiento del Gobierno en el siguiente año económico, se considerarán asignadas de nuevo, partida por partida, las diferentes cantidades consignadas en las últimas leyes de presupuesto, para los fines y propósitos en ellas especificados, hasta donde las mismas puedan ser aplicables; y, hasta que el Parlamento haya actuado en dicho sentido, el Secretario de Hacienda podrá, previa consulta con el Gobernador, hacer los pagos necesarios para los fines antes mencionados.

Sección 4. —Cada Cámara llevará un libro de actas, y podrá, a su voluntad, de tiempo en tiempo, publicarlas, y la votación por lista sobre cualquier cuestión se hará constar en el acta, cuando lo exigiere una quinta parte de los miembros presentes.

Las sesiones de cada una de las Cámaras, y de las comisiones totales, serán públicas.

Sección 5.—Ninguna de las Cámaras deberá, sin el consentimiento de la otra, suspender sus sesiones por más de tres (3) días, ni suspenderlas para celebrarlas en otro sitio, que no sea aquél en que las dos Cámaras tengan su asiento.

Sección 6. —No se aprobará ninguna ley a no ser mediante un proyecto de ley, y ningún proyecto de ley será de tal manera alterado o enmendado, al aprobarse por cualquiera de las Cámaras, que se cambie su propósito original.

Sección 7. —Ninguna ley del Parlamento entrará en vigor, con excepción de las leyes generales de presupuesto para los gastos del Gobierno, hasta noventa (90) días después de su aprobación, a menos que, en caso de imperiosa necesidad (lo que se expresará en el preámbulo o cuerpo de la ley), el Parlamento, por una votación de las dos terceras partes de todos los miembros elegidos para cada Cámara, disponga otra cosa. Ningún proyecto de ley, excepto únicamente el de presupuesto general para todos los gastos del Gobierno, presentado en cualquiera de las Cámaras del Parlamento después de los primeros cuarenta (40) días del período legislativo, pasará a ser ley.

Sección 8. —Ningún proyecto de ley será considerado, o pasará a ser ley, a menos que se remita a comisión, ésta lo devuelva, y se imprima para uso de los miembros; sin embargo, cualquiera de las Cámaras podrá, por mayoría de votos, eximir a una comisión de tomar en consideración una medida, y traerla ante ella para ser considerada.

Sección 9. —No se aprobará ningún proyecto de ley, con excepción de los de presupuesto general que contenga más de un asunto, el cual deberá ser claramente expresado en su título; pero si algún asunto que no esté expresado en el título fuere incluido en cualquier ley, esa ley será nula solamente en aquella parte que no haya sido expresada en el título.

Sección 10. —Ninguna ley será restablecida o enmendada, ni se dará mayor alcance a sus disposiciones, ni se conferirán las facultades en ella contenidas, haciendo referencia a su título solamente, sino que toda la parte de ella que sea restablecida, enmendada, extendida, o cuando se confieran facultades en ella, será decretada nuevamente, y publicada en su totalidad.

Sección 11.—El Presidente de cada Cámara firmará, en presencia de la Cámara que presida, todos los proyectos de ley y resoluciones conjuntas aprobadas por el Parlamento, después que sus títulos hayan sido leídos públicamente, inmediatamente antes de firmar; y el hecho de firmar se hará constar en el acta.

Sección 12. —El Parlamento prescribirá por ley el número, deberes y remuneración de los funcionarios y empleados de cada Cámara, y del Gobierno de Puerto Rico; y ningún pago con fondos del Tesoro por servicios al Gobierno, se hará, ni se autorizará en modo alguno, a favor de ninguna persona, a no ser un funcionario o empleado en servicio activo elegido o nombrado en cumplimiento de la ley.

Sección 13. —No se aprobará ningún proyecto de ley que conceda compensación extraordinaria a un funcionario , dependiente o empleado, agente o contratista públicos, después que sus servicios hayan sido prestados o el contrato hecho; y no se creará por el Parlamento Insular ningún cargo en el Gobierno de Puerto Rico, sus municipios, dependencias o instrumentalidades, cuyos emolumentos excedan de doce mil (12,000) dólares al año.

Sección 14.—Con excepción de aquellos casos en que se disponga lo contrario  en esta Constitución, ninguna ley prorrogará el término de ningún funcionario público, ni disminuirá su sueldo o emolumentos, después de su elección o nombramiento, ni permitirá a ningún funcionario o empleado percibir compensación por más de un cargo o empleo.

Sección 15. —Todo proyecto de ley para obtener rentas se originará en la Cámara de Representantes; pero el Senado podrá proponer enmiendas o convenir en ellas, como si se tratara de otro proyecto de ley.

Sección 16.—El proyecto de presupuesto general no comprenderá nada más que asignaciones, para los gastos ordinarios de los departamentos ejecutivo, legislativo y judicial, para pago de intereses de la deuda pública, y para escuelas públicas. Todas las demás asignaciones se consignarán en proyectos separados, abarcando cada uno una sola materia.

Sección 17.—Las órdenes, resoluciones, o votaciones, para las cuales sea necesaria la concurrencia de ambas Cámaras, con excepción de las que traten de la suspensión de las sesiones, las que se refieran únicamente a la tramitación de asuntos de las dos Cámaras, las resoluciones concurrentes que expresen deseos del Parlamento, y las que versen sobre enmiendas a la Constitución serán presentadas al Gobernador, y antes de que entre en vigor serán aprobadas por él, o, si fueren desaprobadas, deberán ser pasadas de nuevo, por las dos terceras partes de los miembros de ambas Cámaras, de acuerdo con las reglas y restricciones prescritas para cuando se trata de un proyecto de ley.

Sección 18.—Ninguna medida aprobada por el voto directo de El Pueblo será enmendada o derogada por el Parlamento, a no ser mediante el voto, en votación por lista (yea-and-nay-vote), de las dos terceras partes de los votos de todos los miembros, de que se compone cada Cámara.

Sección 19.—El Parlamento no hará ninguna asignación, ni autorizará ningún gasto, en virtud de la cual o del cual los gastos del Gobierno de Puerto Rico, durante cualquier año económico excedan de las rentas totales provistas a la sazón por ley, y aplicables a dicha asignación o gasto, incluyendo cualquier superávit disponible en el Tesoro, a menos que el Parlamento, al hacer dicha asignación provea para la imposición de una contribución suficiente, para el solo fin de pagar la mencionada asignación, o gasto dentro, del referido año económico.

Sección 20. —Toda ley que apruebe el Parlamento creando juntas, comisiones, u organismos, del Gobierno Insular, o municipal, o de sus subdivisiones, instrumentalidades, o agencias, proveerá en ellas una representación adecuada para los partidos de minoría; y cualquier junta, comisión u organismo de gobierno, que exista al entrar en vigor esta Constitución, serán reorganizados para ajustar su estructura a esta disposición.

PODER EJECUTIVO

Artículo VIII

Sección 1. —El Poder Ejecutivo radicará en el Gobernador, y en un Gabinete integrado por los jefes de departamentos que aquí se crean. El Gobernador y los jefes de los departamentos ocuparán sus cargos por un término de cuatro (4) años, conjuntamente con el Teniente Gobernador, por elección popular, pero el Gobernador y el Teniente Gobernador, sólo podrán ser electos por dos términos, y nada más.

Sección 2. —Solamente un ciudadano americano y residente de esta Isla, por cinco (5) años consecutivos, con anterioridad a la fecha de su elección, podrá desempeñar el cargo de Gobernador, o Teniente Gobernador.

Sección 3. —En caso de ausencia, muerte, renuncia, suspensión, destitución o inhabilidad del Gobernador para el desempeño de sus funciones, el Teniente Gobernador pasará a ocupar el cargo, pero el Parlamento Insular podrá disponer por ley, lo que estime pertinente en caso de ausencia, muerte, renuncia, destitución o inhabilidad para ejercer el cargo, tanto el Gobernador como del Teniente Gobernador, hasta que termine el impedimento, o hasta que un Gobernador sea electo.

Sección 4. —El Gobernador recibirá un sueldo anual de quince mil (15,000) dólares, y no podrá recibir ningún otro emolumento del Gobierno Insular o Municipal.

Sección 5. —El Gobernador, los jefes de departamentos, y los funcionarios ejecutivos del Gobierno, serán separados de sus cargos, si fueren convictos, mediante procedimiento de (impeachment) residenciamiento por causa de:

(a) Negligencia criminal en el desempeño del cargo;

(b) Prevaricación;

(c) Deslealtad al mandato constitucional;

(d) Fraude al erario ;

(e) Inmoralidad con público escándalo;

(f) Abuso del poder.

Sección 6. —Abuso del poder será cualquier acto tendiente a destruir, menoscabar o inhabilitar, directa o indirectamente, el balance de las tres ramas fundamentales del Gobierno, para centralizarlas en el Ejecutivo.

Sección 7. —El Gobernador residirá en Puerto Rico durante su incumbencia, y fijará su oficina en la sede del Gobierno. Tendrá a su cargo la inspección y coordinación general de todos los departamentos y negociados del Gobierno de Puerto Rico, en todo aquello que no sea incompatible con las disposiciones de esta Constitución, y será el comandante en jefe de la milicia (Guardia Nacional), que no podrá acuartelar sin autorización del Parlamento. Podrá conceder indultos, de acuerdo con la Junta de Perdones, suspender la ejecución de sentencias, condonar multas y confiscaciones por delitos, cometidos contra las leyes de Puerto Rico. Firmará las leyes, y vedará aquella legislación con que no esté de acuerdo; sin embargo, no podrá vedar ningún proyecto de ley iniciado por, o referido, a el electorado. Pondrá en ejecución las leyes de Puerto Rico, y, siempre que fuere necesario , podrá convocar el posse comitatus, o llamar a la milicia para evitar o suprimir violencias ilegales, invasión, insurrección o rebelión, y podrá, en caso de rebelión o invasión, cuando la seguridad pública lo requiera, suspender el privilegio del auto de hábeas corpus, previo consentimiento del Parlamento, o poner la Isla, o cualesquiera parte de ella, bajo la ley marcial, pero inmediatamente debe convocar al Parlamento, y someter el asunto a su ratificación o rechazo, no más tarde de cuarentiocho (48) horas después.

Sección 8.—El Gobernador someterá al Parlamento de Puerto Rico, en su primera sesión anual, un informe detallado de todos los actos oficiales con cargo a los fondos públicos, con mención de fecha exacta, objeto y personas agasajadas, y de las inversiones hechas para celebrarlos. Los actos o agasajos que no sean de estricto carácter oficial, en beneficio del Pueblo de Puerto Rico, no serán pagados de los fondos públicos.

Sección 9. —El Gabinete del Gobernador estará compuesto de los jefes electos por el voto popular, de los siguientes departamentos:

1. Secretaría Ejecutiva

2. Interior

3. Educación

4. Sanidad

5. Industria y Comercio

6. Agricultura

7. Trabajo

8. Hacienda

9. Bienestar Social

10. Justicia

Sección 10. —Los jefes de los departamentos aquí creados tendrán el título de Secretarios, y devengarán un sueldo de ocho mil (8,000) dólares anualmente.

Sección 11.—En caso de vacante de un miembro del Gabinete, el Gobernador, a propuesta del organismo director central del partido político, a que pertenecía tal Secretario de Departamento nombrará, para cubrir la vacante, la persona recomendada por dicho partido político, quien desempeñará el cargo por el resto del término para el cual fue electo su antecesor.

Sección 12. —El Parlamento Insular determinará los deberes y facultades de los Secretarios y sus departamentos, y la organización y funcionamiento de éstos.

Sección 13.—El Teniente Gobernador será el Presidente del Senado y, cuando no estuviere ejerciendo el cargo de Gobernador, desempeñará las funciones adicionales que le fijare el Parlamento; devengará un sueldo de ocho mil (8,000) dólares anualmente, y podrá ser destituido por las mismas causas, y en igual forma que el Gobernador.

PODER JUDICIAL

Artículo IX

Sección 1.—El Poder Judicial en Puerto Rico residirá en un Tribunal Supremo, compuesto de siete (7) jueces, y en los tribunales de distrito, la Corte de Expropiación Forzosa, las cortes municipales, y los juzgados de paz, y cualesquiera otros tribunales inferiores al Tribunal Supremo, que el Parlamento, de tiempo en tiempo, tenga a bien crear.

El Parlamento determinará por ley la jurisdicción de los tribunales inferiores, y la forma de los procedimientos a seguirse ante ellos.

Sección 2.—Los jueces del Tribunal Supremo serán electos, por los electores capacitados de Puerto Rico, por un término de doce (12) años, en una elección especial, que se celebrará en toda la Isla el día primero de junio de 1953, y cada doce (12) años después, en este mismo día.

Sección 3.—Ningún partido político podrá postular más de cuatro (4) candidatos para Jueces de este Tribunal, y, en la papeleta electoral que se use para esta elección, no aparecerán insignias de partido político; pero cada candidato nominado escogerá una insignia bajo la cual inscribir su nombre en la papeleta. Sólo podrán ser candidatos para Jueces del Tribunal Supremo letrados, admitidos al ejercicio de la abogacía en Puerto Rico, que la hayan practicado por no menos de cinco (5) años, que gocen de buena reputación moral y profesional, y que hayan cumplido treinta (30) años de edad, para el día en que fueren electos.

Sección 4.—El Gobernador, a propuesta del organismo director central del partido que nominó al anterior incumbente, cubrirá cualquier vacante, que ocurra en los cargos de Jueces del Tribunal Supremo, mediante nombramiento, que deberá ser sometido al Senado para su confirmación. El Juez así nombrado ejercerá el cargo hasta que en la próxima elección general se cubra la vacante, en la forma prescrita para la elección especial de los Jueces, y el Juez así electo ocupará el cargo, por el resto del término, para el cual fue electo el Juez que ocasionó la vacante.

Sección 5. —Cualquiera de los Jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico, a la fecha en que entre en vigor esta Constitución, que no fuere electo para el cargo que desempeña, se considerará que ha sido jubilado, y se le pagará una pensión igual a la que tendría derecho cuando se jubilare, de acuerdo con los términos de la ley sobre la materia, en el momento de quedar cesante.

Sección 6. —Los Jueces del Tribunal Supremo devengarán un sueldo anual de doce mil (12,000) dólares cada uno, excepto el Presidente que recibirá doce mil quinientos (12,500) dólares anuales. Este será electo por mayoría absoluta del número de Jueces de que se compone el Tribunal.

Sección 7. —Los Jueces del Tribunal Supremo podrán ser residenciados (impeached) ante el Senado, por causas de inmoralidad en el ejercicio de sus funciones, en igual forma que el Gobernador y los miembros de su Gabinete.

Sección 8. —El Tribunal Supremo designará un Secretario Repórter y un Marshall, y fijará las calificaciones y atribuciones de éstos. También nombrará, de tiempo en tiempo, aquellos funcionarios auxiliares y empleados que fueren necesarios para desempeñar las funciones y deberes, que se le imponen por esta Constitución, o por cualquier otra ley.

Sección 9. —Las sentencias del Tribunal Supremo serán dictadas por mayoría de votos, del número de miembros de que se compone el Tribunal. Cuando su decisión hubiere de declarar inconstitucional alguna ley del Parlamento, si ésta perjudicare derechos de propiedad, deberán concurrir en el fallo no menos de seis (6) de los miembros del Tribunal; pero cuando se trate de una ley que perjudique los otros derechos constitucionales del individuo, la decisión sólo requerirá el voto de cuatro (4) de los Jueces.

Sección 10.—El Tribunal Supremo, o cualquiera de sus Jueces, y las cortes de distrito, tendrán jurisdicción para expedir autos de hábeas corpus, inhibitorios, de certiorari, de coram nobis, injunctions, quo warrantos, mandamus, y el recurso de revisión. El Tribunal Supremo tendrá jurisdicción apelativa en casos criminales y civiles, y el Parlamento reglamentará el procedimiento para las apelaciones, mediante leyes que no estén en conflicto con las disposiciones de esta Constitución.

Sección 11.—Los jueces de los tribunales de distrito, los jueces de la Corte de Expropiación Forzosa, los jueces de las cortes municipales y los jueces de los juzgados de paz, serán nombrados por el Tribunal Supremo, mediante oposición, y ocuparán sus cargos mientras observen buena conducta.

Sección 12. —Todos los jueces de las cortes inferiores estarán bajo la supervisión y administración del Tribunal Supremo. Esta dicción sobre aquéllos, a través de los recursos legales provistos en esta Constitución, y en las leyes de Puerto Rico.

Sección 13.—Los sueldos de todos los jueces, funcionarios y empleados de los tribunales inferiores, y de los funcionarios y empleados del Tribunal Supremo, serán fijados por ley, pero no se podrá suprimir ni disminuir sus emolumentos durante la incumbencia, y todo aumento que se haga en los sueldos de los miembros de la judicatura será uniforme.

Sección 14. —Solamente el Tribunal Supremo podrá destituir los jueces de los tribunales inferiores, y fijará, mediante reglamento, la forma como podrán ser destituidos, o disciplinados; y no podrá aprobarse ninguna ley reorganizando un tribunal, con el propósito de destituir o degradar legislativamente a ninguno de sus Funcionarios.

Sección 15. —Los pleitos civiles deberán ser resueltos no más tarde de seis (6) meses, después de la fecha en que terminó la celebración del juicio en su fondo. El Juez que infringiere esta disposición será disciplinado por el Tribunal Supremo.

Sección 16. —El Parlamento determinará todo lo relacionado con el nombramiento, calificación, términos y destitución de los fiscales; y aprobará la legislación necesaria para dotar a todos los tribunales inferiores, de todos aquellos funcionarios ministeriales, y empleados que necesiten.

EL CONTADOR DEL ESTADO

Artículo X

Sección 1.—Cada cuatro (4) años, y en la elección general en que se elija al Gobernador, y los Secretarios de su gabinete, se elegirá un Contador, con un sueldo anual de ocho mil (8,000) dó15 lares, por un término de cuatro (4) años, y hasta que su sucesor sea electo y tome posesión. Habrá también un Contador Auxiliar, y los demás auxiliares y empleados necesarios que prescribiere la ley. El Contador nombrará al Contador Auxiliar. En caso de que el Contador, por cualquier causa estuviese ausente, el Contador Auxiliar tendrá todas las facultades, y desempeñará y cumplirá todos los deberes, del Contador durante dicha ausencia; y en caso de la ausencia, por cualquier causa, de ambos, el Contador y su Auxiliar, el Gobernador de Puerto Rico designará un auxiliar que se encargará de la oficina.

Sección 2.—El Contador examinará, ajustará, decidirá, fiscalizará y liquidará todas las cuentas y reclamaciones, pertenecientes a las rentas e ingresos de cualesquiera fuentes del Gobierno de Puerto Rico, y de los fondos municipales procedentes de emisiones de bonos; y examinará, fiscalizará y liquidará, de acuerdo con la ley, y con los reglamentos administrativos, todos los gastos de fondos y de propiedad pertenecientes al Gobierno de Puerto Rico, sus dependencias, o municipios, o que se tuvieren en fideicomiso. Desempeñará iguales funciones respecto a todas las ramas del Gobierno, sus instrumentalidades y agencias.

Sección 3. —En caso de que las rentas disponibles de Puerto Rico para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, sean insuficientes para hacer frente a todas las asignaciones votadas por el Parlamento para dicho año, el Contador hará que tales asignaciones se paguen en el siguiente orden, a menos que se disponga otra cosa por el Gobernador:

Primera clase: Los gastos ordinarios de los departamentos legislativos, ejecutivo y judicial del Gobierno, y los intereses de cualquier deuda pública, deberán pagarse primero en su totalidad.

Segunda clase: Las asignaciones para todas las instituciones, tales como el presidio, manicomio, escuela industrial, y otras semejantes, en que los asilados son recluidos involuntariamente, serán pagadas después por completo.

Tercera clase: Las asignaciones para instrucción e instituciones educativas y benéficas, deberán ser pagadas luego totalmente.

Cuarta clase: Las- asignaciones para cualquier otro funcionario o funcionarios, negociados o juntas, se pagarán después completamente.

Quinta clase: Las asignaciones para todos los demás casos se pagarán después.

Sección 4.—En caso de que no haya suficientes ingresos para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, para hacer frente en su totalidad a las asignaciones de dicho año, votadas para todas las clases mencionadas, entonces dichos ingresos serán aplicados a las clases en el orden antes señalados, y si, después del pago total de las clases precedentes, no hubiese suficientes ingresos durante cualquier año económico para pagar en su totalidad las asignaciones de ese año, correspondientes a la clase siguiente, en tal caso cualquiera cantidad que existiere para destinarla al pago de asignaciones de dicha clase, el Contador la distribuirá a prorrata entre dichas asignaciones, en la misma proporción en que el montante de cada asignación de esa clase esté con la suma total de todas ellas de la misma clase correspondientes al mencionado año económico.

Sección 5. —El Contador llevará las cuentas generales del Gobierno, será el custodio de ellas y conservará los comprobantes que a ellas pertenezcan. Su jurisdicción sobre las cuentas, bien sean de fondos o de propiedades, y sobre todos los comprobantes y expedientes correspondientes a las mismas, será exclusiva. Será su deber llamar la atención de los funcionarios administrativos hacia aquellos gastos de fondos o propiedades, que a su juicio sean extravagantes, excesivos, innecesarios o irregulares.

Sección 6.—El Contador, con la aprobación del Gobernador, redactará y promulgará, de tiempo en tiempo, reglas y reglamentos generales o especiales, que no sean incompatibles con la ley, referentes a los métodos de contabilidad para fondos y propiedades públicos, y para fondos y propiedades tenidos en depósito por el Gobierno, o por cualquiera de sus ramas. Empero, cualquier funcionario responsable de fondos o propiedades públicas podrá exigir de sus subordinados, o de otras personas, aquellos informes o datos adicionales que considere necesario , para su propia información y protección.

Sección 7. —En el ejercicio de sus deberes, el Contador está autorizado para citar testigos, y tomar juramentos y declaraciones, y, en cumplimiento de estas disposiciones, podrá extender citaciones bajo apercibimiento, y obligar la comparecencia de testigos; y podrá obligar a los testigos a presentar libros, cartas, documentos, papeles, expedientes, y todos los demás artículos que se consideren esenciales, para un completo conocimiento del asunto objeto de investigación. También queda autorizado para comunicarse directamente con cualquier persona, que tenga reclamaciones pendientes de resolución ante él, o con cualquier departamento, funcionario , o persona, que tenga relaciones oficiales con su oficina. Todas sus decisiones serán finales, a no ser que de ellas apele la parte perjudicada, o el jefe de departamento interesado, dentro de un año, en la forma que se prescribe más adelante.

Sección 8. —Después de terminado cada año económico, tan pronto como las cuentas de dicho año puedan ser examinadas y liquidadas, el Contador someterá al Gobernador un informe anual de las operaciones financieras del Gobierno, que demuestre los ingresos y desembolsos de los diferentes departamentos y negociados, e instrumentalidades del Gobierno, y de los distintos municipios.

Sección 9. —Cualquier persona perjudicada en la liquidación de su cuenta o reclamación por la acción o decisión del Contador, podrá, dentro de un año, entablar una apelación por escrito ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico, en la cual expondrá específicamente la resolución particular, contra la que apela, tomada por el Contador, y las razones y autoridades en que se apoya para pedir la revocación de dicha decisión. La decisión del Tribunal Supremo en tal caso será definitiva, con sujeción al derecho de acción que en contrario  pueda disponerse por ley.

Sección 10. —El Contador será responsable al Parlamento; su oficina estará bajo la inspección general del Gobernador, y, en caso de infracción a sus deberes, podrá ser residenciado en igual forma que los demás funcionarios del Gobierno.

COMISIÓN DE SERVICIO PÚBLICO

Artículo XI

Sección 1.—Se crea una Comisión de Servicio Público compuesta de siete (7) miembros, que serán electos por el pueblo, en las elecciones generales, cada cuatro (4) años, en la misma forma que son electos los Jueces del Tribunal Supremo. Ningún partido político nominará ni elegirá más de cuatro (4) de los miembros de esta Comisión.

Sección 2. —La Comisión seleccionará un Presidente, y tendrá facultades para hacer un reglamento, para llevar a cabo sus funciones, que deberá ser sometido al Gobernador para su aprobación. El Parlamento aprobará la legislación pertinente, para remunerar los servicios del Presidente, y de los demás miembros de la Comisión.

Sección 3. —Toda franquicia, derecho, privilegio y concesión de carácter público o cuasi público, será otorgado por la Comisión de Servicio Público que aquí se crea. Ninguna franquicia, derecho o privilegio, que otorgare la mencionada Comisión, tendrá efecto hasta que haya sido aprobado por el Gobernador, y se hubiese informado al Parlamento, y a éste, por la presente, se reserva la facultad de anularlos o modificarlos.

Sección 4.—El Parlamento queda autorizado para decretar leyes relativas a la reglamentación de los precios, tarifas y servicios de todos los porteadores públicos en Puerto Rico, y la Comisión de Servicio Público tendrá facultades para poner en ejecución las leyes de ese carácter, mediante reglamentación adecuada.

Sección 5.—Todas las concesiones de franquicias y privilegios, que se otorguen por la Comisión, dispondrán que las mismas estarán sujetos a enmiendas, alteraciones o revocaciones, y prohibirán la emisión de acciones o bonos, excepto cuando tal emisión se realice a cambio de dinero al contado o de bienes, cuyo justiprecio se fijará por la Comisión de Servicio Público, por un montante igual al valor a la par de las acciones o bonos emitidos, y prohibirán la declaración de dividendos de acciones o bonos; y, cuando se trate de corporaciones de servicio público, las franquicias proveerán para la eficiente reglamentación de los precios de dicho servicio; y contendrán una cláusula disponiendo que en cualquier tiempo el Estado podrá comprar o expropiar los bienes, o negocios de dichas entidades, a un precio justo y razonable.

JUNTA DE REVISIÓN E IGUALAMIENTO

Artículo XII

Sección 1.—Se crea una Junta de Revisión e Igualamiento compuesta de siete (7) miembros, que serán electos por el voto popular, en elecciones generales, y por un término de cuatro (4) años, y en igual forma que son electos los Jueces del Tribunal Supremo. Ningún partido político nominará ni elegirá más de cuatro (4) de los miembros de esta Junta.

Sección 2. —El Parlamento aprobará la legislación pertinente para remunerar los servicios del Presidente, y de los demás miembros de la Junta.

Sección 3.—Además de la jurisdicción especial que se le confiera en el futuro, por leyes del Parlamento, la Junta de Revisión e Igualamiento de Puerto Rico tendrá jurisdicción de carácter exclusivo, para conocer de todos los casos, acciones, procedimientos o recursos especiales o extraordinarios relacionados con, o que afecten, la imposición, cobro y pago de toda clase de contribuciones, incluyendo contribuciones sobre la propiedad, contribuciones sobre herencia y donaciones, contribuciones sobre ingresos, contribuciones sobre enriquecimiento injusto, contribuciones de seguro social, arbitrios, licencias y cualesquiera otras contribuciones o impuestos, así como para conocer de las reclamaciones de contribuciones cobradas por un procedimiento ilegal, o que voluntariamente o sin notificación del Secretario de Hacienda se hubieran pagado indebidamente o en exceso, cuyo reintegro esté autorizado por ley y haya sido rehusado por el Secretario de Hacienda. También tendrá jurisdicción exclusiva para conceder exención de contribuciones, de acuerdo con la ley sobre la materia.

SERVICIO CIVIL

Artículo XIII

Sección 1. —Por la presente se crea el Servicio Civil, de los funcionarios y empleados del Gobierno de Puerto Rico. Este servicio estará dividido en (1) servicio civil clasificado, y (2) servicio civil no clasificado.

Sección 2.—El servicio civil no clasificado comprenderá todos los funcionarios que son electos por sufragio universal; los que son nombrados por el Gobernador, mediante el concurso y consentimiento del Senado, y aquéllos, cuyo nombramiento requieran confirmación por algún cuerpo legislativo; todos los oficiales y empleados del Parlamento Insular; no más de dos Secretarios auxiliares de cada departamento del Gobierno; el taquígrafo y el Secretario confidencial del Gobernador, y de cada miembro del Gabinete; todos los funcionarios del servicio judicial, y los auxiliares de éstos; un taquígrafo o escribiente confidencial de cada uno de todos los jueces y fiscales, y todos los empleados cuya remuneración no exceda de mil (1,000) dólares al año.

Sección 3.—El servicio civil clasificado comprenderá todos los funcionarios o empleados del Gobierno, que no estén comprendidos en el servicio no clasificado, y estos funcionarios y empleados serán clasificados en la forma que se disponga por ley, y la reglamentación que adopte la Comisión de Servicio Civil, que más adelante se crea. Todos los nombramientos, separaciones, ascensos, traslados, cesantías, reposiciones, suspensiones, licencias, y cambios en categorías, remuneración, o títulos, serán hechos y autorizados por la Comisión de Servicio Civil, de acuerdo con las reglas que ésta dicte, conforme a esta Constitución, y a la ley.

Sección 4. —Se crea una Comisión de Servicio Civil integrada por siete (7) miembros, que serán nombrados por el Gobernador de Puerto Rico, por un término de cuatro (4) años, con el consejo y consentimiento del Senado. De estos, no más de cuatro (4), podrán pertenecer al partido de la mayoría. Todos los miembros de esta Comisión serán propuestos por los organismos directivos centrales de los cuatro (4) partidos políticos organizados, que obtuvieron el mayor número de votos en la última elección precedente al nombramiento.

Sección 5. —Esta Comisión tendrá el deber y el poder de preparar y celebrar exámenes, de libre oposición, con el fin de probar la relativa capacidad y aptitudes, de las personas aspirantes a empleo, en cualquiera clase de cargos en el servicio civil clasificado. Como resultado de estos exámenes deberá establecer registros de elegibles y de reposición, para las distintas clases de cargos; y certificará, para cada vacante, a solicitud escrita de los funcionarios nominadores, no más de los tres (3) primeros nombres elegibles, que aparezcan en los registros correspondientes. Si no existieren registros de elegibles, procederá inmediatamente a anunciar y celebrar exámenes, a fin de establecerlos; y, mientras se establezcan los registros, la Comisión podrá conceder autorización para hacer nombramientos provisionales; y también tendrá aquellos poderes y deberes que se le fijen, por ley del Parlamento. Este adoptará la legislación necesaria para reglamentar el servicio civil, con el propósito de crear y mantener el mejor servicio posible de funcionarios y empleados para el Gobierno de Puerto Rico.

Sección 6.—Nadie que no sea un elector legal podrá ser nombrado, para ocupar ningún cargo o empleo en el Gobierno de Puerto Rico, sus municipios o dependencias; y ningún funcionario o empleado del Gobierno de Puerto Rico, sus municipios, dependencias, o instrumentalidades, podrá ser separado de su cargo o empleo, por ningún motivo, sin el debido proceso de ley.

Sección 7. —La Comisión seleccionará su Presidente de entre sus miembros y dictará las reglas y reglamentos, que fueren necesarios, para llevar a cabo sus funciones. Estos tendrán que ser sometidos al Gobernador para su aprobación. Los sueldos del Presidente y miembros de la Comisión serán fijados, todos los años, en la ley general de presupuesto.

JUNTA DE INDULTOS Y LIBERTAD BAJO PALABRA

Artículo XIV

Sección 1. —Por la presente se crea una Junta de Indultos y Libertad Bajo Palabra, compuesta de tres (3) miembros, de los cuales no será abogado admitido por el Tribunal Supremo, y especializado en ciencias penales, nombrados por el Gobernador, con el consejo y consentimiento del Senado, y ocuparán sus cargos por un término de cuatro (4) años, y cada uno de sus miembros recibirá un sueldo, que será fijado por ley. El Presidente de dicha Junta será seleccionado, por sus miembros, de entre ellos mismos.

Sección 2. —Será deber de la Junta de Indultos y Libertad Bajo Palabra investigar las circunstancias que rodean el crimen cometido por, y la conducta y condiciones físicas, mentales y morales de, cada confinado. Cuando un confinado haga una petición de indulto, o haya cumplido los requisitos mínimos para salir en libertad bajo palabra, y existan circunstancias especiales, que a juicio de la Junta justifique que el confinado sea indultado, aquélla deberá recomendar al Gobernador que proceda a indultarlo. Si resulta del estudio e investigación que haga la Junta, que el confinado puede vivir en libertad bajo palabra, y hay fundamento razonable para creer que no violará la ley, y que su libertad no será incompatible con el bienestar de la sociedad, la Junta le pondrá en libertad bajo palabra, en los términos que crea conveniente.

La Junta deberá asesorar al Gobernador en los casos de conmutación de penas, y devolución de multas.

ORDEN PÚBLICO

Artículo XV

Sección 1. —Para mantener el orden, la paz y la tranquilidad en la comunidad puertorriqueña, y para proteger la libertad individual, la vida y la propiedad de sus habitantes, se crea un cuerpo de policía estrictamente civil, aunque debidamente uniformado, que se conocerá con el nombre de Policía de Puerto Rico; y un cuerpo de detectives que se conocerá con el nombre de Oficina de Investigaciones de Puerto Rico.

Sección 2. —Cada uno de los dos cuerpos estará integrado por el número de miembros que el Parlamento fije, bajo la correspondiente jefatura de un ciudadano civil, para cada uno, que nunca estarán uniformados durante la incumbencia del cargo, que ocuparán por oposición, y se denominarán Supervisor de la Policía de Puerto Rico, y Supervisor de la Oficina de Investigaciones de Puerto Rico, respectivamente.

Sección 3. —Los cargos de policía y detective serán cubiertos por oposición, ante la Comisión de Servicio Civil, mediante examen preparado por el Secretario de Educación.

Sección 4. —El cuerpo de la Policía de Puerto Rico estará dividido en dos secciones, una para la zona urbana, y otra montada, para la zona rural.

Sección 5. —Los cuarteles de la Policía y de la Oficina de Investigaciones se utilizarán únicamente para alojar sus miembros, guardar sus armas, archivos documentos y papeles oficiales; y no podrán usarse como cárceles, ni como oficinas para someter a los ciudadanos a investigaciones de ninguna índole.

Sección 6. —En ambos cuerpos habrán los siguientes grados: (1) policía raso; (2) cabo; (3) sargento; y (4) jefe de distrito. Estos grados se obtendrán mediante exámenes ante la Comisión de Servicio Civil. La circunstancia de ser miembro activo, de cualquiera de ambos cuerpos, no impedirá o limitará el derecho a tomar los exámenes para Supervisor.

Sección 7.—El Supervisor de cada uno de dichos cuerpos, así como miembros que los integran, además de aprobar los exámenes de referencia, serán ciudadanos probos y dignos que gocen de buena reputación, en el lugar de su residencia habitual.

Sección 8. —La Policía Insular y la Detective no podrán intervenir en los conflictos entre patronos y obreros, excepto para mantener el orden, cuando éste fuere quebrantado; tampoco podrán intervenir con la libertad del ciudadano, o el goce de la propiedad privada, sino por justa causa, y previa una orden judicial al efecto.

Sección 9. —El Parlamento fijará la remuneración de dichos cuerpos, y aprobará la legislación necesaria para determinar su organización y funcionamiento, de acuerdo con las disposiciones de esta Constitución.

MUNICIPIOS

Artículo XVI

Sección 1.—E1 actual sistema de corporaciones municipales continuará funcionando, de acuerdo con las leyes que organizan el gobierno de los municipios, y el Parlamento podrá crear cuantos municipios considere convenientes, pero no podrá suprimir, ni consolidar los que ahora existen. La municipalidad de Río Piedras, con sus límites, jurisdicción y organización, tal como existía con anterioridad al 4 de junio de 1951, queda por la presente restablecida, y el Parlamento proveerá para la misma el gobierno local, que mejor se adapte a su desarrollo y buena administración.

EDUCACIÓN

Artículo XVII

Sección 1. —La enseñanza en Puerto Rico será laica, sin costo alguno para el educando, y se llevará a cabo en los idiomas español e inglés, indistintamente. Pero esto no impedirá la enseñanza de otros idiomas, cuando así lo disponga el Secretario de Educación; y será compulsoria para todo ciudadano menor de quince (15) años de edad.

Sección 2.—La enseñanza en Puerto Rico es función del Secretario de Educación, de una Junta Escolar, y de las Juntas Escolares Municipales, que se compondrán de cinco (5) miembros, y ocuparán sus cargos por un término de cuatro (4) años, por elección popular. El Parlamento aprobará legislación fijando las facultades del Secretario de Educación y de las referidas juntas.

UNIVERSIDAD DE PUERTO RICO

Artículo XVIII

Sección 1.—La Universidad de Puerto Rico es una institución docente de El Pueblo, y se regirá democráticamente por una junta Administrativa de doce (12) ciudadanos, nombrados por el Gobernador, a propuesta del organismo directivo de cada uno de los partidos políticos. Seis (6) de ellos corresponderán al partido que hubiere obtenido el mayor número de votos, en la última elección popular anterior al nombramiento, y seis (6) corresponderán a los otros partidos inscritos, prorrata. El Presidente de la Junta será electo por votación secreta de entre sus miembros. La Junta nombrará los miembros de la Facultad y el Rector, así como aquellos otros funcionarios necesarios para la buena marcha de la institución, y fijará el sueldo y los requisitos para el desempeño de sus cargos.

Sección 2. —El uso del paraninfo o de cualquier otro salón de asambleas y actos públicos, ubicados en los terrenos de la Universidad, será regulado por la Junta; pero, bajo ninguna circunstancia ésta podrá negarse a conceder permiso para usarlos, a una persona para emitir libremente su pensamiento, por razones políticas, sociales o religiosas; o por razón del sexo, color, raza o de ciudadanía; o por cualquier motivo que tienda a destruir los derechos civiles del ciudadano.

Sección 3. —La Universidad fomentará la independencia de carácter del estudiante, y la Junta y los funcionarios nombrados no coartarán o propenderán a destruir, el derecho a reunirse en asamblea pacíficamente, para la discusión y planteamiento de cualquier tema.

Sección 4. —La libertad absoluta de cátedra será garantizada, y no se aprobará ninguna ley restringiéndola o menoscabándola.

Sección 5. —En la Universidad no se cobrará derecho de matrícula, de uso de laboratoRío  o biblioteca; tampoco se obtendrá remuneración alguna, directa o indirectamente, por algún otro concepto, ni será necesario  prestar fianza para responder de daños, ni se obligará al estudiante a entrar en ningún convenio con las autoridades de la Universidad, o del Gobierno, que implique desembolso económico para cualquier fin o por cualquier concepto.

Sección 6. —El Teatro de la Universidad pertenece al pueblo. En todo tiempo, y bajo cualquier circunstancia, el pueblo tendrá acceso a sus espectáculos, sin pago alguno.

Sección 7. —Los libros de textos serán seleccionados por la Junta Administrativa y la Facultad.

PROTECCIÓN DE LA SALUD Y DE LA RAZA HUMANA

Artículo XIX

Sección 1. —La protección y promoción de la salud de los habitantes de Puerto Rico, y el cuidado ayuda y sostenimiento de los necesitados, son de interés público, y el Estado y sus subdivisiones, proveerán los medios y las formas para llevar a cabo este propósito.

Sección 2. —El ejercicio de la profesión de medicina y cirugía, y la odontología, son un privilegio concedido por el Estado, y, debido a una necesidad de la beneficencia pública, los facultativos que la ejerzan no podrán cobrar por sus servicios al público. El Estado pagará por sus honorarios, y el Parlamento aprobará la legislación necesaria determinando, cómo y cuándo el Gobierno cobrará por estos servicios.

Sección 3. —Se prohíbe al Gobierno de Puerto Rico poner en práctica, o propagar, los métodos maltusianos y neomalthusianos sobre esterilización, por funcionarios o empleados del Estado, excepto cuando sea el único medio utilizable para conservar la salud.

DISPOSICIONES VARIAS

Artículo XX

Sección 1.—Todos los derechos que, por los términos de esta Constitución, se conceden a cualquier ciudadano serán reconocidos por los tribunales inmediatamente que esta Constitución entre en vigor, aún cuando la organización del Gobierno aquí establecido no se haya llevado a efecto; y desde ahora se le dan carácter retroactivo a tales derechos, siempre que no se menoscaben derechos adquiridos en virtud de una legislación anterior, o contrato concertado, o decisiones judiciales dictadas, con anterioridad a la vigencia de esta Constitución. Toda disposición contenida en esta Constitución, en beneficio de un acusado de delito público, se entenderá que le beneficia desde el mismo momento de entrar en vigor la Constitución, aunque exista una sentencia firme y extinguida.

Sección 2. —Los funcionarios y empleados del gobierno de Puerto Rico, y los municipios, antes de entrar en el desempeño de sus funciones, prestarán y suscribirán un juramento de solemnemente mantener la Constitución de los Estados Unidos, y la de Puerto Rico, y que cumplirán lealmente con los deberes de sus cargos; y no se exigirá ningún otro juramento o declaración como requisito, para desempeñar un cargo de confianza en Puerto Rico.

Sección 3. —Todo funcionario del Gobierno de Puerto Rico, por elección o por nombramiento, y los alcaldes o administradores de los municipios, dentro de cinco (5) días antes de tomar posesión de sus cargos, y dentro de cinco (5) días después de cesar en los mismos, deberán radicar en la Secretaría Ejecutiva de Puerto Rico una declaración jurada, relativa a su estado económico en el momento de prestar dicha declaración. Esta deberá contener una descripción fiel y exacta de todos sus bienes y pertenencias, con la valoración de las mismas, y sus ingresos provenientes de negocios o empleos, fondos en depósito en los bancos, o en cualquier otro sitio, y cualesquiera otros valores que constituyan su capital, en el momento de ocupar, o de cesar en, el cargo. Además, todos los años, mientras estén en el ejercicio de sus funciones, deberán rendir un informe de su estado económico.

Si el declarante cometiere falsedad substancial en su declaración o informe incurrirá en delito de perjurio , que será castigado de acuerdo con las disposiciones del Código Penal.

Estas declaraciones o informes, se considerarán documentos públicos, pero el Estado no podrá hacer uso del contenido de ellos para ningún propósito, excepto en caso de que se formule acusación contra el funcionario que los ha rendido, por el hecho de haber incurrido en falsedad substancial al relatar los hechos.

Sección 4. —Toda violación al párrafo segundo, de la Sección 16, y la Sección 18, del Artículo II, de esta Constitución, constituirá un delito grave (felony), penable con multa no menor de cien (100) dólares, ni mayor de mil (1,000) dólares, y reclusión en la penitenciaría por un término no menor de seis (6) meses, ni mayor de dos (2) años.

Sección 5. —Cualquier persona que, directa o indirectamente, ofrezca, de, o prometa dinero o cosa de valor, regalo, privilegio, o ventaja personal, a un miembro del Parlamento, o a un funcionario ejecutivo o judicial, con objeto de ejercer influencia sobre él en el cumplimiento de cualesquiera de sus deberes públicos u oficiales, y cualquier funcionario legislativo, ejecutivo o judicial que acepte tal dinero, cosa de valor, regalo, privilegio, o ventaja personal, serán considerados culpables de soborno, y castigados con una multa que no exceda de cinco mil (5,000) dólares, y con prisión máxima de cinco (5) años, en el presidio.

En igual forma se castigará la tentativa de soborno a miembros del Parlamento, o a funcionarios públicos de Puerto Rico.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Artículo XXI

Sección 1. —Nada de lo contenido en esta Constitución se considerará que menoscaba o interrumpe la jurisdicción y competencia de los tribunales de justicia, tal como éstos están ahora constituidos, sobre asuntos pendientes ante ellos al aprobarse la Constitución; su jurisdicción continuará en todos respectos, mientras estos tribunales no sean modificados o abolidos por ley, en armonía con las disposiciones de esta Constitución, y se instalaren los de nueva creación. La integración e integridad de todos los tribunales y organismos del Gobierno continuarán iguales, como en el presente, hasta que se disponga por ley otra cosa, o se pongan en vigor los preceptos de esta Constitución, que los modifican o anulan.

Sección 2. —El Parlamento Insular tiene plenos poderes para allegar los medios económicos, y proveer los procedimientos necesarios, para poner en vigor las disposiciones de esta Constitución, e inmediatamente que la Constitución sea confirmada por el Congreso Nacional, se procederá a organizar y mantener el Gobierno que por la misma se crea.

Sección 3.—El Gobierno que a virtud de esta Constitución se crea cumplirá con todos las obligaciones contractuales, o creadas por ley, del actual Gobierno de Puerto Rico; y las asignaciones hechas, y los tributos impuestos, mediante leyes de la Legislatura de Puerto Rico, para atender a los gastos del Gobierno y al pago de sus funcionarios y empleados, continuarán en vigor, hasta que empiecen a regir las que adopte el Parlamento para tales fines, pero nunca más allá del día primero de julio de 1953.

Sección 4.—Todos los códigos, leyes, ordenanzas, y reglamentos administrativos, de Puerto Rico, o de sus municipios, vigentes a la fecha en que sea finalmente aprobada esta Constitución, continuarán en vigor, siempre que no conflijan con ésta, mientras no sean modificados, enmendados, o derogados por el Parlamento.

PROCEDIMIENTOS PARA ENMENDAR LA CONSTITUCIÓN

Artículo XXII

Sección 1. —Esta Constitución podrá ser enmendada, o una nueva aprobada, en la siguiente forma:

El Parlamento podrá pasar una resolución concurrente, por el voto de las dos terceras partes de los miembros de que se componen las Cámaras, estableciendo la necesidad de enmendar la Constitución de Puerto Rico, o de hacer una nueva, y disponiendo que se convoque una convención para este propósito, e instrumentará la elección de los miembros de la Asamblea Constituyente; después que ésta haya aprobado las enmiendas a la Constitución, o haya hecho una nueva, las unas o la otra serán sometidas al electorado de la Isla, para que las apruebe o rechace, por mayoría de votos.

Sección 2. —También podrá hacerse una nueva Constitución, o enmendar ésta, cuando lo soliciten, mediante petición jurada al Gobernador, electores en número igual al cinco (5) por ciento del electorado total de Puerto Rico; recibidas las peticiones, el Gobernador convocará al Parlamento, y éste instrumentará una convención constituyente, de acuerdo con lo provisto en las anteriores disposiciones.

Sección 3. —También el cinco (5) por ciento de los electores capacitados de la Isla, podrá proponer enmiendas a la Constitución, que se someterán al electorado para que las apruebe o rechace, en igual forma que si se tratara de enmiendas originadas en, y propuestas por, el Parlamento.

VIGENCIA

Artículo XXIII

Sección 1. —Esta Constitución será sometida a El Pueblo de Puerto Rico, en la elección especial que se celebrará el día 21 de enero de 1952, para que los votantes la aprueben, o rechacen, por mayoría; si fuere aprobada será enviada por el Gobernador de Puerto Rico, al Presidente de los Estados Unidos, para que éste la transmita al Congreso de la Nación, y si éste la aprobare, la misma regirá inmediatamente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 95

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Estableciendo la Capital de Puerto Rico y el Asiento del Gobierno.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Capital de la Isla de Puerto Rico será la ciudad de San Juan, manteniéndose en dicha ciudad el asiento del Gobierno Insular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 96

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Cláusula Prohibiendo el Uso de Fondos Públicos para el Sostenimiento de Sectas Religiosas y Otros Fines Análogos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Jamás se asignará, aplicará, donará, usará, directa ni indirectamente dinero o propiedad públicos para el uso, beneficio o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria o sistema religioso, o para uso, beneficio o sostenimiento de ningún sacerdote, predicador, ministro, u otro instructor o dignatario  religioso como tal, o para fines caritativos, industriales, educativos o benévolos a persona alguna, corporación o comunidad que no esté bajo la dependencia absoluta de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 97

——————-

Presentada por los SEÑORES SÁNCHEZ y CANDELARÍO  ARCE

Para Abolir los Títulos de Propiedad y Condominio Concedidos por la Corona Española.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo derecho, título hereditario  de propiedad o condominio concedido a algunos ciudadanos, sociedades o entidades de cual quiera índole en Puerto Rico por la Corona Española quedan abolidos. La Asamblea Legislativa de Puerto Rico determinará lo pertinente en cada caso de acuerdo con el usufructo que se haya dado o esté dando a la propiedad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 98

——————-

Presentada por los SEÑORES SÁNCHEZ y CANDELARÍO  ARCE.

El Cooperativismo como Objetivo Gubernamental.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El fomento de las cooperativas, como la más alta expresión de la empresa privada, será uno de los objetivos fundamentales del estado.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 99

——————-

Presentada por los SEÑORES SÁNCHEZ y CANDELARÍO  ARCE.

Para Establecer el Principio de Igualdad Ciudadana.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Constitución, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquiera otra índole, origen nacional o social y posición económica o nacimiento. El estado vendrá obligado a proteger estos derechos mediante legislación adecuada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 100

——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

El Gobernador.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que, todo el poder ejecutivo estará investido en el Gobernador de Puerto Rico, quien desempeñará sus funciones por el término de cuatro años, juntamente con el Vice-Gobernador electo para el mismo término, y solamente podrá ser reelecto por otro término de cuatro años.

Cuando por cualquier motivo un Gobernador ejerciere por un año o menos, parte del término perteneciente a otro Gobernador, esto no será impedimento para su elección por dos términos.

Ninguna persona, excepto aquellas nacidas en Puerto Rico, hijos de padres que sean ciudadanos americanos o que hayan aceptado la ciudadanía americana, al tiempo de la adopción de esta Constitución, podrá ser elegible para el cargo de Gobernador de Puerto Rico; ni tampoco será elegible para tal cargo persona alguna que no haya llegado a la edad de treinta y cinco años; y debe haber residido dentro de los límites territoriales de Puerto Rico por un período de quince años. Asimismo no será elegible para dicho cargo, persona alguna que no hable y escriba el idioma Castellano o el inglés.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 101

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar el Ejercicio de los Derechos Civiles y Políticos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1—Se declaran inviolables los derechos civiles y políticos del ciudadano.

2—Siendo la reunión de los derechos civiles y políticos lo que constituye la dignidad de ciudadano, se declaran aquéllos inalienables e imprescriptibles, e inviolables por voluntad o disposición ajenas, o por resolución de propia voluntad individual o colectiva. Por tanto, las personas o persona que prediquen o proclamen la abstención de votar en elecciones políticas, pierden temporalmente sus derechos de ciudadanos conforme lo establezca la ley, quedando siempre sujetos al cumplimiento de sus obligaciones.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 102

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA

Derecho al Ejercicio de la Libertad de Circulación.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1—En todo el Territorio  insular es libre de derechos la circulación de los efectos de producción o fabricación regional, así como la de los géneros y mercancías de todas clases, despachados en las aduanas cuando con ello no se contravengan disposiciones de ley.

2—Todos los ciudadanos gozan del derecho de libre circulación por todo el Territorio  insular, pudiendo fijar su residencia y domicilio en cualquier punto; mudar de residencia y domicilio, ausentarse de Puerto Rico y volver a él llevando o trayendo sus bienes sin necesidad de carta de seguridad, pasaporte u otro requisito semejante, salvo lo que dispongan los estatutos que fijan nuestras relaciones políticas con los Estados Unidos de Norteamérica y las disposiciones de ley de su Congreso y nuestras propias leyes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 103

——————-

Presentada por los SEÑORES GARCÍA MÉNDEZ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, GONZÁLEZ BLANES, SOTO, VERAY JR. y GARCÍA DELGADO

Disponiendo la Adopción de una Constitución para el Pueblo de Puerto Rico.

Resuélvase que la Constitución de Puerto Rico será la siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros, los ciudadanos americanos del Pueblo de Puerto Rico, con el fin de promover el bienestar general, asegurar las bendiciones de la libertad, y cimentar la felicidad de los puertorriqueños mediante la unión permanente e indisoluble con los Estados Unidos de América, bajo cuya bandera aspiramos a disfrutar eventualmente de la completa igualdad en la dignidad de la ciudadanía con un status de carácter irrevocable, confiados en el reconocido espíritu justiciero del gran pueblo estadounidense e inspirados en la infinita bondad de la Divina Providencia, establecemos y promulgamos la siguiente

CONSTITUCIÓN

ARTÍCULO 1

Las disposiciones de esta Constitución se aplicarán a la Isla de Puerto Rico e islas adyacentes bajo la jurisdicción de los Estados Unidos, y a las aguas de estas islas; y el nombre de Puerto Rico, usado en esta Constitución se entenderá que incluye no sólo a la isla de este nombre sino también a todas las islas adyacentes referidas.

ARTÍCULO II

CARTA DE DERECHOS

Sección 1. —No se pondrá en vigor ninguna ley que prive a una persona de los derechos inalienables a la vida, a la libertad o a la propiedad sin el debido procedimiento de ley, o que niegue a persona alguna la igual protección de las leyes.

Sección 2(a).—En todos los procesos criminales el acusado será considerado inocente hasta que se le pruebe lo contrario  y gozará del derecho de tener para su defensa la ayuda de abogado desde el  momento de su arresto; de ser informado de la naturaleza y causa de la acusación, de obtener copia de la misma; de tener un juicio rápido y público por ante un jurado imparcial del distrito dentro del cual el delito haya sido cometido; de carearse con los testigos de cargo y de usar de medios compulsorios para conseguir testigos a su favor.

Sección (b).—Ninguna persona será considerada responsable de un delito sin el debido procedimiento de ley; y ninguna persona será puesta dos veces en riesgo de ser castigada por el mismo delito, ni será obligada en ninguna causa criminal a ser testigo contra sí misma ni contra su esposa. Las confesiones obtenidas bajo compulsión, tortura o amenaza, o tras detención o arresto prolongado, serán inadmisibles en evidencia. Nadie podrá ser convicto o castigado cuando la única prueba contra él consiste en su propia confesión. (Japón)

Sección (c). —Toda persona podrá, antes de ser convicta, prestar fianza con suficiente garantía, excepto por delitos castigables con prisión perpetua cuando la prueba sea evidente o la presunción suficientemente fuerte.

Sección 3. —No se pondrá en vigor ninguna ley que menos cabe el valor de los contratos.

Sección 4. —Ninguna persona será encarcelada por deudas.

Sección 5.—No se suspenderá el privilegio del auto de hábeas corpus, a menos que, en caso de rebelión, insurrección o invasión, lo requiera la seguridad pública, pudiendo en cualquiera de esos casos ser suspendido ese privilegio por el Gobernador, siempre que durante dicho período exista la necesidad de tal suspensión.

Sección 6. —No se aprobará ley alguna “ex post facto”, ni para condenar ni castigar civilmente sin formación de juicio.

Sección 7. —La propiedad particular no será tomada ni perjudicada para uso público.

No se declarará empresa pública ninguna industria que esencialmente no tenga ese carácter, por el solo hecho de constituir una fuente de producción.

El Gobierno no desplazará a ni competirá con la empresa privada.

No se impondrá ninguna tasación ni se aprobará ninguna contribución que sean arbitrarias o confiscatorias.

Sección 8. —Nada de lo contenido en esta Constitución será interpretado en el sentido de limitar la facultad de la Asamblea Legislativa para decretar leyes para la protección de la vida, salud y seguridad de empleados y obreros.

Sección 9. —No se aprobará ley alguna que conceda título de nobleza; y ninguna persona que esté desempeñando algún puesto remunerado o de confianza en el Gobierno de Puerto Rico aceptará, sin el consentimiento del Congreso de los Estados Unidos, ningún regalo, emolumento, cargo o título de clase alguna de ningún rey, reina, príncipe o estado extranjero, ni de ningún funcionario del mismo.

Sección 10. —No se exigirán fianzas desproporcionadas, ni se impondrán multas excesivas ni castigos crueles e inusitados.

Sección 11. —No se violará el derecho de estar garantizado contra registros y embargos arbitrarios.

No se coartará el derecho del individuo a poseer un arma en su hogar para su defensa propia.

Sección 12. —No se expedirá orden o mandamiento de arresto o registro sino por la autoridad judicial competente y por motivos fundados, apoyado con juramento o afirmaciones, especificando el delito imputado y/o describiendo particularmente el lugar que ha de registrarse y las personas que han de ser detenidas o las cosas que deben ser embargadas.

Sección 13. —No se aprobará ninguna ley restringiendo la libertad de la palabra o de la prensa, o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacíficamente y pedir al Gobierno la reforma de los abusos. No se establecerá censura alguna ni podrá violarse la secretividad de los medios de comunicación. (Japón)

Sección 14.—No se dictará ninguna ley relativa al establecimiento de cualquiera religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma, y se permitirá en todo tiempo el libre ejercicio y goce de profesiones y cultos religiosos sin distinciones ni preferencias, y no se exigirá como condición para desempeñar cualquier cargo o puesto de confianza en el Gobierno de Puerto Rico, ningún otro requisito político o religioso que un juramento de defender la Constitución de los Estados Unidos y la Constitución las leyes de Puerto Rico.

No se negará información oficial sobre los asuntos del Gobierno a las agencias informativas ni a los ciudadanos que las soliciten con fines legítimos.

Sección 15. —La esclavitud no existirá en Puerto Rico.

No existirá en Puerto Rico la servidumbre involuntaria, a no ser como castigo por un delito cuando el acusado haya sido convicto debidamente.

Sección 16(a).—Jamás se asignará, aplicará, donará, usará, directa ni indirectamente, dinero o propiedad públicos para el uso, beneficio o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria, o sistema religioso, o para el uso, beneficio o sostenimiento de ningún sacerdote, predicador, ministro, u otro instructor o dignatario  religioso, como tal. La poligamia o matrimonios polígamos quedan de aquí en adelante prohibidos.

Sección 16(b). —Toda persona tendrá todos los derechos y libertades proclamados en esta Constitución, sin distinción alguna de sexo, raza, color, idioma, religión, opinión política o de cualquiera otra índole, origen nacional o social, posición económica o nacimiento.

Sección 17. —No se pagará dinero alguno del Tesoro a no ser en virtud de una asignación hecha por ley, y mediante libramiento expedido por el funcionario correspondiente de acuerdo con dicha ley.

Las leyes para la tasación e imposición de contribuciones serán uniformes.

Sección 18. —Todo dinero que se recaude por contribución impuesta o fijada para un fin especial, será considerado como un fondo especial en el Tesoro, y desembolsado para dicho fin únicamente.

Sección 19.—Ocho horas constituirán un día de trabajo en todos los casos en que se empleen en obras públicas trabajadores y mecánicos por el Gobierno de la Isla o en nombre del mismo, excepto en casos de emergencia.

El empleo de niños menores de catorce años en cualquier ocupación perjudicial a la salud o a la moral o que ponga en riesgo la vida o cualquier parte del cuerpo, queda por la presente prohibido.

ARTÍCULO III

No se impondrá ni cobrará derecho alguno sobre las exportaciones procedentes de Puerto Rico; pero podrán imponerse contribuciones e impuestos sobre la propiedad, ingresos, rentas internas, y por licencias, franquicias, privilegios y concesiones, cuando dichas contribuciones sean para los fines de los gobiernos insular y municipales, respectivamente, y se impongan según las disposiciones y prescripciones de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico; y en los casos en que fuere necesario  anticipar contribuciones y rentas para proteger el crédito público, Puerto Rico o cualquiera de sus municipios, podrá emitir bonos otras obligaciones, de acuerdo con la ley; Disponiéndose, sin embargo, que ninguna deuda pública de Puerto Rico y de los municipios de San Juan y Ponce será autorizada si excediere del 10 por ciento del valor total de la tasación de sus propiedades, y ninguna deuda pública de ninguna otra subdivisión o municipio de Puerto Rico se autorizará en lo sucesivo si excediere del 5 por ciento de la valoración total de la propiedad existente en cualquiera de esas sub-divisiones o municipio; y todos los bonos emitidos por el Gobierno de Puerto Rico, o por autoridad de éste, estarán exentos de contribución por el Gobierno de los Estados Unidos, por el Gobierno de Puerto Rico, por cualquiera sub-división política o municipio del mismo, o por cualquier Estado, Territorio  o posesión, o por cualquier Condado, municipio u otra sub-división municipal de cualquier Estado, Territorio  o posesión de los Estados Unidos o por el Distrito de Columbia. Al computar la deuda de El Pueblo de Puerto Rico, no se contarán los bonos municipales, para el pago de cuyo capital e intereses se hubiere hasta la fecha empeñado la buena fe de El Pueblo de Puerto Rico, ni los bonos emitidos por El Pueblo de Puerto Rico garantizados por una suma equivalente de bonos de las corporaciones municipales o juntas escolares de Puerto Rico; pero sí se contarán todos los bonos que en lo sucesivo emitiere cualquier municipio o sub-división dentro del 5 por ciento que por la presente se autoriza, para los cuales se pignore la buena fe de El Pueblo de Puerto Rico.

Disponiéndose, además, que las contribuciones de rentas internas que de acuerdo con la facultad concedida por esta ley imponga la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, sobre cualesquiera artículos, efectos, mercaderías o mercancías, podrá ser impuesta y cobrada sobre los artículos sujetos a dicha contribución, según determine la referida Asamblea Legislativa, tan pronto como los mismos hayan sido fabricados, vendidos, usados o importados en la Isla; Disponiéndose, que no se hará distinción alguna entre los artículos importados de los Estados Unidos o de países extranjeros y los artículos similares producidos o manufacturados en Puerto Rico. Por la presente se ordena a los oficiales de aduanas y del servicio postal de Estados Unidos que ayuden a los debidos funcionarios del Gobierno de Puerto Rico en el cobro de estas contribuciones.

ARTÍCULO IV

La Capital de Puerto Rico será la ciudad de San Juan, manteniéndose en ella el asiento del Gobierno.

ARTÍCULO V

Todos los ciudadanos de Puerto Rico, según se definen en la Sección 7 de la Ley de 12 de abril de 1900, “Para proveer, temporalmente, de rentas y un gobierno civil a Puerto Rico, y para otros fines”, y todos los nativos de Puerto Rico que estaban temporalmente ausentes de la Isla en 11 de abril de 1899, y hayan regresado después y estén residiendo permanentemente en dicha Isla, y no sean ciudadanos de ningún país extranjero, se declaran por la presente ciudadanos de los Estados Unidos, y serán considerados y tenidos como tales; Disponiéndose, que cualquier persona de las descritas anteriormente podrá conservar su presente status político, haciendo una declaración, bajo juramento, de su resolución a ese efecto, dentro de seis meses de haber entrado en vigor esta Ley, ante el Tribunal de Distrito del distrito en que resida, declaración que se hará en la forma siguiente:

“Yo,………………………………. habiendo prestado juramento debidamente, declaro por la presente mi intención de no ser ciudadano de los Estados Unidos según se provee en la Ley del Congreso que confiere la ciudadanía de los Estados Unidos a los ciudadanos de Puerto Rico y a ciertos nativos que residen permanentemente en dicha isla”.

En caso de hallarse ausente de la Isla durante dichos seis meses cualquiera de esas personas, podrá aprovecharse el plazo fijado en este “Disponiéndose”, trasmitiéndose al Secretario Ejecutivo de Puerto Rico una declaración bajo juramento, en la forma provista por la presente, dentro de seis meses de haberse puesto en vigor esta Ley; Y, disponiéndose, además, que toda persona que haya nacido en Puerto Rico de padres extranjeros y esté residiendo permanentemente en la Isla, podrá, si fuere mayor de edad, dentro de seis meses de haberse puesto en vigor esta Ley, o, si fuere menor de edad, al llegar a su mayoridad o dentro de un año después, prestar una declaración jurada de identidad a los Estados Unidos ante la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico, haciendo constar en la misma todos los hechos relacionados con su nacimiento y residencia en Puerto Rico y acompañando debida prueba de los mismos, y desde el momento de haber prestado tal declaración será considerada como ciudadano de los Estados Unidos.

Nota. —El artículo 7 de la Ley de 12 de abril de 1900, a que hace referencia el Artículo precedente, dispone lo siguiente:

Artículo 7.—Que todos los habitantes que continúen residiendo allí los cuales eran súbditos españoles el día once de abril de mil ochocientos noventa y nueve, y a la sazón residían en Puerto Rico, y sus hijos nacidos con posterioridad a esa fecha, serán tenidos por ciudadanos de Puerto Rico, y como tales, con derecho a la protección de los Estados Unidos; excepto aquellos que hubiesen optado por conservar su fidelidad a la Corona de España, el día once de abril de mil novecientos, o antes, de acuerdo con lo previsto en el Tratado de Paz entre los Estados Unidos y España, celebrado el día once de abril de mil ochocientos noventa y nueve; y ellos, en unión de los ciudadanos de los Estados Unidos que residen en Puerto Rico, constituirán un cuerpo político bajo el nombre de “El Pueblo de Puerto Rico”, con los poderes gubernamentales que se consideren más adelante, y la facultad de demandar y ser demandados como tal.

Artículo 5 a.—Todos los ciudadanos de los Estados Unidos que han residido, o que en lo sucesivo residieren, en la Isla por un año, serán ciudadanos de Puerto Rico; Disponiéndose, que las personas nacidas en Puerto Rico de padres extranjeros, a las cuales se refiere el último párrafo del artículo 5, que no se aprovecharon del privilegio de hacerse ciudadanos de los Estados Unidos, tendrán un período de un año desde la aprobación de esta Ley para hacer la declaración prescrita en el predicho artículo; Y disponiéndose, además, que las personas que eligieron retener el status político de ciudadanos de Puerto Rico, podrán dentro de un año después de la aprobación de esta Ley, hacerse ciudadanos de los Estados Unidos en los mismos términos y en la misma forma que se dispone para la naturalización de nativos puertorriqueños nacidos de padres extranjeros.

Artículo 5 b.—Toda persona nacido en Puerto Rico en o después del 11 de abril de 1899 (ya sea antes o después de la fecha en que entre en vigor esta Ley) y que no sean ciudadanos, súbditos o nacionales de alguna potencia extranjera, se declaran por la presente ciudadanos de los Estados Unidos; Disponiéndose, que esta Ley no se interpretará en el sentido de privar de su ciudadanía americana a ninguna persona, natural de Puerto Rico, que antes la hubiere adquirido legalmente de otro modo; ni en el sentido de extender tal ciudadanía a aquellas personas que la hubieren renunciado o perdido bajo los tratados o leyes de los Estados Unidos, o que al presente residieren permanentemente en el extranjero y fueren ciudadanos o súbditos de un país extranjero; Y disponiéndose, además, que cualquier mujer, natural de Puerto Rico y que resida permanentemente en Puerto Rico que, antes del 2 de marzo de 1917 hubiere perdido su nacionalidad americana por razón de su matrimonio con un extranjero elegible para la ciudadanía, o a causa de la pérdida de la ciudadanía de Estados Unidos por su esposo, puede naturalizarse bajo las disposiciones de la Sección 4 de la Ley del Congreso del 22 de septiembre de 1922, titulada: “Ley relativa a la naturalización y la ciudadanía de la mujer casada”, según enmendada.

Artículo 5c.—Cualquier persona de buena conducta, adicta a los principios de la Constitución de los Estados Unidos y bien dispuesta en favor del buen orden y la felicidad de los Estados Unidos, nacida en Puerto Rico en o después del 11 de abril de 1899, que haya continuado residiendo dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos y cuyo padre, en o antes del 11 de abril de 1900, eligió conservar su fidelidad a la Corona de España, de acuerdo con las disposiciones del tratado de paz entre los Estados Unidos y España, concertado en 11 de abril de 1899, y quien, debido a información errónea con respecto a su propio estado de ciudadanía, no ejercitó, dentro de los límites de tiempo prescrito por el artículo 5 o 5a de esta Ley, el privilegio de establecer su ciudadanía americana, habiendo hasta el presente ejercitado erróneamente, pero de buena fe, los derechos y privilegios, y desempeñado los deberes, de un ciudadano de los Estados Unidos, sin que al llegar a la mayoridad, o después, haya jurado personalmente fidelidad a ningún gobierno o gobernante extranjero, podrá hacer una declaración jurada de fidelidad a los Estados Unidos ante cualquier corte de distrito de los Estados Unidos. En tal declaración deberán exponerse los hechos relativos al nacimiento de dicha persona en Puerto Rico, a su buena conducta, a su adhesión a los principios de la Constitución de ms Estados Unidos y su buena disposición en favor del buen orden y la felicidad de los Estados Unidos, así como a su residencia dentro de la jurisdicción de los Estados Unidos y la información errónea con respecto a su estado de ciudadano de los Estados Unidos, debiendo acompañarse dicha declaración con evidencia sobre dichos extremos, a satisfacción del tribunal. Después de hacer tal declaración y someter dicha evidencia, se le permitirá a tal persona prestar el juramento de fidelidad ante la corte, luego de lo cual será considerada como ciudadano de los Estados Unidos.

ARTÍCULO VI

Todos los gastos en que incurriere el Gobierno de Puerto Rico por sueldos de funcionarios y atenciones de sus oficinas y departamentos, y todos los gastos y obligaciones contraídos para mejoras internas o fomento de la Isla, no incluyéndose, sin embargo, las obras de defensa, cuarteles, puertos, faros, boyas y otras obras emprendidas por los Estados Unidos, serán satisfechos por el Tesorero de Puerto Rico con los fondos a su cargo, a no ser que otra cosa se provea específicamente por el Congreso.

ARTÍCULO VII

Toda propiedad que hubiere sido adquirida en Puerto Rico por los Estados Unidos, en virtud de la cesión hecha por España en el tratado de paz celebrado el día 10 de diciembre de 1898, en puentes públicos, casas camineras, fuerza motriz de agua, carreteras, corrientes no navegables y lechos de las mismas, aguas subterráneas, minas o minerales bajo la superficie de terrenos particulares; toda propiedad que al tiempo de la cesión pertenecía, en virtud de las leyes de España entonces en vigor, a las diferentes juntas de obras de puertos de Puerto Rico; todas las orillas de los puertos, muelles, embarcaderos, terrenos saneados, y todos los terrenos y edificios públicos no reservados hasta ahora por los Estados Unidos para fines públicos, quedan por la presente bajo el dominio del Gobierno de Puerto Rico, para ser administrados a beneficio del pueblo de Puerto Rico; y la Asamblea Legislativa de Puerto Rico tendrá autoridad, con sujeción a las limitaciones impuestas a todas sus leyes, para legislar respecto a todos esos asuntos según lo estimare conveniente; Disponiéndose, que el Presidente podrá de tiempo en tiempo, a su discreción, traspasar al pueblo de Puerto Rico aquellos terrenos, edificios o intereses en terrenos u otras propiedades pertenecientes en la actualidad a los Estados Unidos y dentro de los límites territoriales de Puerto Rico, que a su juicio no se necesiten ya para propósitos de los Estados Unidos. Y él podrá de tiempo en tiempo aceptar de Puerto Rico, mediante concesión legislativa, cualesquiera terrenos, edificios u otros intereses o propiedades que fueren necesarios a los Estados Unidos para fines públicos.

ARTÍCULO VIII

La superficie de los puertos y los cursos y extensiones de aguas navegables y los terrenos sumergidos bajo ellos dentro y alrededor de la Isla de Puerto Rico y de las islas y aguas adyacentes, que ahora pertenecen a los Estados Unidos y no han sido reservados por los Estados Unidos para fines públicos, quedan por la presente colocados bajo el dominio del Gobierno de Puerto Rico, para que sean administrados de la misma manera y con sujeción a las mismas limitaciones que las propiedades enumeradas en el Artículo precedente; Disponiéndose, que todas las leyes de los Estados Unidos para la protección y mejoramiento de las aguas navegables de los Estados Unidos y para la conservación de los intereses de la navegación y del comercio, serán aplicables a dicha isla y aguas y a sus islas y aguas adyacentes, excepto en aquello en que las mismas sean localmente inaplicables; Disponiéndose, además, que nada de lo contenido en esta Ley se interpretará en el sentido de afectar o menoscabar de ningún modo los términos o condiciones de cualesquiera autorizaciones, permisos u otras facultades concedidos legalmente hasta ahora por el Secretario de la Guerra u Otro funcionario o agente autorizado de los Estados Unidos en o en relación con dichas aguas y terrenos sumergidos en y alrededor de dicha isla y de sus islas adyacentes, o hasta este momento ejercidos legalmente en o en relación con las mismas aguas y terrenos; Y disponiéndose, además, que la Ley del Congreso aprobada en 11 de junio de 1906, y titulada “Ley concediendo poder al Secretario de la Guerra, bajo ciertas restricciones, para que autorice la construcción, extensión y sostenimiento de muelles, embarcaderos y otras obras sobre terrenos bajo superficies de puertos y ríos y aguas navegables, dentro o alrededor de Puerto Rico y sus islas adyacentes”, y todas las demás leyes y partes de leyes que estén en contradicción con este Artículo, quedan por la presente derogadas.

ARTÍCULO IX

Las leyes estatutorias de los Estados Unidos que no sean localmente inaplicables, salvo lo que en contrario  se dispusiere en la presente, tendrán el mismo efecto y validez en Puerto Rico que en los Estados Unidos, excepción hecha de las Leyes de rentas internas; Disponiéndose, sin embargo, que en lo sucesivo todos los impuestos que se recauden con arreglo a las Leyes de rentas internas de los Estados Unidos sobre artículos producidos en Puerto Rico y transportados a los Estados Unidos, o consumidos en la Isla, ingresarán en el Tesoro de Puerto Rico.

ARTÍCULO X

Todas las diligencias judiciales se harán a nombre de “Estados Unidos de América, SS el Presidente de los Estados Unidos”, y todas las acciones criminales o penales en los tribunales locales se instruirán a nombre y por autoridad de “El Pueblo de Puerto Rico”; y todos los funcionarios deberán ser ciudadanos de los Estados Unidos, y, antes de entrar en el desempeño de sus respectivas funciones, prestarán juramento de sostener la Constitución de los Estados Unidos y la Constitución y leyes de Puerto Rico.

ARTÍCULO XI

Todos los informes que, de acuerdo con la ley, tengan que dar el Gobernador o los jefes de departamento a cualquier funcionario de los Estados Unidos, serán dados en lo sucesivo a un departamento ejecutivo del Gobierno de los Estados Unidos, que será designado por el Presidente, y éste queda autorizado por esta Ley para poner todos los asuntos que correspondan al Gobierno de Puerto Rico bajo la jurisdicción de dicho departamento.

ARTÍCULO XII

DEPARTAMENTO EJECUTIVO

El poder ejecutivo supremo residirá en un funcionario ejecutivo cuyo título oficial será “el Gobernador de Puerto Rico”.

Será elegido por los electores capacitados de Puerto Rico en las elecciones generales por un término de cuatro años que se contarán desde el día 2 de enero siguiente a dichas elecciones y desempeñará su cargo hasta que se elija e instale su sucesor. El Gobernador residirá en Puerto Rico durante el tiempo que ejerciere el cargo y fijará su despacho en la residencia del Gobernador. Tendrá la inspección y control general de todos los departamentos y negociados del Gobierno de Puerto Rico en todo aquello que no sea compatible con las disposiciones de esta Constitución y será el comandante en jefe de la milicia. Podrá conceder indultos y suspender la ejecución de sentencias, condonar multas y confiscaciones por delitos cometidos contra las leyes de Puerto Rico, y conceder suspensiones de sentencia por delitos contra las leyes de los Estados Unidos hasta conocer la decisión del Presidente y podrá oponer su veto a cualquiera legislación decretada según se dispone más adelante. Expedirá credenciales a todos los funcionarios para cuyo nombramiento esté autorizado. Será responsable de la fiel ejecución de las leyes de Puerto Rico y de los Estados Unidos aplicables a Puerto Rico y siempre que fuere necesario  podrá recurrir a los jefes de las fuerzas militares y navales de los Estados Unidos en la Isla, o convocar el posse comitatus, o llamar a la milicia para evitar o suprimir violencias ilegales, invasión, insurrección o rebelión, y podrá en caso de rebelión o invasión, o de inminente peligro de las mismas, cuando la seguridad pública lo requiera, suspender el privilegio del auto de hábeas corpus, o poner la Isla o cualquier parte de ella bajo la ley marcial hasta que pueda comunicarse con el Presidente y conocerse su decisión en el asunto. El cargo de Gobernador no podrá ser ocupado por ninguna persona por más de dos términos o más de ocho años, cualquiera que sea mayor será incompatible con todo otro cargo, posición, encomienda o actividad política partidista.

ARTÍCULO XIII

Se crean los siguientes departamentos ejecutivos:

Un Departamento de Justicia, cuyo jefe será conocido con el nombre de Fiscal General; un Departamento de Hacienda, cuyo jefe será llamado Tesorero; un Departamento del Interior, el jefe del cual será conocido como Comisionado del Interior; un Departamento de Instrucción cuyo jefe será designado con el nombre de Comisionado de Instrucción; un Departamento de Agricultura, el jefe del cual se llamará Comisionado de Agricultura; un Departamento de Industria y Comercio, cuyo jefe recibirá el nombre de Comisionado de Industria y Comercio; un Departamento del Trabajo, cuyo jefe se conocerá con el nombre de Comisionado del Trabajo; y un Departamento de Salud, cuyo jefe se conocerá con el nombre de Comisionado de Salud.

Estos jefes de departamento serán nombrados por el Gobernador con el concurso y consentimiento del Senado de Puerto Rico, y desempeñarán sus cargos por el término de cuatro años y hasta que sus sucesores sean nombrados y tomen posesión, a menos que antes sean destituidos por el Gobernador o que hubiese un cambio de Gobernador cuando automáticamente quedarán cesantes al tomar posesión el nuevo Gobernador.

Los jefes de departamento residirán en Puerto Rico durante el término de su cargo oficial y deberán haber residido en Puerto Rico por lo menos un año antes de su nombramiento.

Los jefes de departamento constituirán colectivamente una Junta Consultiva del Gobernador, que se conocerá con el nombre de Consejo Ejecutivo. Desempeñarán bajo la inspección general del Gobernador los deberes que más adelante se prescriben o que en lo sucesivo se prescribieren por ley, y aquellos otros deberes no incompatibles con la ley, que el Gobernador les asignare; y harán al Gobernador un informe anual y los demás informes que él les pidiere; disponiéndose que los deberes adicionales que se impongan a los jefes de departamentos no llevarán consigo ninguna compensación adicional.

ARTÍCULO XIV

El Fiscal General tendrá a su cargo la administración de justicia en Puerto Rico; será el consejero legal del Gobernador y de los jefes de departamento, y será responsable de la debida representación del pueblo de Puerto Rico o de sus funcionarios debidamente constituidos, en todas las demandas y procesos, civiles o criminales, ante el Tribunal Supremo de Puerto Rico, en los cuales el pueblo de Puerto Rico esté interesado o sea parte; y podrá, si se le ordenare por el Gobernador o si a su juicio los intereses públicos lo requirieren, representar al pueblo de Puerto Rico o a sus funcionarios debidamente constituidos, ante cualquier otro tribunal o ante cualquier otro funcionario o junta en cualquier acción o procedimiento, civil o criminal, en el cual el pueblo de Puerto Rico sea parte o esté interesado. También desempeñará aquellos otros deberes, no incompatibles con esta Constitución, que se le asignaren por ley.

ARTÍCULO XV

El Tesorero prestará fianza en la forma que aprobare el Fiscal General de Puerto Rico, por la suma que exigiere la Asamblea Legislativa, la cual, sin embargo, no deberá bajar de ciento veinticinco mil dólares, con garantía o garantías aprobadas por el Gobernador; recaudará y custodiará los fondos públicos, desembolsando los mismos de acuerdo con la ley, mediante libramientos firmados por el Contador y refrendados por el Gobernador; y desempeñará las demás funciones que prescribiere la ley. Podrá designar instituciones bancarias en Puerto Rico y en los Estados Unidos como depositarias del Gobierno de Puerto Rico, con sujeción a las condiciones que prescribiere el Gobernador, después que ellas hayan archivado en poder de dicho Tesorero prueba satisfactoria de su buena condición económica, y hayan depositado bonos de los Estados Unidos o del Gobierno de Puerto Rico y otras garantías satisfactorias para el Gobernador por las cantidades que indicare dicho Tesorero; y ninguna institución bancaria será designada como depositaria del Gobierno de Puerto Rico mientras no se hayan llenado los requisitos que se mencionan. Se exigirán intereses sobre los depósitos, los cuales ingresarán en el Tesoro.

ARTÍCULO XVI

El Comisionado del Interior dirigirá todas las obras de carácter público; tendrá a su cargo todos los edificios, fincas y terrenos públicos, con excepción de aquellos que pertenecen a los Estados  Unidos, y llenará los requisitos que la ley impusiere sobre ese particular, y cumplirá las demás obligaciones que determine la ley.

ARTÍCULO XVII

El Comisionado de Instrucción dirigirá la instrucción pública en toda la Isla; todo desembolso propuesto por cuenta de la misma deberá ser aprobado por él y preparará todos los cursos de estudio. Preparará reglamentos para la selección de maestros y desempeñará los demás deberes no incompatibles con esta Constitución que se le asignaren por ley. Los maestros ejercerán sus cargos con carácter vitalicio y sólo serán destituibles por conducta inmoral, ineptitud crasa, parcialidad política, incapacidad física o desacato a las órdenes legalmente dadas por sus superiores. Será norma de gobierno hacer de Puerto Rico un pueblo que hable a perfección el idioma español y el idioma inglés y será deber del Comisionado de Instrucción poner en práctica esta norma a través de la enseñanza en las escuelas.

ARTÍCULO XVIII

El Comisionado de Agricultura tendrá a su cargo en general los negociados y ramas del Gobierno que hayan sido o sean legalmente constituidos para el estudio, adelantamiento y beneficio de la agricultura, siendo el fin principal de este Departamento patrocinar, alentar y desarrollar los intereses agrícolas de Puerto Rico. Dicho Comisionado desempeñará los demás deberes que se le asignaren por ley.

ARTÍCULO XIX

El Comisionado de Industria y Comercio tendrá a su cargo en general los negociados, autoridades y ramas del Gobierno que hayan sido o sean legalmente constituidos para el estudio, adelantamiento y beneficio del comercio y la industria y la industrialización de Puerto Rico, siendo el fin principal de este Departamento patrocinar, alentar y desarrollar los intereses industriales y comerciales de Puerto Rico. Dicho Comisionado desempeñará los demás deberes que se le asignaren por ley.

ARTÍCULO XX

El Comisionado del Trabajo tendrá a su cargo en general los negociados y ramas del Gobierno que hayan sido o sean legalmente constituidos para beneficio de los trabajadores y de las relaciones obrero-patronales, siendo el fin principal de este Departamento patrocinar, alentar y desarrollar las relaciones obrero-patronales en forma que culminen en el mayor beneficio y bienestar para los patronos y los trabajadores de Puerto Rico; mejorar las condiciones en el trabajo, promover las oportunidades de empleos lucrativos. Dicho Comisionado desempeñará también los demás deberes que se le asignaren por ley.

ARTÍCULO XXI

El Comisionado de Salud tendrá a su cargo en general todos los asuntos relacionados con la salud, sanidad y beneficencia pública, excepto aquellos que se relacionen con el servicio de cuarentena marítima que sean atendidos por el Gobierno de Estados Unidos; y desempeñará las demás obligaciones que se le asignaren por ley.

ARTÍCULOXXII

El Gobernador nombrará un Auditor con un sueldo igual al de los miembros de su gabinete y desempeñará su cargo por el mismo tiempo que desempeñe el suyo el Gobernador que lo nombrare, y hasta que su sucesor sea nombrado y tome posesión. El Auditor será nombrado por el Gobernador de entre los candidatos que le someta el partido que haya obtenido el segundo mayor número de votos en las elecciones anteriores a su nombramiento y será destituible mediante acusación de parcialidad, ineptitud o negligencia presentada por el Gobernador ante el Tribunal Supremo. Habrá también un Contador Auxiliar y los demás auxiliares y empleados necesarios que prescribiere la ley y todas estas personas serán nombradas por el Auditor. En caso de que el Auditor por cualquiera causa estuviese ausente, el Auditor Auxiliar tendrá todas las facultades y desempeñará y cumplirá todos los deberes del Auditor durante dicha ausencia. En caso de la ausencia por cualquiera causa, de ambos, el Auditor designará un auxiliar que se encargará de la oficina.

El Contador examinará, ajustará, decidirá, fiscalizará y liquidará todas las cuentas y reclamaciones pertenecientes a las rentas e ingresos de cualesquiera fuentes del Gobierno de Puerto Rico y de los fondos municipales procedentes de emisiones de bonos; y examinará, fiscalizará y liquidará de acuerdo con la ley y con los reglamentos administrativos, todos los gastos de fondos y de propiedad pertenecientes al Gobierno de Puerto Rico, y a los municipios o dependencias del mismo, o que se tuvieren en fideicomiso (trust). Desempeñará iguales funciones respecto a todas las ramas del Gobierno.

El Contador llevará las cuentas generales del Gobierno, será el custodio de ellas y conservará los comprobantes que a ellas pertenezcan. Su jurisdicción sobre las cuentas, bien sean de fondos o de propiedades, y sobre todos los comprobantes y expedientes correspondientes a las mismas, será exclusiva. Será su deber llamar la atención de los debidos funcionarios administrativos hacia aquellos gastos de fondos o propiedades que a su juicio sean extravagantes, excesivos, innecesarios o irregulares.

Las decisiones del Contador serán finales, a no ser que de ellas apele la parte perjudicada o el jefe del departamento interesado, dentro de un año, en la forma que se prescribe más adelante. El Contador tendrá, excepto en los casos que se determinan más adelante, la misma autoridad que confiere la ley al Contador General de los Estados Unidos, y queda autorizado para comunicarse directamente con cualquier persona que tenga reclamaciones pendientes de resolución ante él, o con cualquier departamento, funcionario o persona que tenga relaciones oficiales con su oficina. El Contador redactará y promulgará de tiempo en tiempo reglas y reglamentos generales o especiales que no sean incompatibles con la ley, referente a los métodos de contabilidad para fondos y propiedades públicos, y para fondos y propiedades tenidos en depósito por el Gobierno o por cualquiera de sus ramas; Disponiéndose, que cualquier funcionario responsable de fondos o propiedades públicos podrá exigir de sus subordinados o de otras personas aquellos informes o datos adicionales que considerare necesarios para su propia información y protección.

En el ejercicio de sus deberes, el Contador está autorizado para citar testigos, y tomar juramentos y declaraciones, y, en cumplimiento de estas disposiciones, podrá extender citaciones bajo apercibimiento, y obligar la comparecencia de testigos; y podrá obligar a los testigos a presentar libros, cartas, documentos, papeles, expedientes, y todos los demás artículos que se considerasen esenciales para un completo conocimiento del asunto objeto de investigación.

Tan pronto, después de terminado cada año económico, como las cuentas de dicho año pueden ser examinadas y liquidadas, el Auditor someterá al Gobernador un informe anual de las operaciones financieras del Gobierno que demuestre los ingresos y desembolsos de los diferentes departamentos y negociados del Gobierno y de los distintos municipios, y hará aquellos otros informes que solicitare el Gobernador.

Ninguna agencia, rama, autoridad, departamento, negociado, comisión u organismo de cualquiera otra clase del Gobierno de Puerto Rico llevará sus cuentas independientemente de la oficina del Auditor de Puerto Rico.

El Auditor nombrará un Auditor Municipal en cada uno de los municipios, cuyo deber será auditar las cuentas municipales de acuerdo con las instrucciones recibidas del Auditor de Puerto Rico.

ARTÍCULO XXIII

Ningún funcionario o empleado público recibirá un sueldo mayor de Quince mil dólares ($15,000) anuales.

ARTÍCULO XXIV

La concesión de automóvil, casa de vivienda, servicio de luz, agua o doméstico o cualquier otro emolumento indirecto pagado a un funcionario o empleado deberá aparecer en el presupuesto general de gastos.

ARTÍCULO XXV

No se permitirán los presupuestos englobados para ninguna agencia, autoridad, departamento, comisión u organismo cualquiera del Gobierno.

ARTÍCULO XXVI

Será delito grave el cobrar o autorizar, o pagar un sueldo, salario  o jornal del Gobierno a un funcionario o empleado o trabajador que no haya realizado el trabajo correspondiente por el cual se le paga.

ARTÍCULO XXVII

Cualquiera persona perjudicada en la liquidación de su cuenta o reclamación por la acción o decisión del Auditor, podrá dentro de un año entablar una apelación por escrito ante un tribunal de distrito, en la cual expondrá específicamente la resolución particular, contra la que apela, tomada por el Auditor y las razones y autoridades en que se apoya para pedir la revocación de dicha decisión.

ARTÍCULO XXVIII

El Gobernador nombrará, con el concurso y consentimiento del Senado de Puerto Rico, un Secretario Ejecutivo con un sueldo anual que la Asamblea Legislativa disponga, quien registrará conservará las actas y procedimientos de la Comisión de Servicio Público que ms adelante se establece, y las leyes decretadas por la Asamblea Legislativa y todas las disposiciones y edictos del Gobernador; promulgará todas las proclamas y órdenes del Gobernador y todas las leyes decretadas por la Asamblea Legislativa; y, hasta que otra cosa se dispusiere por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico, desempeñará todos los deberes de Secretario de Puerto Rico, según se proveen actualmente por la ley, a no ser que otra cosa se especifique en esta Constitución; y cumplirá los demás deberes que le asignare el Gobernador de Puerto Rico. En caso de quedar vacante el cargo por ausencia, enfermedad o incapacidad temporal de dicho funcionario, el Gobernador nombrará a algún funcionario o empleado del Gobierno para desempeñar las funciones del mencionado cargo durante dicha vacante, ausencia, enfermedad o incapacidad temporal.

ARTÍCULOXXIX

En caso de ausencia temporal de su cargo el Gobernador será sustituido por un miembro de su gabinete en el siguiente orden: Fiscal General, el Tesorero, el Comisionado del Interior, el Comisionado de Instrucción, el Comisionado de Agricultura, el Comisionado de Industria y Comercio, el Comisionado del Trabajo, y el Comisionado de Salud; pero en caso de remoción, renuncia o muerte el Gobernador será sustituido por el Presidente de la Cámara de Representantes y si éste también faltase, por el Presidente del Senado, hasta la elección de un nuevo gobernador.

DEPARTAMENTO LEGISLATIVO

ARTÍCULOXXX

Todos los poderes legislativos en Puerto Rico, con excepción de los que de otro modo se disponga en esta Constitución, residirán en una Asamblea Legislativa, que constará de dos Cámaras, una, el Senado, y la otra, la Cámara de Representantes; y las dos Cámaras se designarán “La Asamblea Legislativa de Puerto Rico”.

ARTÍCULO XXXI

El Senado de Puerto Rico se compondrá de veintiún miembros elegidos, por el término de cuatro años, por los electores capacitados de Puerto Rico. Cada uno de los siete distritos senatoriales definidos más adelante, tendrá el derecho de elegir tres senadores, pero ningún partido podrá postular más de dos candidatos. No será miembro del Senado de Puerto Rico ninguna persona que no haya cumplido treinta años de edad, que no sepa leer y escribir cualquiera de los dos idiomas, español o inglés, que no haya estado residiendo en Puerto Rico por lo menos dos años consecutivos, y que no haya residido realmente en el distrito senatorial en que fuere elegido por un período de un año a lo menos con anterioridad a su elección. El Senado de Puerto Rico, aparte de sus poderes y funciones puramente legislativos, tendrá el poder de confirmación de nombramientos; pero los nombramientos hechos mientras el Senado no esté en sesión tendrán efectividad hasta que sean desaprobados o hasta que el Senado declare terminado su próximo período de sesiones.

ARTÍCULO XXXII

La Cámara de Representantes de Puerto Rico constará de un número indeterminado de miembros elegidos cada cuatro años por los electores capacitados de Puerto Rico, según más adelante se dispone. Se considerará electo todo candidato que obtenga un mínimo de diez mil votos en toda la Isla o cualquier parte de ella y para ser candidato, en forma independiente, bastarán dos mil peticiones juradas de electores capacitados de cualquier parte de la Isla sometidas al Secretario Ejecutivo con cuatro meses de anticipación a las elecciones. No será miembro de la Cámara de Representantes ninguna persona que no haya cumplido veinticinco años de edad, que no sepa leer o escribir cualquiera de los dos idiomas, español o inglés, o que no haya sido residente bonafide de Puerto Rico por lo menos por dos años con anterioridad a su elección.

ARTÍCULOXXXIII

Para los efectos en lo futuro de las elecciones para miembros del Senado, se divide la Isla de Puerto Rico en siete distritos senatoriales, en la forma siguiente:

Primer Distrito Senatorial.

San Juan, Trujillo Alto, Carolina, Bayamón, Guaynabo, Cataño, Toa Alta, Naranjito, Corozal y Toa Baja.

Segundo Distrito Senatorial.

Vega Baja, Vega Alta, Dorado, Manatí, Barceloneta, Ciales, Morovis, Arecibo y Utuado, exceptuando el  barrio Consejo.

Tercer Distrito Senatorial.

Camuy, Hatillo, Quebradillas, Aguadilla, Isabela, San Sebastián, Moca, Lares, Las Marías, Maricao, Añasco, Aguada y Rincón.

Cuarto Distrito Senatorial

Mayagüez, Cabo Rojo, Hormigueros, Lajas, San Germán, Sabana Grande, Yauco, Guánica, Guayanilla y Peñuelas.

Quinto Distrito Senatorial

Ponce, Adjuntas, Jayuya, Juana Díaz, Santa Isabel, Coamo, Orocovis y el  barrio   Consejo de Utuado.

Sexto Distrito Senatorial

Aibonito, Barranquitas, Comerío, Cayey, Cidra, Caguas, Azuas Buenas, Guayama, Salinas, Patillas, Maunabo y Arroyo.

Séptimo Distrito Senatorial

Humacao, Yabucoa, Juncos, Gurabo, San Lorenzo, Naguabo, Ceiba, Las Piedras, Fajardo, Vieques, Isla de Culebra, Río Grande, Loíza y Luquillo.

ARTÍCULO XXXIV

Las elecciones generales tendrán efecto el primer martes después del primer lunes de noviembre cada cuatro años empezando 1952 y el término del cargo de todos los funcionarios insulares o municipales que hayan sido elegidos antes de ahora continuará hasta que los funcionarios que se eligieron para cubrir dichos cargos en 1952 tomen posesión debidamente.

ARTÍCULO XXXV

El término del cargo de los senadores y representantes será de cuatro años a contar desde el día 2 de enero siguiente a su elección. En caso de ocurrir vacantes entre los miembros del Senado o en la Cámara de Representantes podrán celebrarse elecciones especiales de acuerdo con las reglas que se prescribieren por ley; pero los senadores o representantes elegidos en tales casos desempeñarán sus cargos solamente por el tiempo que falte para expirar el término del puesto vacante y ningún senador o representante será nombrado durante el término para el cual hubiese sido elegido, para ningún cargo civil en el Gobierno de Puerto Rico, ni será nombrado para ningún cargo creado por ley de la Asamblea Legislativa durante el término para el cual hubiere sido elegido hasta dos años después que el término de cuatro años de su cargo haya expirado. Tanto los miembros del Senado como de la Cámara de Representantes radicará una lista detallada de sus bienes en la Secretaría del cuerpo para que hayan sido electos, al momento de su toma de posesión, y otra al expirar el término para que hubiesen sido elegidos, o al postularse nuevamente si se postulasen, siendo dicha información de carácter público. Ningún legislador postulará en los tribunales o ante cualquiera dependencia del Gobierno ni representará ningún interés particular ante cualquiera de las dependencias del Gobierno mediante paga durante el término para que haya sido electo.

ARTÍCULO XXXVI

Los miembros del Senado y de la Cámara de Representantes de Puerto Rico recibirán compensación a razón de Diez dólares por el número de días que asistan a las legislaturas ordinarias o extraordinarias; y una indemnización a razón de diez centavos por cada kilómetro que real y necesariamente hayan tenido que recorrer en ir desde sus residencias al recinto legislativo y desde éste a sus residencias por las vías ordinarias de viaje; Disponiéndose, que esta indemnización se pagará también por todos los viajes que hagan los legisladores tras la duración de recesos en las sesiones legislativas y, Disponiéndose, además, que los miembros del Senado y de la Cámara de Representantes de Puerto Rico no tendrán derecho a recibir ni recibirán emolumentos, remuneración, compensación o pago alguno por servicios o gastos que no sean los ya indicados.

ARTÍCULO XXXVII

El Senado y la Cámara de Representantes tendrán y ejercerán todas las atribuciones con respecto a la dirección de sus procedimientos, que usualmente corresponden a cuerpos legislativos parlamentarios. Ambas Cámaras se reunirán en la capital el segundo lunes de febrero después de la última elección y se organizarán, eligiendo un presidente, un Secretario y un Marshall para cada Cámara y los demás empleados y auxiliares que necesitaren; pero si ello fuese necesario , podrán reunirse con carácter extraordinario en cualquier fecha a partir del día 2 de enero siguiente a su elección y proceder a su organización y consideración de los asuntos que hayan motivado su reunión.

ARTÍCULO XXX VIII

Las sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa se celebrarán anualmente reuniéndose ésta el segundo lunes de febrero de cada año y terminando a más tardar al siguiente día 15 de abril; el Gobernador podrá convocar a sesiones extraordinarias de la Asamblea Legislativa o del Senado, en cualquier tiempo en que a su juicio los intereses públicos los requieran.

ARTÍCULO XXXIX

La cláusula inicial de las leyes votadas será: “Decrétase por  la Asamblea Legislativa de Puerto Rico”; y de las resoluciones conjuntas: “Resuélvase por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico”. Los proyectos de ley y las resoluciones conjuntas podrán originarse en cualquiera de las Cámaras. El Gobernador someterá al abrirse cada legislatura ordinaria de la Asamblea Legislativa un presupuesto de ingresos y gastos, el cual será la base del proyecto de ley de asignaciones para el año fiscal siguiente. Ningún proyecto de ley pasará a ser ley hasta que sea aprobado en cada Cámara en votación por lista por una mayoría de todos los miembros que la componen, y registrada en el Libro de Actas, y haya sido aprobada por el Gobernador dentro de los quince días siguientes. Cuando un proyecto de ley que haya sido aprobado se presente al Gobernador para su firma, si este lo aprobare, lo firmará; si no lo aprobare, lo devolverá con sus objeciones a la Cámara en donde se originó, la cual anotará dichas objeciones por extenso en su Libro de Actas y procederá a reconsiderar el proyecto. Si después de dicha reconsideración, las dos terceras partes del número total de miembros de esa Cámara convinieren en pasar el proyecto, será el mismo enviado junto con las objeciones del Gobernador, a la otra Cámara, por la cual será también reconsiderado, y si fuere aprobado por las dos terceras partes de todos los miembros de esa Cámara, será remitido al Gobernador quien entonces deberá aprobarlo y firmarlo. Los votos de cada Cámara se emitirán por lista, y los nombres de los miembros que votaren en favor y contra del proyecto se harán constar en el acta. Si cualquier proyecto de ley no fuere devuelto por el Gobernador dentro de quince días (exceptuando los domingos) después de habérsele presentado, pasará a ser ley del mismo modo que si lo hubiera firmado, a menos que la Asamblea Legislativa, levantando sus sesiones, impidiera su devolución, siendo en ese caso ley si lo firmare el Gobernador dentro de treinta días después de recibirlo; en caso contrario  no será ley. Si a la terminación de cualquier año económico no hubieren sido hechas las asignaciones necesarias para el sostenimiento del Gobierno en el siguiente año económico, se considerarán asignadas de nuevo, partida por partida, las diferentes cantidades consignadas en la última ley de presupuesto para los fines y propósitos en ella especificados, hasta donde la misma pueda ser aplicable; y hasta que la Asamblea Legislativa haya actuado en dicho sentido y su actuación haya quedado definitivamente aprobada por el Tesorero, deberá hacer los pagos necesarios para los fines antes mencionados.

Cada Cámara llevará un Libro de Actas y podrá, a su voluntad, de tiempo en tiempo, publicarlas, y la votación por lista sobre cualquier cuestión se hará constar en el acta cuando lo exigiere cualquiera de los miembros presentes.

Las sesiones de cada una de las Cámaras y de las comisiones totales serán públicas.

Ninguna de las Cámaras deberá, sin el Consentimiento de la otra, suspender sus sesiones por más de tres días, ni suspenderlas para celebrarlas en otro sitio que no sea aquel en que las dos Cámaras tengan su asiento. No se aprobará ninguna ley a no ser mediante un proyecto de ley.

Ninguna ley de la Asamblea Legislativa entrará en vigor, con excepción de las leyes generales de presupuesto para los gastos del Gobierno, hasta noventa días después de su aprobación,  a menos que, en caso de necesidad imperiosa (lo que se expresará en el preámbulo o cuerpo de la ley), la Asamblea Legislativa por una votación de las dos terceras partes de todos los miembros elegidos para cada Cámara, disponga otra cosa. Ningún proyecto de ley, excepto únicamente el de presupuesto general para los gastos del Gobierno, presentado en cualquiera de las Cámaras de la Asamblea Legislativa después de los primeros cuarenta días de la legislatura, pasará a ser ley.

Ningún proyecto de ley será considerado o pasará a ser ley, a menos que se remita a comisión, ésta lo devuelva, y se imprima para uso de los miembros; Disponiéndose, que cualquiera de las Cámaras podrá por mayoría de votos eximir a una comisión de tomar en consideración una medida, y traerla ante ella para ser considerada.

No se aprobará ningún proyecto de ley, con excepción de los de presupuesto general, que contenga más de un asunto, el cual deberá ser claramente expresado en su título; pero si algún asunto que no esté expresado en el título fuere incluido en cualquier ley, esa ley será nula solamente en aquella parte de ella que no haya sido expresada en el título.

Ninguna ley será restablecida o enmendada, ni se dará mayor alcance a sus disposiciones, ni se conferirán las facultades en ella contenidas, haciendo referencia a su título solamente, sino que toda la parte de ella que sea restablecida, enmendada, extendida conferida será decretada nuevamente y publicada en su totalidad.

El Presidente de cada Cámara firmará, en presencia de la Cámara que presida, todos los proyectos de ley y resoluciones conjuntas aprobados por la Asamblea Legislativa, después que sus títulos hayan sido leídos públicamente, inmediatamente antes de firmar; y el hecho de firmar se hará constar en el acta.

La Asamblea Legislativa prescribirá por ley el número, deberes y remuneración de los funcionarios y empleados de cada Cámara; y ningún pago con fondos del Tesoro por servicios a la Asamblea Legislativa, se hará ni se autorizará en modo alguno a favor de ninguna persona, a no ser un funcionario o empleado en servicio activo elegido o nombrado en cumplimiento de la ley.

No se aprobará ningún proyecto de ley que conceda compensación extraordinaria a un funcionario , dependiente o empleado, agente o contratista, públicos, después que sus servicios hayan sido prestados o el contrato hecho.

Con excepción de aquellos casos en que se disponga lo contrario  en esta Ley, ninguna ley prorrogará el término de ningún funcionario público, ni aumentará o disminuirá su sueldo o emolumentos después de su elección o nombramiento, ni permitirá a ningún funcionario o empleado percibir compensación por más de un cargo o empleo.

El proyecto de presupuesto general comprenderá detalladamente todas y cada una de las asignaciones para los gastos ordinarios de todas las ramas, agencias, autoridades, departamentos, y organismos de cualquier clase del Gobierno, así como los intereses de la deuda pública y cualquier otro gasto ordinario  que haya de hacer el Gobierno en el año fiscal siguiente. Las asignaciones para obras públicas, compra de bienes raíces y otras de carácter similar, se consignarán en proyectos separados abarcando cada una, una sola materia.

Toda orden, resolución o votación, para la cual sea necesaria la concurrencia de ambas Cámaras, con excepción de la que trate sobre la cuestión de suspensión de las sesiones, o se refiera únicamente a la tramitación de asuntos de las dos Cámaras, será presentada al Gobernador, y antes de que entre en vigor será aprobada por él, o, si fuere desaprobada, deberá ser pasada de nuevo por las dos terceras partes de los miembros de ambas Cámaras, de acuerdo con las reglas y restricciones prescritas cuando se trata de un proyecto de ley.

Cualquier persona que, directa o indirectamente, ofrezca, de, o prometa dinero o cosa de valor, presente, privilegio o provecho personal a un funcionario ejecutivo o judicial o miembro de la Asamblea Legislativa, con objeto de ejercer influencia sobre él en el cumplimiento de cualquiera de sus deberes públicos u oficia les, será considerada culpable de soborno, y será castigada con una multa que no exceda de $5,000, o con prisión máxima de cinco años, o con ambas penas.

El delito de tentativa de soborno a miembros de la Asamblea Legislativa, o a funcionarios públicos de Puerto Rico, o de cualquier división municipal del mismo, y cualquier ocupación o práctica para tratar de sobornar a dichos miembros o funcionarios, con objeto de influenciar sus actos oficiales, deberán ser definidos por ley, y serán castigados con multa y prisión.

Incurrirá en delito grave toda persona que aporte cualquier contribución de dinero al partido en el poder o a cualquiera de sus comités, comisiones, agencias, instrumentos o representativos, si con anterioridad hasta de dos años a dicha contribución ha recibido la buena pro en una subasta del Gobierno.

En caso de que las rentas disponibles de Puerto Rico para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, sean insuficientes para hacer frente a todas las  asignaciones votadas por la Asamblea Legislativa para dicho año, tales asignaciones se pagarán en el siguiente orden, a menos que se disponga otra cosa por el Gobernador:

Primera clase. —Los gastos ordinarios de los departamentos legislativo, ejecutivo y judicial del Gobierno del Estado, y los intereses de cualquiera deuda pública, deberán pagarse primero en su totalidad.

Segunda clase. —Las asignaciones para todas las instituciones, tales como el presidio, manicomio, escuela industrial, y otras semejantes, en que los asilados son recluidos involuntariamente, serán pagadas después por completo.

Tercera clase. —Las asignaciones para instrucción e instituciones educativas y benéficas deberán ser pagadas luego totalmente.

Cuarta clase. —Las asignaciones para cualquier otro funcionario o funcionarios, negociados o juntas, se pagarán después completamente.

Quinta clase. —Las asignaciones para todos los demás objetos se pagarán después.

En caso de que no haya suficientes ingresos para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, para hacer frente en su totalidad a las asignaciones de dicho año, votadas para todas las clases mencionadas, entonces dichos ingresos serán aplicados a las clases en el orden antes señalado, y si, después del pago total de las clases precedentes, no hubiese suficientes ingresos durante cualquier año económico para pagar en su totalidad las asignaciones de ese año correspondientes a la clase siguiente, en tal caso cualquiera cantidad que existiere para destinarla al pago de asignaciones de dicha clase, deberá ser distribuida a prorrata entre dichas asignaciones en la misma proporción en que el montante de cada asignación de esa clase esté con la suma total de todas ella de la misma clase correspondientes al mencionado año económico.

La Asamblea Legislativa no hará ninguna asignación ni autorizará ningún gasto, en virtud de la cual o del cual los gastos del Gobierno de Puerto Rico durante cualquier año económico excedan de las rentas totales provistas a la sazón por ley y aplicables a dicha asignación o gasto, incluyendo cualquier superávit disponible en el Tesoro, a menos que la Asamblea Legislativa al hacer dicha asignación disponga la imposición de una contribución suficiente para pagar la mencionada asignación o gasto dentro del referido año económico.

La Cámara de Representantes por votación de más de tres cuartas partes de sus miembros podrá iniciar procedimientos de residenciamiento contra el Gobernador ante el Tribunal Supremo por conducta inmoral o negligencia crasa, requiriéndose para la destitución del Gobernador por ese concepto un veredicto condena tono suscrito por no menos de cinco de los siete jueces del Tribunal Supremo.

ARTÍCULO XL

Los electores deberán ser ciudadanos de Estados Unidos, que hayan cumplido veintiún años de edad y tengan las demás condiciones que se prescribieren por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico; Disponiéndose, que no se impondrá ni exigirá en ningún tiempo a ningún elector condición alguna que envuelva la posesión de propiedad, ni se hará diferencia alguna entre ellos por cuestión de sexo, raza, religión, ocupación, opinión política, ni tampoco por el hecho de que sepan o no leer y escribir.

ARTÍCULO XLI

Los electores capacitados de Puerto Rico elegirán en las próximas elecciones generales un Comisionado Residente en los Estados Unidos, por un término que comenzará en la fecha en que se le expida su certificado de elección, y continuará hasta el cuatro de marzo de 1921. En cada elección subsiguiente, a contar desde el año 1920, los electores capacitados de Puerto Rico elegirán un Comisionado Residente en los Estados Unidos por el término de cuatro años, que se contarán desde el cuatro de marzo siguiente a dichas elecciones generales, y quien tendrá derecho a reconocimiento oficial como tal Comisionado, por todos los departamentos del Gobierno de los Estados Unidos, previa presentación, por conducto del Departamento de Estado, de un certificado elección extendido por el Gobernador de Puerto Rico. El Comisionado Residente percibirá un sueldo, pagadero mensualmente por los Estados Unidos, de $10,000 anuales. A dicho Comisionado se le concederá para gastos de escritorio  y pago del personal de oficina necesario , la misma suma que en la actualidad se concede a los miembros de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos; se le abonará la cantidad de $500 como indemnización, por camino recorrido, por cada legislatura de la Cámara de Representantes, y tendrá el privilegio de franqueo concedido a los miembros del Congreso. Ninguna persona será elegible para el cargo de Comisionado Residente si no es un  ciudadano bona fide de los Estados Unidos y mayor de veinticinco años de edad, y si no sabe leer y escribir el idioma inglés. En caso de quedar vacante el cargo de Comisionado Residente por muerte, renuncia o por otra circunstancia, el Gobernador, con el concurso y consentimiento del Senado, nombrará un Comisionado Residente para cubrir la vacante, quien desempeñará el cargo hasta las próximas elecciones generales y hasta que su sucesor sea elegido y tome posesión.

ARTÍCULO XLII

La autoridad legislativa estatuida por la presente, se aplicará a todos los asuntos de carácter legislativo que no sean locamente inaplicables, incluyendo la facultad de crear, consolidar y reorganizar los municipios, según fuere necesario , y proveer y derogar leyes y ordenanzas para los mismos; y también la facultad de alterar, reformar, modificar o derogar cualquiera o todas las leyes y ordenanzas, de cualquier clase, actualmente vigentes en Puerto Rico o en cualquier municipio o distrito del mismo hasta donde dicha alteración, reforma, modificación o derogación fuere compatible con las disposiciones de esta Constitución.

ARTÍCULO XLIII

Toda franquicia, derecho, privilegio y concesión de carácter público o cuasi público, será otorgada por una Comisión de Servicio Público compuesta de un Comisionado de Servicio Público, que será Presidente de dicha Comisión, y dos Comisionados asociados nombrados por el Gobernador con el consejo y consentimiento del Senado. El Comisionado de Servicio Público será nombrado por un período de tres años y hasta que sea nombrado su sucesor y hubiera éste tomado posesión de su cargo; y uno de dichos comisionados asociados, primeramente nombrados, desempeñará el cargo por un término de dos años y uno por el término de un año, y después cada uno de dichos comisionados asociados desempeñará el cargo por un período de tres años y hasta que su sucesor haya  sido nombrado y hubiera tomado posesión de su cargo; Disponiéndose que los actuales comisionados electivos de la mencionada Comisión continuarán en sus cargos hasta el vencimiento de sus términos, tal como se dispone actualmente por la ley, y junto con los tres miembros nombrados por el Gobernador formarán la Comisión, según queda dicho, hasta la terminación del período de sus servicios, y no después. El sueldo del Comisionado será $6,000 por año. Este dedicará todo su tiempo a sus deberes como tal Comisionado. La compensación de los miembros asociados, tanto los elegidos como los de nombramiento, será 10 dólares por cada día de asistencia a las sesiones de la Comisión; pero en ningún caso recibirán más de $1,000 durante ningún año. Dicha Comisión queda facultada para desempeñar,  se le ordena que desempeñe, todas las funciones ejecutivas relacionadas con las corporaciones de servicio público que hasta ahora se han conferido por la ley al Consejo Ejecutivo, y aquellos deberes y funciones adicionales que se confieran a dicha Comisión por la Asamblea Legislativa. Ninguna franquicia, derecho y privilegio que otorgare la mencionada Comisión tendrá efecto hasta que haya sido aprobado por el Gobernador y se hubiese informado al Congreso, el cual por la presente se reserva la facultad de anularlos o modificarlos.

La Asamblea Legislativa de Puerto Rico queda autorizada por la presente para decretar leyes relativas a la reglamentación de los precios, tarifas y servicios de todos los porteadores públicos en Puerto Rico, y la Comisión de Servicio Público creada por esta Constitución tendrá facultad para poner en ejecución las leyes de ese carácter mediante reglamentación adecuada.

ARTÍCULO XLIV

Todas las concesiones de franquicias y privilegios que se otorguen de acuerdo con el Artículo precedente, dispondrán que las mismas estarán sujetas a enmiendas, alteraciones o revocaciones, y prohibirán la emisión de acciones o bonos, excepto cuando tal emisión se realice a cambio de dinero al contado o de bienes, cuyo justiprecio se fijará por la Comisión de Servicio Público, por un montante igual al valor a la par de las acciones o bonos emitidos, y prohibirán la declaración de dividendos de acciones o bonos; y cuando se trate de corporaciones de servicio público, proveerán para la eficiente reglamentación de los precios de dicho servicio, y para la compra o expropiación de sus bienes por las autoridades a un precio justo y razonable.

Nada de lo contenido en esta Constitución será interpretado en el sentido de revocar o en alguna forma menospreciar o afectar la disposición contenida en la Sección 3 de la Resolución Conjunta del Congreso de Estados Unidos aprobada en primero de mayo de 1900 con respecto a la compra, venta o posesión de bienes inmuebles.

DEPARTAMENTO JUDICIAL

ARTÍCULOXLV

El poder judicial residirá en un Tribunal Supremo y demás tribunales inferiores ya establecidos y en ejercicio de acuerdo y por virtud de las leyes vigentes. La jurisdicción de dichos tribunales y los trámites seguidos en ellos, como sus distintos jueces, funcionarios y empleados, así como sus respectivas cualificaciones y emolumentos, continuarán como al presente hasta que otra cosa se disponga por ley o en esta Constitución; Disponiéndose, sin embargo, que el poder legislativo tendrá autoridad, que no esté en conflicto con esta Constitución para, de tiempo en tiempo y según lo crea conveniente, organizar, modificar o hacer un nuevo arreglo de los tribunales, su jurisdicción y procedimientos. En cualquiera de estos casos, los jueces del Tribunal de Distrito de Puerto Rico o de cualquier otro tribunal que pueda sustituirlo, seguirán ocupando cargos de igual naturaleza, categoría o sueldo en las sesiones o salas de los nuevos tribunales de justicia que se establezcan correspondientes a las cortes abolidas.

ARTÍCULO XLVI

No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el Tribunal Supremo no podrá ser abolido ni privado de jurisdicción para revisar, revocar, modificar o confirmar mediante apelación o certiorari y según por ley o reglas procesales se disponga, sentencias  o decretos finales de tribunales inferiores en aquellos casos: (a) en que esté envuelta la constitucionalidad o validez de cualquier ley, ordenanza, orden ejecutiva o reglamentación; (b) en que esté envuelta la legalidad o improcedencia de cualquier contribución, impuesto, tasación o penalidad a tales efectos; (c) en que esté envuelta la jurisdicción de cualquier tribunal inferior; (d) en casos criminales en que haya recaído sentencia condenatoria por  delito grave; (e) en que estén envueltos cualesquiera derechos civiles o individuales; y (f) en todos aquellos casos que envuelvan errores o cuestiones de ley.

ARTÍCULO XLVII

El Tribunal Supremo estará integrado por un Juez Presidente y seis Jueces Asociados. Los jueces del Tribunal Supremo, con los jueces que en adelante se nombren para el Tribunal de Distrito de Puerto Rico, o el tribunal o tribunales que sustituyan a éste, desempeñarán sus cargos por tiempo indefinido y mientras observen buena conducta y ejerzan su cometido con entera imparcialidad e independencia judicial. En el caso de cualquier vacante permanente en la Presidencia del Tribunal Supremo, pasará automáticamente a desempeñar el cargo el Juez Asociado de mayor antigüedad en servicio.

ARTÍCULO XLVIII

Para ser juez o magistrado del Tribunal Supremo o del Tribunal de Distrito de Puerto Rico, o del tribunal que pueda substituir a este último, y de cualquier otro tribunal o corte de récord, se requiere: (a) ser ciudadano de los Estados Unidos de América, con domicilio en Puerto Rico por no menos de diez (10) años con antelación a su nombramiento; (b) haber cumplido treinta (30) años de edad; (c) hallarse en el pleno goce de sus derechos civiles y políticos; (d) haber observado ininterrumpidamente buena conducta moral; (e) haber ejercido en Puerto Rico durante diez (10) años por lo menos la profesión de abogado, o haber desempeñado por igual término funciones judiciales o fiscales o haber explicado durante el mismo número de años una cátedra de derecho en una Universidad en esta Isla, debidamente acreditada. A los efectos del párrafo anterior, podrán sumarse los períodos en que se hubiesen ejercido la cátedra de derecho, la abogacía y las funciones judiciales o fiscales. Todos los jueces, funcionarios y empleados de los tribunales de Puerto Rico, antes de entrar en el desempeño de sus respectivos cargos, deberán prestar juramento de sostener la Constitución de los Estados Unidos, esta  Constitución y demás leyes de Puerto Rico. Los jueces o magistrados no podrán desempeñar su profesión de abogado ni ejercer ningún otro cargo o empleo remunerativo en Puerto Rico o bajo el Gobierno de los Estados Unidos de América; y deberán observar los cánones de la ética judicial adoptados de tiempo en tiempo por el American Bar Association mientras el Tribunal Supremo no promulgue un código de ética judicial. Todo juez o magistrado que figure como candidato para cualquier cargo electivo, o que de algún modo participe en campañas electorales o políticas, quedará automáticamente separado de su incumbencia.

ARTÍCULO XLIX

Salvo lo previsto para la Presidencia del Tribunal Supremo, cualquier vacante en los cargos de jueces de esta Corte, o en el Tribunal de Distrito de Puerto Rico o en cualquier tribunal o corte que pueda sustituir a este último, así como en cualquier otra corte o tribunal de récord, será cubierta por nombramiento del Gobernador de una terna propuesta por un Comité Judicial integrado por el Juez Presidente del Tribunal Supremo, por el Juez Asociado del Tribunal Supremo de mayor antigüedad en el cargo, por el Juez del Tribunal Supremo y el de distrito que sean de jubilación más reciente, por el Presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico mientras subsista esta organización, y por  los dos letrados de mayor antigüedad en el ejercicio activo de la abogacía en Puerto Rico. El Comité Judicial será presidido y convocado cuantas veces fuere menester por el Juez Presidente del Tribunal Supremo y todo acuerdo será tomado por no menos de cinco (5) de sus componentes. Todos los demás jueces, los marshals y Secretarios de los tribunales establecidos actualmente o que se establecieren en adelante, cuyos nombramientos no estén de otro modo dispuestos por ley o en esta Constitución, serán designados por el Gobernador con el concurso y consentimiento del Senado.

ARTÍCULO L

Los jueces del Tribunal Supremo y los de las demás cortes o tribunales de récord insulares, gozarán de los mismos derechos y privilegios de jubilación o retiro que hasta el presente les correspondan o puedan establecerse de manera más favorable por el poder legislativo.

ARTÍCULO LI

Los jueces del Tribunal Supremo y los nombrados bajo esta Constitución para el Tribunal de Distrito de Puerto Rico o del tribunal que pudiera sustituir al último, son inamovibles. Los jueces del Tribunal de Distrito de Puerto Rico o del tribunal que pueda sustituirlo, e igualmente los de cualquiera otra corte o tribunal de récord existente o que pueda en lo sucesivo establecerse, sólo podrán ser separados de sus cargos por justa causa y en la forma provista por ley. Los jueces del Tribunal Supremo sólo podrán ser separados de sus cargos por las justas causas provis14 tas o que por ley se proveyeren en lo sucesivo para la destitución de los jueces de distrito. La separación de los jueces del Tribunal Supremo será mediante residenciamiento que deberá iniciarse en la Cámara de Representantes y por acuerdo de cuatro quintas partes de los votos de sus miembros. Tales casos de residenciamiento se ventilarán ante el Senado Insular, sin que pueda recaer veredicto condenatorio sino por el voto unánime de sus miembros. Cuando en efecto se constituyan en tribunal, prestarán los Senadores juramento o harán formal promesa de llenar fielmente su cometido. La sentencia inculpatoria no podrá exceder  de la destitución del magistrado y de su inhabilitación para obtener y desempeñar cargos retribuidos y de honor o confianza en Puerto Rico; pero la parte convicta quedará, no obstante, sujeta a cualesquiera otras sanciones con arreglo a las leyes.

ARTÍCULO LII

El juez Presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico, o en su ausencia o inhabilidad el Juez Asociado que le sustituya, nombrará todo el personal provisto por ley para dicho Tribunal Supremo. Será el jefe administrativo de los tribunales de justicia insulares; y, como tal, asumirá los mismos poderes y funciones administrativas que hasta el presente venía desempeñando el Procurador General. Tendrá, asimismo, facultad para nombrar y fijar sueldo razonable en un director administrativo de dichos tribunales, quien actuará hasta el nombramiento e instalación de un sucesor. A instancia del director administrativo y sin que ello constituya limitación a sus facultades generales como jefe administrativo, el Juez Presidente del Tribunal Supremo o en su ausencia o inhabilidad el Juez Asociado que lo reemplace, podrá designar temporalmente, por períodos que no excedan de 60 días, previa aceptación voluntaria, a jueces de distrito o de cualesquiera otros tribunales inferiores para prestar servicios en cualquier sala o sección de los tribunales de justicia.

ARTÍCULO LIII

El Tribunal Supremo de Puerto Rico, mediante reglas que promulgare y pondrá en vigor de tiempo en tiempo, tendrá la facultad de regular los procedimientos judiciales, civiles o crimina­les, en todas las cortes de Puerto Rico, con el propósito de simplificar los mismos y promover una solución justa, rápida y económica de toda acción o procedimiento. Toda ley o reglas con­cernientes a las alegaciones, práctica o procedimientos judiciales en vigor al ser aprobada esta Constitución, se considerarán como reglas del Tribunal Supremo y continuarán en vigor como tales, a menos que sean modificadas, enmendadas o derogadas por reglas promulgadas de acuerdo con la facultad aquí concedida. Tales reglas no podrán derogar, ampliar o modificar los derechos sustantivos de las partes o litigantes.

ARTÍCULO LIV

Todas las diligencias judiciales se harán a nombre de “Estados Unidos de América, SS, El Presidente de los Estados Unidos”,  y todas las acciones criminales o penales en los tribunales locales se instruirán a nombre y por autoridad de “El Pueblo de Puerto Rico”. Todas las diligen­cias judiciales, alegaciones y procedimientos en los tribunales de Puerto Rico serán lo mismo en el idioma español o castellano, que en el inglés.

ARTÍCULO LV

El Tribunal Supremo y las Cortes de Distrito de Puerto Rico y los respectivos Jueces de los mismos podrán conceder autos de hábeas corpus en todos los casos en que dichos autos puedan con cederse por los Jueces de las Cortes de Distrito de los Estados Unidos, y las Cortes de Distrito podrán conceder autos de mandamus en todos los casos oportunos.

No podrá sostenerse en la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico pleito alguno con el fin de restringir la tasación o cobro de contribución alguna impuesta por las leyes de Puerto Rico.

ARTÍCULO LVI

(a) Corresponderá decidir a los tribunales de justicia, en caso de impugnación y en todo procedimiento de expropiación forzosa, la certeza de la causa de utilidad pública o interés social y la necesidad de la expropiación.

(b) En ningún caso podrán crearse tribunales, comisiones u organismos a los que se conceda competencia especial para conocer de hecho, juicios, causas, expedientes, cuestiones o negocios de las jurisdicciones atribuidas a los tribunales ordinarios. (Cuba).

ARTÍCULO LVII

Los recursos por causa de error y las apelaciones contra las sentencias y decretos definitivos del Tribunal Supremo de Puerto Rico, podrán ser interpuestos y seguidos ante la Corte de Circuito de Apelación para el primer circuito y ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, de la manera como ahora está dispuesto por ley.

ARTÍCULO LVIII

Las disposiciones del artículo precedente se extenderá a las apelaciones y recursos que envuelven esta Constitución.

ARTÍCULO LIX

Todos los jueces recibirán compensación por sus servicios en períodos fijos y no podrá disminuirse la misma una vez sea establecida.

ARTÍCULOLX

Puerto Rico constituirá un distrito judicial que se denominará “El Distrito de Puerto Rico”. El Presidente, con el concurso y consentimiento del Senado, nombrará un Juez de Distrito, quien servirá su cargo por el término de ocho años y hasta que su sucesor sea nombrado y tome posesión, y cuyo sueldo será de $10,000 anuales. Del mismo modo se nombrarán un Fiscal de Distrito, y un Márshal para dicho distrito, cada uno por el término de cuatro años, a menos que fueren antes destituidos por el Presidente. La Corte de Distrito para dicho distrito se denominará “La Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico”, y tendrá facultad para nombrar todos los funcionarios y auxiliares necesarios, incluyendo el Secretario, intérprete, y los comisionados que fueren necesarios, quienes tendrán derecho a los mismos honorarios y tendrán iguales atribuciones y deberes que los comisionados de los Estados Unidos. Dicha Corte de Distrito tendrá jurisdicción en todos los casos que sean de la competencia de las Cortes de Distrito de los Estados Unidos, y seguirá la misma tramitación. Además, dicha Corte de Distrito tendrá jurisdicción para la naturalización de extranjeros y puertorriqueños, y para este fin, la residencia en Puerto Rico se contará del mismo modo que si se tratara de residencia en cualquier otra parte de los Estados Unidos. Dicha Corte de Distrito tendrá jurisdicción en todas las causas en que todas las partes litigantes de cualquiera de los lados de la controversia sean ciudadanos o súbditos de un Estados o Estados extranjeros, ciudadanos de un Estado, Territorio  o Distrito de los Estados Unidos no domiciliados en Puerto Rico, y en que la cosa en litigio con exclusión de intereses y costas exceda de la suma o valor de $3,000, y en todas las controversias en las cuales existe una cuestión susceptible de separación que envuelva dicha suma jurisdiccional y en que todos los litigantes de cualquier lado de dicha controversia separable sean ciudadanos o súbditos del carácter que se determina anterior mente. Los sueldos del juez y de los funcionarios de la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico, junto con los gastos de la Corte, serán pagados de las rentas de los Estados Unidos del mismo modo que en las demás Cortes de Distrito de los Estados Unidos. En caso de vacante del cargo o de la muerte, ausencia, u otra incapacidad legal del Juez de dicha Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico, el Presidente de los Estados Unidos queda autorizado para designar uno de los jueces del Tribunal Supremo de Puerto Rico para desempeñar los deberes de Juez de dicha Corte hasta que cese dicha ausencia o incapacidad, y en consecuencia el Juez así designado para dicho servicio estará autorizado y facultado plenamente para desempeñar las funciones del mencionado cargo durante la referida ausencia o incapacidad de dicho Juez regular, y para firmar todos los documentos y expedientes (récords) necesarios como Juez interino de dicha Corte, sin compensación extraordinaria.

ARTÍCULO LXI

Las leyes de los Estados Unidos referentes a apelaciones, recursos por causa de error o por violación de ley y de revisión (certiorari), traslación de causas, y a otras cuestiones o procedimientos que rigen para las Cortes de los Estados Unidos respecto a las Cortes de los distintos Estados, regirán también para tales cuestiones y procedimientos entre la Corte de Distrito de los Estados Unidos y las cortes de Puerto Rico. Los términos o sesiones regulares de dicha Corte de Distrito de los Estados Unidos se celebrarán en San Juan, empezando el primer lunes de noviembre de cada año; y también en Ponce el segundo lunes de febrero de cada año, y podrán celebrarse términos o sesiones especiales en Mayagüez en las épocas que dicho Juez estimare convenientes. Todas las alegaciones y procedimientos en dicha Corte se harán en el idioma inglés. Dicha Corte de Distrito se agregará al primer circuito de los Estados Unidos y se incluirá en él, con el derecho de apelación y revisión por dicha Corte de Circuito de Apelación en todos los casos en que dicha apelación se llevaría de cualquier Corte de Distrito a una Corte de Circuito de Apelación de los Estados Unidos, y con el derecho de apelación y revisión directamente por la Corte Suprema de los Estados Unidos en todos los casos en que una apelación directa se llevaría de dichas Cortes de Distrito.

ARTÍCULO LXII

Las condiciones de los jurados, según se establecen en las leyes locales de Puerto Rico, no serán aplicables a jurados elegidos para actuar en la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico; sino que las condiciones requeridas a los jurados en dicha Corte serán, que cada uno de ellos sea mayor de veintiún años y no mayor de sesenta y cinco, residente en Puerto Rico por no menos de un año, y que tenga suficiente conocimiento del idioma inglés para poder servir de jurado debidamente; deberá ser también ciudadano de los Estados Unidos. Los jurados para dicha Corte serán elegidos, nombrados y sujetos a exención de acuerdo con las leyes del Congreso que reglamentan los mismos en las Cortes de los Estados Unidos, hasta donde dichas leyes sean localmente aplicables.

ARTÍCULO LXIII

Todos los honorarios, multas, costas y comisos que habrían de depositarse a beneficio de los Estados Unidos si se cobraran y pagaran en una Corte de Distrito de los Estados Unidos, se convertirán en rentas de los Estados Unidos si se cobran y pagan en la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico; Disponiéndose, que de dichos honorarios, multas, costas y comisos retendrá el Secretario cada año $500, que se gastarán para atenciones de la biblioteca jurídica, bajo la dirección del juez.

ARTÍCULOLXIV

El Fiscal General de los Estados Unidos fijará de tiempo en tiempo los sueldos de todos los funcionarios y auxiliares nombrados por la Corte de Distrito de los Estados Unidos, incluyendo el Secretario, subsecretarios, intérprete, estenógrafo y demás funcionarios y empleados, sueldos que serán pagados por los Estados Unidos como se pagan otros sueldos y gastos de la misma índole en las Cortes de los Estados Unidos.

ARTÍCULO LXV

Los jurados y testigos en la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico tendrán derecho a recibir y recibirán quince centavos por cada milla que hayan tenido que recorrer necesariamente, utilizando alguna línea de diligencias, o viajando en vehículos particulares, y diez centavos por cada milla recorrida en ferrocarril, en ir a dicha Corte y en volver de ella. Pero no se concederá el pago de derechos por camino recorrido, que se basen en argucias de interpretación, o que se computen por duplicado, por haber sido una misma persona citada como testigos como jurado, o como testigo en dos o más causas pendientes de verse en la misma Corte y en una misma sesión. Dichos jurados recibirán $3 por día, y los testigos $1.50 diarios mientras estén asistiendo a la Corte.

ARTÍCULO LXVI

Todos los jueces, marshals y Secretarios de los tribunales establecidos actualmente o que se establecieren en adelante en Puerto Rico y cuyo nombramiento no ha de hacerse por el Comité Judicial o mediante terna sometido por dicho Comité serán nombrados por el Gobernador con el concurso y consentimiento del Senado de Puerto Rico.

ARTÍCULO LX VII

Las reglas hasta ahora promulgadas o que en lo sucesivo se promulguen y pongan en vigor por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos por autoridad de la ley aprobada en 19 de junio de 1934 (Stat. 48, 1064; C. EE. UU., título 28, secciones 723b, 723c), o en virtud de cualquier otro estatuto, regulando los procesos, autos, mociones, alegatos, práctica y procedimientos en causas civiles en los tribunales de distrito de los Estados Unidos, así como las apelaciones procedentes de los mismos, serán aplicables a la Corte de Distrito de los Estados Unidos para Puerto Rico y a las apelaciones procedentes de la misma.

ARTÍCULO LXVIII

SERVICIO CIVIL

Los empleados de todos los departamentos, autoridades, dependencias, agencias, comisiones y organismos de cualquier clase del Gobierno, con excepción de lo de otro modo dispuesto en esta Constitución, y de los catedráticos de la Universidad, se seleccionarán, nombrarán y protegerán en sus cargos contra destitución injusta por un sistema de servicio civil, que garantice que no habrá favoritismos ni discrímenes por concepto de opinión, o afiliación política, relaciones de amistad o familia, defensa o ataque de las normas del Gobierno, sexo, raza, color o religión. El Gobernador nombrará, con el concurso y consentimiento del Senado, y de ternas que le someterán los diversos partidos políticos constituidos, una Comisión de Servicio Civil de cinco miembros, en la cual estarán representados todos los partidos constituidos hasta el límite de cinco, la cual actuará como observadora y fiscalizadora del sistema de Servicio Civil, y a la cual el jefe de Servicio Civil rendirá todos los informes que ella requiera. Cualquiera de los miembros de la Comisión de Servicio Civil podrá residenciar al jefe de Servicio Civil ante el Tribunal Supremo por ineptitud o negligencia crasa, o por parcialidad política, y será evidencia prima facie de parcialidad política el hecho de que la afiliación política de los empleados colocados en posiciones del Gobierno en cualquier determinado año no siga aproximadamente la misma proporción de los votos obtenidos por los diversos partidos en las últimas elecciones celebradas.

ARTÍCULO LXIX

Ningún funcionario o empleado público podrá participar en actividades electorales o políticas, so pena de destitución, y, si fuese postulado candidato para cualquier cargo electivo, deberá renunciar su posición en el Gobierno al momento de la postulación.

ARTÍCULO LXX

(a) Será delito grave dar o recibir o solicitar de un funcionario o empleado público cualquier contribución monetaria para fines políticos o electorales.

(b) Ningún legislador, funcionario o empleado público podrá directa o indirectamente arrendar o adquirir bienes de la propiedad del pueblo de Puerto Rico, ni obtener, o estar interesado en, ningún contrato o concesión de los gobiernos insular o municipal. El término indirectamente comprenderá a los que posean más del 50 por ciento de las acciones de cualquier corporación o entidad.

ARTÍCULO LXXI

DE LA JUNTA DE ELECCIONES

No se aprobará ninguna ley que coloque en posición de ventaja o desventaja a cualquier partido político en relación con los demás, ni que menoscabe sus derechos o le dé posición de privilegio, ni que lo prive de iguales oportunidades que los demás en cualquiera de las fases del proceso electoral o le de oportunidades que no gocen los demás partidos. La protección de la ley será igual para todos los partidos en todos los momentos, en todos los sitios, y en todas las cuestiones que se susciten o puedan suscitar.

ARTÍCULOLXXII

El presidente de la Junta de Elecciones no podrá haber figurado como miembro activo de ningún partido con por lo menos diez años de anterioridad a su nombramiento; su sueldo no podrá ser reducido una vez fijado y sólo será destituible por ineptitud o negligencia crasa, o parcialidad política, por residenciamiento de cualquier partido ante el Tribunal Supremo.

ARTÍCULO LXXIII

Todas las elecciones, plebiscitos, referéndums o consultas de cualquier clase que se le hagan al pueblo se celebrarán mediante papeleta secreta, y rodeadas de las garantías necesarias para la más absoluta libertad de expresión.

ARTÍCULO LXXIV

Con excepción de lo que en contrario  se dispone en esta Constitución, los sueldos de todos los funcionarios de Puerto Rico que no sean nombrados por el Presidente, serán fijados y pagados de las rentas de Puerto Rico, según de tiempo en tiempo determinare la Asamblea Legislativa de Puerto Rico y aprobare el Gobernador; y si la Asamblea Legislativa dejare de hacer una asignación para dichos sueldos, los sueldos anteriormente fijados se pagarán sin necesidad de considerar asignaciones para ello. El Gobernador de Puerto Rico y los jueces del Tribunal Supremo devengarán los sueldos que les fije la Asamblea Legislativa con la aprobación del Gobernador; pero no podrán ser alterados una vez que se fijen.

El Tesoro Insular pagará el premio de toda fianza que esté obligado a pagar un funcionario del Gobierno.

ARTÍCULO LXXV

Las disposiciones del Artículo precedente no serán aplicables a los funcionarios municipales. Los sueldos de éstos y la remuneración de sus delegados, auxiliares y demás ayudantes, así como todo otro gasto en que incurran los municipios, se pagarán de las rentas municipales, en la forma que dispusiere la Asamblea Legislativa.

ARTÍCULO LXXVI

El Gobernador, con la aprobación del Senado de Puerto Rico, podrá transferir o destinar a cualquier departamento cualquier negociado u oficina que pertenezca a alguno de los departamentos regulares del Gobierno, o que en lo sucesivo se cree, o que no esté asignado a ningún departamento.

ARTÍCULO LXXVII

Las escrituras públicas y otros documentos que afecten a bienes inmuebles radicados en el Distrito de Columbia o en cualquier otro Territorio  o posesión de los Estados Unidos, podrán ser autenticados en Puerto Rico ante cualquier Notario  público nombrado en la Isla por autoridad competente, o ante cualquier funcionario que en la isla tenga ex-oficio las facultades de un Notario  público; Disponiéndose, que el certificado extendido por dicho Notario  será acompañado del certificado del Secretario Ejecutivo de Puerto Rico haciendo constar que el Notario  que hizo dicha autenticación es realmente tal funcionario notarial.

ARTÍCULO LXXVIII

Nada de lo contenido en esta Constitución se considerará que menoscabe o interrumpa la jurisdicción de las Cortes actuales sobre asuntos pendientes ante ellas al aprobarse esta Constitución, jurisdicción que en todos respectos se continúa por la presente, siendo el propósito de esta Constitución conservar la integridad de todas las mencionadas Cortes y su jurisdicción hasta que se disponga otra cosa por ley, a no ser que de otro modo se provea específicamente en esta Constitución.

ARTÍCULOLXXIX

Las Leyes y ordenanzas de Puerto Rico actualmente en vigor, continuarán vigentes, excepto en aquello en que sean alteradas, enmendadas o derogadas por la autoridad legislativa que se provee en la presente para Puerto Rico; y dicha autoridad legislativa tendrá poder, cuando exista incompatibilidad con esta Constitución, mediante la debida legislación, para enmendar, alterar, modificar o derogar cualquiera ley u ordenanza, civil o criminal, que continúe en vigor en virtud de esta Constitución, según de tiempo en tiempo lo estimare conveniente.

ARTÍCULO LXXX

Todas las leyes o partes de leyes aplicables a Puerto Rico que no estén con contradicción con cualquiera de las disposiciones de esta Constitución, incluyendo las leyes relativas a tarifas, aduanas y derechos de importación en Puerto Rico prescritas por la Ley del Congreso titulada “Ley para proveer temporalmente de rentas y gobierno civil a Puerto Rico, y para otros fines”, aprobada en 12 de abril de 1900, continúan por la presente en vigor, todas las leyes y partes de leyes incompatibles con las disposiciones de esta Constitución, quedan por la presente derogadas.

ARTÍCULO LXXXI

Esta Constitución podrá ser enmendada mediante propuesta aprobada por las dos terceras partes de los miembros del Senado y la Cámara de Representantes en una misma sesión legislativa, y sometida, no más tarde de un año después de esa aprobación, a un referéndum de los electores capacitados de Puerto Rico, necesitándose para su aprobación final que la proposición reciba en su favor no menos de dos terceras partes de los votos depositados en dicho referéndum, así como la correspondiente aprobación por el Congreso de Estados Unidos.

ARTÍCULO LXXXII

Esta Constitución requerirá el voto afirmativo de las cuatro quintas partes de los miembros de la Asamblea Constituyente para su aprobación y de dos terceras partes de los electores capacitados al ser sometida a referéndum, y, luego de ser así aprobada, empezará a regir inmediatamente después de su aprobación por el Congreso de los Estados Unidos.

EN LA CON VENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 104

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Denotación Política del Vocablo “Puerto Rico”.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Puerto Rico es una comunidad política (Commonwealth) compuesta de ciudadanos de Puerto Rico y de los Estados Unidos de América.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 105

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Relaciones Entre Puerto Rico y los Estados Unidos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1.—La unión que determinará el Estatuto de Relaciones— the “Puertorican Federal Relations Act” —entre los Estados Unidos de América y Puerto Rico, es de carácter permanente e indisoluble.

2.—Nada de lo contenido en esta Constitución o en el Estatuto de Relaciones impedirá que el Pueblo de Puerto Rico ingrese en la Federación Americana como uno más de los estados que la integran, si así lo solicitare el pueblo de Puerto Rico y lo acordare el Congreso de los Estados Unidos.

3.—Los asuntos de carácter internacional que afecten al pueblo de Puerto Rico se tramitarán por medio de la Secretaría de Estado de los Estados Unidos, en la misma forma en que se tramitan los particulares de Estados Unidos de América; pero estarán a cargo de un SubSecretario de Estado de los Estados Unidos, quien actuará bajo la dirección, consejo y aprobación del Secretario de Estado de los Estados Unidos, y será nombrado por el Presidente de los Estados Unidos, previa recomendación del Jefe Ejecutivo de Puerto Rico.

4. —Los representantes diplomáticos y consulares de Puerto Rico serán los mismos de los Estados Unidos; serán nombrados por el Presidente de los Estados Unidos en la forma que determina la sección dos del artículo dos de la Constitución Federal y las leyes del Congreso de los Estados Unidos, y podrán ser indistintamente ciudadanos americanos de Puerto Rico o de cualquiera de los estados de la Unión Americana.

5.—Que los ciudadanos de Puerto Rico lo serán también de los Estados Unidos, y tendrán las mismas obligaciones, derechos y privilegios que los demás ciudadanos americanos; y los ciudadanos de los Estados Unidos, serán ciudadanos de Puerto Rico, con las mismas obligaciones, derechos y privilegios de los ciudadanos puertorriqueños.

6.—Las mercancías de todas clases producidas en los Estados Unidos e importadas en Puerto Rico de Estados Unidos, entrarán libre de todo impuesto de aduana y no pagarán contribución alguna de Rentas Internas, que no fuere impuesta también a las mercancías y artículos de la misma clase producidos en Puerto Rico; y las mercancías y artículos de todas clases producidos en Puerto Rico que se exporten a los Estados Unidos no pagarán derechos de aduana ni ninguna contribución de Rentas Internas que no se imponga también a artículos de la misma clase producidos en Estados Unidos.

7.—El servicio de Correo de Puerto Rico estará a cargo del Post Máster General de los Estados Unidos; y estará sujeto a las mismas leyes y reglamentos que rigen el servicio postal americano.

8.—Los Estados Unidos podrán mantener en Puerto Rico las fuerzas de mar y tierra, bases navales y campos de aviación que juzguen convenientes o necesarias a la defensa de los intereses de ambos países; protegerán a Puerto Rico contra cualquier agresión, y mantendrán y reclamarán sus derechos en la forma y por los medios que fueren necesarios y convenientes.

9. —A los efectos expresados en el artículo anterior y para la protección de la vida, la libertad, la propiedad y los demás derechos individuales garantizados por la Constitución Federal y o por esta Constitución, los Estados Unidos de América podrán ejercer y ejercerán a perpetuidad sobre Puerto Rico, la jurisdicción que estimaren necesaria al pleno logro de los indicados fines.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 106

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

La Responsabilidad del Estado.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El estado, siempre que por medio de un funcionario público o empleado actuando en el desempeño de sus funciones causare daño a una persona, natural o jurídica por acción u omisión ilegales, en que intervenga culpa o negligencia estará obligado a indemnizar el daño causado, y si rehusare a hacerlo, podrá ser demandado ante los Tribunales de Justicia en la misma forma que un ciudadano particular.

La Asamblea Legislativa podrá regular el procedimiento a seguir en acciones contra el estado, pero no se adoptará ninguna regla que impida o entorpezca el ejercicio de las acciones contra el estado en forma que pueda evitar que un demandante ejercite razonablemente su derecho.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 107

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

De la Libertad Académica.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los cargos de Rector, Catedrático, Catedrático Asociado, Catedrático Auxiliar e Instructor, de la Universidad de Puerto Rico, se reputarán inamovibles, y ninguna persona debidamente nombrada para desempeñar cualquiera e dichos cargos será privada del mismo sin justa causa establecida en procedimiento adecuado.

No se considerará justa causa de destitución las creencias políticas, religiosas, filosóficas o científicas; pero se estimará ilícito el uso directo o indirecto de la Cátedra para fines de propa­ganda política o religiosa.

Nada de lo que aquí se dispone impedirá que las Autoridades Universitarias correspondien­tes efectúen el nombramiento de profesores visitantes por el término y bajo las condiciones que por contrato se estipulen.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 108

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Ayuda a los Partidos Políticos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Puesto que toda verdadera democracia debe postular la libre organización de opiniones encontradas; y puesto que los partidos políticos por ser el vehículo principal de opinión pública, ejercen una función esencial a la existencia de gobiernos realmente democráticos, será licito al gobierno contribuir a la realización de su labor de organización y propaganda con la ayuda económica o de otra naturaleza que por ley estimare conveniente; pero en ningún caso será licito poner a disposición de ningún partido político el uso y empleo de fondos públicos u otros recursos del estado, en medida que no sea estrictamente igual para todos los partidos legalmente organizados.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 109

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Acción del Gobernador Sobre Proyectos Aprobados por la Legislatura.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo proyecto de ley que haya sido aprobado por la Legislatura, será presentada al Gobernador; si éste lo aprobare, lo firmará; si no lo aprobare, lo devolverá con sus objeciones a la Legislatura. Cualquier proyecto de ley así devuelto por el Gobernador, será reconsiderado por la Legislatura, y, si al reconsiderarse, dos terceras partes de todos los miembros convinieren en aprobar el proyecto, el mismo se convertirá en ley. En tales casos la votación será por lista, y registrada en el Libro de Actas.

Si un proyecto de ley no fuere firmado o devuelto por el Gobernador dentro de los treinta días después de haberle sido presentado el mismo, se convertirá en ley del mismo modo que si lo hubiera firmado, excepto que si la Legislatura estuviere en receso  a la terminación del período de treinta días, el Gobernador puede firmar el proyecto en cualquier momento durante el receso, o devolverlo con sus objeciones al reunirse de nuevo la Legislatura; y si la Legislatura finalmente levantare sus sesiones antes de que el Gobernador haya actuado sobre un proyecto que le ha sido pre3 sentado menos de treinta días antes, el mismo no se convertirá en ley a menos que el Gobernador lo firmare dentro de treinta días después de haberse levantado las sesiones.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 110

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Diario de Sesiones.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será obligación de la Legislatura llevar un Diario de sesiones donde se dé cuenta de los procedimientos legislativos. Se entrarán en el Diario, los nombramientos de comisiones, sus informes, proyectos de ley presentados, mociones, resoluciones, votaciones y otros asuntos que la Legislatura desee incluir en el mismo. El Diario deberá imprimirse y hacerse público. La Legislatura podrá corregirlo en una sesión subsiguiente enmendándolo de manera que describa los hechos tal y como ocurrieron y será ella la única que podrá determinar la exactitud y corrección del mismo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 111

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Delito de Tentativa de Soborno a Funcionarios Públicos o Legisladores.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura de Puerto Rico definirá por ley el delito de tentativa de soborno a funcionarios públicos, empleados o legisladores y fijará su castigo. Cualquier ocupación o práctica que directa o indirectamente, trate de ofrecer u ofrezca, de, o prometa, regalos, dinero o cosa de valor o privilegio a provecho personal a funcionarios gubernamentales o empleados o legisladores con el objeto de influenciarlos en el cumplimiento de su deber será considerado delito.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 112

——————-

Presentada por el SEÑOR GARCÍA MÉNDEZ.

Enmienda a la Sección Primera de la Ley de Relaciones Federales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Para solicitar del Presidente de los Estados Unidos, Hon. Harry S. Truman, que a su vez solicite del Congreso de los Estados Unidos la enmienda de la sección primera de la Ley de Relaciones Federales (hoy párrafo 1 de la Ley Orgánica de Puerto Rico) para que donde se dice “pertenecientes a” diga “bajo la jurisdicción de” los Estados Unidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 113

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Servicio Civil.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura de Puerto Rico aprobará una ley de servicio civil determinando la clasificación de los funcionarios y empleados civiles del gobierno, fijando su remuneración y cualquier otra regla o detalles necesarios para establecer un sistema de mérito.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 16, 1951

——————-

Proposición Núm. 114

——————-

Presentada por el SEÑOR MORALES OTERO.

Confección de Presupuesto.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobernador someterá a la Legislatura en su sesión ordinaria dentro de los primeros quince días de sesión un proyecto de presupuesto conteniendo todos los gastos ordinarios del gobierno, para el año fiscal venidero. La Legislatura lo someterá a estudio inmediatamente, pudiendo modificarlo en todo o en parte y finalmente aprobarlo o desaprobarlo, disponiéndose que no se aprobará ninguna ley de asignación en esa sesión hasta que no haya sido aprobado el presupuesto ordinario .

En caso que el Gobernador y la Legislatura no llegaran a un acuerdo y terminara la sesión sin aprobar el presupuesto, regirá un presupuesto igual al del año anterior.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 115

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, GONZÁLEZ BLANES, GARCÍA MÉNDEZ, LLOBET, FERRÉ, GÉIGEL, PARKHURST, RAMOS DE JESÚS, GARCÍA DELGADO, FIGUEROA CARRERAS, Y SOTO.

Preámbulo y Carta de Derechos.

Resuélvase que el Preámbulo y la Carta de Derechos que se expresan a continuación formarán parte de la Constitución de Puerto Rico:

PREAMBULO

Nosotros, ciudadanos de los Estados Unidos de América, que colectivamente constituimos en esta Isla, el Pueblo de Puerto Rico, con el fin de mantener e! orden social sobre la base de los eternos principios de justicia, de promover el bienestar común, de proclamar las bendiciones de la libertad y de cimentar nuestra felicidad y prosperidad mediante la unión permanente e indisoluble con los Estados Unidos de América, aceptamos, como un reconocimiento lógico de un derecho nuestro, la oportunidad que se nos brinda para redactar la Constitución que habrá de regimos; haciendo constar, como legítima aspiración colectiva a fin a nuestra ciudadanía americana, que en fecha no lejana habremos de gozar de la igualdad en la dignidad y los derechos y deberes que disfrutan y cumplen los Estados admitidos a la Federación de nuestra Nación.

Confiados en el reconocido espíritu democrático y justiciero de nuestra Nación, inspirados en la infinita bondad de la Divina Providencia, e invocando el favor de Dios, establecemos y promulgamos la siguiente Constitución:

CARTA DE DERECHOS

ARTÍCULO 1

Sección 1. —Puerto Rico es una parte inseparable de la Unión Americana y la Constitución de los Estados Unidos es la ley suprema de su Territorio.

Sección 2. —La dignidad y la libertad personal son inviolables y es el deber de toda autoridad gubernamental respetarlas y protegerlas.

El derecho a la vida, la libertad y la aspiración a la felicidad serán de suprema consideración en toda legislación o actuación gubernamental.

Todas las personas son iguales bajo la ley y no se establecerá discrimen entre ellas, en razón a su raza, su color, su sexo, sus creencias políticas o religiosas o su origen de familia.

La libertad de Pensamiento y de Conciencia no será violada.

La violencia física o psicológica contra personas cohibidas en alguna forma de libertad personal será castigada, y la duración máxima de toda detención preventiva será establecida por ley.

No existirá en Puerto Rico la servidumbre involuntaria, a no ser como castigo cuando haya convicción de acuerdo con la ley.

Sección 3. —A nadie se privará de los derechos, privilegios o inmunidades aquí garantizados, ni del debido proceso de ley y de la igual protección de las leyes.

Sección 4. —Ninguna persona será arrestada o privada de su libertad, excepto mediante mandamiento de arresto expedido por un oficial judicial competente, en el que se especifique el delito que se le imputa. Tal mandamiento será innecesario  cuando se detenga una persona en los instantes en que comete el delito.

Tampoco podrá arrestarse o detenerse una persona sin informarle, acto seguido, de los cargos formulados en su contra, debiendo, en tal caso, concedérsele, inmediatamente, el privilegio de ser asistida de abogado.

En ningún caso podrá llevarse a efecto una detención sin causa justificada y cuando el detenido lo exija la misma será inmediatamente considerada en corte abierta, en su presencia y en la de su abogado.

Ninguna persona será encarcelada por deudas.

En toda causa criminal el acusado gozará del derecho a un juicio rápido y público ante un tribunal competente y se le permitirá amplia oportunidad de confrontarse con y examinar todos los testigos, brindándosele, a la vez, el uso de los procedimientos compulsorios para lograr la comparecencia de los testigos a su favor, a expensas del Pueblo.

Todo acusado deberá tener la asistencia de un abogado competente, quien le será designado, para su uso, por el Pueblo si el acusado no pudiese conseguirlo.

Toda persona acusada de un delito se presumirá inocente hasta que se establezca su culpabilidad y se dicte fallo final en su contra.

Todo acusado deberá ser informado de los derechos que aquí se le garantizan tanto durante el arresto como en el acto de su comparecencia en corte.

Toda persona tendrá derecho, luego de arrestada y antes de ser convicta, a ser puesta en libertad mediante la prestación de fianza con suficiente garantía, excepto por crímenes capitales cuando la prueba sea evidente.

No se exigirán fianzas desproporcionadas y excesivas, ni se impondrán multas exageradas, ni castigos crueles e inusitados.

Ningún acusado estará obligado a prestar testimonio contra sí mismo, y toda persona podrá negarse a declarar o a presentar evidencia que lo incrimine.

Ninguna persona será responsable por un acto que fuese legal al tiempo en que lo realizara, o por el cual se le hubiese absuelto, ni será, en forma alguna, expuesta dos veces a ser castigada por un mismo acto delictivo. No se aprobará ninguna ley “Ex-post-facto”, ni ningún proyecto para condenar sin formación de juicio.

Toda persona en cualquier caso en que fuere absuelta después de haber sido arrestada o detenida podrá demandar al Gobierno en daños y perjuicios.

Sección 5. —Se garantiza el derecho de toda persona a tener un arma de fuego en su hogar.

El domicilio personal es inviolable. Toda persona tiene derecho de defender y proteger su hogar, sus documentos y sus efectos contra irrupciones (entries), registros e incautaciones (seizures) excepto cuando los mismos se lleven a cabo en cumplimiento de un mandamiento expedido por causa justificada en el que se describa con particularidad el lugar a ser registrado los objetos sujetos a incautación. Todo mandamiento de registro o incautación deberá estar sostenido, antes de expedirse, por una declaración prestada bajo juramento o bajo afirmación y sólo podrá expedirlo un oficial judicial competente.

Sección 6.—El derecho a juicio por jurado no será violado en toda causa criminal por un delito grave cuya pena apareje la privación de la libertad del individuo, así como en toda causa civil en que el gobierno de Puerto Rico sea una parte necesaria.

Sección 7. —Se garantiza la libertad de culto y de creencias religiosas o espirituales.

Ninguna organización religiosa recibirá privilegios del Gobierno ni ejercerá ninguna autoridad política.

Jamás se asignará, aplicará o usará directa o indirectamente dinero o propiedad públicos para el uso o sostenimiento de una secta religiosa o para el beneficio o sostenimiento de algún ministro, instructor o dignatario  religioso, como tal.

Sección 8. —La libertad de reunión y asociación, así como  la libertad de palabra, prensa y de toda otra forma de expresión quedan garantizadas

Toda persona queda en libertad de diseminar y recibir información de toda clase, incluyendo aquélla relativa a hechos, opiniones, comentarios críticos e ideas por medio de libros, escritos, periódicos u otras fuentes informativas, como lo son el cine, la radio, la televisión.

La libertad de palabra, de prensa y de información aludida en los anteriores párrafos quedará sujeta solamente a las restricciones, penalidades o responsabilidades que fueren necesarias para proteger y hacer valer los derechos humanos y libertades fundamentales del hombre, tales como en sí son la libertad de palabra y de prensa mismas.

Sección 9. —Toda persona tiene derecho a recibir la máxima educación y enseñanza de conformidad con su habilidad y aptitud.

Las escuelas estarán abiertas a todos.

La enseñanza del Arte y de la Ciencia serán gratis.

La educación y enseñanza primarias de los niños serán compulsorias hasta donde la capacidad de éstos lo permita. La educación en general hasta graduarse de la alta escuela será gratis. Toda persona que tuviere un niño bajo su protección vendrá obligada a proveer los medios necesarios para la alimentación y bienestar social del mismo.

La edad mínima en que podrá un niño ser empleado en un oficio o trabajo será determinada por ley.

Todo niño tiene derecho a la protección paternal y la ley regulará y limitará la investigación de la paternidad.

Sección 10. —Toda mujer en estado de ser madre recibirá la garantía de hospitalización y atención médica y no será expuesta a sufrir perjuicios físicos o mentales o a ser separada de su trabajo por razón de su estado.

No se establecerá discrimen en contra de la mujer, en razón de su sexo y gozará de iguales derechos en aquellas actividades para las cuales tuviera idéntica capacidad y aptitud que el hombre.

Sección 11. —Se garantiza el derecho de la familia como una asociación natural fundada en el matrimonio.

El matrimonio se basa en la igualdad moral y jurídica de los cónyuges dentro de los límites establecidos por ley para garantizar la unidad de la familia.

Toda persona, sin distinción de sus condiciones económicas y sociales, tiene derecho al más alto nivel de salud que pueda lograrse y es deber primordial del Gobierno garantizar la salud, combatir las enfermedades y proveer adecuada hospitalización y atención médica a los ciudadanos necesitados de ellas.

Toda persona tendrá derecho a establecer las normas mínimas necesarias para llevar la vida sana y culta a que tiene derecho.

Sección 12. —Ninguna persona podrá ser privada, mediante ley, o en ninguna otra forma, de su propiedad sin el debido procedimiento de ley.

La propiedad privada no será tomada ni perjudicada para uso público, ni tampoco podrá restringirse el uso ni el derecho a disponer libremente de dicha propiedad, excepto mediante la declaración previa de necesidad y utilidad pública hecha por un tribunal competente luego de haberse efectuado el pago de una justa compensación fijada en la forma provista por ley. No podrán confiscarse bienes algunos sin la previa formación de causa y la obtención de una sentencia condenatoria.

Sección 13. —El derecho del obrero a organizarse y a celebrar convenios colectivos queda garantizado.

Sección 14. —Todas las personas tienen el derecho y la obligación de trabajar y las normas de salario s, horas, descanso toda otra condición relativa al trabajo serán provistas por ley.

Ocho horas constituirán un día de trabajo y ningún trabajador o mecánico al servicio de un contratista o subcontratista dedicado a la construcción de cualquier obra pública o que se emplee por el Gobierno se le permitirá trabajar más de cinco días en cualquier semana, excepto en casos de emergencia extraordinaria; ni le será pagado un tipo de salario  menor que el prevaleciente en la misma industria u ocupación en la localidad donde estuviere trabajando.

Sección 15.—Todo ciudadano residente en Puerto Rico tendrá derecho a demandar judicialmente para compeler el cumplimiento de esta Constitución o de las leyes que en virtud de esta Ley se aprobaren así como para impedir el uso ilegal de los fondos públicos.

El derecho de petición queda garantizado y no podrá discriminarse contra la persona o personas que favorezcan, propulsen o presente solicitudes para el resarcimiento de daños, para la remoción de funcionarios públicos, para la adopción, revocación, enmienda o reglamentación de cualesquiera leyes, ordenanzas o reglamentaciones, o sobre otras cuestiones de gobierno.

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución o por la ley.

Sección 16. —Todo ciudadano, capacitado para ser elector, tiene derecho a emitir su voto en la elección de representantes que participen efectivamente en la formación de toda ley que pueda afectar sus derechos o que haya de regular su conducta en cualquier forma o que pueda perturbar su paz.

Sección 17. —No se violará en ninguna elección la naturaleza secreta del voto, y ningún elector será responsable, pública o privadamente, de la selección que hubiere hecho en el acto de la votación.

Sección 18. —Todo poder político del Gobierno dimana del pueblo y la autoridad que se delega en el mismo deriva su fuerza de la voluntad popular.

Sección 19. —No se pondrá en vigor ninguna ley que menoscabe el valor de los contratos.

Sección 20. —El pueblo tiene el derecho inalienable de seleccionar sus funcionarios públicos y destituirlos.

Los funcionarios públicos son para servir a la comunidad en general y no a un grupo de la misma y se les podrá exigir responsabilidad, que aparejaría su destitución, en caso de discrimen.

Toda persona tendrá derecho a demandar al gobierno en solicitud de resarcimiento por cualesquiera daños y perjuicios que sufriera por causa de la negligencia o culpa de cualquier dependencia o funcionario gubernamental o por causa de la negligencia o culpa de cualesquiera de sus empleados o agentes.

Sección 21. —No se dispondrá de, ni se pagará, dinero alguno del Tesoro de Puerto Rico, ni se dispondrá de, ni se pagará suma alguna de los fondos públicos, a no ser en virtud de una asignación hecha por ley y mediante libramiento expedido por el Auditor de Puerto Rico.

Sección 22. —Las leyes para la imposición de contribuciones serán uniformes y se prohíbe la imposición de contribuciones injustas e irrazonables. Las tasaciones, para los fines contributi­vos, tampoco podrán ser injustas, irrazonables o confiscatorias.

Sección 23.—Los derechos, privilegios e inmunidades de los ciudadanos de cualquier Estado de la Unión se respetarán en Puerto Rico, quedando nuestro pueblo amparado y sujeto, así tam­bién, a todas las disposiciones de la Constitución de los Estados Unidos.

Ninguna persona podrá ser privada de disfrutar de los derechos fundamentales humanos. Estos deberes fundamentales están garantizados por esta Constitución y por la Constitución de los Estados Unidos y se confieren a nuestro pueblo de esta y futuras generaciones como derechos eternos e inviolables.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 116

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Requisitos para candidato a Gobernador de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No podrá ser candidato a ocupar el puesto de Gobernador de Puerto Rico, ni será electo para dicho cargo, por un término de ocho años, o sea, dos períodos eleccionales siguientes a la del gobernador saliente, ni el cónyuge, ni ninguna persona dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad del saliente Gobernador de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 117

——————-

Presentada por el SEÑOR GARCÍA DELGADO.

Para Prohibir Legislación sobre Neomaltusianismo en Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislación de Puerto Rico no podrá pasar ley alguna que favorezca la práctica del neomaltusianismo en Puerto Rico, y ninguna agencia, oficial, departamento, o funcionario del Gobierno de Puerto Rico, podrá fomentar, aconsejar, patrocinar en forma alguna las prácticas neomaltusianas en Puerto Rico, ni el uso de contraceptivo alguno.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 118

——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

Estableciendo la Sucesión del Gobernador de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En caso de remoción, muerte, renuncia o cualesquiera inhabilidad del Gobernador para ejercer sus funciones, se establece la siguiente sucesión:

1. El Vice-Gobernador.

2. El Presidente de la Cámara de Representantes o su sucesora.

3. El Presidente Pro-Témpore de la Cámara de Representantes o su sucesora.

4. El Presidente del Senado, o su sucesor.

5. El Presidente Pro-Témpore del Senado, o su sucesor, de manera que cualesquiera que sea la persona llamada a suceder al Gobernador, haya sido electa por el voto popular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 119

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Bandera.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La bandera nacional de Puerto Rico será la bandera de los Estados Unidos de Norte América.

La bandera regional de Puerto Rico será el escudo de Puerto Rico con sus colores oficiales, centrado sobre un campo azul zafiro.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 120

——————-

Presentada por la SEÑORITA GÓMEZ y los SEÑORES MELLADO, RIVERA REYES, MORALES OTERO, RIVERA COLÓN, ALEMANY SILVA, CARRASQUILLO y BRUNET.

El Sistema Escolar de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La educación es función del estado y debe considerarse como servicio esencial e indispensable para la preservación de la libertad, la felicidad y los derechos del pueblo.

La Legislatura de Puerto Rico establecerá un sistema escolar público que será democrático y adoptará las medidas que considere convenientes y necesarias para asegurarle al pueblo las oportunidades y beneficios de una adecuada educación.

El funcionario ejecutivo del sistema escolar será el Comisionado de Instrucción, quien seá nombrado por el Gobernador de Puerto Rico con el consejo y consentimiento del Senado. El Comisionado de Instrucción deberá ser un educador con una adecuada preparación y experiencia que le capacite para el desempeño de sus funciones.

Una Junta Insular de Instrucción determinará la política escolar de Puerto Rico. Esta Junta se compondrá de nueve personas de reconocido prestigio e identificadas, por su historia, con la causa de la instrucción pública. Los miembros de esta Junta serán nombrados por el Gobernador de Puerto Rico con el consejo y consentimiento del Senado y desempeñarán sus cargos por un término de seis años. Los nombramientos iniciales se harán en la forma siguiente: Los primeros tres serán nombrados por dos años; los tres siguientes por cuatro años y los restantes por seis años.

Los reglamentos para la selección de maestros y cualesquiera otros reglamentos que por Ley deba promulgar el Comisionado de Instrucción, entrarán en vigor una vez aprobados por la Junta. La orientación del sistema, su filosofía, los proyectos de presupuesto y planificación escolar, los programas y cursos de estudio serán también preparados por el Comisionado de Instrucción y sometidos a la Junta para su aprobación. Los nombramientos de maestros deben ser aprobados por el Comisionado de Instrucción.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 121

——————-

Presentada por la SEÑORITA GÓMEZ y los SEÑORES MELLADO, RIVERA REYES, VILLARES RODRÍGUEZ, RIVERA COLÓN, MORALES OTERO, ALEMANY SILVA, CARRÁSQUILLO y BRUNET.

Derecho a la Educación Pública.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho a la educación pública que será laica y estará libre de prejuicios raciales y político-partidistas. En el nivel elemental la educación pública será libre y gratuita, y además, será compulsoria entre las edades que fije la Legislatura de Puerto Rico; en el nivel secundario  será libre y gratuita; y en el nivel superior y técnico será accesible a todo el que tenga capacidad suficiente para beneficiarse de ella.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 122

——————-

Presentada por los SEÑORES MELÉNDEZ BÁEZ y ALVARADO

Poder del estado para emprender programas de viviendas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En consideración a que la vivienda de la familia constituye un problema público, el estado podrá proveer viviendas a familias de ingresos bajos y moderados. La inversión de fondos públicos para tales fines queda autorizada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 123

——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA

Derechos del Obrero.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda reclamación por concepto de salario s, constituirá un gravamen (Lien) a favor del obrero sobre cualesquiera bienes propiedad del patrono, y el mismo constituirá para todos los fines, una deuda preferente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 124

——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA

Derechos del Ciudadano.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se ejercerá discrimen alguno en Puerto Rico por motivos de raza, color, religión, condición social o económica en sitio público o cuasi-público alguno donde se presten servicios, o se provea diversión mediante paga.

Cualesquiera actos de discrimen basados en los motivos anteriores, llevarán consigo la correspondiente responsabilidad civil y criminal.

La Asamblea Legislativa de Puerto Rico o su sucesora, se le confiere poder, suficiente y bastante, para hacer efectiva esta providencia, mediante adecuada legislación.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 125

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Ayuda para el acceso a los centros superiores de enseñanza. (Cultura).

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Pueblo de Puerto Rico auxiliará económicamente a los estudiantes que demostraren suficiente aptitud y que por falta de recursos económicos no estuvieren en condiciones de asistir a los centro superiores de enseñanza, de modo que su vocación y capacidad no quede frustrada por la falta de recursos económicos necesario  para la asistencia a dichos planteles.

LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 126

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Sobre Indemnización por Allanamientos y Arrestos Ilegales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona cuyo hogar fuere allanado sin una orden pertinente o amparándose en una orden que resultare nula, o que sufriere un arresto ilegal, así como toda persona a favor quien se dictare una sentencia absolutoria en casos de acusaciones por delitos “felony”, tendrá derecho a indemnización por parte del Gobierno Insular de Puerto Rico por los perjuicios efectivos o morales sufridos injustamente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 127

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Finalidad de Cárceles y Presidio Insular.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las cárceles y el presido Insular de Puerto Rico no tendrán por objetivo el castigo de los reclusos, sino que servirán el propósito de asegurar su reclusión y aislarlos de la sociedad por el término que dure su sentencia con el propósito de lograr en el transcurso de la misma hacerlos aptos para el trabajo, encauzarlos por los medios necesarios para convertirlos en personas útiles a la comunidad y adaptarlos al medio social mediante reeducación. Dichas cárceles y presidio Insular serán sanos limpios y a los confinados se les proporcionará todo lo necesario  en alimentación, higiene, servicios médicos y medios educativos que los mantenga durante su reclusión en un nivel de vida conforme a la dignidad humana.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 128

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Igualdad de Salario s.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que cuando el trabajo se preste en igual e idénticas condiciones será remunerado y corresponderá salario  igual, sin tener en cuenta ni hacer distinción alguna por razón de sexo o nacionalidad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 129

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Regulando el trabajo de menores.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No podrá ser objeto de contrato el trabajo de los menores de doce años de edad. Las personas mayores de doce años de edad y  menores de diez y seis años de edad tendrán una jornada máxima de seis horas de trabajo al día.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

——————-

Proposición Núm. 130

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Inviolabilidad de Comunicaciones Privadas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La correspondencia epistolar, así como la confiada al cable, telégrafo y teléfono es inviolable. Las cartas y documentos privados no podrán ser interceptados ni registrados excepto en caso de guerra en que la seguridad de la nación de Estados Unidos de América esté envuelta y siguiendo entonces las formalidades que establezca la ley. Toda evidencia, con la excepción anteriormente expresada, obtenida en violación de esta disposición será inadmisible en todo proceso criminal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

­——————-

Proposición Núm. 131

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Sobre el Procedimiento para la Destitución de Jueces de los Tribunales de Distrito y otros análogos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los jueces de los tribunales inferiores de jurisdicción voluntaria y/o contenciosa igual o análoga a la de los actuales tribunales de distrito, tribunal de apelaciones y tribunal de expropiaciones, serán nombrados por el Gobernador de Puerto Rico, de una terna que en cada caso le someterá el Tribunal Supremo de Puerto Rico; y sólo podrán ser destituidos cuando concurra alguna de las causas ya especificadas y mediante querella que suscrita y jurada previamente por el querellante será presentada en la Secretaría del Tribunal Supremo de Puerto Rico, el cual ordenará que se efectúe por el Fiscal una investigación preliminar. Si a juicio del Tribunal Supremo resultare de dicha investigación que hay méritos para ello, el Tribunal dispondrá que se notifique al juez o jueces contra quien o quienes se dirija la querella, y que se entregue a los querellados una copia de la misma, a fin de que tengan oportunidad de alegar en su defensa lo que a su juicio proceda. El Tribunal Supremo fijará día y hora para la consideración de los cargos, debiendo notificarse el señalamiento  al querellado con no menos de 10 días de anticipación. El querellado deberá contestar la querella por escrito, si lo deseare, pero tal contestación deberá radicarse por lo menos con dos días de anticipación a la fijación de la vista, a no disponer otra cosa el Tribunal.

De acordarlo el Tribunal Supremo por entender justificada la querella, decretará la destitución del querellado, la que notificará el Gobernador de Puerto Rico a los fines legales correspondientes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

­——————-

Proposición Núm. 132

­——————-

Presentada por el SEÑOR SÁNCHEZ

Sobre Libertad Religiosa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se dictará ninguna ley relativa al establecimiento de cualquiera religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma, y se permitirá en todo tiempo el libre ejercicio y goce de profesiones o culto religioso sin distinciones ni preferencias, y no se exigirá como condición para desempeñar cualquier cargo o puesto de confianza en el gobierno de Puerto Rico, ningún requisito religioso.

Jamás se asignará, aplicará, donará, usará, directa ni indirectamente, dinero o propiedad pública para el uso, beneficio o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria, o sistema religioso, o para el uso, beneficio o sostenimiento de ningún sacerdote, predicador, ministro, u otro instructor o dignatario  religioso como tal. Ningún sacerdote, predicador ministro, u otro instructor o dignatario  religioso, mientras esté en el ejercicio de su profesión podrá ser usado como tal con sueldo o sin él, por el gobierno de Puerto Rico, tampoco podrá dedicarse a negocios lucrativos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

­——————-

Proposición Núm. 133

­——————-

Presentada por el SEÑOR SÁNCHEZ

Para Prohibir la Poligamia o Matrimonios Polígamos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La poligamia o matrimonios polígamos quedan prohibidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

­——————-

Proposición Núm. 134

­——————-

Presentada por el SEÑOR SÁNCHEZ

Derecho a la Educación.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo ciudadano tendrá educación gratuita. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana el fortalecimiento del respeto y los derechos del hombre y las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre las naciones y todos los grupos étnico o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades para unir todas las naciones en el mantenimiento de la paz.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

­——————-

Proposición Núm. 135

­——————-

Presentada por el SEÑOR SÁNCHEZ

Para Prohibir a las Sectas, Iglesias, Denominaciones, Instituciones o Asociación Sectaria o Sistema Religioso el que se Dediquen a Negocios Lucrativos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria, o sistema religioso podrá dedicarse a negocios lucrativos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 19, 1951

­——————-

Proposición Núm. 136

­——————-

Presentada por el SEÑOR SÁNCHEZ

Libertad de Expresión y de Prensa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo ciudadano tiene el derecho a expresarse libremente y a difundir su opinión a través de discursos, por escrito y mediante ilustraciones, teniendo sin impedimento alguno, libre acceso a los centros de información. La libertad de prensa y la libertad de informar por la radio y a través de películas y por anuncios en aviones será garantizada. No se establecerá censura alguna.

(1) Estos derechos estarán limitados por las disposiciones generales de las leyes, las reglamentaciones para la protección de la juventud y los niños y por el derecho personal del honor.

(2) Las artes y las ciencias, el derecho de investigación y de enseñanza serán libres. El derecho de enseñanza no podrá estar en conflicto con la lealtad que se debe a la Constitución y al país.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 137

­——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Sobre Leyes Enmendatorias.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna ley de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico podrá ser enmendada más de una vez en una misma Legislatura y si se presentare más de un proyecto enmendatorio  de una misma ley en la misma Legislatura, será deber de la comisión especial legislativa a que fueren referidos y, en su defecto, de la Cámara que los tenga bajo consideración, refundirlos en uno solo antes de su aprobación por ambas Cámaras. Si en violación de lo dispuesto se adoptare y sometiere a la aprobación del Gobernador más de un proyecto enmendatorio de una misma ley, el Gobernador no aprobará más de uno.

A los efectos de lo que aquí se dispone, se considerará que cada uno de los códigos de Puerto Rico y las leyes que lo enmiendan constituyen una sola ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 138

­——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Sobre Revisión y Compilación de las Leyes.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será deber ministerial del Gobernador de Puerto Rico, dis2 poner que cada dos años y bajo la dirección del Departamento de Justicia, se proceda a la revisión y compilación de las leyes de Puerto Rico, en forma que facilite a los jueces, abogados, y al pueblo en general, que ha de cumplirlas, el conocimiento y manejo de las mismas. A ese fin, se incluirá anualmente en el presupuesto general, de Puerto Rico, una asignación adecuada que fijará el Gobernador en consejo con el Procurador General. Asimismo será deber de la Asamblea Legislativa y del Gobernador de Puerto Rico, incluir en el presupuesto general la cantidad que, previa consulta al Presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico se estimare necesaria para la pronta publicación de las decisiones de dicho Tribunal y del Digesto de las mismas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 139

­——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Para Eliminar la Pena de Reclusión Perpetua.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La ley no debe establecer mayor pena que la estrictamente necesaria para el reajuste social del delincuente, por tanto no existirá en Puerto Rico la pena de reclusión perpetua. Ninguna persona permanecerá recluida después de veinte años naturales de su ingreso en una Institución Penal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 140

­——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Disposiciones Transitorias—Vigencia de la Constitución.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Después de su redacción por los Delegados de la Constituyente, esta Constitución seguirá los trámites especificados por la Ley número 600 del Congreso Federal. Entrará en vigor tres meses después de la fecha de su aprobación por el Congreso de los Estados Unidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 141

­——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

La Mujer en Puerto Rico Formará Parte del Jurado.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La mujer en Puerto Rico tendrá ante la ley iguales derechos, obligaciones, privilegios e inmunidades que el hombre; por tanto, en la selección del jurado no se discriminará por razón de sexo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 142

­——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Libertad Individual.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La libertad consiste en la facultad de hacer todo aquello que no perjudique ni coarte los derechos de una tercera persona; por tanto, la libertad individual no tiene otro límite que el que afecte a los demás miembros de la sociedad en el disfrute de iguales derechos. Este límite será determinado por las leyes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 143

­——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

Disponiendo para la Contratación de Obreros en Grupos, para Trabajar Fuera de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Pueblo de Puerto Rico será parte de cualesquiera contratos hechos con entidades, corporaciones, sociedades o personas con el fin de trasladar grupos de obreros a trabajar fuera de los límites territoriales de Puerto Rico, y como tal ejercerá cualesquiera representación legal conjunta, a su nombre como de los obreros.

Toda entidad, Corporación, sociedad o persona que deseare contratar servicios de obreros en grupos, procedentes de Puerto Rico para trabajar fuera de los límites territoriales de Puerto Rico, vendrá obligada a someterse a la jurisdicción de los tribunales insulares, así como a designar antes de contratar dichos obreros un representante legalmente autorizado y con poder suficiente para ser notificado o emplazado de cualesquiera procedimientos en relación con dichos obreros.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 144

­——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

El Veto del Gobernador.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo proyecto de ley deberá originarse en cualesquiera de las dos Cámaras; EXCEPTO AQUELLOS QUE IMPONGAN CONTRIBUCIONES, QUE LO SERÁN EN LA CÁMARA DE REPRESENTANTES, o su sucesora; pero ningún proyecto pasará a ser ley a menos que no se vote en ambas cámaras por una mayoría absoluta de las mismas y lo apruebe el Gobernador dentro de los diez días siguientes. Votado un proyecto de ley se presentará al Gobernador para su firma, y si lo aprobare, lo firmará; de lo contrario  lo devolverá con sus objeciones a la Cámara de donde se originó, la cual Cámara anotará Dichas objeciones en su libro de actas, y procederá a reconsiderar el proyecto. Si después de dicha reconsideración las dos terceras partes de los miembros de la Cámara convinieren en pasar el proyecto, será enviado entonces junto con las objeciones a la otra Cámara por la cual será también considerado; y si fuere aprobado por dos terceras partes de esa Cámara, pasará a ser ley. En tales casos los votos de ambas cámaras serán determinados por SI y NO, y los nombres de las personas que votaren en favor o en contra del proyecto se harán constar en el acta de cada Cámara respectiva.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 145

­——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

Reconociendo el Matrimonio Común, para Ciertos Fines.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Para todos los fines del apellido que deberán llevar los hijos, su participación hereditaria, así como el derecho de la mujer a participar en los bienes gananciales si los hubiere, se reconoce en Puerto Rico, el matrimonio común.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 146

­——————-

Presentada por el SEÑOR ALEMANY SILVA.

Los Cuerpos Armados de Puerto Rico constarán de “La Guardia Nacional y la Policía Insular”; cuando podrá acuartelarse la Guardia Nacional, carácter y deberes de la Policía Insular.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En Puerto Rico existirán dos cuerpos armados: la Guardia Nacional y la Policía Insular.

El Gobernador de Puerto Rico, será el Comandante en Jefe de ambos cuerpos, o de cualesquiera cuerpos que los sustituyan si éstos fuesen de carácter “armado”.

La Policía Insular será un Cuerpo armado de carácter civil y sus funciones serán aquellas de preservar el orden público, proteger la vida y la propiedad de los ciudadanos y el Gobierno y evitar o informar cualesquiera violación de ley.

No podrá acuartelarse la Guardia Nacional de Puerto Rico, sin previa declaración de un estado de emergencia por el Gobernador. Por estado de emergencia se entenderá la imposibilidad de restablecer el orden haciendo uso de la Policía Insular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 147

­——————-

Presentada por el SEÑOR GARCÍA DELGADO.

Prohibición de Entidades Sociales en las Instituciones Educativas de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna Institución Educativa del pueblo de Puerto Rico permitirá fraternidades, sororidades o clubes sociales donde las reglas de dichas entidades prohíban la admisión de socios por su condición racial o religiosa.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 148

­——————-

Presentada por el SEÑOR GARCÍA DELGADO.

Reglamentación de la Práctica de Abogados en Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Tribunal Supremo de Puerto Rico dictará las reglas para la admisión a y la práctica de la profesión de Abogacía en Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 149

­——————-

Presentada por el SEÑOR GARCÍA DELGADO.

Ayuda a Instituciones Educativas Privadas en Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura de Puerto Rico podrá, cuando así lo crea necesario , asignar fondos para ayudar a Instituciones Educativas de carácter no pecuniaria.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 150

­——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ.

Sobre Preámbulo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Nosotros, El Pueblo de Puerto Rico, constituido por ciudadanos de Estados Unidos de América, con el propósito de fomentar el bienestar público, de afianzar los principios básicos de la DEMOCRACIA mediante nuestra unión permanente con El Pueblo de Estados Unidos de América y con el fin de gozar el mismo grado de libertad e igualdad de que disfrutan tales ciudadanos dentro de la Federación Americana, con la ayuda de Dios y contando con la buena fe y la voluntad de ambos pueblos, formulamos la presente CONSTITUCIÓN.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 151

­——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ.

Sobre el Poder Ejecutivo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. El nombre del funcionario ejecutivo, Jefe del Gobierno de Puerto Rico es el “Gobernador de Puerto Rico” y será electo por votación directa del pueblo.

2. La residencia oficial del Gobernador de Puerto Rico es la ciudad de San Juan, capital de la Isla de Puerto Rico y sede del Gobierno Insular.

3. El término del cargo del Gobernador de Puerto Rico es de cuatro años consecutivos.

4. Ninguna persona podrá ser reelecta para el cargo de Gobernador por más de dos términos consecutivos de cuatro años cada uno.

5. El Gobernador nombrará todos los funcionarios ejecutivos del Gobierno Insular mediante la previa consulta y con aprobación del Senado y cumplirá y ejecutará las demás obligaciones y deberes que se le impongan por ley.

6. Habrá un Vice-Gobernador quien a la vez será el Presidente del Senado y desempeñará el cargo de Gobernador en caso de muerte, incapacidad del Gobernador y hará las funciones de éste en caso de ausencia o enfermedad.

7. El Vice-Gobernador será elegido por voto secreto de todos los legisladores en reunión conjunta de la Cámara y el Senado.

8. El cargo de Gobernador y el de Vice-Gobernador son incompatibles con cualesquier otro cargo público y con cualesquier cargo político en organismos políticos que tengan derecho a recomendar candidatos para nombramientos legislativos, ejecutivos o judiciales.

9. Ninguna persona podrá ser electa o nombrada para Gobernador de Puerto Rico o Vice-Gobernador si no es natural y residente de Puerto Rico por dos años, cuando menos, inmediatamente antes de su elección o nombramiento, y deberá ser ciudadano de Estados Unidos de América y de Puerto Rico y si no  sabe leer y escribir el idioma castellano y el inglés.

10. El Gobernador convocará a la Legislatura a sesión extraordinaria cada vez que el interés público lo requiera, pero en la convocatoria se expresarán y puntualizarán específicamente los asuntos a tratarse en las sesiones extraordinarias.

11. El Gobernador prestará juramento ante la Corte Suprema.

12. El Gobernador queda obligado a rendir anualmente a la Legislatura un informe completo y detallado de sus gestiones durante el año precedente y también facilitará toda información de carácter público y para fines oficiales que le sea pedida por cualesquier legislador.

13. Igual obligación tendrán todos los funcionarios ejecutivos.

14. Todos los informes de los funcionarios ejecutivos serán redactados y publicados en castellano para conocimiento general del pueblo.

15. Los funcionarios Ejecutivos impedirán la duplicidad de servicios o la multiplicidad de agencias oficiales pagadas con fondos públicos.

16. No se traspasarán fondos de un Departamento Ejecutivo a otro del Gobierno Insular, sin previa legislación autorizándolo expresamente.

17. El Gobernador informará anualmente al pueblo, de los indultos y rebajas de condena que haga, exponiendo las razones que hubiere tenido en cada caso.

18. El Gobernador dentro de los quince días de comenzar todo período legislativo ordinario, someterá a la Cámara de Representantes un proyecto de Presupuesto para el año económico siguiente en el que constarán en detalle todos los gastos para el funcionamiento del gobierno y, así mismo, todas las fuentes de ingresos para cubrir dichos gastos.

19. El Gobernador podrá reducir el importe de cualesquier partida de gastos que considere exagerada pero no podrá eliminar totalmente dicha partida ni aumentar ninguna partida del Presupuesto.

20. El Gobernador no podrá disminuir ni aumentar los sueldos fijados en el Presupuesto para pago de personal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 152

­——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

Sobre el Poder Legislativo

(CÁMARA DE REPRESENTANTES)

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. La Cámara de Representantes estará compuesta de sesenta y un miembros.

2. Ninguna persona podrá ser nominada para Representante sino ha cumplido veinte y cinco años de edad y sepa leer y escribir el idioma castellano o el inglés.

3. Por cada distrito electoral de los ocho en que se dividirá la isla, se elegirán seis miembros y, demás, trece por acumulación del voto total de la isla.

4. Ningún elector podrá votar por más de cuatro candidatos para la Cámara de Representantes, ni por más de un candidatos de los propuestos por acumulación.

5. Los siguientes poderes, deberes y facultades se reservan exclusivamente a la Cámara de Representantes:

a) Iniciar por sí o a petición de cualesquier miembro de la misma, procesos (impeachment) contra el Gobernador, el Vice-Gobernador y jueces de la Corte Suprema, remitiendo el sumario   con sus conclusiones a la Cámara del Senado para vista y fallo definitivo del caso.

(b) Iniciar la propuesta de leyes que impongan contribuciones sobre la propiedad, sobre ingresos (income, taxes), impuestos cualesquier clase, sobre herencias, y legados, sobre arbitrios y rentas internas, para la contratación de empréstitos que conlleven gravámenes sobre la propiedad insular, municipal o sobre la tasación de la propiedad o en los que esté envuelta la buena fe o el crédito del Gobierno de Puerto Rico.

c) Formular la Ley de Presupuesto Insular la que no contendrá partida alguna que no corresponda a un gasto decretado por legislación anterior, o para pago de créditos legalmente reconocidos y para los gastos corrientes del año económico a que corresponda dicho Presupuesto. El presupuesto contendrá en detalle los gastos y los ingresos para cubrirlo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 153

­——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ.

Sobre el Poder Legislativo

(EL SENADO)

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1.  La Cámara del Senado se compondrá de 24 senadores elegidos directamente por el voto del pueblo, según se dispone más adelante, y de seis senadores electos por acumulación de los votos de toda la isla.

2. Por cada distrito electoral senatorial en que se dividirá la isla, se elegirán tres senadores y ningún elector podrá votar por más de dos senadores por distrito senatorial, ni por más de un senador por acumulación.

3. Los candidatos que hubieren obtenido el mayor número de votos en los distritos senatoriales y aquéllos por acumulación, serán declarados electos.

4. Ninguna persona podrá ser nominada para el cargo de senador si no ha cumplido 35 años de edad y si no es ciudadano de Estados Unidos y de Puerto Rico y si no sabe leer y escribir el idioma castellano o el inglés. Los senadores electos por distritos electorales deberán ser residentes bonafide del distrito que les elige.

5. El Vice-Gobernador será el presidente del Senado, pero en caso de inhabilidad física, incompatibilidad o de ausencia permanente, se elegirá de acuerdo con esta Constitución, un nuevo Vice-Gobernador.

6. Corresponde al Senado juzgar en sesión pública los casos de impeachment que le presente la Cámara de Representantes y el fallo que dicte será inapelable.

7. El Senado tendrá y ejercerá las mismas funciones y facultades legislativas que la Cámara de Representantes con excepción de todo aquello que por esta Constitución le fueron reservadas a dicha Cámara exclusivamente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

­——————-

Proposición Núm. 154

­——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ.

Sobre Disposiciones Comunes al Poder Legislativo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. El nombre oficial del Poder Legislativo de Puerto Rico el que estará compuesto de dos cámaras: Senado y Cámara de Representantes, será el de “Legislatura de Puerto Rico”.

2. La Legislatura tendrá su sede oficial en el Capitolio de Puerto Rico y promulgará las reglas administrativas para sus procedimientos no incompatibles con esta Constitución.

3. Ningún legislador podrá ser nombrado durante el término de su cargo ni durante los dos años subsiguientes a su renuncia o cese, para puesto alguno que hubiere sido creado, aumentado o disminuido el sueldo o emolumentos mientras dicho legislador desempeñaba sus funciones como tal.

4. La asistencia a las sesiones ordinarias y extraordinarias es obligatoria y todo legislador que no asista a las sesiones sin causa justificada, se le descontará de su sueldo o emolumentos la parte proporcional correspondiente a cada ausencia.

5. Ningún legislador podrá estar interesado, directa o indirectamente en contratos, negocios o servicios pagados con fondos federales, insulares o municipales.

6. Ningún miembro de la Legislatura podrá ser electo Gobernador, ni nombrado Vice-Gobernador.

7. Los cargos de Senador y de Representante a la Cámara son incompatibles con cualesquier otro cargo público remunerado o no con fondos públicos.

8. Ningún miembro de la Legislatura podrá ser consultor, abogado de personas naturales o jurídicas que tengan contratos con el Gobierno de Puerto Rico o con sus municipios, incluyendo el Gobierno de la capital.

9. Ningún miembro de la Legislatura podrá tramitar ni dirigir asuntos de terceras personas ante las autoridades administrativas del Gobierno Insular o en los Tribunales de Justicia.

10. No pueden ser nominados ni electos senadores ni representantes, los funcionarios del Poder Ejecutivo y Judicial, incluyendo los Jefes de Policía y Guardia Nacional, sin que antes de su nominación hubieren renunciado sus cargos con seis meses de antelación.

11. La Legislatura no podrá deliberar con menos de la presencia de una mayoría del total de miembros de la cámara respectiva.

12. Las Cámaras se abrirán y recesarán simultáneamente.

13. El período legislativo ordinario  es de 90 días naturales continuados y cualquier período legislativo extraordinario no será mayor de 30 días naturales continuados.

14. La Legislatura comenzará su primera sesión ordinaria el día dos de enero del año siguiente a una elección general, y luego de prestar juramento sus miembros, en reunión conjunta, procederá a elegir al Vice-Gobernador, quien será el Presidente del Senado.

15. Las sesiones ordinarias se celebrarán anualmente, comenzando y terminando en las fechas que se fijan por ley.

16. Las sesiones de la Asamblea Legislativa serán públicas y se llevará un récord completo de las mismas, de sus acuerdos, resoluciones y leyes aprobadas con el voto nominal de los miembros de cada cámara.

17. En el tiempo consignado en esta Constitución para las sesiones ordinarias y extraordinarias quedan incluidos los días naturales adicionales usados mediante el sistema de parar los relojes. El Secretario de cada Cámara hará constar en la minuta la hora y el día natural exacto en que termine cada sesión legislativa.

18. Las vacantes que ocurran en las Cámaras Legislativas serán cubiertas por el resto del término del cargo del miembro que ocasionó la vacante, por el Partido político que eligió o propuso al miembro que causó la vacante.

19. Ningún proyecto de ley será aprobado sin haber sido sometido al estudio de una Comisión de la Legislatura e informado y aprobado luego de debate público en ambas cámaras, en tercera lectura, por una mayoría absoluta del número total de miembros que formen cada una de las cámaras legislativas.

20. Ningún proyecto de ley se aprobará en bloque. Todo proyecto será discutido y aprobado individualmente.

21. No se presentará ningún proyecto de ley por su título exclusivamente, ni se aprobará el mismo día de presentado.

22. La Legislatura no podrá declarar ninguna ley ex-post facto en materia civil criminal.

23. La Legislatura autorizará los procedimientos y establecerá la forma de llevarse a cabo el recall, el impeachment de los funcionarios públicos y los referéndums.

24. No se podrán contraer deudas garantizadas con la buena fe de El Pueblo de Puerto Rico sin la aprobación específica de la Legislatura.

25. Todo legislador al prestar juramento de aceptación del cargo, presentará una declaración jurada y detallada, de los bienes que en dicha fecha posea, administre o controle incluyendo los bienes de la esposa e hijos bajo la patria potestad, radiquen dichos bienes en o fuera de Puerto Rico. La ocultación de bienes o falsedad en el juramento prestado será suficiente motivo para expulsión del declarante de la Legislatura, sin perjuicio del castigo por tribunal competente del delito que hubiere cometido.

26. La Legislatura podrá decretar, en caso de una emergencia nacional o insular, una moratoria en cuanto al pago y cobro de toda clase de contribuciones y prohibir por la vía judicial, el cobro de las obligaciones particulares, durante dicha emergencia.

27. Son facultades de la Legislatura aprobar, rechazar e investigar la inversión de fondos públicos de toda clase.

28. La Legislatura tendrá facultad para autorizar la forma y modos para llevar a cabo la contratación de empréstitos u operaciones que comprometan o puedan comprometer el crédito o la responsabilidad financiera del Pueblo de Puerto Rico.

29. Podrá autorizar el trabajo a destajo, por tareas, ajuste o a precio alzado, siempre que el trabajador no devengue en tal forma de trabajo, menos del jornal Diario que para el mismo fijare la ley.

30. La Legislatura proveerá leyes para proteger y desarrollar y ampliar la fauna y la flora puertorriqueña.

31. La Legislatura proveerá lo necesario  para establecer en la isla una zona o Puerto Libre.

32. Toda contribución que se imponga por ley será uniforme y sin privilegios especiales que no comprendan y beneficien por igual a la misma clase contributiva.

33. Se podrán mantener en Estados Unidos Continentales oficinas de exhibición de productos puertorriqueños.

34. Declarará exentos del pago de contribución territorial sobre la propiedad, toda vivienda habitada por el propio dueño hasta cinco mil dólares y toda la propiedad rural dedicada a la producción de “frutos del país” cuyo valor sea de cinco mil dólares o menos y que sea explotada por el propio dueño o sus familiares que vivan en la misma.

35. La Legislatura proveerá las formas y medios para proteger el fomento social de la familia, la infancia, la juventud y la vejez contra el abandono material de los padres a los hijos, de los hijos a los padres o de los cónyuges entre sí.

36. Se proveerá por ley un escalafón para el ascenso del personal ocupado en toda clase de servicios públicos de los gobiernos insular y municipal, incluyendo los tribunales de justicia.

37. La Legislatura proveerá para la prohibición de monopolios de cualquier clase que sean.

38. Proveerá para el estímulo, organización y gobierno de cooperativas.

39. No podrá decretar la vigencia inmediata de las leyes, con excepción de aquéllas que así se acordare por unanimidad de los cuerpos legislativos o que fueren necesarias e indispensables para atender a una situación de emergencia insular urgente, la que se hará constar en el texto de la ley.

40. En caso de que la Legislatura estableciera la pena de muerte por delitos públicos, corresponderá al Jurado que juzgue al delincuente determinar si dicha pena, de acuerdo con las circunstancias y hechos del caso, debe imponerse o no al convicto.

41. Dictar todas aquéllas leyes necesarias para incrementar el desarrollo de la agricultura, la ganadería, el comercio y las industrias.

42. Dictar leyes para la seguridad social y bienestar económico de todos los habitantes de la isla sin privilegios por razón de clase, raza, religión o afiliaciones políticas.

43. Dictar leyes definiendo el desempleo y la vagancia de manera que no haya confusión de ambos términos que puedan servir a los vagos de profesión para menoscabar, intervenir o participar en los derechos y privilegios que tengan los verdaderos trabajadores u obreros desempleados y que estuvieren favorecidos por cualquier ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 155

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

Para Garantizar Representación de las Minorías en Todos los Organismos Electivos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se proveerá por medio de legislación adecuada y para regir en las elecciones generales de 1952 y subsiguientes, la forma y manera de que en toda elección general que se celebre en Puerto Rico para legisladores, asambleas municipales u otros organismos electivos, quede garantizada por ley la elección de una tercera parte de los candidatos del partido u organismo político que ocupare el segundo puesto en número de votos a aquél que hubiere obtenido la mayoría de votos en el distrito o municipio en el que dicha elección se llevare a cabo; Disponiéndose que para asegurar la representación de las minorías en las candidaturas por acumulación (at large), no se permitirá a ningún partido y organismo político proponer más de dos terceras partes de los candidatos de cada clase o denominación a elegirse y ningún elector pueda votar por más de uno de cada clase de dichos candidatos, proclamándose electos los candidatos que mayor número de votos hubieren obtenido.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 156

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

Creando una Comisión Legislativa de Nombramientos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se crea una Comisión Legislativa de Nombramientos para cooperar con el Gobernador en la selección de los funcionarios ejecutivos o de cualesquier clase que hasta hoy, o en lo sucesivo,  necesiten la confirmación del Senado.

Esta Comisión estará compuesta de cinco senadores y de cinco representantes, nombrados por votación secreta del respectivo cuerpo legislativo.

Los presidentes de ambas Cámaras serán miembros ex-oficio de dicha Comisión y serán también miembros ex-oficio dos senadores y dos representantes de los partidos Minoritarios, si los hubiere en la legislatura.

Cuando el Gobernador haga cualesquier nombramiento que por ley necesite la confirmación del Senado, lo someterá a esta Comisión y si es aprobado por mayoría de sus miembros, el nombramiento queda confirmado; si no es aprobado quedará rechazado y no podrá volver a proponerse dicha persona para el mismo cargo.

Las razones o motivos que tengan los miembros de la Comisión para rechazar un nombramiento sometido por el Gobernador se harán constar en Acta.

En cualesquier ley o parte de esta Constitución en la que se haga referencia al consejo y consentimiento del Senado para la confirmación de nombramientos hechos por el Gobernador, se entenderá que dicho consejo y consentimiento corresponde a la Comisión Legislativa de Nombramientos aquí creada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 157

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, GÉIGEL, PARKHURST y GONZÁLEZ BLANES.

Sobre Restricciones al Uso de Fondos Públicos.

Resuélvase que formara parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No podrá el Gobierno de este Territorio, ni ninguna división, subdivisión, agencia, autoridad o instrumentalidad o comisión del mismo, hacer uso de su propiedad o crédito o de cualesquiera de sus fondos públicos, o autorizar o permitir que éstos sean usados, directa o indirectamente, para el auxilio o sostenimiento, excepto para examen o inspección, de cualquier escuela o institución de enseñanza parcial o totalmente bajo el gobierno o dirección de cualquier denominación religiosa, o en donde se ofrezca enseñanza de cualquier dogma o doctrina religiosa.

Nada de lo provisto en esta Constitución impedirá que la Legislatura apruebe leyes para la instrucción y sostenimiento de los ciegos, sordos o mudos, y jóvenes delincuentes, en la forma y en las condiciones que estime más convenientes; ni impedirá que el Gobierno de este Territorio  y sus municipios dispongan lo necesario  para el cuidado, sostenimiento e instrucción secular de los internos en orfelinatos, hogares para niños desvalidos o instituciones correccionales bajo dominio privado.

El Gobierno de este Territorio  y sus municipios podrán autorizar pagos a instituciones caritativas, correccionales o reformatorias, parcial o totalmente de carácter privado, para el cuidado,  sostenimiento e instrucción de sus internos. Dichos pagos deben ser autorizados para cualquier interno que no hubiere sido recluido en dichas instituciones conforme a las reglas y reglamentos establecidos por la División de Bienestar Público del Departamento de Salud. Las reglas y reglamentos mencionados estarán sujetos a la autoridad de la Asamblea Legislativa, la que podrá aprobarlos, desaprobarlos, modificarlos o ampliarlos según estime más conveniente, mediante la aprobación de leyes generales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 158

——————-

Presentada (Por Petición) por el SEÑOR ROMÁN GARCÍA.

Para Garantizar Derechos de los Contadores Públicos Autorizados.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se garantizará por nuestra Constitución:

1. El Derecho a la Asociación, Protección y Colegiación de los Contadores Públicos Autorizados de Puerto Rico;

2. El Derecho de los Contadores Públicos Autorizados a su libre ejercicio ante las Instrumentalidades Administrativas y Tribunales Contributivos del Gobierno de Puerto Rico;

3. Los Contadores Públicos Autorizados de Puerto Rico tendrán derecho a regular sus relaciones con el Público, La Banca, El Comercio, el Gobierno y todas las entidades personales y jurídicas en general;

4. Los Contadores Públicos Autorizados tendrán libertad de su total ejercicio en su ministerio  profesional sin distingos de matiz político, religioso y aspecto racial;

5. Los Contadores Públicos Autorizados tendrán el Derecho en igualdad de condiciones con las demás profesiones reconocidas por ley en Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 159

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Reconocer el Derecho de Huelga y el de las Líneas de Piquete.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. Se reconoce el derecho de huelga y el derecho de las líneas de piquetes que es complementario, como medio de defensa de los trabajadores manuales o intelectuales y de promover éstos su participación en los bienes materiales y culturales de la civilización. La ley reglamentará ambos derechos y no podrá contener disposiciones que de algún modo los hagan ineficaces.

2. Después que se haya declarado una huelga, toda nueva organización del trabajo que se forme para sustituir a los trabajadores en huelga y el patrono pueda continuar su comercio o industria, constituirá un delito del patrono que se dará por incurso en la sanción que determine la ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 160

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Prohibir Partidos Políticos de Organización Internacional.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se reconoce la existencia legal de los partidos políticos de organización internacional, como medida anti-intervencionista en la política del país. Los individuos que pertenecen a ellos no pueden desempeñar ninguna función pública.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 161

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar la Legitimidad de las Penas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. Sólo se penarán las acciones u omisiones declaradas punibles por ley anterior a su comisión.

2. Ninguna ley tiene fuerza ni efecto retroactivo, excepto cuando en materia penal favorezca al delincuente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 162

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Derecho de los Trabajadores y Empleados a Participar en las Utilidades de las Empresas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En toda empresa agrícola, comercial, fabril o minera, los trabajadores manuales o intelectuales tendrán derecho a una participación en las utilidades, que serán reguladas por comisiones paritarias integradas por patronos, obreros y representantes del interés público, éstos últimos de nombramiento oficial de la más alta autoridad del Departamento o Ministerio  del Trabajo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 163

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Impedir el Discrimen en la Distribución del Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobierno de Puerto Rico, como parte de su política social permanente velará que no prevalezcan discrímenes de ninguna clase en la distribución de oportunidades de trabajo en la industria y en el comercio. En la renovación de personal, creación de nuevas plazas, como en las nuevas fábricas, (construcciones) industrias o comercio que se establezcan, será obligatoria la distribución de oportunidades de trabajo sin distinción de raza o color, de credo político o religioso, o de sexo, condicionado a que se posean los requisitos de idoneidad que exija el trabajo o empleo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 164

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar el Contrato Colectivo de Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. Son documentos de interés público los contratos colectivos de trabajo.

2. Serán nulas y no obligarán a los contratantes, aunque se expresen en un convenio colectivo de trabajo u otro pacto cualquiera, las estipulaciones que incluyan renuncia, disminución, adulteración o dejación de algún derecho reconocido a favor del trabajador manual, intelectual o técnico en esta Constitución o en la ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 165

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Eximir de Embargos y Ejecuciones los Fondos y Propiedades de Organizaciones Obreras.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se declaran exentos de embargos o ejecuciones los fondos y  las propiedades de las organizaciones obreras.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 166

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Proteger el Individuo en el Disfrute de sus Derechos Constitucionales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho para requerir amparo a fin de hacer efectivas las garantías que esta Constitución y las leyes le reconocen, cuando sea indebidamente coartada en el disfrute de ellas por leyes, decretos, resoluciones, órdenes, mandato o actos de cualquier autoridad o funcionario público o agente de éstos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 167

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Prohibir la Usura.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se declara delito la usura. La ley determinará el máximo a imponerse al interés del dinero y estatuirá la sanción que deba aplicarse a los contraventores.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 168

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar y Proteger la Propiedad Intelectual.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se reconoce el derecho de la propiedad intelectual y los derechos del autor, del inventor y del artista. La ley estatuye su ejercicio y duración, y si por razones de interés público o de conveniencia social debe ser expropiada, será mediante previa indemnización justipreciada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 169

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar el Derecho de Indemnización por Despido del Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En las empresas de trabajo continuo o de trabajo intermitente en el curso de los días de la semana del año natural, el cese de trabajo a que el trabajador manual e intelectual no haya dado motivo, y cuando la ley no le garantice la estabilidad en el empleo, le crea el derecho a una indemnización proporcional a los años de trabajo servidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 170

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar el Derecho al Descanso Retribuido de los Trabajadores.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se establece para todos los trabajadores manuales e intelectuales el derecho al descanso retribuido de un mes de trabajo dentro de cada año natural. Aquellos que por la índole de su trabajo u otras circunstancias propias de éste, no hayan trabajado los once meses, tienen derecho al descanso retribuido en la proporción que corresponde al tiempo trabajado.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 171

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar al Trabajo Nocturno un Salario  Mayor.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo trabajo que se haga en las horas de la noche, tendrá una retribución superior al retribuido por el trabajo que se haga de día.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 172

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar la Inalterabilidad de la Naturaleza Propia de las Organizaciones Obreras.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No constituyen monopolios las uniones, los sindicatos ni las asociaciones de trabajadores manuales, de trabajadores intelectuales o de trabajadores técnicos formadas para proteger sus propios derechos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE23, 1951

——————-

Proposición Núm. 173

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para que el Cambio de Dueños de las Empresas no Rescinda el Contrato de Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En las empresas de trabajo continuo o de trabajo intermitente, o en las que la organización del trabajo es continuo e intermitente, el cambio de propietario   s no rescinde el contrato de trabajo y con relación al nuevo patrono los trabajadores manuales e intelectuales conservarán los derechos que tengan con relación al antiguo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 174

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

Creación de una Comisión Permanente de Elecciones.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. Se establece una Comisión Permanente de Elecciones que estará formada de tres miembros. En esta Comisión dos de los miembros representarán, respectivamente, a los dos partidos políticos que hubieren obtenido el mayor número de votos en la elección precedente, nombrado cada uno de ellos, por el organismo Central del respectivo partido político. El tercer miembro será nombrado por el Gobernador con la aprobación del Senado. Los miembros que representen a los dos partidos principales cesarán al perder el carácter de tales dichos partidos y serán sustituidos en el mes de febrero subsiguiente a una elección, por los que adquieran tal derecho, Disponiéndose que los miembros que representen a los dos partidos políticos principales, podrán ser removidos de sus puestos por los organismos directivos de dichos partidos, sin exponer los motivos que tengan para ello por tratarse de puestos de confianza.

2. Dicha Comisión procederá a organizarse inmediatamente sea nombrada y tome posesión, eligiéndose, entre ellos, un Presidente y un Secretario no pudiendo recaer dichos cargos en miembros de un mismo partido político; aprobará su reglamento interno, y, luego, procederá a dividir la isla en ocho distritos electorales, cada uno de Territorio contiguo y compacto y con igual o el más aproximado número de habitantes posible.

3. Practicada dicha división electoral, la misma será proclamada y publicada por el Gobernador y tendrá fuerza de ley. Dicha división no podrá ser enmendada en lo sucesivo, sino mediante referéndum y a solicitud de una mayoría de los electores de los distritos afectados.

4. La Comisión Permanente de Elecciones asumirá todos los poderes y facultades del actual Superintendente General de Elecciones y de la actual Junta Insular de Elecciones y procederá a codificar la actual Ley Electoral haciéndole las enmiendas que creyere razonables, mediante las cuales quede garantizada la representación de los partidos u organismos políticos Minoritarios, no siendo menor dicha representación de una tercera parte del total de los miembros a elegirse por cada distrito electoral y para cada una de las Asambleas municipales de Puerto Rico, incluyendo la capital de la isla.

5. Las actuaciones de dicha Comisión Permanente deberán estar basadas en altos principios de honradez, moralidad, igualdad y justicia para todos los electores y partidos u organizaciones políticas y no estarán en conflicto con otras disposiciones de esta Constitución.

6. Se podrá apelar por cualquier elector o partido político para ante la Corte Suprema de Puerto Rico, de todo acuerdo, resolución, decisión o acto de la Comisión Permanente de Elecciones y la Corte Suprema dará preferencia a dichas apelaciones las que se tramitarán rápidamente y sin pago de derechos de clase alguna. Resuelta una apelación, no se admitirán más remedios legales contra la misma, quedando firme.

7. Los salario s de los miembros de la Comisión Permanente de Elecciones y de todos los empleados y auxiliares que necesite para su funcionamiento, serán fijados por ley.

8. Los miembros de la Comisión Permanente de Elecciones no podrán ser candidatos a elección, ni podrán ejercer sus profesiones ni figurar como miembros de Comités u organismos políticos, durante el término de sus cargos.

9. Las disposiciones, acuerdos, reglas y reglamentos adoptados por la Comisión Permanente de Elecciones que no estuvieren apelados, tendrán fuerza de ley desde la fecha que le fijare la Comisión.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 175

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Protección de la Maternidad y la Infancia.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Asamblea Legislativa de Puerto Rico dispondrá por ley las condiciones de trabajo de la mujer de manera que se le permita cumplir su función esencial en la familia, asegurándosele a la madre y al niño la adecuada protección.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 23, 1951

——————-

Proposición Núm. 176

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Forma para Enmendar la Constitución de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

La Constitución podrá ser enmendada mediante un referéndum especial de los electores cualificados de Puerto Rico y en forma provista en ley por la Asamblea Legislativa.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 177

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA CANDELARIA, SANDÍN.

ROSA y GOITÍA.

Sobre Interinato en Cargos Públicos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

Ninguna persona podrá desempeñar cargos públicos interinamente por más de seis meses consecutivos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 178

——————-

Presentada por el SEÑOR MIMOSO RASPALDO

Libertad de Religión.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

La libertad de religión en todos los aspectos será garantizada a todas las personas en Puerto Rico. Ninguna organización religiosa recibirá ninguna ayuda económica del Gobierno Insular o Municipal, ni de ninguna de sus subdivisiones excepto para el establecimiento de escuelas y fomento de la instrucción en la población juvenil de Puerto Rico, ni se dictará ninguna ley relativa al establecimiento de cualquier religión o que prohíba el libre ejercicio y goce de profesión de cultos religiosos, sin distinción ni preferencias, sin otra limitación que lo que respecta a la moral al orden público.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 179

——————-

Presentada por el SEÑOR MIMOSO RASPALDO

Declarando Inadmisibles en Evidencia las Admisiones y Confesiones

Obtenidas Mediante Coacción.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

ADMISIONES Y CONFESIONES

Serán inadmisibles en evidencia las admisiones o confesiones obtenidas mediante coacción y ninguna confesión será admitida en evidencia a menos que sea hecha ante un funcionario judicial y con asistencia de abogado.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 180

——————-

Presentada por los SEÑORES MORALES OTERO y RIVERA COLÓN

Relaciones Interestatales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

La Legislatura podrá establecer por ley las agencias que sean necesarias para establecer y mantener la cooperación del pueblo de Puerto Rico con otros estados de la unión y utilizará los fondos públicos que sean necesarios para estos fines.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 181

——————-

Presentada por los SEÑORES MORALES OTERO y RIVERA COLÓN

Exención Contributiva.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

La Legislatura podrá exentar del pago de contribuciones sobre la propiedad a instituciones caritativas, científicas, religiosas o educativas que no tengan fines pecuniarios, disponiéndose que dicha exención se hará por casos individuales después de cerciorarse del mérito de los mismos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 182

——————-

Presentada por los SEÑORES ANSELMI, RIVERA COLÓN, BARRETO PÉREZ, VALENTÍN VIZCARRONDO, RAMÍREZ DE ARELLANO, CANALES y LAGARDE GARCÉS.

Estableciendo el Poder Legislativo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico siguiente:

(1) El poder legislativo reside en el pueblo de Puerto Rico y se ejercerá sin más limitaciones que las establecidas en esta Constitución.

(2) Corresponderá el ejercicio del poder legislativo a La Asamblea Legislativa, que estará compuesta del Senado y la Cámara de Representantes, y sus miembros serán electos cada cuatro (4) años por votación directa de todos los electores capacitados.

(3) El Senado se compondrá de veintiún (21) senadores y la Cámara de Representantes de treinta y nueve (39) representantes electos en la forma que se dispondrá más adelante. No podrán ser miembros de la Asamblea Legislativa los que no hayan cumplido veinticinco (25) años de edad, los que no sepan leer y escribir el idioma español o el idioma inglés, y los que no hayan estado residiendo en Puerto Rico por lo menos dos (2) años consecutivos.

(4) Para los fines de la elección de la Asamblea Legislativa Puerto Rico estará dividido en ocho (8) distritos senatoriales compuestos de Territorio s contiguos, cada uno con derecho a elegir dos (2) senadores, y en treinta y cinco (35) distritos representativos sobre la base de población y medios de comunicación, cada uno con derecho a elegir un (1) representante, en la siguiente forma:

El primer distrito senatorial comprenderá los sitios de la Capital de Puerto Rico conocidos por San Juan, Santurce, Hato Rey, Puerto Nuevo y Caparra Heights.

El segundo distrito senatorial comprenderá los municipios de Vega Baja, Vega Alta, Dorado, Manatí, Barceloneta, Ciales, Morovis, Arecibo y Utuado exceptuando el barrio Consejo.

El tercer distrito senatorial comprenderá los municipios de Camuy, Hatillo, Quebradillas, Aguadilla, Isabela, San Sebastián, Moca, Lares, Las Marías, Maricao, Añasco, Aguada y Rincón.

El cuarto distrito senatorial comprenderá los municipios de Mayagüez, Cabo Rojo, Hormigueros, Lajas, San Germán, Sabana Grande, Yauco, Guánica, Guayanilla y Peñuelas.

El quinto distrito senatorial comprenderá los municipios de Ponce, Adjuntas, Jayuya, Juana Díaz, Santa Isabel, Villalba, Coamo, Orocovis y el barrio Consejo del municipio de Utuado.

El sexto distrito senatorial comprenderá los municipios de Aibonito, Barranquitas, Comerío, Cayey, Cidra, Caguas, Aguas Buenas, Guayama, Salinas, Patillas, Maunabo y Arroyo.

El séptimo distrito senatorial comprenderá los municipios de Humacao, Yabucoa, Juncos, Gurabo, San Lorenzo, Naguabo, Ceiba, Las Piedras, Fajardo, Vieques, la Isla de Culebra, Río Grande, Loíza y Luquillo.

El octavo distrito senatorial comprenderá la parte de la Capital de Puerto Rico no incluida en el primer distrito senatorial y los municipios de Trujillo Alto, Carolina, Bayamón, Guaynabo, Cataño, Toa Alta, Naranjito, Corozal y Toa Baja.

Los distritos representativos serán los siguientes:

1. La capital de Puerto Rico excluyendo los precintos de Santurce y Río Piedras.

2. El precinto de Santurce de la capital de Puerto Rico.

3. El precinto de Río Piedras y los municipios de Trujillo Alto y Carolina.

4. Los municipios de Bayamón, Guaynabo y Cataño.

5. Los municipios de Toa Alta, Naranjito, Corozal y Toa Baja.

6. Los municipios de Vega Baja, Vega Alta y Dorado.

7. Los municipios de Manatí y Barceloneta.

8. Los municipios de Ciales y Morovis.

9. El municipio de Arecibo.

10. El municipio de Utuado exceptuando el barrio Consejo.

11. Los municipios de Camuy, Hatillo y Quebradillas.

12. Los municipios de Aguadilla e Isabela.

13. Los municipios de San Sebastián y Moca.

14. Los municipios de Lares, Las Marías y Maricao.

15. Los municipios de Añasco, Aguada y Rincón.

16. El municipio de Mayagüez.

17. Los municipios de Cabo Rojo, Hormigueros y Lajas.

18. Los municipios de San Germán y Sabana Grande.

19. Los municipios de Yauco y Guánica.

20. Los municipios de Guayanilla y Peñuelas.

21. Los barrios primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto de la ciudad de Ponce, del municipio de Ponce.

22. Todo el municipio de Ponce exceptuando Los barrios primero, segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto de la ciudad de Ponce.

23. Los municipios de Adjuntas y Jayuya y el barrio Consejo del municipio de Utuado.

24. Los municipios de Juana Díaz, Santa Isabel y Villalba.

25. Los municipios de Coamo y Orocovis.

26. Los municipios de Aibonito, Barranquitas y Comerío.

27. Los municipios de Cayey y Cidra.

28. Los municipios de Caguas y Aguas Buenas.

29. Los municipios de Guayama y Salinas.

30. Los municipios de Patillas, Maunabo y Arroyo.

31. Los municipios de Humacao y Yabucoa.

32. Los municipios de Juncos, Gurabo y San Lorenzo.

33. Los municipios de Naguabo, Ceiba y Las Piedras.

34. Los municipios de Fajardo, Vieques y la Isla de Culebra.

35. Los municipios de Río Grande, Loíza y Luquillo.

Esta división en distritos representativos quedará modificada con cada censo decenal, de manera que en cada distrito representativo con una población en exceso de cincuenta mil (50,000) habitantes se elija un (1) representante adicional por cada cincuenta mil (50,000) habitantes adicionales o fracción de esta cifra en exceso de veinticinco mil (25,000) habitantes, y esta modificación subsistirá hasta que la Asamblea Legislativa haya creado nuevos distritos representativos en los distritos que resulten así afectados.

(5) Para ser electo senador o representante por un distrito será requisito haber residido en el mismo durante no menos de un (1) año con anterioridad a la fecha de la elección.

(6) Se elegirán cinco (5) senadores por acumulación y cuatro (4) representantes por acumulación, y resultarán electos los candidatos que recibieren el mayor número de votos para dichos cargos. Cada elector no podrá votar por más de un (1) candidato para senador por acumulación ni por más de un (1) candidato para representante por acumulación.

(7) El término del cargo de los senadores y representantes comenzará el día 2 de enero inmediatamente siguiente a la fecha en que se celebre la elección general en la cual hayan sido electos. Una vacante en el cargo de senador o representante será cubierta por el Gobernador a propuesta del comité central del partido político a que pertenecía el senador o representante cuyo cargo quedó vacante, y la persona nombrada desempeñará el cargo por resto del término para el cual fue electo o nombrado su antecesor. La vacante de un cargo de senador o representante electo como un candidato independiente se cubrirá por elección general en el pre cinto o los precintos donde fue electo su antecesor.

(8) El Senado y la Cámara de Representantes serán los únicos jueces de la elección, escrutinio y capacidad de sus miembros, y tendrán y ejercerán todas las funciones que corresponden a cuerpos legislativos como tales, pudiendo crear comisiones con poderes para citar testigos, requerir la presentación de documentos y castigar por la desobediencia de sus órdenes. Cada Cámara elegirá un Presidente, un Secretario y un Sargento de Armas, y tendrá los demás oficiales, empleados, asesores y auxiliares que se determine por reglamento o por ley.

(9) La Asamblea Legislativa será un cuerpo continuo durante el término de su elección y se reunirá en sesión ordinaria anualmente comenzando el segundo lunes de enero, pudiendo extenderse dicha sesión hasta no más tarde del día 15 de abril. El Gobernador podrá convocar la Asamblea Legislativa o el Senado a sesión extraordinaria cuando a su juicio los intereses públicos así lo requieran. Ninguna sesión extraordinaria se extenderá por no más de veinticinco (25) días naturales y sólo podrán considerarse en la misma los asuntos específicamente incluidos en convocatoria o en mensaje especial dirigido por el Gobernador en el curso de la sesión.

(10) Ningún senador o representante podrá ser arrestado durante un período de sesión legislativa, ni al dirigirse a, o regresar de la sesión, excepto por traición, delito grave o alteración de la paz; y tampoco se le pedirán explicaciones en otro lugar, ni podrá ser perseguido civil o criminalmente por palabras vertidas durante un debate en una u otra cámara.

(11) Las sesiones de las cámaras serán públicas.

(12) Ninguna cámara podrá suspender sus sesiones por más de tres (3) días consecutivos sin permiso de la otra, ni celebrarlas en un sitio distinto a aquel en que ambas cámaras tengan su asiento.

(13) La compensación de los miembros del Senado y la Cámara de Representantes se fijará por ley, y cualquier alteración que se haga a la misma no entrará en vigor hasta el comienzo del término de la Asamblea Legislativa siguiente a la que hubiere acordado la alteración.

(14) Todo proyecto de ley deberá ser impreso y referido a una comisión para su estudio e informe. Las cámaras llevarán libros de actas donde harán constar lo relativo al trámite de los proyectos y las votaciones emitidas a favor y en contra de los mismos. Ningún proyecto de ley será enmendado de manera que al aprobarse por las cámaras cambie su propósito original o incorpore materias extrañas al mismo.

(15) Los proyectos de ley se aprobarán por mayoría de los miembros que componen cada una de las cámaras, y comenzarán a regir en la fecha que determine la Asamblea Legislativa.

(16) Ninguna ley concederá compensación adicional a un funcionario o empleado o agente o contratista públicos, después que sus servicios hayan sido prestados o el contrato hecho. Ninguna ley prorrogará el término de ningún funcionario público ni aumentará o disminuirá su sueldo o emolumento después de su elección o nombramiento. No podrá concederse compensación por más de un cargo o empleo en el gobierno de Puerto Rico.

(17) Ningún miembro de la Asamblea Legislativa podrá ocupar un cargo civil en el gobierno de Puerto Rico o cualquier dependencia del mismo durante el término de su incumbencia. Ningún senador ni representante podrá, durante el término para el cual fue electo, ser nombrado para cargo civil que se cree, o cuyo sueldo se aumente durante el mismo período.

(18) Los fondos públicos solo podrán destinarse a fines públicos y los desembolsos se harán por autoridad de ley.

(19) Todo proyecto de ley será sometido al Gobernador para su aprobación o desaprobación. El Gobernador podrá devolver sin su aprobación cualquier proyecto de ley dentro de los quince (15) días de haberlo recibido, exponiendo por escrito las causas que han motivado su desaprobación; pero si no lo hiciere dentro de dicho término el proyecto quedará aprobado salvo que la Asamblea Legislativa haya terminado su sesión dentro de dicho término de quince (15) días en el cual caso el Gobernador podrá aprobar dicho proyecto firmando el mismo dentro de los treinta (30) días siguientes a la terminación de la sesión o desaprobarlo no tomando acción alguna dentro del mismo término. Cuando el Gobernador no haya impartido su aprobación a un proyecto de ley y las cámaras estuvieren reunidas, podrá la Asamblea Legislativa reconsiderar el mismo, y dicho proyecto se convertirá en ley si fuere aprobado por las dos terceras partes de los miembros de cada cámara.

(20) Cuando un proyecto de asignación contuviere más de una partida el Gobernador podrá eliminar una o más partidas o disminuir las mismas.

(21) Cuando al comienzo de un año económico no se hubieren aprobado las asignaciones necesarias para los presupuestos generales de gastos, el pago de intereses y amortización de la deuda pública, regirán durante dicho año económico las partidas consignadas en las últimas leyes aprobadas para los mismos fines y propósitos, en todo lo que fueren aplicables, y el Gobernador estará autorizado para efectuar los desembolsos necesarios a tales fines.

(22) Las asignaciones hechas para un año económico no podrán exceder de los recursos totales calculados para dicho año económico, a menos que se provea por ley de la misma sesión legislativa para la imposición de contribuciones suficientes para pagar dicha asignación.

(23) Ninguna corporación estará autorizada para efectuar negocios de compra y venta de bienes raíces, ni se le permitirá poseer o tener dicha clase de bienes a excepción de aquellos que fuesen racionalmente necesarios para poder llevar adelante los propósitos a que obedeció su creación; y, en lo sucesivo el dominio y manejo de terrenos de toda corporación, sociedad, persona jurídica o entidad análoga de carácter privado autorizada para dedicarse a la agricultura estarán limitados, por una Carta Constitutiva, a una cantidad que no exceda de quinientos acres; y esta disposición se entenderá en el sentido de impedir a cualquier miembro de dichas entidades agrícolas que tenga interés de ningún género en otra entidad de igual índole.

Podrán, sin embargo, las corporaciones, sociedades, personas jurídicas o entidades análogas de carácter privado efectuar préstamos con garantías sobre bienes raíces y adquiridos éstos cuando sea necesario para el cobro de los préstamos, pero deberán disponer de dichos bienes raíces así obtenidos dentro de los cinco años de haber recibido el título de propiedad de los mismos.

Las corporaciones, sociedades, personas jurídicas o entidades análogas de carácter privado que no hayan sido organizados en Puerto Rico, y que hagan negocios en Puerto Rico estarán obligados a cumplir lo dispuesto en este Artículo, hasta donde sea aplicable.

(24) El Gobernador someterá a la Asamblea Legislativa, al comienzo de cada sesión ordinaria un informe conteniendo los datos relativos a los recursos del Tesoro de Puerto Rico y a los desembolsos propuestos para el año económico siguiente, con toda la información necesaria para la formulación de un programa de gobierno.

(25) La Asamblea Legislativa dispondrá por ley una norma de prioridades para los desembolsos de fondos públicos cuando los recursos disponibles para cualquier año económico no sean suficiente para hacer frente a las asignaciones aprobadas para el mismo año.

(26) La Asamblea Legislativa tendrá la facultad de crear, consolidar y reorganizar los municipios y determinar por ley lo relativo al régimen de los mismos, incluyendo la autorización para el uso del crédito público para el desarrollo de programas de bienestar general y la creación de aquellos organismos que fueren necesarios a tal fin.

(27) El Gobernador nombrará, con la aprobación del Senado y la Cámara de Representantes por mayoría de los miembros que componen cada una de las cámaras, un Contralor quien desempeñará su cargo por un término de diez (10) años y hasta que su sucesor sea nombrado y tome posesión. El Contralor examinará y fiscalizará todos los desembolsos de fondos y la disposición de propiedad perteneciente al Gobierno de Puerto Rico y sus instrumentalidades y subdivisiones políticas, y tendrá aquellas otras facultades y rendirá a la Asamblea Legislativa aquellos informes que se determinen por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 183

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Cultura.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobierno estimulará el desarrollo cultural y artístico del pueblo de Puerto Rico, mediante la fundación de institutos musicales y artísticos, museos, orquestas y todo otro medio que estime adecuado para lograr dicho fin.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 184

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Protección para la Niñez Desvalida.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El cuidado y la educación de la niñez desvalida han sido reconocido universalmente como responsabilidad del pueblo, y el Gobierno acepta la obligación de velar por su salud, bienestar y educación para que crezca y se desarrolle mental, moral y físicamente apta.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO

OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 185

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Monumentos Históricos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La belleza natural de la Isla de Puerto Rico, así como los edificios, monumentos y demás construcciones de valor histórico, aunque sean de carácter privado, son patrimonio del pueblo, y el Gobierno de Puerto Rico adoptará las medidas que sean necesarias mediante la reglamentación al efecto, para su conservación prohibiendo su alteración externa o destrucción.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO

OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 186

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Hasta tanto entre en vigor esta Constitución y surjan los cambios que la misma provee, las correspondientes funciones legislativas, ejecutivas y judiciales del Gobierno continuarán ejerciéndose y en completa fuerza y efecto según ahora se dispone por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO

OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 187

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona que ocupe un puesto en el Gobierno mediante nombramiento o elección popular continuará en sus funciones hasta que su respectivo cargo sea abolido o su sucesor nombrado de acuerdo con lo provisto en esta Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 188

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda ley o parte de ley que no esté en conflicto o contradicción con esta Constitución continuará en vigor hasta tanto sea expresamente enmendada o revocada por la Legislatura de Puerto Rico o por Ley del Congreso de Estados Unidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 189

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los sueldos de todos los funcionarios del Gobierno Insular de Puerto Rico serán fijados y pagados de las rentas de Puerto Rico según de tiempo en tiempo determinare la Asamblea Legislativa de Puerto Rico y aprobare el Gobernador; y si la Asamblea Legislativa dejare de hacer una asignación para dichos sueldos los sueldos anteriores se pagarán sin necesidad de nuevas asignaciones para ello.

En el caso de que un funcionario nombrado por el Gobierno Insular esté obligado a prestar fianza, la prima de ella se pagará del Tesoro Insular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 190

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Prohibir la Explotación del Hombre y Asegurar un Nivel de Vida al Trabajador Compatible con la Dignidad.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Queda prohibido todo género de explotación del hombre por el hombre. Para asegurar a los trabajadores manuales e intelectuales un régimen de vida que no sea incompatible con la dignidad del individuo, el régimen de los contratos de trabajo, de los seguros sociales, de los fondos de beneficios sociales y las condiciones de seguridad e higiene de los establecimientos, estarán bajo la vigilancia y fiscalización del Gobierno del Pueblo de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO

OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 191

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Garantizar el Derecho de Opinar.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El derecho de opinar es libre e inviolable.

Nadie puede ser inquietado ni perseguido por sus opiniones.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 192

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Reconocer el Derecho de Petición.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene derecho a dirigir por escrito peticiones o reclamaciones a los Poderes Públicos y a las autoridades, y a que se resuelvan y se le hagan saber los resultados sobre ellos.

El ejercicio de este derecho es individual o colectivo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 193

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Confirmar la Separación de la Iglesia y el Estado.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En conformidad con las disposiciones que estatuyen en esta Constitución la separación de la Iglesia y el Estado, queda prohibido:

1. La participación ceremonial de los ministros de las iglesias de todas las confesiones religiosas en las funciones públicas.

2. Que los ministros de los cultos religiosos pongan su autoridad espiritual al servicio de los intereses políticos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 194

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Proteger a los Funcionarios y Empleados Públicos en el Ejercicio de sus Funciones.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna investigación parlamentaria o administrativa sobre irregularidades, omisiones o delitos de funcionarios y empleados públicos se considerará concluida sin haber ofrecido el inculpado sus descargos y articulado su defensa.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 195

——————-

Presentada por el SEÑOR CINTRÓN RIVERA.

Para Eximir de Impuestos a las Instituciones de Enseñanza Privada.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las instituciones de enseñanza privada y las instituciones culturales que suministren clases gratuitas a un número de alumnos y en la forma que determine la ley, serán exoneradas de impuestos del Gobierno Insular y del Gobierno Municipal como subvención por sus servicios, excepto las que en sus programas de enseñanza incluyen la instrucción religiosa o contravengan cualquiera de las normas de esta Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 196

——————-

Presentada por los SEÑORES BARRETO PÉREZ, ANSELMI y BURGOS.

Restitución de Derechos Civiles.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que toda extinción de condena en el Presidio Insular de Puerto Rico, al igual que todo indulto, conlleva la restitución automática de los derechos civiles perdidos por la sentencia.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 197

——————-

Presentada por los SEÑORES ANSELMI, BURGOS y BARRETO PÉREZ.

Bandera de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Bandera de Puerto Rico, consistirá de cinco franjas de igual tamaño, tres de ellas rojas y dos blancas, pendientes de un triángulo equilátero, color azul y en este triángulo el Escudo Oficial de Puerto Rico con su inscripción heráldica JOANNES EST NOMEX EJVS.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 198

——————-

Presentada por los SEÑORES ANSELMI, BURGOS y BARRETO PÉREZ.

Abogados de Oficio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que en todo proceso criminal en cualquier tribunal de Puerto Rico el acusado tendrá derecho a que se le asigne defensa de oficio, en caso de notoria insolvencia.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 199

——————-

Presentada por los SEÑORES ANSELMI, BURGOS y BARRETO PÉREZ.

Exención Hogar Seguro.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que todo Jefe de familia que posea una casa para morada propia o de sus familiares, tendrá derecho a un hogar seguro inalienable por la suma de dos mil quinientos dólares.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 200

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Forma de Elección de Nuevo Gobernador Caso Renuncia o Muerte de Gobernador Electo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Si el Gobernador electo de Puerto Rico falleciere o renunciare su cargo en el transcurso del término comprendido entre la fecha de su elección y la de toma de posesión, el gobernador saliente, a los fines de elegir su sucesor, convocará a una elección popular especial dentro de los sesenta días siguientes a la fecha de la renuncia o muerte de dicho gobernador electo.

PROPOSICIONES

Presentadas en la Convención Constituyente de Puerto Rico

VOL. II

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 201

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los derechos, deberes y garantías consignados en esta Constitución no implicarán exclusión de cualesquiera otros, no especificados, que son inherentes a la personalidad humana o se deriven de la forma republicana de Gobierno.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 202

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna persona podrá desempeñar a la vez dos cargos de elección popular, quedando a su elección, si así ocurriere, determinar el cargo que prefiera desempeñar.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 203

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales

Inviolabilidad de la Constitución.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Esta Constitución no perderá su fuerza y vigor aun cuando por alguna rebelión se interrumpa su observancia temporalmente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 204

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona puede dedicarse al trabajo, cultivo, industria, comercio, profesión o cualquier otra actividad lícita salvo las limitaciones de interés general que establezcan las leyes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 205

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El trabajo intelectual, el derecho del escritor, del científico, del inventor y del artista serán reconocidos y protegidos por la ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 206

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales

De la Supremacía de la Constitución.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ni el Gobernador ni la Legislatura de Puerto Rico podrán suspender la Constitución o restringir los derechos en ella consignados, salvo en caso de guerra, invasión, o de perturbaciones internas que amenacen la paz y el orden público.

Las leyes que reglamenten el ejercicio de las garantías y derechos constitucionales serán nulas en cuanto restrinjan o modifiquen los mismos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 207

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Funcionarios Públicos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. Los funcionarios públicos de Puerto Rico están al servicio de la comunidad y no al de ningún partido u organización de intereses particulares.

2. Los funcionarios públicos son personalmente responsables por violación a la Constitución, por falta de honradez administrativa, por soborno y por otros delitos graves y menos graves que impliquen depravación moral en el ejercicio de sus funciones.

3. Los funcionarios públicos son personalmente responsables por los perjuicios que causaren por negligencia, omisión o abuso en el cargo que ocuparen.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 25, 1951

——————-

Proposición Núm. 208

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La violación, infracción o alteración de las disposiciones constitucionales, serán especialmente penadas por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 209

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales—Censo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

A partir de la fecha en que esta Constitución entre en vigor, será obligación de El Pueblo de Puerto Rico efectuar cada diez años un Censo para determinar no sólo la población sino las actividades económicas y sociales del país, así como publicar regularmente un anuario estadístico. Dicha labor será efectuada por una agencia creada por la Legislatura Insular para dichos fines.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 210

——————-

Presentada por la SRTA. GÓMEZ y el SEÑOR BURGOS

Legislatura única-cameral por Distrito de cincuenta mil habitantes y quince (15) At Large.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El poder legislativo de Puerto Rico residirá en una Asamblea Legislativa que se designará como “La Asamblea Popular de Puerto Rico”, y se compondrá de tantos delegados como los nominados y electos por la población de Puerto Rico en la proporción de un delegado por cada cincuenta mil habitantes, más quince adicionales que se elegirán por acumulación con los votos de todos los electores de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 211

——————-

Presentada por a SRTA. GÓMEZ

Sobre destitución de funcionarios y empleados públicos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los funcionarios o empleados públicos que en Puerto Rico fueren convictos por Tribunales judiciales o enjuiciados y hallados culpables administrativamente por delitos o conducta que implique depravación moral, deberán ser destituidos una vez dicha sentencia o resolución sea firme y sólo tendrán derecho a trabajar en el gobierno de Puerto Rico, si después de transcurridos cinco (5) años en los cuales hubiesen observado buena conducta, el tribunal o cuerpo sentenciador así lo resolviere mediante petición al efecto radicada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 212

——————-

Presentada por la SRTA. GÓMEZ, y los SRES. RAMOS ANTONINI,

GAZTAMBIDE ARRILLAGA Y NEGRÓN LÓPEZ.

Concediendo a la mujer puertorriqueña iguales derechos que al hombre en la vida pública y oficial de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Habiendo la mujer puertorriqueña llenado cumplidamente las responsabilidades impuéstasle en la vida oficial de Puerto Rico, y hecho buen uso de la posición que a través de sus luchas cívicas ha conquistado, declarámosle en igualdad de derechos al hombre al asumir participación y responsabilidad en nuestra sociedad y gobierno.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 213

——————-

Presentada por el SEÑOR BENÍTEZ

Preámbulo de la Constitución.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros, el Pueblo de Puerto Rico, en el ejercicio de nuestro derecho a disponer el régimen de nuestra propia vida, a establecer nuestra propia Constitución y a expresar nuestra voluntad sobre nuestras relaciones presentes y futuras con otros pueblos, declaramos:

Primero: Que el sistema democrático de gobierno es el único aceptable a la comunidad puertorriqueña;

Segundo: Que entendemos por sistema democrático aquél donde la voluntad del pueblo es la base del poder público, donde el orden político está subordinado a los derechos del hombre y donde la participación del ciudadano en las decisiones colectivas ocurre periódicamente con arreglo a la ley;

Tercero: Que consideramos factores positivos en nuestra vida colectiva la tradición hispánica; el entusiasmo por la educación; la fe en la justicia, la devoción por la vida esforzada y pacífica; la lealtad a los valores de la persona humana, por encima de posiciones sociales e intereses económicos; la protección del derecho del débil ante el desmán del fuerte; la esperanza de un mundo mejor basado en estos principios;

Cuarto: Que juzgamos todo lo anterior, no sólo compatible, sino íntimamente hermanado con el más genuino sentido de la vida y de la trayectoria histórica de Estados Unidos de América;

Quinto: Que, en consecuencia, atentos al futuro nuestro y el de nuestros hijos, e invocando la ayuda de la Divina Providencia, afirmamos nuestra voluntad de asociación libre y creadora dentro de la Unión Americana y procedemos a formular nuestra Constitución sobre las bases mencionadas, en la tranquila confianza de que esta asociación y esta Carta Constitucional, apoyadas ambas en efectos, métodos y ciudadanía en común, responden a los más altos intereses del Pueblo de Puerto Rico, facilitan la convivencia estimulante y fructífera de las dos grandes culturas de América y sirven al proceso de entendimiento democrático que obliga al hombre de nuestra época en todas partes del mundo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 214

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales.

(Himno)

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La letra y la música del himno oficial de Puerto Rico será el que por ley determine la Legislatura Insular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 215

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales—Educación para Adultos,

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobierno de Puerto Rico establecerá, tanto en los pueblos como en los campos, escuelas de enseñanza primaria y vocacional para adultos, a los fines de eliminar el analfabetismo y encauzar a dichos adultos en algún arte u oficio que les proporcione un medio para su subsistencia. Estas escuelas serán gratuitas y los municipios colaborarán con el Gobierno Insular a su sostenimiento según se regule por Ley de la Legislatura Insular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 216

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY JR.

Forma de cubrir la vacante del cargo de Gobernador de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En caso de ausencia o impedimento temporal del Gobernador de Puerto Rico para ejercer sus funciones, ocupará el cargo de Gobernador Interino el Secretario Ejecutivo de Puerto Rico.

En caso de quedar vacante el cargo de Gobernador de Puerto Rico, ya sea por muerte, destitución, renuncia o incapacidad, se cubrirá dicha vacante en la forma siguiente:

a) Si ocurriere dicha vacante en cualquier momento durante los primeros dos años siguientes a la toma de posesión, el Secretario Ejecutivo de Puerto Rico asumirá interinamente la Gobernación, con la obligación de convocar a la Legislatura de Puerto Rico para una sesión extraordinaria dentro de los veinte días siguientes a la fecha en que ocurrió la vacante. La Legislatura de Puerto Rico, reunida en sesión conjunta, convocará a elección popular especial a los fines de elegir un nuevo Gobernador. Dichas elecciones se efectuarán a más tardar dentro de noventa días de convocada la Legislatura y el nuevo Gobernador electo ocupará su cargo el día primero del mes siguiente a las elecciones que se efectúen.

b) Si quedare vacante el cargo de Gobernador de Puerto Rico en cualquier momento después de transcurridos dos años de haber tomado posesión, el Secretario Ejecutivo ocupará igualmente dicho cargo interinamente, convocando a la Legislatura para sesión extraordinaria dentro de los veinte días siguientes a la fecha en que ocurrió la vacante. La Legislatura de Puerto Rico, reunidas ambas cámaras en sesión conjunta, elegirá, por mayoría de dos terceras partes de su matrícula, un sucesor para dicho cargo. El nuevo Gobernador designado por la Legislatura ocupará el cargo inmediatamente después de su nombramiento y lo desempeñará por el resto del término con todos los deberes y emolumentos del mismo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 217

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN.

Consejo Consultivo del Gobernador.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobernador designará una Comité Consultivo, que estará integrado por funcionarios ejecutivos, miembros de Asamblea Legislativa y otras personas. Este cuerpo tendrá los siguientes deberes:

a) Asesorará al Gobernador en cuanto a la formulación y ejecución de los programas gubernamentales.

b) Colaborará con el Gobernador para facilitar las relaciones entre las distintas ramas del gobierno.

c) Ayudará al Gobernador en la integración y coordinación de la Rama Ejecutiva.

d) Rendirá a la Asamblea Legislativa por lo menos una vez cada año y siempre que se inicie una sesión ordinaria, un informe de sus actividades.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1931

——————-

Proposición Núm. 218

——————-

Presentada por el SEÑOR SANTALIZ CAPESTANY.

Estableciendo los deberes de la ciudadanía.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene deberes contraídos con la comunidad donde vive para que el desarrollo libre de su personalidad esté a tono con los derechos y prerrogativas que le garantiza la organización social. En el disfrute de estos derechos y prerrogativas, toda persona estará solemnemente sujeta a las limitaciones establecidas por la ley con el único propósito de asegurar el reconocimiento y el respeto de los derechos de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público y del bienestar general en el proceso democrático de la sociedad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 219

——————-

Presentada por el SEÑOR SANDÍN.

Bandera Regional de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Bandera Regional de Puerto Rico será la siguiente:

Un campo triangular azul con una estrella blanca al centro; tres franjas: una roja, una blanca y una gualda. El rojo, blanco y azul simbolizando la unión con los Estados Unidos y gualda nuestro origen e idioma hispanos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 220

——————-

Presentada por el SEÑOR MIGNUCCI.

Para crear el Distrito Senatorial de Yauco.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los municipios de Peñuelas, Guayanilla, Lajas, Yauco, Guánica, Sabana Grande y San Germán formarán el distrito senatorial de Yauco. Dicho distrito senatorial se dividirá en los siguientes distritos representativos: Distrito Representativo de Peñuelas-Guayanilla; Distrito Representativo de Yauco; Distrito Representativo de Lajas-Guánica y Distrito Representativo de Sabana Grande-San Germán.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 221

——————-

Presentada por el SEÑOR SOLÁ MORALES.

Sobre extensión de Oficinas del Gobierno a pueblos de la Isla.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todas las oficinas centrales de los Departamentos, agencias o instrumentalidades del Gobierno se establecerán en la Capital de la Isla, pero no habrá nada que impida que cuando lo justifique la mejor conveniencia del servicio, estos Departamentos, agencias o instrumentalidades puedan poner en funciones otras dependencias en los municipios de la Isla.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 222

——————-

Presentada por el SEÑOR SOLÁ MORALES.

Sobre garantía del Sufragio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El voto es función cívica primordial y se ejercerá libremente ante las juntas de los colegios electorales en votación directa y secreta por los ciudadanos inscritos en los registros electorales, en períodos que no serán mayores de cuatro (4) años entre una elección y otra; y la Legislatura de Puerto Rico prescribirá por Ley todo lo concerniente al proceso electoral y de inscripciones de electores en los registros.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 223

——————-

Presentada por el SEÑOR BRUNET.

Preámbulo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Nosotros, los ciudadanos de Puerto Rico, investidos del derecho natural de gobernarnos a nosotros mismos que nos ha sido reconocido plenamente por el pueblo de los Estados Unidos en pacto formal y solemne celebrado con el pueblo de Puerto Rico, con el propósito de estrechar aún más los vínculos de la común ciudadanía en una permanente y fecunda convivencia de ideales de democracia y de dignidad humana en la Unión de la cual somos parte y con el fin de coadyuvar a la realización de los propósitos que dieron vida a esa Unión, promoviendo el bienestar general, preservando la tranquilidad Interior, asegurando la justicia y las bendiciones de una libertad integral para nosotros y para nuestra posteridad, con la ayuda de Dios, ordenamos y establecemos esta Constitución para el Estado Autónomo de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 224

——————-

Presentada por el SEÑOR MELLADO.

Derecho a la libertad religiosa y de culto.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda persona tiene el derecho de profesar libremente una creencia religiosa y de manifestarla y practicarla en público y en privado. En consecuencia, no se dictará ley alguna relativa al establecimiento de cualquier religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 225

——————-

Presentada por el SEÑOR MELLADO.

Separación Oficial de la Iglesia y el Estado.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se establece en Puerto Rico la separación oficial de la Iglesia y el Estado. En consecuencia, no se asignará, aplicará, donará, usará, directa ni indirectamente, dinero o propiedad públicos para el uso, beneficio o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria, o sistema religioso, o para el uso, beneficio, o sostenimiento de ningún sacerdote, predicador, ministro u otro instructor o dignatario religioso, como tal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 226

——————-

Presentada por los SEÑORES SOTO y VILLARES RODRÍGUEZ (por petición)

Estableciendo el Poder Judicial.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Sección 1. —El poder judicial residirá en los tribunales de justicia de Puerto Rico. La jurisdicción de dichos tribunales los trámites seguidos en ellos, así como los distintos funcionarios y empleados de los mismos, continuarán como al presente hasta que otra cosa se disponga por ley. Sin embargo, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico tendrá autoridad, que no esté en contradicción con esta Constitución, para de tiempo en tiempo, según lo crea conveniente, organizar, modificar o hacer un nuevo arreglo de los tribunales y su jurisdicción y procedimiento.

Sección 2.—Habrá un Tribunal Supremo compuesto de un Juez Presidente y seis Jueces Asociados y su número sólo podrá ser aumentado por ley aprobada a solicitud del propio Tribunal Supremo. Todos los Jueces del Tribunal Supremo serán nombrados de por vida por el Gobernador con el concurso y consentimiento del Senado de Puerto Rico, por recomendación del Consejo Judicial que más adelante se crea y en la forma que posteriormente se dispone en esta Constitución.

Sección 3.—Habrá un Consejo Judicial que consistirá del Juez Presidente del Tribunal Supremo quien presidirá sus reuniones, un Juez Asociado de dicho tribunal y nombrado por el Tribunal, dos jueces de tribunales de jurisdicción general, excepto el Tribunal Supremo, que serán designados por el término de cuatros años por el Juez Presidente del Tribunal Supremo y mientras ejerzan como tales; tres abogados en el ejercicio activo de la profesión quienes serán nombrados por el Gobernador, uno por el término de dos años, otro por el término de tres años y el otro por el término de cuatro años, de una lista de elegibles que contendrá no menos de quince nombres y que le será suministrada por la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Puerto Rico: dos ciudadanos que serán designados por el Gobernador: el Presidente del Comité Jurídico-Penal de la Cámara de Representantes y el Presidente del Comité Jurídico-Civil del Senado. El Consejo Judicial se reunirá por lo menos una vez cada tres meses en la fecha y sitio designados por el Juez Presidente del Tribunal Supremo.

Sección 4. —El Juez Presidente del Tribunal Supremo será el Jefe Ejecutivo de los tribunales de justicia sujeto a aquellos poderes que le confiere esta Constitución, la Ley y las Reglas que adopte el Consejo Judicial. El Juez Presidente nombrará un Director Administrativo de los tribunales de justicia y sus subalternos por el tiempo que él lo desee. El Director Administrativo será un abogado admitido a ejercer la profesión en Puerto Rico. El Juez Presidente supervisará el trabajo de los tribunales de justicia, publicará anualmente un informe que cubra el trabajo realizado por dichos tribunales y por el Consejo Judicial y podrá requerir, periódicamente, informes de los funcionarios judiciales.

Sección 5.—El Consejo Judicial, en adición a los demás poderes que le confiere esta Constitución y las leyes de Puerto Rico, tendrá poder para hacer reglamentos con respecto a asuntos administrativos de los tribunales, incluyendo reglas que prescriban los deberes del Director Administrativo y sus subalternos. El Consejo Judicial estudiará e investigará la organización, jurisdicción, práctica, procedimiento, regla, método de administración y operación del sistema judicial; efectuará investigaciones, celebrará vistas y reunirá, compilará y analizará las estadísticas judiciales. Además, el Consejo Judicial adoptará reglas de práctica, procedimiento y enjuiciamiento para los tribunales de justicia, las cuales sólo tendrán validez cuando sean promulgas y publicadas según se provea por ley y la legislatura podrá derogarlas, enmendarlas o suplementarlas sólo en virtud de una ley limitada a ese propósito específico. Toda otra reglamentación que adopte el Consejo Judicial quedará sujeta y limitada a cualquier disposición de ley en vigor o que se apruebe en el futuro.

Sección 6. —Cuando ocurra una vacante de juez en un tribunal de Puerto Rico, el Gobernador, con el consejo y consentimiento del Senado, cubrirá tal vacante de una lista de elegibles que le suministrará el Consejo Judicial. Dicha lista de elegibles, contendrá no menos de tres nombres para cada cargo a ser cubierto, pero el Gobernador podrá rechazar tal lista devolviéndola al Consejo Judicial, quien entonces le suministrará una nueva lista de elegibles que contendrá no menos de cinco nombres, de los cuales escogerá el Gobernador la persona que ha de ser nombrada. En caso de que en virtud de la aprobación de alguna ley se eliminase el cargo de un juez, la persona que ocupaba el mismo a la fecha de su eliminación tendrá derecho a ser nombrada con preferencia a toda otra persona para ocupar un cargo similar que estuviere vacante, o que vacare posteriormente. Durante el tiempo que dicha persona no estuviere ocupando un cargo de Juez o su equivalente, tendrá derecho a recibir una pensión vitalicia equivalente a las tres cuartas partes de su sueldo promedio percibido durante su incumbencia como tal Juez.

Sección 7. —El número y la compensación de los jueces y de los funcionarios de los tribunales de Puerto Rico se determinará por ley, salvo lo dispuesto en esta Constitución. La compensación de ningún juez será disminuida durante el término de su incumbencia.

Sección 8. —El término del cargo de los jueces de jurisdicción general, que no sean del Tribunal Supremo, será de quince años. El término de los demás jueces será determinado por ley. Vencido el término de un juez del tribunal de jurisdicción general, que no sea del Tribunal Supremo, si le fuere extendido nombramiento para un nuevo término éste será de por vida. Si no se le extendiere nombramiento para un nuevo término o si no pudiere continuar en el desempeño de su cargo, tendrá derecho a una pensión vitalicia equivalente a las tres cuartas partes de su sueldo promedio percibido durante su incumbencia. A los efectos de la computación del término de quince años mencionado anteriormente, se abonará el tiempo servido en la rama judicial del Gobierno a los actuales incumbente del Tribunal de Distrito de Puerto Rico. La legislatura aprobará una ley sobre retiro para los jueces de los tribunales de jurisdicción general. No podrá ser nombrado juez para un tribunal de jurisdicción general ninguna persona que no sea un abogado admitido al ejercicio de su profesión en Puerto Rico.

Sección 9. —Todo juez será independiente en el desempeño de su cargo y sólo se deberá su propia conciencia, a la ley y a los más altos fines de la justicia. Ningún juez contribuirá directa o indirectamente a ninguna organización o partido político, ni desempeñará cargos en la dirección de los mismos o participará en campañas políticas de clase alguna. Cada juez de los tribunales de Puerto Rico ejercerá los poderes del tribunal.

Sección 10.—La asignación para los gastos de la rama judicial se dispondrá por ley en forma englobada y el Juez Presidente del Tribunal Supremo, con la aprobación del Consejo Judicial, determinará la forma y manera de disponer de tal asignación.

Sección 11.—Ningún juez desempeñará, durante su incumbencia como tal, ningún otro cargo o empleo remunerado bajo el Gobierno de Puerto Rico o del de los Estados Unidos. Vacará automáticamente el cargo de todo juez postulado como candidato para un cargo electivo al aceptar oficialmente su postulación. Ningún juez podrá postularse para un cargo electivo a menos que haya cesado en el desempeño de las funciones de su cargo, por lo menos, seis meses antes de la fecha señalada para la elección.

Sección 12. —Los jueces del Tribunal Supremo podrán ser destituidos únicamente mediante el procedimiento de residenciamiento que esta Constitución establece para la destitución del Gobernador. Los de los tribunales inferiores podrán ser destituidos por el Tribunal Supremo por justa causa, previa notificación, oportunidad para defensa y mediante el procedimiento que se prescriba por ley.

Sección 13.—Todos los funcionarios y empleados de los tribunales de Puerto Rico serán nombrados por los propios tribunales, a excepción de los fiscales y sus subalternos, que serán nombrados como se determine por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 227

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLÓN, ALVARADO, MUÑOZ

RIVERA, MORALES OTERO, GAZTAMBIDE ARRILLAGA, BURGOS, BRUNET, BENÍTEZ, MELLADO, SEÑORITA GÓMEZ, SEÑORES CANALES, ARRILLAGA, CASILLAS, DÁVILA DÍAZ, GAUTIER, MÉNDEZ, ANSELMI,

BERÍO SUÁREZ Y LAGARDE GARCÉS

Asamblea Legislativa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Artículo 1.—La voluntad del pueblo es la base del poder legislativo y éste se ejercerá por la Asamblea Legislativa, que será de una sola cámara y estará integrada por ochenta y dos (82) delegados, de Los cuales diez y ocho (18) serán por acumulación (at large), cuarentiocho (48) por otros tantos distritos unipersonales, y diez y seis (16) por ocho distritos, cada uno de los cuales elegirá dos (2) delegados a base de que cada elector votará por dos candidatos. En la elección de los delegados por acumulación (at large) se permitirá a cada elector votar por un candidato solamente y los candidatos que reciban el mayor número de votos resultarán electos.

Artículo 2.—Los miembros de la Asamblea Legislativa serán elegidos cada cuatro años, por los electores capacitados de Puerto Rico, en las elecciones generales. Ocuparán sus cargos desde el día 15 de diciembre del año de su elección y hasta que sus sucesores sean electos y tomen posesión.

Artículo 3. —Según se dispone en el Artículo IV se dividirá la isla de Puerto Rico en cuarentiocho (48) distritos contiguos y compactos, sobre la base de igualdad de población, hasta donde sea posible. También se dividirá la isla en ocho (8) distritos, cada uno compuesto por seis (6) de los cuarentiocho (48) distritos anteriormente mencionados en este artículo.

Artículo 4. —Los distritos mencionados en el artículo 3 quedarán constituidos en la siguiente forma:

DISTRITOS

Primer Distrito—San Juan

San Juan y Puerta de Tierra, Zona Electoral Núm. 1 Zona Electoral Núm. 2, Zona Electoral Núm. 3, Zona Electoral Núm. 4, Río Piedras, (Hato Rey, Puerto Nuevo y Caparra Heights), Río Piedras (Resto del precinto de Río Piedras)

Segundo Distrito—Bayamón

Carolina, Trujillo Alto, Loíza, Río Grande, Guaynabo, Cataño, Toa Baja, Toa Alta, Dorado, Corozal y Naranjito.

Tercer Distrito—Arecibo

Vega Alta, Vega Baja, Morovis, Ciales, Utuado, Manatí, Barceloneta, Arecibo, Bo. Sabana Hoyo, Bo. Santana, Arecibo Rural.

Cuarto Distrito—Aguadilla

Camuy, Hatillo, Isabela, Quebradilla, Aguada, San Sebastián, Moca, Lares, Maricao, Añasco, Las Marías, Rincón.

Quinto Distrito—Mayagüez

Cabo Rojo, Hormigueros, San Germán, Lajas, Sabana Grande, Guánica, Peñuelas, Yauco, Guayanilla.

Sexto Distrito—Ponce

Ponce I, Ponce II, Adjuntas, Jayuya, Coamo, Orocovis, Juana Díaz, Villalba, Salinas, Santa Isabel.

Séptimo Distrito—Guayama

Arroyo, Patillas, Maunabo, Cayey, Cidra, Aibonito, Barranquitas, Caguas, Comerío y Aguas Buenas.

Octavo Distrito—Humacao

Yabucoa, Vieques, San Lorenzo, Las Piedras, Juncos, Gurabo, Naguabo, Ceiba, Culebra, Fajardo y Luquillo.

DISTRITOS UNIPERSONALES

1. San Juan y Puerta de Tierra

2. Zona Electoral Núm. 1 y zona Electoral Núm. 2

3. Zona Electoral Núm. 3

4. Zona Electoral Núm. 4

5. Río Piedras (Hato Rey, Puerto Nuevo y Caparra Heights)

6. Río Piedras (Resto del precinto de Río Piedras)

7. Carolina y Trujillo Alto

8. Loíza y Río Grande

9. Guaynabo y Cataño

10. Toa Baja, Toa Alta y Dorado

11. Bayamón

12. Corozal y Naranjito

13. Vega Alta y Vega Baja

14. Morovis y Ciales

15. Utuado

16. Manatí y Barceloneta

17. Arecibo, Bo. Santana Hoyo y Bo. Santana

18. Arecibo Rural

19. Camuy y Hatillo

20. Isabela y Quebradillas

21. Aguadilla y Aguada

22. San Sebastián y Moca

23. Lares y Maricao

24. Añasco, Las Marías y Rincón

25. Mayagüez

26. Mayagüez

27. Cabo Rojo y Hormigueros

28. San Germán y Lajas

29. Sabana Grande, Guánica y Peñuelas

30. Yauco y Guayanilla

31. Ponce I

32. Ponce II

33. Adjuntas y Jayuya

34. Coamo y Orocovis

35. Juana Díaz y Villalba

36. Salinas y Santa Isabel

37. Guayama y Arroyo

38. Patillas y Maunabo

39. Cayey y Cidra

40. Aibonito y Barranquitas

41. Caguas

42. Comerío y Aguas Buenas

43. Yabucoa y Vieques

44. Humacao

45. San Lorenzo y Las Piedras

46. Juncos y Gurabo

47. Naguabo, Ceiba y Culebra

48. Fajardo y Luquillo

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 228

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLÓN, BARRETO PÉREZ, MORALES OTERO, GAZTAMBIDE ARRILLAGA y BERÍO SUÁREZ

Sesiones Extraordinarias.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobernador o una mayoría de los miembros de la Asamblea Legislativa podrá convocar a ésta a sesiones extraordinarias.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 229

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLÓN, BARRETO PÉREZ, MORALES OTERO, BERÍO SUÁREZ y GAZTAMBIDE ARRILLAGA

Sesiones Ordinarias

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Asamblea Legislativa celebrará anualmente sesiones ordinarias que comenzarán el segundo lunes de febrero.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 230

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLÓN, BARRETO PÉREZ, MORALES OTERO, BERÍO SUÁREZ y GAZTAMBIDE ARRILLAGA

Comisiones Legislativas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Asamblea Legislativa podrá establecer las comisiones que estime necesarias para el trámite efectivo de sus asuntos. Cada comisión llevará un libro de actas, que tendrá el carácter de documento público. No se considerará ni aprobará ningún proyecto de ley a menos que se remita a una comisión y ésta lo devuelva. Las comisiones vendrán obligadas a rendir informes sobre todas las medidas que se les remitan. Una tercera parte de los miembros de la Asamblea Legislativa podrá en cualquier momento eximir a una comisión de continuar considerando una medida y ordenarle que la devuelva a la Asamblea Legislativa para ser considerada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 231

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLÓN, BERÍO SUÁREZ, GAZTAMBIDE ARRILLAGA, MORALES OTERO, y ROMÁN GARCÍA

Asamblea Legislativa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Artículo 1. —La voluntad del pueblo es la base del poder legislativo y éste se ejercerá por la Asamblea Legislativa que constará de dos cámaras: el Senado y la Cámara de Representantes.

Artículo 2. —El Senado de Puerto Rico estará integrado por veintisiete (27) miembros, de los cuales once (11) serán elegidos por acumulación (at largo) y diez y seis (16) por ocho (8) distritos senatoriales, cada uno de los cuales elegirá dos (2) senadores. a base de que cada elector votará por dos candidatos.

Artículo 3. —La Cámara de Representantes de Puerto Rico constará de cincuenticinco (55) miembros, de los cuales siete (7) serán elegidos por acumulación (at large) y cuarentiocho (48) por otros tantos distritos unipersonales.

Artículo 4. —En la elección de los representantes y senadores por acumulación (at large) se permitirá a cada elector votar por un candidato solamente, y los candidatos que reciban el mayor número de votos resultarán electos.

Artículo 5.—Los miembros de la Asamblea Legislativa serán elegidos cada cuatro años, por los electores capacitados de Puerto Rico en las elecciones generales. Ocuparán sus cargos desde el día 15 de diciembre del año de su elección y hasta que sus sucesores sean electos y tomen posesión.

Artículo 6. —Los distritos representativos y senatoriales quedarán constituidos en la siguiente forma:

DISTRITOS SENATORIALES Y REPRESENTATIVOS

Primer Distrito Senatorial— (San Juan)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
1. San Juan y Puerta de Tierra
2. Zona Electoral Núm. 1. Y Zona Electoral Núm. 2Santurce
3. Zona Electoral Núm. 3Santurce
4. Zona Electoral Núm. 4.Santurce
5. Río PiedrasHato Rey, Puerto Nuevo y Caparra Heights
6. Río PiedrasResto del precio de Río Piedras
Total367,846
Segundo Distrito Senatorial— (Bayamón)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
7. Carolina……………………………………….. 29,143Trujillo Alto…………………………………. 13,59842,731
8. Loíza…………………………………………… 24,313Río Piedras…………………………………… 16,64240,955
9. Guaynabo……………………………………. 29,075Cataño…………………………………………. 19,85648,931
10. Toa Baja………………………………………. 15,795Toa Alta………………………………………. 14,170

Dorado………………………………………… 11,75241,71711. Bayamón …………………………… 48,18348,18312. Corozal……………………………………….. 23,080Naranjito……………………………………… 15,94939,029 261,546

Tercer Distrito Senatorial – (Arecibo)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
13. Vega Alta…………………………………….. 16,510Vega Baja…………………………………….. 28,89645,406
14. Morovis………………………………………. 19,294Ciales………………………………………….. 19,42338,717
15. Utuado………………………………………… 46,61546,615
16. Manatí………………………………………… 30,427Barceloneta………………………………….. 19,89950,326
17. Arecibo……………………………………….. 28,500Bo. Sabana Hoyo……………………………. 5,329

Bo. Santana……………………………………. 2,65136,48018. Arecibo Rural……………………………….. 38,57838,578 256,122

Cuarto Distrito Senatorial – (Aguadilla)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
19. Camuy………………………………………… 20,865Hatillo…………………………………………. 20,85741,722
20. Isabela…………………………………………. 29,061Quebradillas…………………………………. 13,72042,781
21. Aguadilla……………………………………… 43,748Aguada………………………………………… 20,72764,475
22. San Sebastián……………………………….. 35,389Moca…………………………………………… 21,62257,011
23. Lares…………………………………………… 29,921Maricao……………………………………….. 7,35337,274
24. Añasco………………………………………… 17,173Las Marías…………………………………… 10,806

Rincón…………………………………………. 9,86237,841 281,104

Quinto Distrito Senatorial – (Mayagüez)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
25. Mayagüez …………………………………… 16,510 26. Mayagüez……………………………………. 19,29487,038 (2)
27. Cabo Rojo……………………………………. 29,488Hormigueros………………………………… 6,90736,395
28. San Germán………………………………….. 29,514Lajas……………………………………………. 16,27545,789
29. Sabana Grande……………………………… 16,080Guánica……………………………………….. 15,575

Peñuelas………………………………………. 14,86746,52230. Yauco………………………………………….. 33,657Guayanilla……………………………………. 14,86748,524 266,774

Sexto Distrito Senatorial – (Ponce)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
31. Ponce …………………………………………. 60,00032. Ponce II……………………………………….. 66,451
33. Adjuntas……………………………………… 22,415Jayuya………………………………………. 15,06237,477
34. Coamo…………………………………………. 26,463Orocovis……………………………………… 21,08547,548
35. Juana Díaz…………………………………… 27,660Villalba………………………………………… 14,90342,563
36. Salinas…………………………………………. 23,412Santa Isabel………………………………….. 13,46236,874
290,913
Séptimo Distrito Senatorial – (Guayama)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
37. Guayama……………………………………… 32,713Arroyo………………………………………… 12,89945,612
38. Patillas………………………………………… 18,789Maunabo……………………………………. 11,74230,531
39. Cayey…………………………………………. 36,634Cidra…………………………………………… 20,51857,152
40. Aibonito………………………………………. 18,206Barranquitas…………………………………. 17,59035,796
41. Caguas……………………………………………………Comerío………………………………………. 17,969

Aguas Buenas………………………………. 15,44660,132 33,415 252,638

Octavo Distrito Senatorial – (Humacao)
Distritos RepresentativosPoblación
(Censo 1950)
42. Yabucoa………………………………………. 28,674Vieques……………………………………….. 9,21137,885
43. Humacao………………………………………………..34,965
44. San Lorenzo…………………………………. 29,269Las Piedras…………………………………… 16,23545,504
45. Juncos…………………………………………. 21,668Gurabo………………………………………… 16,27437,942
46. Naguabo………………………………………. 20,991Ceiba…………………………………………….. 9,182

Culebra…………………………………………. 87731,06047. Fajardo………………………………………… 22,036Luquillo………………………………………. 9,97932,015 219,371

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 232

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLON, MORALES OTERO, BERÍO SUÁREZ.

Ayuda Técnica para la Asamblea Legislativa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Asamblea Legislativa creará una Oficina de Consultas Legislativas para asesorar a los legisladores en el estudio y la redacción de las medidas legislativas que se sometan a su consideración y de cualesquiera cuestiones de interés público. La organización y el funcionamiento de dicho servicio se determinarán por ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 233

——————-

Presentada por los SEÑORES ALEMANY SILVA, DÁVILA MONSANTO, VILLARES RODRÍGUEZ, MIMOSO RASPALDO y NIEVES.

Distritos Senatoriales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los distritos Senatoriales de Puerto Rico y sus capitalidades serán las siguientes:

1. Distritos Senatoriales de San Juan, con capitalidad en la Capital de Puerto Rico.

2. Distrito Senatorial de Arecibo con capitalidad en la ciudad de Arecibo.

3. Distrito Senatorial de Aguadilla con capitalidad de la ciudad de Aguadilla.

4. Distrito Senatorial de Mayagüez con capitalidad en la ciudad de Mayagüez.

5. Distrito Senatorial de Ponce con capitalidad en la ciudad de Ponce.

6. Distrito Senatorial de Guayama con capitalidad en la ciudad de Guayama.

7. Distrito Senatorial de Humacao con capitalidad en la ciudad de Humacao.

8. Distrito Senatorial de Utuado con capitalidad en la ciudad de Utuado.

9. Distrito Senatorial de Caguas con capitalidad en la ciudad de Caguas.

La Asamblea Legislativa de Puerto Rico establecerá los límites de extensión territorial de cada distrito senatorial. La división territorial se hará a base de población usando para ello el resultado del censo de 1950 en Puerto Rico, de tal manera que haya un balance aproximado en el número de habitantes de cada distrito senatorial.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 234

——————-

Presentada por el SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTÍNEZ SANDÍN, ORSINI MARTÍNEZ y RIVERA MORALES.

Reglamentación de Empresas Públicas.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Para fines de interés general, el Gobierno podrá intervenir en la explotación y regimentación de las empresas privadas de servicio público y también nacionalizar dichas empresas previa indemnización de conformidad con la Ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 235

——————-

Presentada por el SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTÍNEZ SANDÍN, ORSINI MARTÍNEZ y RIVERA MORALES.

Derecho Público.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se podrá legislar para reglamentar u organizar el ejercicio de los derechos públicos para disminuir, restringir o adulterar la esencia de esos derechos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 236

——————-

Presentada por el SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTÍNEZ SANDÍN, ORSINI MARTÍNEZ y RIVERA MORALES.

Limitación de Prerrogativas Políticas del Gobernador y Funcionarios.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los miembros del Poder Judicial, los miembros de la Policía Insular, funcionarios judiciales, agentes de rentas internas y arbitrio s, inspectores de salud, tasadores de la propiedad, maestros de instrucción pública no podrán formar parte de comités o comisiones políticas, de suscribir manifiestos de partidos políticos, así como tomar parte en actos políticos públicos o privados, salvo ejercer sus derechos al voto.

El Gobernador de Puerto Rico, ni los miembros de su Gabinete podrán formar parte de organismos directivos de los partidos.

Cualquiera de las violaciones anteriores constituye delito que apareja pena de destitución del cargo e inhabilitación de cinco años para ocupar cualquier cargo público.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 237

——————-

Presentada por los SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTÍNEZ SANDÍN, ORSINI MARTÍNEZ y MORALES.

Derechos del Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Trabajo y el Capital tienen iguales derechos en el control del proceso de producción y distribución de los productos.

La retribución al obrero manual así como al obrero intelectual será siempre suficiente para proporcionarle la vida de un ser civilizado.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 238

——————-

Presentada por los SEÑORES PADRÓN RIVERA, BARRIOS, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, MARTÍNEZ SANDÍN, y RIVERA MORALES.

Forma de Gobierno.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Puerto Rico es un Estado-miembro de los Estados Unidos de Norte América con atributos de soberanía interna como si fuera un Estado de la Unión.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 239

——————-

Presentada por el SEÑOR POLANCO ABRU.

Para crear el Distrito Representativo de Aguadilla.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Ciudad de Aguadilla y sus barrios, formará un Distrito Representativo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 240

——————-

Presentada por la SRTA. GÓMEZ y los SEÑORES BRUNET y MELLADO.

El español como vehículo de enseñanza.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La experiencia nos ha demostrado que tanto por razones históricas como pedagógicas, la enseñanza pública en Puerto Rico logra mejores fines cuando se verifica en nuestra lengua vernácula. En consecuencia, la enseñanza en las escuelas públicas, elementales y secundarias se efectuará en español; en la Universidad de Puerto Rico la enseñanza se podrá efectuar en cualquiera de los idiomas —inglés o español— a discreción de los profesores. La enseñanza del inglés será obligatoria en todos los niveles del sistema escolar.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 241

——————-

Presentada por el SEÑOR MÉNDEZ.

Administración del Personal Público.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El principio de mérito, como base de la administración del personal público, deberá ser plenamente garantizado por las leyes de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 242

——————-

Presentada por el SEÑOR MÉNDEZ.

Doble Incriminación (Double Jeopardy).

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna persona será puesta dos veces en riesgo de ser castigado por el mismo delito. Este principio impedirá todo riesgo de incriminación en las Cortes de Puerto Rico cuando haya mediado una incriminación previa por el mismo delito en la jurisdicción federal. Esta garantía contra una segunda incriminación tendrá efecto únicamente en los casos en que haya un veredicto sin revocar, por el mismo delito.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 243

——————-

Presentada por el SEÑOR PAZ GRANELA.

Preámbulo para la Constitución de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREAMBULO

Nosotros, el pueblo de Puerto Rico, ciudadanos de los Estados Unidos de América, reunidos en Convención Constituyente, en virtud de la Ley Núm. 600 del Congreso de los Estados Unidos, aprobada el 3 de julio de 1950, con el propósito de estructurar de acuerdo con dicha ley y de la Constitución de los Estados Unidos de América un instrumento de gobierno de carácter republicano y democrático, que propenda el establecimiento de las distintas ramas del gobierno, que asegure y garantice todos los derechos individuales del ciudadano, que proteja la salud del pueblo y provea para su educación, que asegure la paz y el progreso industrial y promueva el bienestar general del pueblo, que fortalezca los lazos políticos que al pueblo americano le han venido uniendo y que afiance la posición de nuestro pueblo dentro de la gran Nación Americana, con la ayuda de Dios ordenamos y establecemos esta Constitución para el pueblo de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 244

——————-

Presentada por el SEÑOR RIVERA COLÓN.

Comisión de Auditoría.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobernador de Puerto Rico nombrará, con el consejo y consentimiento de la Asamblea Legislativa una Comisión de Auditoría compuesta de tres miembros, por el término de diez años y con un sueldo anual de diez mil dólares para cada miembro. La Comisión de Auditoría fiscalizará todas las cuentas y todos los gastos pertenecientes a las rentas e ingresos de cualesquiera fuentes del Gobierno de Puerto Rico y de los municipios, con el propósito de determinar si se han hecho de acuerdo con la ley y los reglamentos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 245

——————-

Presentada por los SEÑORES RIVERA COLÓN y BERÍO SUÁREZ.

Sucesión al Cargo de Gobernador.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La voluntad del pueblo es la base del poder ejecutivo y éste se ejercerá por el Gobernador de Puerto Rico. Los electores capacitados elegirán en las elecciones generales que se celebren cada cuatro años, al Gobernador de Puerto Rico y a un Vice-Gobernador, quienes ocuparán sus cargos desde el segundo día de enero siguiente a la fecha de las elecciones y hasta que sus sucesores sean electos y tomen posesión. El Vice-Gobernador será ayudante del Gobernador y tendrá únicamente los deberes que éste le asigne. El Gobernador podrá delegarle cualesquiera de sus poderes excepto el de aprobar o desaprobar las leyes. En caso de quedar vacante el cargo de Gobernador o de que la persona electa no pudiera asumirlo, lo ocupará el Vice-Gobernador con todos los deberes y emolumentos correspondientes, por el resto del término. En tal caso y dentro de los treinta días siguientes a la toma de posesión del nuevo Gobernador, la Asamblea Legislativa elegirá por mayoría de todos sus miembros a la persona que ha de ocupar el cargo de Vice-Gobernador. En caso de que ni el Gobernador ni el Vice-Gobernador puedan ocupar el cargo, la Asamblea Legislativa, por mayoría de todos sus miembros, elegirá un sucesor interino, quien ocupará el cargo hasta que se elija y toma posesión el sucesor. Este será elegido dentro de los veinte días siguientes a la fecha en que haya tomado posesión del cargo el Gobernador interino. Si por cualquier razón de ausencia o incapacidad temporal el Gobernador no pudiere desempeñar sus deberes, el Vice-Gobernador, mientras dure dicha ausencia o imposibilidad temporal, actuará como Gobernador, con todos los poderes y deberes del cargo. Si en tal caso el Vice-Gobernador estuviera imposibilitado de actuar como tal, el Gobernador designará uno de los funcionarios ejecutivos para ser Gobernador durante dicha ausencia o imposibilidad temporal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 246

——————-

Presentada por el SEÑOR FERNÓS ISERN.

Sobre Preámbulo de la Constitución; Ratificación del Convenio con los Estados Unidos de América; Enmiendas al Estatuto Puertorriqueño de Relaciones Federales y Revocación del Convenio; Jurisdicción Territorial; Sede de Gobierno; Carácter del Gobierno; Ciudadanía de Puerto Rico y Juramento de Fidelidad.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

“Nosotros, el pueblo de Puerto Rico, a los fines de organizarnos políticamente como una sociedad democrática, cimentada en la Paz, en la Justicia y en el respeto a la dignidad humana y de dicada a promover el bienestar general, puesta nuestra confianza en Dios, adoptamos esta Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, que en uso de nuestra libertad natural y a virtud de convenio con los Estados Unidos de América, ahora creamos”.

2. —Que inmediatamente después del preámbulo se insertará en la Constitución el siguiente articulado:

I

Ratificación del Convenio entre el Pueblo de Puerto Rico y los Estados Unidos de América.— Queda solemnemente ratificado el convenio concertado entre el pueblo de Puerto Rico y los Estados Unidos de América por los términos de la Ley Pública 600, aprobada por el Presidente de los Estados Unidos el día 3 de julio de 1950, titulada “Ley Proveyendo para la Organización de un Gobierno Constitucional por el pueblo de Puerto Rico”, y a virtud de referéndum celebrado en Puerto Rico en junio 4 de 1951.

II

Jurisdicción Territorial. —La autoridad política que el Estado Libre Asociado de Puerto Rico habrá de ejercitar a virtud de esta Constitución, se extenderá a la isla de Puerto Rico y a las adyacentes que forman parte de la jurisdicción política de Puerto Rico al adoptarse esta Constitución.

III

Sede de Gobierno. —La sede de gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, será la ciudad de San Juan.

IV

Carácter del Gobierno. —El gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico será de carácter republicano, democrático y representativo; en tal virtud consistirá de los poderes Legislativos, Judicial y Ejecutivo, independientes entre sí, interrelacionados y armónicos, con igual jerarquía en sus respectivas esferas e igualmente subordinados a la soberanía del pueblo de Puerto Rico que los crea.

V

Ciudadanía de Puerto Rico. —Toda persona nacida en Puerto Rico que no sea ciudadano o súbdito de una país extranjero, será tenida por ciudadano de Puerto Rico por derecho de nacimiento y todo ciudadano de Estados Unidos, no nacido en Puerto Rico, será tenido por ciudadano de Puerto Rico después de un año de residencia bona fide y mientras dure la residencia.

La ciudadanía de Puerto Rico, según se establece en esta constitución y la ciudadanía de los Estados Unidos, al concurrir en la misma persona, no son mutuamente exclusivas, sino complementarias.

VI

Juramento de Fidelidad. —Será requisito indispensable para ocupar cualquier cargo público en el gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, jurar fidelidad a la Constitución de los Estados Unidos y a la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 247

——————-

Presentada por el SEÑOR FERNÓS ISERN.

Para determinar los procedimientos que se usarán para enmendar la Constitución de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Esta Constitución podrá ser enmendada solamente por el pueblo de Puerto Rico mismo, a través del siguiente procedimiento:

1. —Mediante enmienda propuesta por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico en forma de Resolución Concurrente adoptada con el voto afirmativo de dos terceras partes de los miembros de cada una de sus cámaras, ratificada por el pueblo en plebiscito celebrado en la fecha que fije la resolución concurrente, pero nunca antes e noventa días de que se adoptare la Resolución. Se requiere el voto afirmativo de una mayoría de los electores que tomen parte en el plebiscito para la ratificación.

A falta de disposición especial fijando fecha al plebiscito las proposiciones de enmienda serán sometidas al electorado en las primeras elecciones generales celebradas noventa días después de la adopción de la Resolución Concurrente.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 248

——————-

Presentada por el SEÑOR FERNÓS ISERN.

Para determinar la fecha de vigencia de la Constitución de Puerto

Rico y para proveer disposiciones transitorias.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Esta Constitución empezará a regir inmediatamente que fuere ratificada por el Congreso de los Estados Unidos de América, excepto que en tanto no se celebre la elección de gobernador y de la Asamblea Legislativa según aquí se dispone, el gobernador y la Legislatura en funciones continuarán en sus cargos hasta cumplir el término por el cual fueran electos, como si lo hubieran sido bajo esta Constitución, y los Jueces y todos los demás funcionarios del Gobierno de Puerto Rico seguirán en sus cargos hasta que de otro modo constitucionalmente se provea.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 249

——————-

Presentada por el SEÑOR FERNÓS ISERN.

Para determinar la composición de la Rama Legislativa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Asamblea Legislativa consistirá de dos Cámaras, Senado y Cámara de Diputados. El Senado consistirá de 27 miembros, 15 electos por distritos y 12 en candidatura general.

Los distritos senatoriales serán 15, eligiéndose 1 senador por cada distrito. Cada distrito senato­rial deberá agrupar municipios contiguos, interrelacionados por razones económicas, con vías para la fácil intercomunicación, y, en todo lo posible, homogéneos en cuanto a las actividades agrícolas o comerciales que les den vida, con población no menos de 110,001 habitantes ni ma­yor de 242,000 salvo que la población total de la isla pase de 3, 080,000 habitantes.

Cada distrito senatorial tendrá representación en la Cámara a base de población, con no menos de 3 ni más de 5 diputados. Serán divididos en distritos representativos, tomándose la cifra de 44,000 como divisor del número de habitantes del distrito senatorial para determinar el número de distritos representativos. Las fracciones de 22,000 a menores no se tomarán en cuenta; las fracciones de más de 22,000 ameritarán un diputado. Cada distrito representativo elegirá un diputado. Ningún distrito representativo tendrá menos de 31,000 ni más de 60,000 habitantes.

Cada distrito representativo se compondrá de parte de un municipio si el municipio en que se encuentra el distrito tiene una población mayor de 60,000 habitantes; o de un solo municipio si éste tiene menos de 60,000 habitantes pero más de 31,000 o de varios municipios enteros agrupados si la población agrupada no pasa de 60,000 habitantes; o de uno o más municipios enteros y parte de otro cuando en el caso del último éste tenga más de 60,000 habitantes.

Se elegirán 14 diputados en candidatura general si el número total de distritos representativos fuere impar; 15 si fuere par.

Cada elector tendrá derecho a votar por un senador de distrito, por un diputado de distrito, por un senador de candidatura general y por un diputado de candidatura general.

La representación en la Cámara para cada distrito senatorial se revisará cada 10 años con efecto en las primeras elecciones a celebrarse después del año en que se haya llevado a cabo un censo decenal, usándose siempre la cifra de 44,000 como divisor hasta llegar a 70 distritos representativos. Una vez se alcance el número de 70 distritos representativos, se abandonará la cifra de 44,000 como divisor, para el establecimiento de distritos representativos dentro de los distritos senatoriales, y se utilizará como divisor aquella cifra que resulte de la división del número total de habitantes en la isla por 70.

No se alterará el número de distritos senatoriales, pero sus límites podrán alterarse cada 10 años si ello fuere menester como consecuencia del aumento poblacional y de la necesaria redistribución de distritos representativos y para mantener el número máximo de cinco diputados por cada distrito senatorial dentro de las normas aquí establecidas. La diferencia en representación de distritos senatoriales contiguos no será mayor que de un diputado.

La redistribución electoral de que aquí se habla será potestad del Senado de Puerto Rico con la aprobación del Gobernador.

Al empezar a regir esta Constitución la división de la isla en distritos senatoriales y de éstos en distritos representativos será la que se establece a continuación.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 250

——————-

Presentada por el SEÑOR FERNÓS ISERN.

Bandera del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. —Que la bandera del Estado Libre Asociado de Puerto Rico será como sigue:

Rectángulo vertical azul oscuro junto al asta y ocupando toda la anchura de la bandera; una estrella blanca de cinco puntas en el centro del rectángulo y tres franjas como sigue:

La superior, roja; la intermedia, blanca; la inferior, gualda.

2. —Se reglamentará por ley el uso de esta bandera.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 251

——————-

Presentada por el SEÑOR FERNÓS ISERN.

Sobre Organización Municipal y Agrupación de Municipios para Fines Electorales, Judiciales y Administrativos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. —Puesto que el municipio, como organismo político, responde a una realidad de la vida social, debe ser reconocido por el Estado para fines de gobierno, cuando quiera que concurran las circunstancias que le dan naturaleza. En tal virtud aquellos municipios en existencia a la adopción de esta Constitución, quedan reconocidos como tales, sujetos a las disposiciones del poder legislativo sobre la fundación, la organización, la autoridad administrativa, los límites jurisdiccionales, el funcionamiento, la consolidación y la abolición de municipios en Puerto Rico.

2. —La agrupación de municipios para fines electorales, judiciales y administrativos del Estado se hará teniendo en cuanta la población, la contigüidad territorial y las vías de comunicación existentes entre los términos municipales a agruparse, así como la similitud de intereses económicos y la interrelación social de sus habitantes. En cuanto fuere posible, los municipios se agruparán, a los fines del gobierno del Estado, en regiones coincidentemente constitutivas de unidades electorales, judiciales y administrativas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 252

——————-

Presentada por el SEÑOR BERÍO SUÁREZ.

Servicio Civil.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobierno de Puerto Rico reconoce igualdad de derechos a todos sus Funcionarios. Para tal fin la Legislatura de Puerto Rico instrumentará una ley de Personal que incluirá todos los empleados de los Municipios de Puerto Rico establecerá normas uniformes de clasificación y remuneración y además proveerá para un sistema de pensiones y retiro para los funcionarios municipales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 253

——————-

Presentada por el SEÑOR SOTO.

Exención de Contribuciones Sobre Pequeños Hogares.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se impondrá ni cobrará contribución sobre propiedad inmueble consistente en una casa (y su solar cuando ambos fueren del mismo dueño), cuando dicha casa constituya el hogar del dueño y sea su residencia y o de su familia, siempre que el valor de la casa sin incluir el solar, no exceda de Cuatro Mil dólares. Si excediese, pagará por el exceso después de deducir los cuatro mil dólares objeto de esta exención.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 254

——————-

Presentada por el SEÑOR ROMÁN GARCIA.

La Legislatura.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. —La Legislatura se reunirá en sesión ordinaria por un período de noventa días naturales, empezando el segundo lunes de 3 enero de cada año.

2. —La Legislatura se reunirá en sesiones extraordinarias cuando una emergencia o el interés público lo justifique, previa convocatoria o proclama del Gobernador, por un término que no excederá de quince días naturales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 255

——————-

Presentada por el SEÑOR ROMÁN GARCIA.

La Legislatura

Sobre la Radicación y Consideración de Proyectos de Ley y Resoluciones.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. El término para la radicación de proyectos de Ley se extenderá por un período de cincuenta días naturales, empezando dicho término desde el primer día, en que se reúna la Legislatura en sesión ordinaria.

2. Las resoluciones podrán radicarse y considerarse en cualquier día dentro del término de los noventa días naturales señalados para la sesión ordinaria y dentro de los quince días para las sesiones extraordinarias.

3. El trámite y consideración de proyectos de Ley será reglamentado por la Asamblea Legislativa.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 256

——————-

Presentada por el SEÑOR ROMÁN GARCÍA.

Para adoptar la flor, el árbol, el pájaro y el pez, típico de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. —La Legislatura instrumentará y proveerá los medios necesarios a los fines de adoptar la flor, el árbol, el pájaro y el pez típicos de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 257

——————-

Presentada por el SEÑOR ROMÁN GARCÍA.

Para crear el Distrito Representativo de Vieques y Culebra.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. —Las islas de Vieques y Culebras y sus barrios, formarán un Distrito Representativo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 258

——————-

Presentada por los SEÑORES MORALES OTERO y RIVERA COLÓN.

Para crear la Comisión de Servicio Público de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda franquicia, derecho, privilegio y concesión de carácter público o cuasi público, será otorgada por una Comisión de Servicio Público compuesta de tres miembros, uno de los cuales será su Presidente, todos ellos nombrados por el Gobernador con el consejo y consentimiento del Senado. Los sueldos y términos de dichos miembros se determinarán por ley. Dicha Comisión queda facultada para desempeñar, y se le ordena que desempeñe todas las funciones ejecutivas relacionadas con las corporaciones de servicio público que operen en Puerto Rico, y en el desempeño de dichas funciones la referida Comisión tendrá jurisdicción para reglamentar aquellas empresas de servicio público que sean operadas por cualesquiera corporaciones públicas, autoridades u otros organismos gubernamentales o ramas del Gobierno. Ninguna franquicia, derecho o privilegio que otorgase la mencionada Comisión tendrá efecto hasta que haya sido aprobada por el Gobernador.

Todas las concesiones de franquicias y privilegios que se otorguen de acuerdo con las disposiciones del presente artículo dispondrán que las mismas estarán sujetas a enmiendas, alteraciones, revocaciones, o a expropiación forzosa mediante el pago de su justo valor.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 259

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ.

Sobre las Banderas de Estados Unidos y de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En todos los principales edificios públicos insulares, en las escuelas públicas y en las Alcaldías se izarán todas los días la bandera de Estados Unidos como símbolo de soberanía nacional y la bandera que se adopte como la bandera regional de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 260

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

.

Para limitar el máximum a que puede ascender la deuda pública de Puerto Rico mediante la emisión de bonos otras obligaciones autorizadas por la Ley de Relaciones Federales (art. 3 de la actual Acta Orgánica).

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1.—Habiendo aumentado considerablemente la valoración de la propiedad, en ningún caso la deuda pública de Puerto Rico autorizada por la Ley de Relaciones Federales (art. 3 de la actual Ley Orgánica) excederá del CINCO POR CIENTO del valor total de la tasación de la propiedad de Puerto Rico, Disponiéndose también que la deuda pública de los municipios de San Juan, Ponce y Mayagüez, en ningún caso excederá del ocho por ciento del valor total de la tasación del respectivo municipio y que la deuda pública de los demás municipios no excederá del cinco por ciento del valor total de la tasación de la propiedad en el respectivo municipio.

2. —Toda emisión de bonos que constituya una deuda pública de Puerto Rico o de sus municipios deberá ser sometida previamente a la aprobación o rechazo del Pueblo por medio de un referéndum en el cual se especifique la inversión del dinero que produzcan dichos bonos.

3. —Estas disposiciones no están en conflicto con la Ley de Relaciones Federales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 261

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales

Escudo oficial de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El escudo oficial de la Isla de Puerto Rico será el mismo que fue reconocido como tal por ley de la Asamblea Legislativa en 9 de marzo de 1905 el cual entró en vigor el primero de julio de dicho año, siendo su descripción la siguiente: un escudo verde y dentro de él un cordero plateado encima de un libro colorado, cargando un estandarte con una cruz cual la divisa de San Juan, y por orla, castillos, leones, banderas y cruces de Jerusalem, teniendo por divisa una “F” y una “I” con sus coronas, yugo y flecha y un letrero alrededor que lea “Joannes est nomen ejus”. El sello oficial de Puerto Rico llevará dicho escudo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 262

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales

Profanación de la Bandera.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Queda terminantemente prohibida la profanación de la bandera regional de Puerto Rico. Cualquier persona que públicamente mutilare, borrare, manchare, pisoteare, o menospreciare ya de palabras ya por medio de los hechos la bandera regional de Puerto Rico incurrirá en delito que será punible según determine la ley que sobre respeto, ceremonia, y reglamentación de la bandera aprobará la Legislatura Insular.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 263

——————-

Presentada por los SEÑORES ANSELMI, BURGOS y BARRETO PÉREZ.

Procedimiento para determinar la causa probable en casos de delitos graves.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se establece en Puerto Rico la acusación por el ministerio fiscal sujeto a las siguientes limitaciones: Cualquier persona de quien se sospeche haya cometido un delito felony será llevada ante la presencia de un juez instructor para ser examinada a fin de que éste determine si hay causa probable para ser acusada del delito que se le imputa. Será deber del juez instructor advertir al acusado de su derecho a estar asistido por abogado en la vista preliminar y del derecho a contrainterrogar los testigos en su contra. Si el juez instructor, después de oír la prueba, determinare que hay causa probable, fijará una fianza al acusado para permanecer en libertad provisional. Entonces el ministerio fiscal podrá radicar una acusación basada en la prueba que haya desfilado en la vista preliminar, siguiendo los trámites de ley.

Ningún fiscal podrá actuar como juez instructor.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 264

——————-

Presentada por los SEÑORES ANSELMI, BURGOS y BARRETO PÉREZ.

Defensores Públicos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En todos los tribunales de Puerto Rico con jurisdicción sobre casos de delitos graves y menos graves que aparejen penas hasta de dos años de cárcel habrá un número de defensores públicos, según lo determinare la ley, para hacerse cargo de la defensa de aquellos acusados que no puedan pagar abogados para su defensa, después que la insolvencia de aquéllos haya sido determinada por los tribunales. También podrán estos defensores públicos defender a personas cuando así lo determinaren los tribunales en casos civiles. Lo relativo a nombramientos y sueldos que habrán de percibir estos funcionarios será determinado por ley.

CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 265

——————-

Presentada por el SEÑOR ROMÁN GARCÍA.

Derechos, Deberes y Garantías.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. —En ningún caso se permitirá que las cárceles sirvan para mortificar a los procesados o detenidos.

2. —No se permitirá el uso de cabos de galeras para hacer cumplir la disciplina en las cárceles, cuando éstos sean detenidos o reclusos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 266

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU.

Disposiciones Transitorias.

Para establecer el capítulo correspondiente a las Disposiciones Transitorias de la Constitución de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

CAPITULO DE DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Sección 1.—Las leyes y ordenanzas de Puerto Rico actualmente en vigor, así como los derechos, reclamaciones, acciones, órdenes y contratos por ejecutar, continuarán vigentes, excepto en aquello en que sean derogados, modificados o enmendados por la presente Constitución, o hasta que sean derogados, modificados o enmendados por la autoridad legislativa que aquí se establece.

Sección 2. —Nada de lo contenido en esta Constitución se considerará que menoscabe o interrumpe la jurisdicción de los actuales tribunales sobre los asuntos pendientes ante ellos al aprobarse esta Constitución.

Sección 3. —Todos los funcionarios públicos continuarán en el ejercicio de sus cargos hasta que éstos sean abolidos o hasta que sus sucesores sean nombrados y reúnan los requisitos de idoneidad que esta Constitución o las leyes al efecto preceptúen.

Sección 4. —Las vacantes que surjan desde la promulgación de esta Constitución hasta las elecciones generales de 1952 serán cubiertas en la misma forma que se hacía durante la vigencia de la Ley Orgánica de 2 de marzo de 1917, según enmendada por leyes posteriores.

Sección 5. —Los funcionarios electos o nombrados después de las elecciones generales de 1952 recibirán los mismos sueldos que fijan las leyes, hasta que otra cosa disponga la Asamblea Legislativa. Los cargos de nueva creación serán retribuidos en la misma forma que lo son los de similar categoría.

Sección 6. —Una vez que esta Constitución sea aprobada por la Asamblea Constituyente, será sometida al electorado para su aprobación o rechazo. El Gobernador de Puerto Rico anunciará el referéndum con treinta días de antelación a la fecha en que tendrá lugar.

Sección 7. —Si esta Constitución fuera aprobada por la mayoría de los electores que concurran a los comicios, el Superintendente General de Elecciones así lo comunicará al Gobernador.

Sección 8.—En caso de que esta Constitución fuera rechazada por la mayoría de los electores, el Gobernador de Puerto Rico convocará a la Asamblea Constituyente electa en 27 de agosto de 1951 para que proceda a la redacción de una nueva Constitución.

Sección 9. —La Constituyente se reunirá en la fecha que fije la convocatoria. Este proceso se repetirá hasta que el electorado apruebe una Constitución. El Gobernador convocará a la Asamblea Legislativa para que fije la fecha del nuevo referéndum y tome los acuerdos pertinentes para su celebración.

Sección 10.—Siete días después de que el electorado haya aprobado esta Constitución, el Gobernador de Puerto Rico remitirá un ejemplar certificado al Presidente de los Estados Unidos. Este ejemplar será firmado por el Presidente y el Secretario de la Asamblea Constituyente. Contendrá las versiones española e inglesa de la Constitución. El Comisionado Residente de Puerto Rico personalmente entregará el ejemplar de la Constitución destinado al Presidente de los Estados Unidos.

Aprobada que fuere esta Constitución por la Asamblea Constituyente, los delegados firmarán el documento original y el Secretario dará fe de ello. Los que rehusaren firmar, podrán consignar los motivos de su negativa en las actas de la Convención Constituyente. Si algún delegado no pudiere firmar en el momento acordado para ello, podrá hacerlo en cualquier tiempo antes de que esta Constitución sea referida al electorado para su aprobación o rechazo. Este acto de accesión se efectuará en presencia del Secretario de la Asamblea Constituyente, quien lo hará constar en acta especial.

Sección 11. —Esta Constitución se redactará en los idiomas español e inglés, considerándose ambas versiones oficiales.

Sección 12. —Tan pronto como esta Constitución sea aprobada por la Asamblea Constituyente, el Secretario de la misma la hará publicar en los periódicos de mayor circulación en la Isla y la hará imprimir en un folleto que será distribuido gratuitamente entre los electores.

Sección 13. —En caso de resultar discrepancias entre el texto de esta Constitución firmado por los delegados y algún otro documento de la Asamblea Constituyente, prevalecerá el primero.

Sección 14. —El texto de esta Constitución así como los demás documentos relativos a ella, quedarán bajo la custodia del Secretario Ejecutivo de Puerto Rico. Este funcionario tomará todas las providencias convenientes necesarias para la protección y conservación del depósito confiádole. El Secretario Ejecutivo de Puerto Rico expedirá copias certificadas de esta Constitución a solicitud de las autoridades competentes.

Sección 15. —De no mediar fuerza mayor que lo impida, esta Constitución será promulgada por el Gobernador de Puerto Rico, treinta días después de haber sido aprobada por el Congreso de los Estados Unidos. La promulgación tendrá lugar a las doce del día indicado.

DADA por nosotros, los delegados de Puerto Rico, reunidos en Asamblea Constituyente, en el Capitolio de Puerto Rico, en San Juan de Puerto Rico y a….de …………… del año del Señor de 1952.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL suscribimos nuestros nombres,
(Firmas).

De todo cual yo, el Secretario, doy fe.

Secretario

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 267

——————-

Presentada por los SEÑORES ROMÁN GARCÍA y VÉLEZ GONZÁLEZ.

Bandera.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La bandera de Puerto Rico constará de cinco franjas, tres rojas y dos blancas con un triángulo azul a la izquierda y una estrella blanca de cinco puntos en el centro del triangulo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 268

——————-

Presentada por los SEÑORES VÉLEZ GONZÁLEZ y ROMÁN GARCÍA.

Disposiciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda sentencia de presidio temporal conllevará la suspensión de los derechos civiles del sentenciado. Una vez extinguida dicha sentencia los derechos civiles del convicto se entenderán totalmente restituidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 269

——————-

Presentada por el SEÑOR ARRILLAGA.

Para establecer que los Poderes Públicos delegados por la Constitución de Puerto Rico son inherentes al Pueblo de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todos los poderes públicos aquí delegados son inherentes al pueblo de Puerto Rico, y el sistema de gobierno aquí creado se funda en su voluntad y autoridad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 270

——————-

Presentada por el SEÑOR ARRILLAGA.

Para establecer que San Juan Bautista será la Capital de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La ciudad de San Juan Bautista será la Capital de Puerto Rico, y en ella se mantendrá la sede del Gobierno.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 271

——————-

Presentada por el SEÑOR POLANCO ABRÉU.

Para definir el vocablo “Puerto Rico” y señalar la jurisdicción del Gobierno de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La expresión “Puerto Rico” comprende para todos los efectos civiles, la isla de dicho nombre e islas adyacentes situadas al este del meridiano setenta y cuatro de longitud oeste de Greenwich, que fueron cedidas a los Estados Unidos por el Gobierno de España en virtud del tratado celebrado el día diez de diciembre de mil ochocientos noventa y ocho, y ratificado el día once de abril de mil ochocientos noventa y nueve. La jurisdicción del Gobierno de Puerto Rico se extiende a todos los puntos situados dentro de sus límites según quedan establecidos por la Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 272

——————-

Presentada por el SEÑOR BENÍTEZ

Carta de Derechos de la Constitución.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

CARTA DE DERECHOS

1. La dignidad del ser humano es inviolable. Todos los hombres son iguales ante la ley. Accidentes de raza, color, sexo o nacimiento no podrán menoscabar esta igualdad esencial. Toda persona tiene derecho a protección contra ataques abusivos a su honra, a su reputación y a su vida privada y familiar. Tanto las leyes como el sistema de instrucción público encarnarán estos principios.

2. Todo poder político emana del pueblo y se constituye sujeto a su voluntad. Las leyes garantizarán la expresión de esa voluntad basada en sufragio universal, voto secreto y resguardo al ciudadano contra toda coacción.

3. Los ciudadanos podrán organizarse libremente, salvo en organizaciones militares a cuasi militares constituidas al margen de la supervisión del poder político o en organizaciones o grupos que tengan el propósito de resistir la autoridad debidamente constituida.

4. No se aprobará ley alguna que restrinja la libertad de palabra o de prensa o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica o el derecho a pedir al gobierno la reparación de agravios.

5. No se establecerá religión oficial alguna ni se prohibirán el libre ejercicio del culto, ni se requerirá asistencia a él, ni se permitirá discrimen en favor o en contra de institución o de individuo alguno por motivo de religión, ni se impondrá requisito religioso alguno para desempeñar cargos públicos. Jamás se empleará directa ni indirectamente dinero o propiedades públicos para el uso de ninguna iglesia o para el uso de institución religiosa o sectaria de clase alguna, o para el uso de ningún sacerdote, predicador, ministro u otro instructor o dignatario religioso, como tal.

6. Nadie será privado de su vida, libertad o propiedad sin debido procedimiento de ley y no se negará a persona alguna la igual protección de las leyes. La propiedad privada sólo será objeto de expropiación forzosa para fines públicos mediante compensación justa. Las leyes para imponer contribuciones serán uniformes en Puerto Rico. No se aprobarán leyes menoscabando las obligaciones contractuales.

7. No se conferirán títulos de nobleza ni otras dignidades hereditarias. Ningún funcionario o empleado del Gobierno de Puerto Rico aceptará regalos, donativos, condecoraciones o cargos de ningún país o funcionario extranjero sin previa autorización de la Legislatura de Puerto Rico.

8. No se violará el derecho del pueblo a la protección de sus personas, casas, papeles y efectos contra registros y allanamientos irrazonables. No se expedirá orden de registro, allanamiento o arresto salvo por causa probable apoyada en juramento o afirmación describiendo el lugar a registrarse, las personas a detenerse o las cosas a ocuparse. Evidencia obtenida en violación de este apartado será inadmisible en los tribunales.

9. No se suspenderá el privilegio del auto de Habeas Corpus a no ser que lo requiera la seguridad pública por motivo de fuerza mayor, rebelión, insurrección o invasión y así lo proclame el Gobernador. El Gobernador convocará a la Legislatura de Puerto Rico dentro de un plazo no mayor de quince días para informar las razones de su decisión. La Legislatura dispondrá lo procedente.

10. En todos los procesos criminales el acusado disfrutará los derechos de tener un juicio rápido y público, de ser avisado de la naturaleza y causa de la acusación y obtener copia de la misma, de carearse con los testigos de cargo, de obtener la comparecencia compulsoria de los testigos propios, de tener asistencia de abogado, de gozar de la presunción de inocencia. Antes de mediar un fallo condenatorio todo acusado tendrá derecho a quedar en libertad bajo fianza. Nadie será obligado a incriminarse mediante su propio testimonio y una vez absuelto nadie podrá ser juzgado de nuevo por el mismo delito. Nadie será encarcelado por deuda. Las leyes determinarán un mínimo de propiedad y pertenencias no sujetas a embargo. Ni las fianzas ni las multas serán excesivas.

11. Jamás existirá en Puerto Rico la pena de muerte o la esclavitud. Tampoco se permitirá la servidumbre involuntaria salvo como castigo por delitos públicos luego de sentencia condenatoria. No se impondrán castigos crueles e inusitados y la pensión de los derechos civiles cesará al cumplirse la pena impuesta. No se aprobarán leyes ex post facto ni proyectos para condenar sin formulación de causa.

12. Se reconoce el derecho de todo trabajador a escoger su ocupación libremente y a renunciar a ella, a recibir igual paga por igual trabajo, a un límite razonable en su jornada, a un salario mínimo, a protección contra riesgos a su salud o a su persona en su tarea. Los trabajadores en empresas particulares o en empresas de carácter particular explotadas por el Gobierno, sus corporaciones o agencias, tendrán derecho a organizarse, a llevar a cabo convenios colectivos a través de representantes de su propia selección y determinar por acuerdo con sus patronos las condiciones de su empleo. Los empleados públicos tendrán derecho a formular a través de representantes de su propia selección y ante las autoridades correspondientes, recomendaciones o agravios relativos a su trabajo.

13. La enumeración de derechos que antecede no se entenderá en forma restrictiva ni supone la exclusión de otros derechos pertenecientes al pueblo en una democracia y no mencionados específicamente. Las disposiciones de esta Constitución no se interpretarán en forma que tienda a restringir la facultad del pueblo para promulgar leyes en protección de la vida, la salud y la seguridad del Pueblo de Puerto Rico.

14. El Pueblo de Puerto Rico declara su propósito de esforzarse por alcanzar un desenvolvimiento económico que le permita instituir progresivamente, hasta lograrlos en toda su plenitud, los siguientes derechos humanos:

(a) El derecho de toda persona a recibir gratuitamente la instrucción elemental y secundaria.

(b) El derecho de toda persona a obtener trabajo.

(c) El derecho de toda persona a un nivel de vida adecuado, que asegure para sí y para su familia la salud, el bienestar y especialmente la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica, y los servicios sociales necesarios.

(d) El derecho de toda persona a tener seguro por desempleo, enfermedad, vejez o incapacidad.

(e) El derecho de toda mujer en estado grávido o en época de lactancia y el derecho de todo niño, a tener cuidados y ayudas especiales.

En su deber de propiciar la libertad integral del ciudadano, le urge al Pueblo y al Gobierno de Puerto Rico estimular la máxima vitalidad en su sistema productivo, la más justa distribución de sus resultados económicos y el mayor entendimiento entre la iniciativa individual y la cooperación colectiva. La Rama Ejecutiva y la Rama Judicial tendrán presente este deber y considerarán las leyes que tiendan a cumplirlo en la manera más favorable posible.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 273

——————-

Presentada por el SR. ARRILLAGA

Para establecer cuál será la bandera oficial de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La bandera oficial de Puerto Rico será la que la tradición puertorriqueña ha designado como tal, consistente en tres franjas rojas y dos franjas blancas alternadas horizontalmente, y en su parte interior una estrella blanca sobre un fondo triangular azul.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 274

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU

Instrucción gratis y obligatoria.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La instrucción primaria es obligatoria para los menores de edad y la misma será gratuita cuando la imparta el gobierno insular o municipal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 30, 1951

——————-

Proposición Núm. 275

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Protección de Mujeres y Menores en el Trabajo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las mujeres y los menores tendrán la debida protección de Ley en el trabajo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 276

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Estímulo a la iniciativa educacional.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La iniciativa particular en materia educacional, el establecimiento de centros de enseñanza, sujetos a la aprobación del Departamento de Instrucción de Puerto Rico, serán considerados como medios auxiliares de cooperación a la instrucción pública y como tales recibirán el estímulo del Estado en la forma que indique la Ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 277

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Becas como medios para cultivar el talento puertorriqueño.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobierno mantendrá un vigoroso programa de becas, según se prescriba por Ley, para cultivar el talento de los estudiantes pobres de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 278

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Compensación adecuada por trabajo y aumento y distribución equitativa de la producción.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Cada individuo debe tener una ocupación honesta y útil, debidamente remunerada que garantice su libertad y la dignidad ciudadana esenciales al mayor grado de bienestar público, y a tal efecto el Gobierno estimulará la producción y garantizará el más adecuado reparto de la riqueza.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 279

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Garantías contra Monopolios.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Es deber del Gobierno impedir los monopolios y las tendencias monopolizadoras de carácter particular y a tal efecto el poder legislativo dispondrá por Ley las prohibiciones correspondientes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 280

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Derecho de Reunión.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todos los ciudadanos tienen derecho a reunirse pacíficamente y sin armas ni autorización previa, en recintos privados para discutir toda clase de asuntos, inclusive la conducta pública de los Funcionarios.

Sitios públicos podrán utilizarse para reuniones de esta clase con sujeción a lo que disponga la ley.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 281

——————-

Presentada por el SR. SOLÁ MORALES

Para declarar que el subsuelo es propiedad de El Pueblo de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todas las substancias inorgánicas, metalíferas, combustibles o salinas, los fosfatos calizos, la baritina, espato flúor y las piedras preciosas, ya se presenten en filones, ya en capas o en cualquier otra forma de yacimiento, bien sea éste superficial o subterráneo, son propiedad de El Pueblo de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 282

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU

Protección de Salarios.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se podrá hacer en el sueldo o salario de los trabajadores o empleados ningún descuento que no esté autorizado por éstos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 283

——————-

Presentada por los SEÑORES POLANCO ABRÉU y SOLÁ MORALES

Año Fiscal

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El año fiscal comienza el día 1 de julio de cada año natural y terminará el 30 de junio del siguiente año natural.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 284

——————-

Presentada por el SEÑOR BARCELÓ

Sobre Disposiciones Transitorias.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Artículo 1. —Todas las leyes vigentes al momento en que esta Constitución entre en vigor, y que no sean incompatibles con la misma, pasarán a ser leyes de la entidad política creada por esta Constitución y, permanecerán en vigor hasta que expire su término de vigencia o sean enmendadas o derogadas por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico.

Artículo 2.—Siempre que sea compatible con lo dispuesto en esta Constitución, todos los mandamientos, acciones, pleitos, procedimientos, responsabilidades civiles o criminales, denun­cias, acusaciones, sentencias, condenas, órdenes, decretos, apelaciones, causas de acción, con­tratos, reclamaciones, demandas, títulos y derechos, existentes al entrar en vigor esta Constitu­ción, subsistirán sin menoscabo alguno, y la entidad creada por esta Constitución será el sucesor legal de EL PUEBLO DE PUERTO RICO, tanto en relación con los mismos como en todo otro sentido, y éstos podrán ser sostenidos, esforzados o proseguidos, según sea el caso, ante los Tri­bunales o Agencias competentes de la entidad creada por esta Constitución o de los Estados Uni­dos de América, a nombre de la entidad creada por esta Constitución, sus subdivisiones políticas, corporaciones públicas, autoridades, agencias o instrumentalidades gubernamentales, o a nombre de cualquier persona o entidad con derecho a así hacerlo, todo ello tan plenamente como pudo haberse hecho con anterioridad a la vigencia de esta Constitución.

Artículo 3.—Todas las deudas y obligaciones de EL PUEBLO DE PUERTO RICO serán asumidas y pagadas por la entidad creada por esta Constitución, y todos los créditos de EL PUEBLO DE PUERTO RICO serán cobradas por la entidad creada por esta Constitución.

Artículo 4.—Todas las leyes aprobadas por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico autori­zando la emisión de bonos por EL PUEBLO DE PUERTO RICO, sus subdivisiones políticas o corporaciones públicas, autorizando a instrumentalidades gubernamentales, quedan por la pre­sente ratificadas, sujetas, sin embargo, a ser enmendadas o derogadas por la Asamblea Legisla­tiva de Puerto Rico.

Artículo 5.—Siempre que sea compatible con las disposiciones de esta Constitución, todos los funcionarios de EL PUEBLO DE PUERTO RICO, o de cualquiera de sus subdivisiones polí­ticas, agencias, corporaciones públicas, autoridades o instrumentalidades gubernamentales que ocupen cargos al momento en que esta Constitución entre en vigor, continuarán en el ejercicio de los poderes y deberes de sus respectivos cargos hasta que dichos cargos hayan sido abolidos o sus sucesores hayan cualificado de acuerdo con las disposiciones de esta Constitución o las leyes que se aprueben de conformidad con la misma.

Artículo 6.—Los requisitos en cuanto a residencia, ciudadanía o cualquier otro status o cuali­ficaciones bajo la jurisdicción de la entidad creada por esta Constitución, quedarán cumplidos pro tanto por la correspondiente residencia, ciudadanía u otro status o cualificaciones bajo la ju­risdicción de EL PUEBLO DE PUERTO RICO.

Artículo 7. —Si esta Constitución fuere aprobada por el Congreso de los Estados Unidos con posterioridad al día 4 de julio de 1952, la Asamblea Legislativa de Puerto Rico podrá, mediante ley al efecto, posponer la celebración de las próximas elecciones generales y fijará para la cele­bración de las mismas una fecha que no habrá de ser menos de noventa días (90) ni más de ciento veinte (120) días después de la fecha en que fuere aprobada esta Constitución por el Con­greso de Estados Unidos. En caso de que la celebración de las elecciones generales sea pos­puesta, todos los funcionarios que ocupan cargos electivos cuyos términos normalmente expi­rarían al comienzo del año 1952, continuarán ocupando los mismos, hasta que sus sucesores, electos de acuerdo con las disposiciones de esta Convención, hayan cualificado y tomen posesión de sus respectivos cargos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 285

——————-

Presentada por los SEÑORES POLANCO ABRÉU y SOLÁ MORALES

Sobre imposición de tributos y vigilancia de eficiencia de servicios públicos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura de Puerto Rico dispondrá por Ley sobre la imposición y recaudación de contribuciones, arbitrios, rentas u otros tributos para los gastos y servicios públicos y dispondrá también sobre el uso de los recursos económicos así adquiridos y vigilará la eficiencia de los servicios públicos de dependencias administrativas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 286

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU

Sobre proceso electoral transitorio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Desde la fecha de aprobación de esta Constitución y hasta que los organismos por ella creados o que se creen por la Legislatura en uso de las facultades que aquí se le confieren, dispongan lo contrario, para todo el proceso electoral y de inscripciones regirá la actual Ley Electoral con las enmiendas que la Legislatura de Puerto Rico le introduzca mientras dure el término para el cual fueron electos los actuales legisladores, si tales enmiendas son aprobadas por el gobernador de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 287

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU

Sobre prioridad para desembolsos de fondos públicos cuando los recursos disponibles no sean suficientes.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Hasta tanto la Constitución de Puerto Rico entre en vigor y a los fines de establecer una norma de prioridades para los desembolsos de fondos públicos cuando los recursos disponibles para cualquier año económico no sean suficientes para hacer frente a las asignaciones aprobadas para el mismo año, regirá el Artículo 34 de la Ley Jones, según ha sido subsiguientemente enmendada.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 288

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU

Sobre poderes para operar servicios de comunicaciones en casos de emergencia.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El gobierno constituido por el voto popular tiene poderes para operar los servicios de comunicaciones en cualquier momento de emergencia en que así convenga a los mejores intereses generales de la comunidad.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 289

——————-

Presentada por el SEÑOR SOLA MORALES

Inviolabilidad de Documentos Privados.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los documentos privados y las comunicaciones escritas u orales de los ciudadanos de Puerto Rico son inviolables; pero la Ley fijará los casos en que los Tribunales de Justicia podrán ordenar la entrega, registro o examen de documentos privados cuando ello sea absolutamente indispensable para el esclarecimiento de asuntos sometidos a su conocimiento, así como los casos en que funcionarios competentes del Gobierno podrán revisar libros de contabilidad y otros documentos que se juzgue necesario e indispensable para fines fiscales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 290

——————-

Presentada por los SEÑORES PADRÓN RIVERA, REYES DELGADO, ALVAREZ VICENTE, ORSINI MARTÍNEZ y BARRIOS

Poder Ejecutivo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Artículo VIII

Sección 10. —El Gabinete del Gobernador estará compuesto de los Secretarios y jefes de departamentos de: (1) Secretaría de Estado; (2) Secretaría de Justicia; (3) Secretaría de Educación; (4) Secretaría de Hacienda; (5) Secretaría de Interior; (6) Departamento de Salud; (7) Departamento de Industria y Comercio; (8) Departamento de Agricultura; (9) Departamento del Trabajo; y, (10) Departamento de Bienestar Social.

Los Secretarios de Estado, Justicia, Educación, Hacienda, e Interior serán electos, cada cuatro (4) años, en votación secreta, en la elección general; y los jefes de los departamentos de Salud, Comercio e Industria, Agricultura, Trabajo, y Bienestar Social serán nombrados por el Gobernador, con el consejo y consentimiento del Senado, por un período de cuatro (4) años.

No más de seis (6) miembros del Gabinete pertenecerán a un mismo partido político, y el Gobernador, al designar los últimos cinco (5) lo hará en tal forma que tengan representación en el Gabinete los partidos organizados, que resulten ser principales, en la última precedente elección; y los nombramientos de éstos deberán hacerse mediante recomendación del organismo directivo central de sus partidos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 291

——————-

Presentada por los SEÑORES ALVAREZ VICENTE, ORSINI MARTÍNEZ

y REYES DELGADO.

Bandera.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se reconoce oficialmente como la Bandera del Territorio de Puerto Rico la ya conocida por “Bandera Puertorriqueña”, compuesta de cinco franjas horizontales, paralelas, iguales de largo y de ancho, de las cuales tres son rojas y dos blancas, alternadas, comenzando con la roja; y en la parte que corresponde al asta hay un triángulo azul cuya base es igual a todo el ancho de la bandera y en el mismo sitio que corresponde al asta y el vértice proyectado sobre la franja roja central con lados iguales; y en el centro del triángulo hay una estrella blanca de cinco puntos de tamaño convencional.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 292

——————-

Presentada por los SEÑORES ALVAREZ VICENTE, ORSINI MARTÍNEZ

y REYES DELGADO

Himno.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será reconocido oficialmente como himno de Puerto Rico, la composición musical “Borinquen”, obra del compositor Félix Astol, comúnmente conocida por “La Borinqueña”.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 293

——————-

Presentada por el SEÑOR ORTÍZ STELLA

Preámbulo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Nosotros, los delegados del Pueblo de Puerto Rico, reunidos en Convención Constituyente, declaramos que las presentes relaciones que asocian a nuestro pueblo con el Pueblo de Estados Unidos de América, existentes por consentimiento mutuo y mediante pacto entre el Congreso de Estados Unidos y el Pueblo de Puerto Rico, son indispensables para el desarrollo social y económico de nuestro pueblo; que ese pacto establece un régimen de completo gobierno propio en Puerto Rico, basado en el consentimiento de los gobernados, y que dicha asociación del Pueblo de Puerto Rico con el Pueblo de Estados Unidos de América debe ser permanente; y decretamos que la presente será la Constitución de Puerto Rico, confiados en que la misma habrá de asegurar, con la ayuda de Dios, la tranquilidad, el bienestar y la prosperidad de nuestro pueblo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 294

——————-

Presentada por los SEÑORES ORTÍZ STELLA y COLÓN VELÁZQUEZ

Disponiendo el procedimiento para enmiendas y revisión de la Constitución de Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

REVISIÓN Y ENMIENDAS

La Asamblea Legislativa podrá, mediante resolución concurrente votada por lista y aprobada por una mayoría de los miembros de ambas Cámaras, proponer enmiendas a esta Constitución. En las actas de dichas Cámaras se insertará la resolución concurrente aprobada y el texto completo de las enmiendas propuestas. Por ley se proveerá para la publicación y conocimiento de las enmiendas propuestas. Toda enmienda propuesta será sometida a la aprobación o rechazo del pueblo en las próximas elecciones regulares y si hubiere en favor de la enmienda una mayoría de los votos emitidos sobre la misma, dicha enmienda quedará aprobada y formará parte de esta Constitución. La enmienda tendrá vigencia en el trigésimo día después de su aprobación.

Cuando sean varias las enmiendas sometidas, las mismas se votarán separadamente y se contarán también separadamente los votos emitidos en favor y en contra de cada enmienda.

El texto completo de cada enmienda propuesta estará impreso en una papeleta especial en la cual no aparecerán nombres de candidatos.

La Asamblea Legislativa podrá, además, ordenar por ley una votación especial para que se decida por el pueblo si se desea una revisión general de esta Constitución. En la papeleta de votación para este caso estará impresa la siguiente pregunta: “¿se desea una revisión general de la Constitución de Puerto Rico?”

Si la mayoría de los electores votare en favor de la revisión general de la Constitución de Puerto Rico, la Legislatura dispondrá la elección de una Convención Constituyente para que haga dicha revisión, y una vez hecha y aprobada por la Convención, dicha revisión será sometida a la aprobación o rechazo del pueblo en votación especial celebrada al efecto.

En todo lo que sean aplicables, regirán para las votaciones a que se refiere este artículo las disposiciones de la Ley Electoral, pero se proveerá por ley para todo lo que fuese conveniente y necesario.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 295

——————-

Presentada por los SEÑORES ORTÍZ STELLA y COLÓN VELÁZQUEZ

Declaración de Derechos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. La dignidad de los seres humanos, creados por Dios a su imagen y semejanza, debe ser inviolable. El respeto a esa dignidad será garantizado por ley.

2. Todas las personas son iguales ante la ley, tendrán su igual protección y disfrutarán, con entera igualdad de los beneficios, derechos y privilegios consignados en esta Constitución y en las leyes de Puerto Rico.

3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público. Todo Gobierno constituido en Puerto Rico tendrá como único fundamento este principio. La Legislatura proveerá para elecciones libres y periódicas, con sufragio universal y voto secreto.

4. No se aprobará ninguna ley que imponga la pena de muerte y ninguna persona será privada de su libertad o de su propiedad, sin el debido proceso de ley. No se desposeerá a nadie de su propiedad ni se le perjudicará en el disfrute de la misma, a no ser para fines de uso público y mediante justa y adecuada compensación.

5. La esclavitud no existirá en Puerto Rico, ni la servidumbre involuntaria, salvo como castigo por delito público después de sentencia condenatoria. No se permitirán castigos crueles o inusitados.

6. No se aprobará ninguna ley que restrinja la libertad de palabra ni la libertad de prensa o el uso de cualquier otro medio de expresión para difusión del pensamiento, o que restrinja el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacífica o el derecho de pedir al Gobierno la reparación de los agravios.

7. No se aprobará ninguna ley relativa al establecimiento de cualquiera religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma y se permitirá en todo tiempo el libre ejercicio y goce de profesión y culto religioso sin distinción ni preferencia. No se exigirá como condición para desempeñar puesto de confianza o cargo alguno en el Gobierno de Puerto Rico requisito religioso de ninguna clase, pero se exigirá el juramento de defender la Constitución de Estados Unidos y la Constitución y las leyes de Puerto Rico.

8. Jamás se asignará, aplicará, donará, usará, directa ni indirectamente, dinero o propiedad públicos para el uso, beneficio o sostenimiento de ninguna secta, iglesia, denominación, institución o asociación sectaria, o sistema religioso, o para el uso, beneficio o sostenimiento de ningún sacerdote, predicador, ministro u otro instructor o dignatario religioso, como tal.

9. No se ordenará el arresto de ninguna persona sino bajo acusación de delito público apoyada en juramento o afirmación. No se violará el derecho del ciudadano a la seguridad de su persona, su domicilio, documentos y efectos contra pesquisas y registros irrazonables y no se expedirá mandamiento alguno para ello salvo por motivo fundado, apoyado en un juramento o afirmación designando específicamente el lugar que haya de registrarse, describiéndose las personas que hayan de detenerse o las cosas que hayan de ocuparse. Evidencia obtenida en violación de esta disposición será inadmisible en los tribunales.

10. No se suspenderá el privilegio del auto de Habeas Corpus a menos que en caso de rebelión, insurrección o invasión, lo requiera la seguridad pública, y en cualquiera de esos casos podrá ser suspendido dicho privilegio por el Gobernador, siempre que durante dicho período exista la necesidad de tal suspensión.

11. No se aprobará ninguna ley que menoscabe el valor de los contratos.

12. No se permitirá en las instituciones públicas de Puerto Rico las enseñanzas o prácticas neomaltusianas.

13. No se aprobará ninguna ley ex post facto ni proyecto de ley alguno para condenar sin juicio previo. En todos los procesos criminales el acusado gozará de la presunción de inocencia; del derecho de tener para su defensa la asistencia de abogado; de ser informado de la naturaleza y causa de la acusación; de obtener copia de la misma; de tener un juicio rápido y público; de carearse con los testigos de cargo; y de usar medios compulsorios para conseguir la comparecencia de sus testigos. La suspensión de los derechos civiles cesará al quedar cumplida la pena impuesta.

14. Ninguna persona será considerada responsable de un delito sin el debido procedimiento de ley; y ninguna persona será puesta dos veces en riesgo de ser castigada por el mismo delito; ni será obligada en ninguna causa criminal a ser testigo contra sí misma. Ninguna confesión de culpabilidad será válida a menos que la misma hubiere sido hecha libre y voluntariamente, y ninguna evidencia ilegalmente obtenida será admisible en los Tribunales de Puerto Rico.

15. Toda persona podrá, antes de ser convicta, prestar fianza con suficiente garantía.

16. No se fijarán multas o fianzas excesivas.

17. Existirá uniformidad en la imposición de contribuciones.

18. No se encarcelará a nadie por deudas.

19. No se aprobará ninguna ley que conceda títulos de nobleza, y ninguna persona que esté desempeñando algún puesto remunerado o de confianza en el Gobierno de Puerto Rico, aceptará sin el consentimiento de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico regalo, condecoración, emolumento, cargo o título de clase alguna de ningún estado extranjero.

20. Los ciudadanos podrán asociarse libremente, menos en organizaciones militares o cuasi militares que funcionen fuera de la dirección del poder público o que existan con el propósito de resistir la autoridad debidamente constituida. Estarán fuera de ley las organizaciones o asociaciones que prediquen la fuerza o la violencia como medio de obtener el poder público.

21. Los empleados públicos tendrán el derecho de presentar ante las autoridades correspondientes y a través de representantes de su propia selección, sus quejas y agravios. Personas en empleo privado tendrán derecho a organizarse, a llevar a cabo convenios colectivos a través de representantes de su propia selección, a efectuar actividades concertadas, disfrutar de un salario mínimo por su trabajo, a una jornada máxima de labor y a recibir igual paga por igual trabajo.

22. La precedente numeración de derechos no habrá de entenderse en forma restrictiva ni considerarse como que excluye cualesquiera otros derechos de que gocen o puedan gozar los ciudadanos de Puerto Rico.

23. El Pueblo de Puerto Rico, reconoce como su obligación y la de su Gobierno esforzarse por alcanzar estos objetivos:

(a) Dar la mayor expansión posible a la producción en Puerto Rico y asegurar la más justa distribución de sus resultados económicos;

(b) Hacer subir hasta un límite de decoro los niveles de vida de los puertorriqueños;

(c) Evitar el desempleo; y

(d) Lograr plenamente para nuestro pueblo los beneficios de la civilización y la cultura.

En el empeño por alcanzar estos objetivos se irán estableciendo condiciones económicas y sociales que progresivamente garantizarán los siguientes derechos:

(a) El derecho de toda persona a obtener trabajo;

(b) El derecho de toda persona a recibir gratuitamente la instrucción elemental y secundaria;

(c) El derecho de toda persona a un nivel de vida adecuada, que le asegure para sí y para su familia la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios;

(d) El derecho de toda persona a tener seguros por desempleo, enfermedad, vejez o incapacidad; y

(e) El derecho de toda mujer en estado grávido o en época de lactancia y el derecho de todo niño; a tener cuidados y ayudas especiales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 296

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GONZÁLEZ BLANES, LLOBERT, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, GÉIGEL, RAMOS DE JESÚS, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO Y ALEMANY SILVA.

Funcionarios Electorales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Los Inspectores, Secretarios y Recusadores de cada partido participante en una elección serán designados por los organismos directivos centrales de dichos Partidos de acuerdo con la legislación; y en atención a la función electoral que desempeñen dichos funcionarios electorales se le consideran como funcionarios públicos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 297

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GÉIGEL, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, ALEMANY SILVA y RAMOS DE JESÚS.

Voto Preferente.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se hará discrimen en cuanto a las horas de entrar a los colegios electorales en un día de elección o votar mediante afidávit, permitiéndose la entrada a persona alguna después de la hora fijada en ley para el cierre de los colegios y dar comienzos la votación, con las excepciones siguientes: una décima parte del personal de hospitales y clínicas, del Cuerpo del Bombero, del telégrafo, del teléfono y el personal completamente indispensable en las compañías de Servicio Público, así como los Miembros de la Junta Insular de Elecciones y Juntas Locales de Elecciones. La Junta Insular de Elecciones, reglamentará las excepciones que por ésta disposición constitucionaria se establece.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 298

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GELPI GÉIGEL, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, RAMOS DE JESÚS, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO Y ALEMANY SILVA.

Exención Contributiva al domicilio.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Toda casa que se use como vivienda por su propietario o familiares, sin la producción de rentas, en este último caso disfrutará de una exención contributiva no menor de cinco mil ($5,000) dólares.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 299

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GONZÁLEZ BLANES, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, SOTO, GÉIGEL, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, ALEMANY SILVA y RAMOS DE JESÚS.

Votación.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La votación electoral solo se hará en colegios cerrados o en colegios de filas cerradas en aquellos sitios donde a juicio de la Junta Insular de Elecciones no se pudiere llevar a efecto la votación por falta de local apropiado.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 300

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GÉIGEL, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, ALEMANY SILVA y RAMOS DE JESÚS.

Sufragio Universal.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La voluntad ciudadana se expresará por sufragio universal igualitario secreto el que constituirá un derecho, un deber y una función obligatoria de ser ejercitada por todo ciudadano mayor de 21 años que legalmente no está incapacitado. El ejercicio del voto será garantizado por el Pueblo de Puerto Rico de modo que el mismo se ejercite sin discrimen de sexo, de raza, de color, credo religioso o condición económica.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 301

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GÉIGEL, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, ALEMANY SILVA y RAMOS DE JESÚS.

Límite contributivo territorial.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Legislatura establecerá un tipo máximo del uno (1%) como tipo básico contributivo, el que solo podrá ser aumentado mediante la aprobación del pueblo en referéndum al efecto.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 302

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GONZÁLEZ BLANES, GÉIGEL, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, ALEMANY SILVA, y RAMOS DE JESÚS.

Política pública sobre ayuda o auxilio individual.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Será política pública del Pueblo de Puerto Rico, dentro del principio de una humana solidaridad social prestar ayuda directa o auxilio en el sostenimiento de la vida, a todo individuo necesitado e incapacitado por avanzada edad o malas condiciones físicas. La ayuda o auxilio se prestará por el organismo administrativo que por ley se cree y en el que se tendrán representación proporcional a su fuerza electoral, todos los partidos políticos, de modo que el beneficio a ser proporcionado sea recibido por todo sector necesitado del pueblo, sin discrimen de carácter político, racial, religioso, de color, de sexo, o de índole alguna. El organismo que por ley se cree, administrará los fondos insulares y los fondos federales que para fines de ayuda se asignen a nuestra Isla.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 303

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, GÉIGEL, LLOBET, PARKHURST, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, ALEMANY SILVA y RAMOS DE JESÚS.

Contratación de Empréstitos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Todo empréstito a ser contratado por el Gobierno Insular o Municipal, tendrá en su aspecto contributivo que ser aprobado por el pueblo en referéndum insular o municipal, según el caso de que se trate.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 304

——————-

Presentada por los SEÑORES POLANCO ABRÉU y SOLÁ MORALES.

Expiración de término para cargos electivos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El gobernador, el Comisionado Residente, los miembros de la Asamblea Legislativa y cualquier otro funcionario electos por el pueblo a virtud de la Ley Jones, continuarán en sus cargos y en el ejercicio de sus funciones oficiales, hasta que sus sucesores hayan sido electos y hayan tomado posesión de sus cargos.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 305

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU.

Primeras Elecciones Generales.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Las primeras elecciones generales tendrán lugar el primer martes después del primer lunes de noviembre de 1952.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 306

——————-

Presentada por los SEÑORES POLANCO ABRÉU y SOLÁ MORALES.

Sobre requisito para ser elector.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

En las primeras elecciones generales que se celebren después de aprobada esta Constitución, serán electores capacitados los ciudadanos americanos de Puerto Rico o de los Estados Unidos que sean mayores de 21 años y que figuren en los registros electorales preparados por la Junta Insular de Elecciones de acuerdo con los términos y requisitos de la Ley Electoral vigente a la fecha de la elección.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 307

——————-

Presentada por los SEÑORES FIGUEROA, IRIARTE, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, GÉIGEL, LLOBET, RAMOS DE JESÚS, PARKHURST, VERAY, JR., GARCÍA DELGADO, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ y ALEMANY SILVA.

Inscripciones.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se establecerá por legislación el sistema de inscripción automática y permanente a través del Registro Demográfico y de los organismos que por ley se cree. Formando parte además del sistema de inscripción, el carnet o tarjeta de identificación electoral.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 308

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, FIGUEROA, SOTO, GONZÁLEZ BLANES, GÉIGEL, LLOBET, RAMOS DE JESÚS, PARKHURST, VERAY, JR. GARCÍA DELGADO, GARCÍA MÉNDEZ, GELPÍ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ y ALEMANY SILVA.

Junta Insular de Elecciones y Juntas Locales de Elecciones.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

La Junta Insular de Elecciones, será el organismo supremo electoral y cuyas funciones se fijarán por ley, estará integrada por un representante de cada uno de los partidos principales o que por ley adquieran derecho a estar representados en la Junta y por el Superintendente General de Elecciones, quien a su vez será el Presidente de la misma y quien será nombrado por el Gobernador de Puerto Rico a recomendación de la Junta Insular de Elecciones.

Las Juntas Locales de Elecciones estarán constituías en igual forma que la Junta Insular de Elecciones y al igual que dicha junta, designarán los Presidentes de las mismas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 309

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, FIGUEROA, PARKHURST Y GONZÁLEZ BLANES.

“Constitución de Puerto Rico”

[Por sus Títulos. Véase PREFACIO Y APENDICES I, II, y III].

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 310

——————-

Presentada por los SEÑORES SOLÁ MORALES y POLANCO ABRÉU.

Sobre pago a Funcionarios.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Una vez aprobada esta Constitución y hasta que se provea otra compensación y forma de pago para los funcionarios de Puerto Rico que no son nombrados por el Presidente de los Estados Unidos, sus sueldos se pagarán de las rentas que percibe el gobierno de Puerto Rico, según haya determinado la actual Legislatura; y los sueldos de los funcionarios nombrados por el Presidente de los Estados Unidos con cargo al tesoro público de Puerto Rico se pagarán mediante libramiento del Contador, refrendados por el gobernador. En igual forma podrá hacerse cualquier otro pago imprevisto o consignado en algunas de las Leyes que pueda quedar sin efecto al aprobarse esta Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 311

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, PARKHURST, GÉIGEL, GELPÍ, GARCÍA MÉNDEZ, COLÓN CASTAÑO, FERRÉ, GONZÁLEZ BLANES, LLOBET y FIGUEROA.

Preámbulo.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

PREÁMBULO

Nosotros, los ciudadanos americanos de Puerto Rico, que colectivamente constituimos el Pueblo de Puerto Rico, con el fin de promover el bienestar general, asegurar las bendiciones de la libertad y cimentar la felicidad de los puertorriqueños mediante la unión permanente e indisoluble con los Estados Unidos, aspirando a la igualdad en la dignidad de la ciudadanía con un status de carácter irrevocable, confiados en el reconocido espíritu justiciero del gran pueblo estadounidense e inspirados en la infinita bondad de la Divina Providencia, establecemos y promulgamos la siguiente constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 312

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, GELPÍ, PARKHURST, FERRÉ y GARCÍA MÉNDEZ

Para garantizar y enforzar por procedimientos rápidos y equitativos, el cumplimiento de los contratos de servicios o de trabajo entre patronos y obreros, y en beneficio del público en general.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

1. El trabajo y el capital, como factores de producción, gozan de igual protección de la ley.

2. El trabajo es libre y nadie puede ser obligado involuntariamente a trabajar a menos que sea por sentencia firme a causa de delito público en que la condena fuere con trabajos forzados.

3. Se reconoce el derecho a las huelgas pacíficas y ordenada como medio de defensa de los trabajadores y empleados, así como a los patronos el derecho al paro de sus negocios en defensa de sus intereses.

4. Los contratos por servicios o por trabajo son obligatorios entre las partes contratantes a tenor de las estipulaciones convenidas en ellos, a cuyo fin en todo contrato de servicios o de trabajo se detallará específicamente lo convenido y, especialmente lo siguiente: duración del contrato; salario s a pagarse y forma de pagos; días y sitio del pago; clase del trabajo convenido detalladamente, horas de trabajo que no excederán de 8 horas por día laborable, determinándose las de entrada y salida del trabajo y la hora de descanso para almorzar; tiempo máximo de ausencia para satisfacer necesidades corporales; turnos en el trabajo y fijación de los mismos en casos de verificarse el trabajo en esa forma; sobre quejas o agravios de parte de obreros, empleados o del patrono y prohibiciones concernientes a ambas partes.

5. La responsabilidad del patrono y de los obreros o empleados por infracción de lo convenido en los contratos, será fijada por el tribunal de Distrito competente.

6. Los contratos de servicios y de trabajo pueden ser individuales o colectivos.

7. Todo contrato de trabajo para que sea válido deberá ser aprobado por el Comisionado del Trabajo y archivado en su oficina.

8. Los agravios o querellas serán formuladas por escrito y bajo juramento, determinando los hechos específicos en que se fundan, entregándole copia a la otra parte contratante, la que tendrá cinco días para contestar también por escrito y bajo juramento. Esa documentación será remitida a la Junta de Relaciones del Trabajo para su estudio y decisión la que lo hará dentro de los 10 días de llegar a su poder la documentación. De la decisión de dicha Junta se podrá apelar directamente y libre de gastos para ante cualesquiera de los jueces del Tribunal de Distrito a que perteneciere el municipio o lugar en donde se originó la querella.

9. Los jueces del Tribunal de Distrito celebrarán un juicio breve sobre las alegaciones controvertidas y fallarán los casos dentro de diez días.

10. Los jueces del Tribunal de Distrito que intervengan en estos asuntos, podrán imponer multas disciplinarias que no excedan de Mil Dólares cada una a los patronos, o a las uniones obreras que fueren declarados culpables de cualquier infracción voluntaria de los contratos de servicios o de trabajo, y esas multas serán para beneficios de la parte inocente.

11. De las decisiones de los Tribunales de Distrito, la parte perdidosa podrá apelar para ante cualquiera de los jueces del Tribunal Supremo y la decisión de éste será definitiva.

12. En caso de que la parte infractora fuere una unión o asociación de trabajadores o empleados y ésta no pagare la multa dentro de 30 días de impuesta, el patrono puede por sí dar por terminado el contrato de trabajo, quedando proscrita la unión o asociación culpable del derecho de representar a obreros en contratos de trabajo durante tres años consecutivos.

13. Si el patrono fuese el culpable la otra parte contratante puede dar por sí terminado el contrato y, además, se le embargarán bienes para responder de la multa impuesta, de acuerdo con la ley para ejecución de sentencias civiles.

14. Mientras cualquier querella esté en trámite, las partes contratantes seguirán cumpliendo las obligaciones contractuales y ni los obreros pueden declararse en huelga, ni los patronos cerrar los establecimientos ni negar trabajo a los obreros o empleados contratados.

15. Las huelgas por simpatía quedan prohíbas en Puerto Rico, con excepción de aquellas en que estén relacionadas con la misma clase de trabajo, de negocios o de actividades sociales, recreativas, agrícolas, comerciales e industriales.

16. La Legislatura de Puerto Rico proveerá las leyes necesarias para llevar a cabo los propósitos expresados en esta Constitución.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 313

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, FERRÉ, COLÓN CASTAÑO, GONZÁLEZ BLANES, GARCÍA MÉNDEZ, FIGUEROA, GÉIGEL y PARKHURST.

Carta de Derechos.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

APARTADO 1

DERECHOS CIVILES

Sección 1. —Poder Político: La fuente de autoridad para la redacción de esta Constitución dimana del pueblo mismo.

Puerto Rico es una comunidad de ciudadanos americanos, cuya soberanía interna se regirá por las disposiciones de esta Constitución.

Sección 2. —Derechos Inherentes: No se pondrá en vigor ninguna ley que prive a una persona de los derechos inalienables al disfrute de la vida y la libertad, ni de los medios de adquirir y poseer propiedad, ni de procurarse y lograr su seguridad y su felicidad.

Sección 3.—Derechos Legales: En todos los procesos criminales el acusado será considerado inocente hasta que se le pruebe lo contrario y gozará del derecho de tener para su defensa la ayuda de abogados desde el momento de su arresto; de ser informado de la naturaleza y causa de la acusación, de obtener copia de la misma; de tener un juicio rápido y público por ante un jurado imparcial del distrito dentro del cual el delito haya sido cometido; de carearse con los testigos de cargo y de usar de medios compulsorios para conseguir testigos a su favor.

Ninguna persona será responsable de un delito sin el debido procedimiento de ley; y ninguna persona será puesta dos veces en riesgo de ser castigada por el mismo delito.

Toda persona podrá, antes de ser convicta, prestar fianza con suficiente garantía, excepto por delitos castigables con prisión perpetua cuando la prueba sea evidente o la presunción suficientemente fuerte.

No se pondrá en vigor ninguna ley que menoscabe el valor de los contratos.

Ninguna persona será encarcelada por deudas.

Sección 4. —Derecho de Organización: Los ciudadanos tendrán derecho a organizarse pacíficamente para la defensa legítima de sus intereses. Los empleados públicos tendrán el derecho de elevar quejas y agravios al gobierno y su organismo, mediante representantes de su libre selección. El derecho a la contratación colectiva del obrero con el patrono queda reconocido.

Sección 5. —Registros, Allanamientos y Arrestos: No se violará el derecho de estar garantizado contra registros y embargos arbitrarios.

No se coartará el derecho del individuo a poseer un arma en su hogar para su defensa propia.

No se expedirá orden o mandamiento de registro sino por la autoridad judicial competente y por motivos fundados, apoyado con juramento o afirmaciones, especificando el delito imputado y/o describiendo particularmente el lugar que ha de registrarse y las personas que han de ser detenidas o las cosas que deban ser embargadas.

Sección 6.—Habeas Corpus: No se suspenderá el privilegio del auto de habeas corpus, a menos que, en caso de rebelión, insurrección o invasión, lo requiera la seguridad pública, pudiendo en cualquiera de esos casos ser suspendido ese privilegio por el Gobernador, siempre que durante dicho período exista la necesidad de tal suspensión.

Sección 7. —Derechos del Acusado y “Double Jeopardy”: Ninguna persona será arrestada o privada de su libertad, excepto mediante mandamiento de arresto expedido por un oficial judicial competente, en el que se especifique el delito que se le imputa. Tal mandamiento será innecesario cuando se detenga una persona en los instantes en que comete el delito.

Tampoco podrá arrestarse o detenerse una persona sin informarle, acto seguida, de los cargos formulados en su contra, debiendo, en tal caso, concedérsele inmediatamente, el privilegio de ser asistida de abogado.

En ningún caso podrá llevarse a efecto una detención sin causa justificada y cuando el detenido lo exija la misma será inmediatamente considerada en corte abierta, en su presencia y en la de su abogado.

En toda causa criminal el acusado gozará del derecho a un juicio rápido y público ante un tribunal competente y se le permitirá amplia oportunidad de confrontarse con y examinar todos los testigos, brindándole, a la vez, el uso de los procedimientos compulsorios para lograr la comparecencia de los testigos a su favor, a expensas del pueblo.

Todo acusado deberá tener la asistencia de un abogado competente, quien le será designado, para su uso, por el Pueblo si el acusado no pudiese conseguirlo. Todo acusado deberá ser informado de los derechos que aquí se le garantizan tanto durante el arresto como en el acto de su comparecencia en corte.

No se exigirán fianzas desproporcionadas y excesivas, ni se impondrán multas exageradas, ni castigos crueles e inusitados.

Ningún acusado estará obligado a prestar testimonio contra sí mismo, ni contra su esposa y toda persona podrá negarse a declarar o a presentar evidencia que lo incrimine.

Ninguna persona será responsable por un acto que fuese legal al tiempo en que lo realizara o por el cual se le hubiese absuelto, ni será, en forma alguna, expuesta dos veces a ser castigada por un mismo acto delictivo. No se aprobará ninguna ley “Ex-post facto”, ni ningún proyecto para condenar sin formación de juicio.

Toda persona en cualquier caso en que fuera absuelta después de haber sido arrestada o detenida podrá demandar al gobierno en daños y perjuicios.

Sección 8. —Derecho de asamblea y libertad de palabra: No se aprobará ninguna ley restringiendo la libertad de palabra o de la prensa, o el derecho del pueblo a reunirse en asamblea pacíficamente y pedir al Gobierno la reforma de los abusos. No se establecerá censura alguna ni podrá violarse la secretividad de los medios de comunicación.

No se negará información oficial sobre los asuntos del Gobierno a las agencias informativas ni a los ciudadanos que las soliciten con fines legítimos.

Sección 9.—Libertad Religiosa: No se dictará ninguna ley relativa al establecimiento de cualquiera religión o que prohíba el libre ejercicio de la misma, y se permitirá en todo tiempo el libre ejercicio y goce de profesiones y cultos religiosos sin distinciones ni preferencias, y no se exigirá como condición para desempeñar cualquier cargo o puesto de confianza en el Gobierno de Puerto Rico, ningún otro requisito político o religioso que un juramento de defender la Constitución de los Estados Unidos y la Constitución y las leyes de Puerto Rico.

Sección 10. —Eminent Domain: (Derecho de Propiedad): Ninguna persona podrá ser privada, en forma alguna, de su propiedad sin el debido procedimiento de Ley.

La propiedad privada no será tomada ni perjudicada para uso público, ni tampoco podrá restringirse el uso ni el derecho a disponer libremente de dicha propiedad, excepto mediante declaración previa de necesidad y utilidad pública hecha por un tribunal competente luego de haberse efectuado el pago de una justa compensación fijada en la forma provista por ley. No podrán confiscarse bienes algunos sin la previa formación de causa y la obtención de una sentencia condenatoria.

No se declarará pública ninguna industria que esencialmente no tenga ese carácter por el solo hecho de constituir una fuente de producción.

El Gobierno no desplazará a ni competirá con la empresa privada.

No se impondrá ninguna tasación arbitraria ni se aprobará ninguna contribución confiscatoria. El tipo máxima de contribución sobre propiedad real y personal será de un dos por ciento.

La duplicidad en la imposición de contribuciones queda prohibida.

Sección 11.—Sanciones: Todo ciudadano residente en Puerto Rico tendrá derecho a demandar judicialmente para compeler el cumplimiento de esta Constitución, o de las leyes que en virtud de esta Ley se aprobaren así como para impedir el uso ilegal de los fondos públicos.

El derecho de petición queda garantizado y no podrá discriminarse contra la persona o personas que favorezcan, propulsen o presenten solicitudes para el resarcimiento de daños, para la remoción de funcionarios públicos, para la adopción, revocación, enmienda o reglamentación de cualesquiera leyes, ordenanzas o reglamentaciones, o sobre otras cuestiones de Gobierno.

Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo que le ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución o por la ley.

El pueblo tiene el derecho inalienable de seleccionar sus funcionarios públicos y destituirlos mediante el procedimiento de “recall”.

Los funcionarios públicos son para servir a la comunidad en general y no a un grupo de la misma y se les podrá exigir responsabilidad, que aparejaría su destitución, en caso de discrimen.

Toda persona tendrá derecho a demandar al gobierno en solicitud de resarcimiento por cualesquiera daños y perjuicios que sufriere por causa de la negligencia o culpa de cualquier dependencia o funcionario gubernamental o por causa de la negligencia o culpa de cualesquiera de sus empleados o agentes.

No se dispondrá de, ni se pagará, dinero alguno del Tesoro de Puerto Rico, ni se dispondrá de, ni se pagará suma alguna de los fondos públicos, a no ser en virtud de una asignación hecha previamente por ley y mediante libramiento expedido por el Auditor de Puerto Rico.

Las leyes para la tasación o imposición de contribuciones serán uniformes.

Todo dinero que se recaude por contribución impuesta o fijada para un fin especial, será considerado como un fondo especial en el Tesoro, y desembolsado para dicho fin únicamente.

No se violará en ninguna elección la naturaleza secreta del derecho al voto. Este será obligatorio como función a cumplir por el ciudadano y su infracción constituirá delito “misdemeanor”.

APARTADO II

DERECHOS SOCIALES Y ECONOMICOS

Toda persona tiene derecho a una justa e igual oportunidad de mejorar su propio bienestar físico, económico, espiritual y cultural y a participar en los beneficios de la civilización. Es, por tanto, el deber del Gobierno de este Territorio, de acuerdo con el uso máximo de sus recursos y con el debido acatamiento a las libertades individuales, lograr este propósito mediante legislación u otros medios adecuados. Entre los derechos sociales y económicos a ser ejercitados progresivamente por el esfuerzo combinado del individuo y del Gobierno Territorial, figuran los siguientes:

Sección 12. —Educación Pública: Toda persona tiene derecho a la instrucción. El gobierno tiene el deber que todo niño reciba una instrucción primaria y secundaria y debe mantener facilidades libres y adecuadas para dicho fin, sin que ello excluya el establecimiento de planteles privados de enseñanza de igual categoría.

El gobierno debe además asegurar el desarrollo de facilidades adecuadas de instrucción avanzada y académica, que deben estar efectivamente a la disposición del ciudadano, de acuerdo con sus aptitudes y con la ayuda del gobierno cuando esto fuere necesario.

Sección 13. —Salud Pública: Toda persona, sin distinción de sus condiciones económicas y sociales, tiene derecho al más alto nivel de salud que pueda lograrse. La responsabilidad del Gobierno por la salud y seguridad del pueblo puede lograrse solamente mediante la disposición de medidas sociales y de salud adecuadas.

Sección 14. —Derecho al Trabajo: Toda persona tiene derecho al goce y disfrute de un nivel de vida decente, a una justa e igual oportunidad de ganarse la vida, a horas y salario s y condiciones de trabajo que garanticen a todos los ciudadanos una justa participación en los beneficios del progreso, y a la protección contra la pérdida de ingresos por razón de incapacidad, desempleo o vejez.

Es deber del Gobierno el adoptar medidas que aumenten las oportunidades de empleo y mejoren las condiciones de trabajo, que provean protección para los asalariados, y a los que de éstos dependen, contra la carencia de ingresos por causas ajenas a su voluntad; y que asegure alimento, vivienda y servicios comunales adecuados, necesarios para el bienestar general del pueblo.

El derecho de las personas al trabajo no debe ser negado o restringido por razón de estar o no afiliadas a cualquier unión u organización obrera, o por motivo de opinión política.

Sección 15. —PROTECCIÓN CIUDADANA: Los niños no deben ser explotados.

El empleo de niños menores de catorce años en cualquier ocupación perjudicial a la salud o a la moral o que ponga en riesgo la vida o cualquier parte del cuerpo, queda por la presente prohibido.

Nada de lo contenido en esta Constitución será interpretado en el sentido de limitar la facultad de la Asamblea Legislativa para decretar leyes para la protección de la vida, salud y seguridad de empleados y obreros.

Toda persona tendrá todos los derechos y libertades proclamados en esta Constitución, sin distinción alguna de sexo, raza, color, idioma, religión, opinión política o de cualesquiera otra índole, origen nacional o social, posición económica o nacimiento.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO

OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 314

——————-

Presentada por el SEÑOR CANDELARÍO ARCE.

Para que el Municipio de Peñuelas forme parte del Distrito Senatorial de Ponce, Puerto Rico.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que de procederse a la reagrupación de los distritos senatoriales en Puerto Rico, el Municipio de Peñuelas habrá de formar parte del Distrito Senatorial de Ponce:

Porque el Municipio de Peñuelas es parte del catastro del Registro de la Propiedad de Ponce;

Porque es parte del mismo distrito judicial;

Porque está situado a 8.8 millas, equivalentes a 14.3 kilómetros de dicha ciudad de Ponce;

Porque por la proximidad a la ciudad de Ponce, el Municipio de Peñuelas tiene todas sus relaciones económicas con el comercio de dicha ciudad;

Porque por la distancia que separa el Municipio de Peñuelas de la ciudad de Mayagüez, o sea, 39.8 millas, equivalentes a 64 kilómetros, se dificultan las relaciones políticas y económicas entre el Municipio de Peñuelas y la ciudad de Mayagüez, sede principal del Distrito Senatorial número 4 al que en la actualidad pertenece.

Porque la ciudad de Ponce es la fuente principal de servicios de hospital para el Municipio de Peñuelas.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 315

——————-

Presentada por el SEÑOR MUÑOZ RIVERA

Gobierno Municipal.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Se determinará por ley la organización y gobierno de los municipios, excepto que, aquellos municipios cuya población exceda de 50,000 habitantes podrán adoptar su propia carta orgánica que será efectiva únicamente cuando haya sido sometida y aprobada por la mayoría de los electores que concurran a votar. La Legislatura de Puerto Rico determinará el procedimiento a seguirse en la adopción de dicha carta orgánica.

Cada municipio tiene y se le concede por esta Constitución el ejercicio de todos los poderes relacionados con actividades municipales; pero esta concesión de autoridad no limita ni restringe el poder de la Legislatura de Puerto Rico en materias relacionadas con actividades insulares.

La Legislatura podrá aprobar leyes requiriendo a los municipios informes sobre sus transacciones y su condición financiera y proveyendo para examen por parte de las autoridades insulares de sus comprobantes de pago, libros y cuentas en general o de cualquier actividad conducida por las autoridades municipales.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO

OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 316

——————-

Presentada por el SEÑOR MUÑOZ RIVERA

Asamblea Legislativa.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Parlamento de Puerto Rico se compondrá de una sola Cámara integrada por no más de 73 diputados que serán electos en la forma siguiente:

No más de 9 diputados electos “AT LARGE”, de los cuales ningún partido político podrá postular o elegir más de 6; y 8 diputados en representación de cada uno de los distritos que se relacionan en el párrafo siguiente, no pudiendo ningún partido político postular o elegir a más de 7 diputados en cada uno de dichos distritos.

A los efectos de la elección de los diputados al Parlamento de Puerto Rico se dividirá la isla en 8 distritos en la forma siguiente: Un distrito que se conocerá como “Distrito de San Juan 1”, el cual estará integrado por los precintos electores de San Juan I, San Juan II, y Río Piedras I, que estará integrado por Los barrios de Hato Rey y Gobernador Piñero. Otro distrito que se conocerá como distrito de San Juan II y estará compuesto por el precinto electoral de Río Piedras II y los precintos electorales de Carolina, Trujillo Alto, Guaynabo, Cataño, Bayamón, Naranjito, Corozal, Toa Baja y Toa Alta; y otros seis distritos que estarán respectivamente integrados por los precintos electorales que actualmente integran los distritos senatoriales. Segundo (Arecibo), Tercero (Aguadilla), Cuarto (Mayagüez), Quinto (Ponce), Sexto (Guayama), y Séptimo (Humacao).

Todo ciudadano de Puerto Rico y ciudadano Americano que haya residido en Puerto Rico por un período mayor de cinco años podrá ser electo al Parlamento de Puerto Rico.

Los miembros del Parlamento de Puerto Rico serán elegidos por los electores capacitados de Puerto Rico por un término no mayor de cuatro años siguiendo el procedimiento que se determine por ley.

Después de cada censo decenal el Secretario del Parlamento Insular redistribuirá el número de diputados asignándosele a cada distrito un diputado por cada 30,000 habitantes o fracción de 30,000 que exceda de 20,000.

La división y demarcación de los distritos solo podrán ser alterados por ley no más de una vez después del período siguiente a cada censo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 317

——————-

Presentada por el SEÑOR TORRES DÍAZ

Sobre Intervención del Gobierno con la Industria Privada.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El Gobierno de Puerto Rico fomentará la iniciativa privada en los negocios e industrias del país, y bajo ningún concepto controlará, directa ni indirectamente, ninguna organización, corporación, autoridad, etc. que, en forma alguna se relacione con la explotación, por el Gobierno, de dichos negocios e industrias; Disponiéndose, que nada de lo contenido más arriba deberá entenderse como un impedimento para que el Gobierno descontinúe, liquide o complete su actual programa de insularización de las utilidades públicas y de fomentos limitado a los pequeños industriales y comerciantes.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 318

——————-

Presentada por el SEÑOR TORRES DÍAZ

Nombre, Organismo Legislativo y Bandera.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que el Pueblo de Puerto Rico se conocerá bajo el nombre de Estado Libre Asociado de Puerto Rico; que la bandera regional del Estado Libre Asociado de Puerto Rico será de dos franjas horizontales, la superior blanca y roja la inferior, con una estrella de cinco puntas azul en el extremo izquierdo de la franja blanca: que el organismo Legislativo que se cree, se conocerá con el nombre de Congreso del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 319

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, GONZÁLEZ BLANES, GARCÍA MÉNDEZ, COLÓN CASTAÑO, PARKHURST, FERRÉ, GÉIGEL, FIGUEROA, GELPÍ, LLOBET, VERAY, JR., y RAMOS DE JESÚS.

Siendo de importancia vital a la existencia de un gobierno de leyes ordenado en forma que la rama judicial actúe con entera independencia de la política partidista y sin intromisiones indebidas de las otras dos ramas del Gobierno.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

DEPARTAMENTO JUDICIAL

El poder judicial residirá en el Tribunal Supremo que por la presente se establece, en los tribunales o cortes de distritos, en el tribunal de contribuciones, en los tribunales inferiores ya establecidos por virtud de las leyes vigentes y en los que en lo sucesivo las leyes establezcan. La jurisdicción de dichos tribunales y los trámites seguidos en ellos, así como sus distintos jueces, funcionarios y empleados, continuarán como hasta el presente. También deberán dichos jueces, funcionarios y empleados reunir las calificaciones y recibir los emolumentos que en la actualidad se les exigen y reciben, hasta que otra cosa se disponga en esta Constitución o por ley.

La Asamblea Legislativa tendrá autoridad para, de tiempo en tiempo, y según lo crea conveniente, organizar, modificar, hacer un nuevo arreglo de o abolir los tribunales establecidos por ella y para proveer sobre su jurisdicción y los procedimientos que ante ellos se sigan. En tales casos, los jueces de los tribunales o cortes de distrito, o de cualquier otro tribunal, o de las cortes que puedan sustituirlos, serán designados para ocupar cargos de igual naturaleza y categoría a los que vinieran ocupando, y tendrán derecho a recibir igual sueldo al que hasta entonces recibieran.

El Tribunal Supremo no podrá ser abolido ni privado de su jurisdicción original o apelativa, o de la que se le confiere por esta Constitución de aquella que hasta el presente tuviera según las leyes vigentes para revisar, modificar, anular o confirmar mediante certiorari, o de algún modo, las sentencias o decretos de tribunales inferiores u organismos cuasi judiciales, siendo entendido que, en ninguna eventualidad, podrá el Tribunal Supremo ser privado de su jurisdicción en aquellos casos (a) en que haya recaído sentencia condenatoria por delito grave; (b) en que estén envueltos cualesquiera derechos civiles o humanos; (c) en que esté envuelta esta Constitución, Ley de Relaciones Federales o la constitucionalidad o validez de cualquier ley, ordenanza, orden ejecutiva o reglamentación; (d) en que esté envuelta la ilegalidad, improcedencia, imposición, cobro o devolución de cualquier contribución, tributo, impuesto, tasación, o penalidad concerniente a los mismos; (e) en que esté envuelta la jurisdicción de cualquier tribunal inferior u organismo cuasi judicial; (f) en que esté envuelta la expropiación o confiscación de cualquier propiedad y g) que envuelvan errores procesales o de ley.

El Tribunal Supremo tendrá jurisdicción para resolver en sus méritos, y de acuerdo con la justicia sustancial, cualquier causa en apelación. Dicho tribunal, o cualquiera de sus jueces, podrá expedir Auto de Hábeas Corpus, y dicho tribunal o cualquiera de sus jueces, deberá asimismo, conocer, en primera instancia, de cualesquiera recursos y procedimientos si así la ley lo dispusiere.

El Tribunal Supremo estará integrado por un Juez Presidente y seis jueces Asociados.

Los jueces del Tribunal Supremo desempeñarán sus cargos por tiempo indefinido y mientras observen buena conducta y ejerzan su cometido con entera imparcialidad e independencia judicial. En el caso de cualquier vacante permanente en la presidencia del tribunal Supremo pasará a desempeñar el cargo el juez asociado que haya actuado, como tal juez, por el mayor número de años.

Para ser juez del Tribunal Supremo, o de cualquier tribunal de récord, se requiere: (a) ser ciudadano de los Estados Unidos de América con domicilio en Puerto Rico por un período de tiempo no menor de diez años, con antelación a su nombramiento; (b) haber cumplido 35 años de edad; (c) haber observado buena conducta y gozar de buena reputación moral; (d) haber ejercido la abogacía en Puerto Rico durante diez años por lo menos, o haber desempeñado durante ese período o parte del mismo cargo o cargos en cualquier cátedra de derecho en una Universidad, debidamente acreditada; Disponiéndose, que los períodos en que se hubiese ejercido la cátedra aludida se sumarán a aquéllos en que hubiese estado en el ejercicio de la profesión legal y vice versa, hasta alcanzar el total de diez años requerido.

Los jueces no podrán ejercer ningún otro cargo o empleo remunerativo y deberán observar los cánones de ética judicial adoptados, o que, de tiempo en tiempo, se adoptaren por el Tribunal Supremo de Puerto Rico.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico, mediante Reglas puestas en vigor y promulgadas por él, tendrá facultad para regular los procedimientos judiciales, en todas las cortes de Puerto Rico con el propósito de que se logre una solución final justa, ordenada, rápida y económica en toda acción o procedimiento, y tales reglas entrarán en vigor y serán obligatorias desde el momento de su promulgación.

La ley o reglas concernientes a las alegaciones, práctica o procedimientos judiciales en vigor al ser aprobada esta Constitución se considerarán como Reglas del Tribunal Supremo y continuarán vigentes como tales, hasta tanto fueren modificadas, enmendadas, derogadas o sustituidas por otras promulgadas de acuerdo con la facultad aquí conferida a dicho tribunal. Tales reglas no podrán, empero, derogar, ampliar, modificar o estar en conflicto con los derechos sustantivos de ningún litigante.

El Tribunal Supremo deberá, asimismo, promulgar y poner en vigor un código de ética profesional.

El Gobernador, con el consejo y consentimiento del Senado, cubrirá cualquier vacante en los cargos de jueces de la Corte Suprema o en cualquier tribunal de Puerto Rico, con una de las personas que figuren en una lista de tres candidatos (terna) presentádale por el Consejo Judicial de Puerto Rico que más adelante se establece.

Si el Senado rechazare el primer nombramiento sometídole por el Gobernador de Puerto Rico, éste vendrá obligado a someterle uno de los dos restantes en la lista de tres (terna) y de ser éste igualmente rechazado el Gobernador someterá el nombre del tercero, en cuyo caso el Senado vendrá obligado a impartirle su aprobación.

El Gobernador no podrá devolver al Consejo Judicial la terna sometídole, ni solicitar otra, salvo en aquellos casos en que el propio Consejo Judicial de Puerto Rico solicitare su devolución por razón de muerte, incapacidad, o inhabilidad para aceptar el cargo, de cualquiera de los candidatos propuestos.

Por la presente se crea el Consejo Judicial de Puerto Rico que estará integrado por nueve miembros, a saber:

1. El Juez Presidente del Tribunal Supremo;

2. El juez jubilado del Tribunal Supremo, por orden de antigüedad en la jubilación, que no estuviere incapacitado y que aceptare el cargo; Disponiéndose, que de no haber juez jubilado, o de no poderse nombrar a ninguno por las razones expuestas, lo será el juez asociado del Tribunal Supremo de mayor antigüedad;

3. El Presidente del Colegio de Abogados o de la Asociación que se creare en sustitución de esta;

4. El juez de distrito de más antigüedad en su cargo;

5. El decano del Colegio de Derecho de la Universidad de Puerto Rico, y

6. Cuatro (4) abogados en el ejercicio activo de la profesión electos en Asamblea convocada al efecto por el Juez Presidente del Tribunal Supremo de Puerto Rico e integrada por los abogados admitidos por el Tribunal Supremo al ejercicio de la profesión legal.

El Consejo Judicial será presidido por el Juez Presidente del Tribunal Supremo y convocado por él cuantas veces fuere necesario para llenar una vacante.

Todo acuerdo del Consejo Judicial será tomado con el voto afirmativo de por lo menos siete de sus componentes.

Ningún juez desempeñará, durante su incumbencia como tal, ningún otro cargo o empleo remunerado.

Todo juez será independiente en el desempeño de sus funciones y sólo se deberá a su propia conciencia, a la ley y a los más altos fines de la justicia.

Los jueces del Tribunal Supremo sólo podrán ser separados de sus cargos por motivos e incapacidad o cuando no ejercieren su cometido con entera imparcialidad o independencia judicial, o cuando dejaren de observar la buena conducta moral que les hubiere antes hecho acreedor al cargo.

La separación de los jueces del Tribunal Supremo será mediante residenciamiento que deberá iniciarse en la Cámara de Representantes y por acuerdo de cuatro quintas (4/5) partes de los votos de sus miembros. Tales casos de residenciamiento se ventilarán ante el Senado, sin que pueda recaer veredicto condenatorio si no es con el voto de cuatro quintas (4/5) partes de sus miembros. Cuando a estos efectos se constituya el Senado, los senadores prestarán juramento o afirmarán solemnemente llenar a fidelidad su cometido. El fallo inculpatorio que recayere no podrá exceder de la destitución del magistrado y de su imposibilidad de cubrir y desempeñar cargos públicos retribuidos, o cargos de confianza en el Gobierno de Puerto Rico.

El juez convicto quedará, desde luego, sujeto a cualesquiera otras sanciones penales, y a las responsabilidades a que por sus actos estuviese asimismo sujeto de acuerdo con la ley.

Los jueces de todos los tribunales inferiores, o de aquellos que en lo sucesivo puedan establecerse solo podrán ser separados de sus cargos, antes del vencimiento del término para el cual se nombraran, por justa causa y en la forma provista por ley.

El número y compensación de los jueces y de los funcionarios de los tribunales de Puerto Rico se determinará por ley, salvo lo dispuesto en esta Constitución.

Los jueces del Tribunal Supremo seguirán disfrutando de los derechos de jubilación reconocidosles por ley y en la forma y manera que se estableciere por la legislatura.

El Juez Presidente del Tribunal Supremo será el Jefe Administrativo de los tribunales de justicia y, como tal, asumirá los mismos poderes y funciones administrativas que en lo relativo a la judicatura viniere desempeñando, hasta el presente, el Procurador General.

Por la presente se crea el cargo de un Director Administrativo adscrito al Tribunal Supremo de Puerto Rico y, bajo la autoridad y supervisión del Presidente del Tribunal Supremo.

Este Director Administrativo será nombrado por el Juez Presidente del Tribunal Supremo, con el sueldo que éste le asignare y desempeñará su cargo a voluntad del poder nominador y hasta que su sucesor haya sido nombrado y haya calificado.

En adición a las facultades que le asignare el Juez Presidente del Tribunal Supremo, el Director Administrativo mencionado, con la aprobación del primero, podrá designar, temporalmente y por períodos que no excedan de 60 días, a jueces de distritos o de cualesquiera otros tribunales inferiores, para prestar servicios en cualquier corte de Puerto Rico de igual categoría a la que vinieran éstos desempeñando.

Todos los funcionarios y empleados de los tribunales de Puerto Rico, a excepción de los fiscales y los empleados de éstos, serán nombrados por los respectivos tribunales en que hubieren de desempeñar sus cargos.

La compensación de ningún juez será disminuida durante el término de su incumbencia.

La asignación para los gastos de la Rama Judicial se dispondrá por ley en forma englobada y el Juez Presidente del Tribunal Supremo, con la aprobación del Consejo Judicial, determinará la forma y manera de disponer de tal asignación.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 320

——————-

Presentada por el SEÑOR TORRES DÍAZ.

Minorías.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Que el derecho de las minorías sea asegurado, en forma de que tengan la debida representación en el organismo legislativo que se cree, en las Asambleas Municipales, o Juntas de Comisionados que existen, o puedan existir en el futuro en Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 321

——————-

Presentada por el SEÑOR TORRES DÍAZ.

Milicia.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

El organismo legislativo que se cree, proveerá, por ley, para la organización de la milicia, en la forma que corresponda, de acuerdo con la Constitución y leyes de los Estados Unidos.

Los oficiales de esa milicia serán escogidos, o nombrados del modo y manera que el organismo legislativo, que se cree, lo determine de tiempo en tiempo, correspondiendo al Gobernador la facultad exclusiva de “comisionar” a dichos oficiales. El Gobernador tendrá el poder de llamar a servicio la milicia, a fin de mantener las leyes de Puerto Rico, suprimir insurrecciones y repeler invasiones.

Todas las organizaciones militares provistas bajo esta Constitución, o por las leyes de Puerto Rico, y que reciban ayuda local, no podrán, mientras se encuentren bajo armas, en ceremonias o desempeñando cualquier servicio que se les haya asignado, llevar otras banderas, estandartes, colores, etc., que no sean los de Estados Unidos y Puerto Rico.

El Ayudante General de Puerto Rico será nombrado por el Gobernador con el consejo y consentimiento del Senado de Puerto Rico, y en ningún momento dicho funcionario podrá ser al mismo tiempo Comandante Militar de dichas milicias.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE31, 1951

——————-

Proposición Núm. 322

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Doble Incriminación (Former Jeopardy)

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Ninguna persona será puesta dos veces en riesgo de ser castigada por el mismo delito, disponiéndose además que si un acto está sujeto a penalidad por una ley y por una ordenanza municipal, la convicción o absolución bajo cualquiera de ellas impedirá una acusación posterior por los mismos hechos. Así mismo se prohíbe que una persona sea acusada en la jurisdicción insular por un delito por el cual haya sido convicto o absuelto anteriormente en una jurisdicción federal.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 323

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Suspensión del Privilegio de Hábeas Corpus.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

No se suspenderá el privilegio del auto de Hábeas Corpus excepto en caso de rebelión, insurrección, o perturbaciones internas que amenacen la paz y el orden público, pudiendo ser entonces suspendido por el Gobernador de Puerto Rico por un término no mayor de cinco días dentro de los cuales, la Legislatura Insular confirmará o dejará sin efecto la acción del Ejecutivo.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 324

——————-

Presentada por el SEÑOR VERAY, JR.

Disposiciones Generales—Idioma.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Tanto el idioma inglés como el idioma español serán, indistintamente, los idiomas oficiales de Puerto Rico.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 325

——————-

Presentada por el SEÑOR GELPÍ

Para equiparar el derecho de accesión.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

Considerando que existen millares de solares dedicados a alquiler y en los cuales se han construido edificaciones mediante el pago de cánones de arrendamiento, las cuales, de acuerdo con la legislación vigente, carecen del derecho de acción por existir éste en beneficio exclusivo de los dueños de los solares, dando lugar a graves injusticias, con el fin de corregir las mismas y evitar la continuación de tan irritante privilegio, la Legislatura procederá a conceder el derecho de accesión por igual tanto al dueño del solar arrendado como al dueño de la edificación en él construida.

EN LA CONVENCION CONSTITUYENTE DE PUERTO RICO
OCTUBRE 31, 1951

——————-

Proposición Núm. 326

——————-

Presentada por los SEÑORES IRIARTE, LLOBET, COLÓN CASTAÑO, PARKHURST, GIGEL, GONZÁLEZ BLANES, GARCÍA MÉNDEZ y FERRÉ

Sobre Sufragio y Elecciones, Poder Legislativo, Iniciativa y Referéndum y “Recall”.

Resuélvase que formará parte de la Constitución de Puerto Rico lo siguiente:

ARTÍCULO II

SUFRAGIO Y ELECCIONES

Sección 1. —Se celebrará una elección general en Puerto Rico el año 1952, y cada cuatro años Sucesivos, el primer martes después del primer lunes de noviembre. Además, se celebrarán elecciones especiales en la forma y para los fines que se expresan en esta Constitución.

Sección 2. —Salvo lo dispuesto en esta Constitución respecto a elecciones especiales, en dichas elecciones generales se elegirán todos los funcionarios de elección popular que dispone esta Constitución, y todos aquellos que dispusiere cualquier ley de la Asamblea Legislativa.

Sección 3. —Toda elección popular, ya sea general o especial, será verificada mediante papeleta electoral, o en cualquier otra forma que por ley se disponga, siempre que se garantice al pueblo la naturaleza secreta del voto.

Sección 4. —La voluntad ciudadana se expresará por sufragio universal igualitario secreto el que constituirá un derecho, un deber y una función obligatoria de ser ejercitada por todo ciudadano mayor de 21 años que legalmente no esté incapacitado. El ejercicio del voto será garantizado por el Pueblo de Puerto Rico de modo que el mismo se ejercite sin discrimen de sexo, de raza, de color, credo religioso o condición económica. Ningún poder, civil o militar, intervendrá para impedir el libre ejercicio del derecho al sufragio, y no se aprobará ley alguna que menoscabe o viole dicho derecho, excepto en la forma y condiciones que se expresan en este artículo.

Sección 5.—El Gobernador anunciará mediante proclama, con treinta días de antelación, las fechas de inscripciones y elecciones generales, las que se publicarán en dos de los periódicos de mayor circulación en Puerto Rico.

Sección 6. —-El voto será obligatorio; y toda persona, varón o mujer, inscrita como elector el día de las elecciones tendrá la obligación de votar en el precinto y colegio al cual perteneciere su inscripción en dichas elecciones.

Sección 7.—Todo ciudadano de los Estados Unidos, varón o mujer, de veintiún años de edad o más en el día de las elecciones, y que no estuviere legalmente incapacitado y que hubiere residido durante un (1) año con antelación a la fecha de las elecciones, en el municipio en donde se celebre la elección, deberá votar en dicho municipio, siempre que figure inscrito su nombre en la lista de electores en la forma provista por la ley electoral vigente a la fecha de la aprobación de esta Constitución, o que en adelante se disponga por ley de la Asamblea Legislativa conforme a las disposiciones de este artículo; Disponiéndose, que cualquier elector que dejare de votar en cualquier elección general, incurrirá en misdemeanor y convicta que fuere será condenada a pagar una multa de doscientos dólares, o en defecto de pago a cumplir una pena de tres meses de cárcel; y además perderá el derecho al voto y su inscripción será excluida por no haber votado, y cualquier persona incursa en esta disposición tendrá que inscribirse nuevamente según lo que disponga la ley general de inscripciones y elecciones que apruebe la Asamblea Legislativa, para poder votar en elecciones subsiguientes.

Sección 8.—Para los efectos de la inscripción o de la votación, será necesario que la persona resida de buena fe en el municipio en que trata de inscribirse como elector o en que se propone votar o en que vote, con un (1) año de anterioridad por lo menos al día de la elección; Disponiéndose, que cuando un elector legalmente inscrito cambiare de residencia, su inscripción será transferida, conforme a lo que disponga por ley la Asamblea Legislativa, al precinto que le corresponda de acuerdo con lo que más adelante se dispone en este artículo.

El domicilio, que es la residencia legal del elector, se determinará de acuerdo con las reglas siguientes:

(1) Toda persona tiene un domicilio;

(2) Sólo puede haber un domicilio;

(3) La residencia legal o domicilio es el lugar donde una persona reside habitualmente, cuando no es llamada a otra parte para trabajar u otro objeto temporal, y al cual regresa en las épocas de descanso;

(4) El domicilio o residencia legal puede cambiarse mediante la unión del acto y del intento, y

(5) No puede perderse un domicilio hasta tanto se adquiera otro nuevo.

Sección 9. —Para los fines de ejercer el derecho al voto, no se considerará que ha adquirido residencia en Puerto Rico ningún oficial, soldado, marino o infante de marina del ejército o armada de los Estados Unidos, o de sus aliados, o estudiante de Estados Unidos continentales, por el hecho de haber estado destacado o de guarnición o cursando estudios en esta Isla; ni ningún oficial, soldado, marino o infante de marina tendrá derecho a votar en las condiciones expuestas.

Sección 10. —Se considerará que no ha perdido su residencia en Puerto Rico quien se hubiere ausentado de la Isla en asuntos del Gobierno de Puerto Rico.

Sección 11. —No podrán inscribirse, y no podrán solicitar transferencia de su inscripción, y, si estuvieren inscritos, no podrán votar: (a) Los declarados incapacitados judicialmente; (b) los condenados por delito electoral o delito grave (felony), salvo que hubieren sido indultados, y (c) los que vivieren de la caridad pública y los que estuvieren asilados en instituciones públicas o privadas para locos.

Sección 12. —En ningún caso, excepción hecha de los casos de traición a la Nación o a este Territorio, delito grave (felony) y perturbación del orden público, y salvo también lo que se disponga en la Ley Electoral y de Inscripciones que se aprobare por la Asamblea Legislativa, podrá arrestarse al elector mientras vaya a inscribirse o a votar, estuviere votando o regresare de votar.

Sección 13. —Ninguna persona será obligada a prestar servicios militares en la milicia de este Territorio durante el día de las inscripciones o elecciones, excepto en caso de guerra o de emergencia pública extraordinaria.

Sección 14.—En toda elección general la persona o personas que reciban el mayor número de votos legales será proclamado electo después del escrutinio general que verifique el Tribunal de Elecciones que más adelante se crea en este artículo.

Sección 15. —La Asamblea Legislativa aprobará leyes no inconsistentes con esta Constitución para la reglamentación y gobierno de las elecciones, así generales como especiales, y de las inscripciones generales, y para castigar el fraude que en las mismas se cometan, y dichas leyes serán uniformes para todo el Territorio de Puerto Rico y garantizarán al pueblo la pureza del proceso electoral para impedir cualesquiera violaciones a su franquicia electoral. Proveerá por ley la forma y manera de verificar las elecciones y determinar sus resultados.

La Ley General de Inscripciones que apruebe la Asamblea Legislativa deberá disponer la inscripción de todo elector capacitado, varón o mujer, desde y a partir del día primero de enero de 1953.

La Asamblea Legislativa deberá además proveer lo necesario para la reglamentación y celebración de elecciones primarias y para el castigo del fraude que en las mismas se cometa; y dichas leyes serán de naturaleza mandatoria y obligatoria para todos los partidos políticos.

Sección 16. —Toda persona que reúna los requisitos establecidos en este artículo para todo elector capacitado, o que no estuviere incapacitada para votar según se dispone en este artículo, tendrá derecho a votar o participar en toda elección primaria.

Sección 17. —Todo elector que fuere recusado por cualquier causa legal en el momento de votar en una elección o de inscribirse en las inscripciones generales, deberá prestar declaración bajo juramento o afirmación, antes de depositar su voto en la urna, y en la misma hará constar que los fundamentos de dicha recusación son inciertos. Cualquier persona que maliciosamente jure o afirme en dicha declaración sobre cualquier hecho falso será culpable de perjurio, y convicta que fuere será condenada a cumplir una pena no menor de un año ni mayor de cinco años de presidio.

Sección 18. —Asimismo será culpable de perjurio cualquier persona o funcionario electoral o de inscripciones que viciosa y maliciosamente recusare a un elector en cualquier elección o inscripción, y convicta que fuere será condenada a cumplir una pena no menor de un año ni mayor de dos años de presidio.

Sección 19. —Toda persona electa o nombrada para cualquier cargo público municipal, deberá ser un elector capacitado de la división política o municipio en que dicha persona fuere electa.

Toda persona electa o nombrada para cualquier cargo público insular, deberá ser un elector capacitado de Puerto Rico.

Sección 20.—Para los fines de inscripción y elección, el Territorio de Puerto Rico queda por la presente dividido en tantos precintos electorales como municipios tenga, exceptuándose los municipios de San Juan, Ponce y Utuado, los cuales estarán divididos como sigue: (1) Los barrios Primero, Segundo, Tercero y Cuarto del Municipio de San Juan (que se conocen por San Juan y Puerta de Tierra), constituirán y se numerarán el Precinto Primero de San Juan, y todos Los barrios del Municipio de San Juan que se conocen por Santurce constituirán y se numerarán Precinto Segundo de San Juan. El Primer Precinto está limitado al norte por el Océano Atlántico; al sur por la bahía de San Juan; al este por el puente conocido por Puente de San Antonio y al oeste por el Canal del Morro. El Segundo Precinto está limitado al norte por el Océano Atlántico; al sur por el Caño de Martín Peña; al este por la línea que une la Punta de Las Marías con el caño de Martín Peña junto al Puente del mismo nombre, y al oeste por el Caño de San Antonio.

Los barrios de Hato Rey y Gobernador Piñero del ex-municipio de Río Piedras, cuya demarcación territorial forma hoy parte del municipio de San Juan (Gobierno de la Capital), constituirán y se numerarán el Primer Precinto de Río Piedras, y los demás barrios de dicha demarcación constituirán y se numerarán el Segundo Precinto de Río Piedras.

(2) Los barrios Primero, Segundo, Tercero, Cuarto, Quinto y Sexto del Municipio de Ponce constituirán y se numerarán el Primer Precinto de Ponce, y todos los demás barrios de dicho municipio constituirán y se numerarán el Segundo Precinto de Ponce.

(3) Los barrios del Municipio de Utuado, con excepción del barrio “Consejo” del municipio de Utuado, constituirán y se numerarán el Primer Precinto de Utuado, y el barrio “Consejo” constituirán y se numerará el Segundo Precinto de Utuado y formará parte del Sexto Distrito Electoral en que se divide, por esta Constitución, el Territorio de Puerto Rico.

Sección 21. —La Junta Insular de Elecciones será el organismo supremo electoral y sus funciones se fijarán por ley, estará integrada por un representante de cada uno de los partidos principales o que por ley adquieran derechos a estar representados en la Junta y por el Superintendente General de Elecciones, quien a su vez será el Presidente de la misma y quien será nombrado por el Gobernador de Puerto Rico a recomendación de la Junta Insular de Elecciones.

Las Juntas Locales de Elecciones estarán constituidas en igual forma que la Junta Insular de Elecciones e igual que dicha junta, designarán los Presidentes de las mismas.

El sueldo y las facultades y deberes del Superintendente General de Elecciones serán provistos por ley de la Asamblea Legislativa. Los representantes de los partidos políticos no recibirán remuneración alguna por sus servicios, y para el desempeño de sus cargos no se les exigirán otros requisitos, y no tendrán otras restricciones que lo determinado anteriormente en este artículo.

Las facultades y deberes de la Junta Insular de Elecciones, entre otros que determinará por ley de tiempo en tiempo la Asamblea Legislativa, en relación con el proceso electoral, serán los siguientes:

(1) Nombrar su personal subalterno y empleado, y determinar y fijar su remuneración dentro de la asignación que con tal objeto se hiciere por ley.

(2) Tendrá a su cargo la inspección y dirección de las inscripciones y elecciones en Puerto Rico, inspección y dirección que efectuará de conformidad con lo provisto en esta Constitución y con las disposiciones de las leyes que al efecto aprobare la Asamblea Legislativa, así como con las reglas y reglamentos que podrá aprobar siempre que no estén en conflicto con las disposiciones de esta Constitución y con las leyes ya mencionadas.

Para que tales reglas y reglamentos tengan efectividad y fuerza de ley deberán ser aprobadas por el Gobernador y promulgadas por el Secretario de Gobierno.

Sección 22. —Para que tenga efectividad y validez, todo acuerdo de la Junta Insular de Elecciones deberá ser aprobado por unanimidad de los votos de los miembros de dicha Junta, representantes de los partidos políticos, presentes al tiempo de efectuarse la votación. Cualquier cuestión sometida a la consideración de dicha Junta que no recibiere tal unanimidad de votos será decidida, en pro o en contra, por el Superintendente General de Elecciones, cuya decisión será apelable por cualquier miembro del referido tribunal para ante el Juez Presidente del Tribunal supremo, quien decidirá.

Sección 23. —La Junta Insular de Elecciones no podrá, mediante regla, reglamento, orden, interpretación o en otra forma alguna, cancelar, rechazar, invalidar o anular la inscripción legal de un elector ni privar a un elector inscrito de su derecho al voto, a no ser en virtud de orden de un tribunal competente y conforme al trámite o procedimiento que por ley estableciere la Asamblea Legislativa. Dicha Junta solamente deberá cancelar aquellas peticiones de inscripción que fueren declaradas nulas en la Ley General de Inscripciones que aprobare la Asamblea Legislativa.

Sección 24. —Se establecerá por legislación el sistema de inscripción automática y perma­nente a través del Registro Demográfico y de los organismos que por ley se creen, formando, además parte del sistema de inscripción, el carnet o tarjeta de identificación electoral.

Sección 25.—No se hará discrimen en cuanto a las horas de entrar a los colegios electorales en un día de elección o votar mediante afidávit, permitiéndose la entrada a persona alguna des­pués de la hora fijada en ley para el cierre de los colegios y dar comienzo la votación, con las ex­cepciones siguientes: una décima parte del personal de hospitales y clínicas, del Cuerpo de Bom­beros, del telégrafo, del teléfono y el personal completamente indispensable en las compañías de Servicio Público, así como los miembros de la Junta Insular de Elecciones y Juntas Locales de Elecciones. La Junta Insular de Elecciones, reglamentará las excepciones que por esta disposi­ción constitucional se establece.

Sección 26. —Los inspectores, Secretarios y recusadores de cada partido participante en una elección serán designados por los organismos directivos centrales de dichos partidos de acuerdo con la legislación; y en atención a la función electoral que desempeñen dichos funciona­rios electorales se les considerará como funcionarios públicos.

Sección 27. —Lá votación electoral sólo se hará en colegios cerrados o en colegios de filas cerradas en aquellos sitios donde a juicio de la Junta Insular de Elecciones no se pudiere llevar a efecto la votación por falta de local adecuado.

Sección 28. —La votación en todos los colegios cerrados o colegios de filas cerradas, dará comienzo a las dos (2) de la tarde del día de la elección.

ARTÍCULO III

PODER LEGISLATIVO

Sección 1.—El poder legislativo en Puerto Rico residirá en una Asamblea Legislativa, que constará de un Senado y una Cámara de Representantes, pero el pueblo se reserva el poder de proponer leyes y enmiendas a esta Constitución y decretar o rechazar leyes y enmiendas en las urnas, independientemente de la Legislatura; y se reserva, además, para ejercitar a su propia opción, el poder de aprobar o rechazar en las urnas cualquier ley, artículo, sección, apartado o párrafo, o parte de cualquier ley de la Asamblea Legislativa.

Sección 2. —El Senado de Puerto Rico se compondrá de 30 miembros elegidos por el término de 4 años, por los electores capacitados de Puerto Rico. Cada uno de los ocho (8) distritos electorales definidos más adelante, tendrá el derecho de elegir tres (3) senadores, de los cuales ningún partido político podrá postular o elegir más de dos (2) senadores; y además de ese número se elegirán seis (6) senadores por acumulación (at-large). Ningún partido político podrá postular u elegir más de cuatro senadores por acumulación (at-large).

Sección 3.—La Junta Insular de Relaciones que se crea en el artículo II de esta Constitución, después de efectuado el escrutinio general de cada distrito declarará electos y certificará como electos a los dos (2) candidatos a senadores que hayan obtenido el mayor número de votos en la elección, además, declarará electo y certificará como electo al candidato postulado para ser votado en dicho distrito que haya obtenido el mayor número de votos después de los dos candidatos antes referidos y ya declarados electos.

Al terminar el escrutinio general de todos los precintos electorales, la Junta Insular de Elecciones declarará electos y certificará como electos a los cuatro candidatos a los cargos de senadores por acumulación (at-large) que reciben mayor número de votos en la elección; además declarará electo y certificará como electos a los dos candidatos a senadores por acumulación (at-large) que hayan obtenido el mayor número de votos después de los cuatro candidatos a senadores por acumulación antes referidos y ya declarados electos.

Sección 4. —No será miembro del Senado de Puerto Rico ninguna persona que no sea elector capacitado de Puerto Rico, conforme a las leyes vigentes, o que en el futuro fueren aprobadas por la Asamblea Legislativa; que no haya cumplido treinta (30) años de edad; que no sepa leer o escribir cualquiera de los dos idiomas, español o inglés; que no haya estado residiendo en Puerto Rico por lo menos dos años consecutivos con anterioridad al día de la elección.

Sección 5. —El Senado de Puerto Rico ejercerá todos los poderes y funciones puramente legislativos que le son conferidos por esta Constitución, y, además, ejercerá la facultad de constituirse, bajo juramento o afirmación, en tribunal de residenciamiento para conocer de los cargos que formule la Cámara de Representantes contra funcionarios públicos de acuerdo con lo provisto en el Artículo VIII de esta Constitución. Tendrá asimismo el poder de confirmación de los nombramientos, para lo cual se constituirá en sesión ejecutiva en el curso de cada legislatura ordinaria o extraordinaria de la Asamblea Legislativa; y cuando ésta no estuviere reunida, podrá ser convocado por el Gobernador a sesión ejecutiva extraordinaria, en cuyo caso la misma no podrá exceder de cinco (5) días. Los nombramientos hechos mientras el Senado no esté en sesión tendrán efectividad hasta que sean desaprobados o hasta que el Senado declare terminado su próximo período de sesiones.

Sección 6.—La Cámara de Representantes de Puerto Rico constará de cuarenta y cinco (45) miembros elegidos cada cuatro años por los electores capacitados de Puerto Rico, según más adelante se dispone. Cada uno de los distritos electorales definidos más adelante, tendrá derecho a elegir cinco (5) representantes, de los cuales ningún partido político podrá postular o elegir más de cuatro (4) representantes, y además de ese número se elegirán cinco (5) representantes por acumulación (at-large). Ningún partido político podrá postular o elegir más de tres (3) representantes por acumulación (at-large).

Sección 7. —La Junta Insular de Elecciones ya mencionada, después de efectuado el escrutinio general de cada distrito, declarará electos y certificará como electos a los cuatro (4) candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos en la elección además declarará electo y certificará como electo al candidato a representante por dicho distrito que haya obtenido el mayor número de votos después de los cuatro (4) candidatos referidos y ya declarados electos.

Al terminar el escrutinio general de todos los precintos electorales, la Junta Insular de Elecciones, declarará electos y certificará como electos a los tres (3) candidatos a los cargos de representantes por acumulación (at-large) que reciban el mayor número de votos en la elección; además declarará electos y certificará como electos a los dos (2) candidatos a representantes por acumulación (at-large) que hayan obtenido el mayor número de votos después de los tres (3) candidatos referidos y ya declarados electos.

La Cámara de Representantes ejercerá todos los poderes y funciones puramente legislativos que le son conferidos por esta Constitución, y, además, tendrá los poderes y funciones especiales que son asimismo conferidos por esta Constitución respecto a procedimientos que no son de naturaleza legislativa.

Sección 8. —Para los efectos en lo futuro de la elección de los miembros del Senado y de la Cámara de Representantes, se divide la Isla de Puerto Rico en ocho distritos electorales, en la forma siguiente:

PRIMER DISTRITO ELECTORAL

El municipio de San Juan (con excepción de Los barrios que integran el precinto electoral de Río Piedras I) de acuerdo con la división que por precintos se hace de Puerto Rico en el Artículo II de la Constitución.

SEGUNDO DISTRITO ELECTORAL

Los barrios que integran el precinto electoral de Río Piedras II y los municipios de Trujillo Alto, Carolina, Bayamón, Guaynabo, Cataño, Toa Alta, Naranjito, Corozal y Toa Baja.

TERCER DISTRITO ELECTORAL

Los municipios de Vega Baja, Vega Alta, Dorado, Manatí, Barceloneta, Ciales, Morovis, Arecibo, y Utuado, exceptuando el barrio Consejo.

CUARTO DISTRITO ELECTORAL

Los municipios de Camuy, Hatillo, Quebradillas, Aguadilla, Isabela, San Sebastián, Moca, Lares, Las Marías, Maricao, Añasco, Aguada y Rincón.

QUINTO DISTRITO ELECTORAL

Los municipios de Mayagüez, Cabo Rojo, Hormigueros, Lajas, San Germán, Sabana Grande, Yauco, Guánica, Guayanilla y Peñuelas.

SEXTO DISTRITO ELECTORAL

Los municipios de Ponce, Adjuntas, Jayuya, Juana Díaz, Santa Isabel, Coamo, Orocovis y el barrio Consejo de Utuado.

SÉPTIMO DISTRITO ELECTORAL

Los municipios de Aibonito, Barranquitas, Comerío, Cayey, Cidra, Caguas, Aguas Buenas, Guayama, Salinas, Patillas, Maunabo y Arroyo.

OCTAVO DISTRITO ELECTORAL

Los municipios de Humacao, Yabucoa, Juncos, Gurabo, San Lorenzo, Naguabo, Ceiba, Las Piedras, Fajardo, Vieques, Isla de Culebra, Río Grande, Loíza y Luquillo.

Sección 9.—Las elecciones generales tendrán efecto el primer partes después del primer lunes de noviembre cada cuatro años empezando en 1952 y en ellas se elegirán el Gobernador, el Teniente Gobernador, o Secretario de Gobernación, Procurador General, Secretario de Hacienda, Secretario de Instrucción, Secretario de lo Interior, Secretario de Agricultura, Secretario de Comercio e Industrias, Secretario del Trabajo, Secretario de Salud y Bienestar Públicos, los senadores y representantes y un comisionado residente en los Estados Unidos; y el término de los cargos de todos los funcionarios insulares o municipales que hayan sido elegidos antes de ahora continuará hasta que los funcionarios que se eligieren para cubrir dichos cargos en 1952 tomen posesión debidamente.

Sección 10. —El término del cargo de Los Senadores y Representantes electos en cualquier elección general será de cuatro años comenzando el segundo día de enero siguiente a la fecha en que se celebre tal elección. En caso de ocurrir una vacante en el cargo de senador o representante, por razón de defunción, renuncia, o cualquier otra causa, el Gobernador, a propuesta del comité central del partido político a que pertenezca tal senador o representante, nombrará para cubrir tal vacante un senador o representante de dicho partido político, quien desempeñará su cargo por el resto del término para el cual fue electo su antecesor. Ningún senador o representante así elegido o nombrado podrá ser nombrado para ningún cargo civil en el Gobierno de Puerto Rico durante el término de su ministerio , ni será elegible para nombramiento para ningún cargo creado durante dicho término hasta después de transcurridos dos años desde la fecha en que haya vencido el mismo.

Sección 11.—Los miembros del Senado de Puerto Rico y de la Cámara de Representantes recibirán compensación a razón de tres mil (3,000) dólares por año cada uno; y en adición, una dieta de diez (10) dólares por cada día de sesión a que asistan y una indemnización por cada Legislatura Ordinaria o Extraordinaria, a razón de diez (10) centavos por cada kilómetro que real y necesariamente hayan tenido que recorrer en ir desde sus distritos legislativos a la Capital y desde ésta a sus residencias en sus distritos legislativos, por las vías ordinarias de viaje.

La Asamblea Legislativa incluirá anualmente en la Ley General de Presupuesto para el sostenimiento de los gastos del Gobierno de Puerto Rico, las partidas necesarias para los gastos de telégrafo y de franqueo postal de los legisladores.

Sección 12.—El Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente, serán los únicos jueces de las elecciones, escrutinios y capacidad de sus miembros, y tendrán y ejercerán todas las atribuciones, con respecto a la dirección de sus procedimientos, que usualmente corresponden a cuerpos legislativos parlamentarios. Ambas Cámaras se reunirán en la Capital el primer lunes de enero después del 20 de enero siguiente al de la elección, y se organizarán eligiendo un Presi­dente, un Secretario y un Macero para cada Cámara, y los demás empleados que necesitaren.

Sección 13. —Las sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa se celebrarán anualmente, reuniéndose ésta el primer lunes después del 20 de enero de 1953, y posteriormente cada año. El Gobernador podrá convocar a sesiones extraordinarias de la Asamblea Legislativa o del Senado en cualquier tiempo en que, a su juicio, los intereses públicos lo requieran, pero ninguna legisla­tura extraordinaria continuará por más de veintiún (21) días naturales, y no se tomará en conside­ración en dichas legislaturas ninguna legislación que no esté especificada en la convocatoria, o que no sea recomendada por el Gobernador con diez días de antelación a la fecha de la termina­ción de dicha legislatura.

Sección 14. —La cláusula inicial de las leyes de Puerto Rico será: “Decrétase por la Asam­blea Legislativa de Puerto Rico”. Toda ley deberá contener un solo asunto, el cual deberá ser claramente expresado en su título, con excepción de las de presupuesto general, las de rentas in­ternas generales y las relacionadas con la adopción de nuevos códigos o la revisión de los mis­mos; y ninguna ley será restablecida, enmendada, ni se dará mayor alcance a sus disposiciones, ni se conferirán las facultades en ella consignadas haciendo referencia a su título solamente, sino que toda la parte de ella que sea restablecida, enmendada, extendida o conferida será decretada nuevamente y publicada en su totalidad.

No se aprobará ninguna ley a no ser mediante un proyecto de ley, y ningún proyecto de ley será de tal manera alterado o enmendado al aprobarse por cualquiera de las Cámaras, que se cambie su propósito original.

Ningún proyecto de ley será considerado o pasará a ser ley a menos que sea referido a un comité permanente de cada cámara y éste actúe sobre el mismo en sesiones celebradas al objeto y devuelto a cada cámara en pleno con el informe correspondiente, todo lo cual deberá aparecer del acta de cada cámara. Todo proyecto de ley deberá ser leído tres veces en tres distintos días de sesiones en cada cámara, y en ningún proyecto pasará a ser ley a no ser que el mismo, en su aprobación final sea leído en su totalidad, y sea aprobado en votación por lista por una mayoría de todos los miembros que la componen, y registrado en el libro de actas, y aprobado por el Gobernador dentro de los diez días siguientes.

Todo proyecto de ley que haya sido aprobado por el Senado y la Cámara de Representantes, deberá ser presentado, antes de convertirse en ley, al Gobernador para su firma; si éste lo aprobare, lo firmará, pero si no lo aprobare, lo devolverá con sus objeciones a la Cámara en donde se originó, la cual anotará dichas objeciones por extenso en su libro de actas, y procederá a reconsiderar el proyecto. Si después de dicha reconsideración, las dos terceras partes del número total de miembros de esa Cámara convienen en pasar el proyecto, será el mismo enviado, junto con las objeciones, a la otra Cámara por la cual será también reconsiderado, y si fuere aprobado por las dos terceras partes de todos los miembros de esa Cámara, pasará a ser ley. Los votos de cada Cámara se emitirán por listas, y los nombres de los miembros que votaren en favor y en contra del proyecto se harán constar en el acta.

Si cualquier proyecto de ley no fuere devuelto por el Gobernador dentro de diez días (exceptuando los domingos) después de habérsele presentado, pasará a ser ley del mismo modo que si lo hubiera firmado, a menos que la Asamblea Legislativa, levantando sus sesiones, impidiere su devolución, siendo en ese caso ley si lo firmare el Gobernador dentro de treinta días después de recibirlo; en caso contrario no será ley.

Si a la terminación de cualquier año económico no hubieren sido hechas las asignaciones necesarias para el sostenimiento del Gobierno en el siguiente año económico, se considerarán asignadas de nuevo, partida por partida, las diferentes cantidades consignadas en las últimas leyes de presupuesto para los fines y propósitos en ellas especificados, hasta donde las mismas puedan ser aplicables; y hasta que la Asamblea Legislativa haya actuado en dicho sentido, el Tesorero podrá, previa consulta con el Gobernador, hacer los pagos necesarios para los fines antes mencionados.

Toda orden, resolución o votación, para la cual sea necesaria la concurrencia de ambas cámaras, con excepción de la que trate sobre la cuestión de suspensión de las sesiones, o se refiera únicamente a la tramitación de asuntos de las dos Cámaras, será presentada al Gobernador, y antes de que entre en vigor será aprobada por él, o si fuere desaprobada, deberá ser pasada de nuevo por las dos terceras partes de los miembros de ambas Cámaras, de acuerdo con las reglas y restricciones prescritas cuando se trata de un proyecto de ley.

Cada Cámara llevará un libro de actas, y deberá publicarlas al terminar cada legislatura ordinaria o extraordinaria y la votación por lista sobre cualquier cuestión se hará constar en el acta cuando lo exigiere una quinta parte de los miembros presentes.

Las sesiones de cada una de las Cámaras y de sus comisione serán públicas, salvo que por unanimidad se acuerde otra cosa.

Ninguna de las Cámaras deberá, sin el consentimiento de la otra suspender sus sesiones por más de tres días, ni suspenderlas para celebrarlas en otro sitio que no sea aquél en que las dos Cámaras tengan su asiento.

Ninguna ley de la Asamblea Legislativa entrará en vigor con excepción de las leyes generales de presupuesto para los gastos del Gobierno, hasta noventa días después de su aprobación, a menos que, en caso de necesidad imperiosa (lo que razonadamente se expresará en el preámbulo o cuerpo de la ley) la Asamblea Legislativa por una votación de las dos terceras partes de todos los miembros elegidos para cada cámara, disponga otra cosa.

Ningún proyecto de ley, presentado en cualquiera de las dos Cámaras de la Asamblea Legislativa después de los primeros cuarenta días de la Legislatura, pasará a ser ley.

No se aprobará ningún proyecto de ley, con excepción de los de presupuesto general, que contenga más de un asunto, el cual deberá ser claramente expresado en su título; pero si algún asunto que no esté expresado en el título fuere incluido en cualquier ley, esa ley será nula solamente en aquella parte de ella que no haya sido expresada en el título.

El Presidente de cada Cámara firmará, en presencia de la Cámara que presida, todos los proyectos de ley aprobados por la Asamblea Legislativa, después que sus títulos hayan sido leídos públicamente, inmediatamente antes de firmar; y el hecho de firmar se hará constar en el acta.

La Asamblea Legislativa prescribirá por ley el número, deberes y remuneración de los funcionarios y empleados de cada Cámara; y ningún pago con fondos del Tesoro por servicios a la Asamblea Legislativa, se hará ni se autorizará en modo alguno a favor de ninguna persona, a no ser un funcionario o empleado en servicio activo elegido o nombrado en cumplimiento de la Ley.

No se aprobará ningún proyecto de ley que conceda compensación extraordinaria a un funcionario, dependiente o empleado, agente o contratista, públicos, después que sus servicios hayan sido prestados o el contrato hecho.

Con excepción de aquellos casos, en que se disponga lo contrario en esta Ley, ninguna ley prorrogará el término de ningún funcionario público, ni aumentará o disminuirá su sueldo o emolumentos después de su elección o nombramiento.

Todo proyecto de ley para obtener rentas se originará en la Cámara de Representantes, pero el Senado podrá proponer enmiendas o convenir con ellas, como si se tratare de otro proyecto de ley.

El proyecto de presupuesto general no comprenderá nada más que asignaciones para los gastos ordinarios de los departamentos ejecutivos, legislativo y judicial, para el pago de intereses de la deuda pública y para escuelas públicas. Todas las demás asignaciones se consignarán en proyectos separados, abarcando cada uno una sola materia. Cualquier persona que, directa o indirectamente, ofrezca, de o prometa dinero o cosa de valor, presente, privilegio o provecho personal a un funcionario ejecutivo o judicial o miembro de la Asamblea Legislativa, con objeto de ejercer influencia sobre él en el cumplimiento de cualquiera de sus deberes públicos u oficiales, será considerada culpable de soborno, y será castigada con una multa de mil (1,000) a cinco mil (5,000) dólares o con prisión máxima de cinco años, o con ambas penas.

El delito de tentativa de soborno a miembros de la Asamblea Legislativa, o a funcionarios públicos de Puerto Rico, o de cualquier división municipal del mismo, y cualquier ocupación o práctica para tratar de sobornar a dichos miembros o funcionarios con objeto de influir en sus actos oficiales, deberán ser definidos por ley, y serán castigados con multa y prisión.

En caso de que las rentas disponibles de Puerto Rico para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, sean insuficientes para hacer frente a todas las asignaciones votadas por la Asamblea Legislativa para dicho año, tales asignaciones se pagarán en el orden siguiente, a menos que se disponga otra cosa por el Gobernador:

Primera Clase. —Los gastos ordinarios de los departamentos legislativo, ejecutivo y judicial del Gobierno, y los intereses de cualquier deuda pública, deberán pagarse primero en su totalidad.

Segunda Clase. —Las asignaciones para todas las instituciones tales como el presidio, manicomio, escuela industrial, y otras semejantes en que los asilados son recluidos involuntariamente, serán pagadas después por completo.

Tercera Clase. —Las asignaciones para instrucción e instituciones educativas y benéficas deberán ser pagadas luego totalmente.

Cuarta Clase. —Las asignaciones para cualquier otro funcionario o funcionarios, negociados o juntas, se pagarán después completamente.

Quinta Clase. —Las asignaciones para todos los demás objetos se pagarán después.

En caso de que no haya suficientes ingresos para cualquier año económico, incluyendo el superávit disponible en el Tesoro Insular, para hacer frente en su totalidad a las asignaciones de dicho año, votadas para todas las clases mencionadas, entonces dichos ingresos serán aplicados a las clases en el orden antes señalado, y si, después del pago total de las clases precedentes, no hubiese suficientes ingresos durante cualquier año económico para pagar en su totalidad las asignaciones de ese año correspondientes a la clase siguiente, en tal caso cualquiera cantidad que existiere para destinarla al pago de asignaciones de dicha clase, deberá ser aplicada a las asignaciones autorizadas por ley en la forma que ordenare el Gobernador. Prescribirá y no tendrá fuerza ni efecto alguno cualquier asignación aprobada por ley y a la cual no se hubieren aplicado ingresos por un período de tres (3) años.

La Asamblea Legislativa no hará ninguna asignación ni autorizará ningún gasto, en virtud de la cual o del cual los gastos del Gobierno de Puerto Rico durante cualquier año económico excedan de las rentas totales provistas a la sazón por ley y aplicables a dicha asignación o gasto, incluyendo cualquier superávit disponible en el Tesoro, a menos que la Asamblea Legislativa al hacer dicha asignación disponga la imposición de una contribución suficiente para pagar la mencionada asignación o gasto dentro del referido año económico.

Sección 15. —Con sujeción a las limitaciones o restricciones establecidas por leyes federales, y, especialmente, por la Ley de Relaciones Federales de Puerto Rico, (Sección 4 U. S. Public Statute No. 600), la autoridad legislativa de Puerto Rico se extenderá a todos los asuntos de carácter legislativo que sean de interés y de naturaleza locales o que sean localmente aplicables, incluyendo:

1. —La facultad de crear, consolidar y reorganizar los municipios, según fuere necesario, y promover y derogar leyes y ordenanzas para los mismos.

2. —La facultad de alterar, reformar, modificar o derogar cualquiera o todas las leyes u ordenanzas de cualquier clase actualmente vigen